martes, 21 de octubre de 2014

Primera clase - Miguel Ángel Furones

Portada Primera clase
Título: Primera clase
Autor: Miguel Ángel Furones
Editorial: Suma de letras
Año: 2014
ISBN: 978-84-836-5614-3
Nº de páginas: 140

Opinión Primera clase

A pesar de que no conocía al escritor y creativo publicitario Miguel Ángel Furones, ni sabía demasiado sobre su última novela, Primera clase, acepté la propuesta de organizar una lectura conjunta de la misma junto a Albanta y Laky guiada tanto por su atractiva sinopsis como por una brevedad que me permitiría encajarla fácilmente entre mis compromisos lectores.

"Primera clase" es una novela coral cuyo argumento se desarrolla a través de diversos personajes que están interrelacionados entre sí. Así tenemos a Alberto, director de la Sinfónica de Chicago, quien tras quince años en esta ciudad decide dejarlo todo y regresar a España para instalarse nuevamente en la capital. En el mismo avión viaja David, un joven estudiante del Art Institute of Chicago, quien vuela a Madrid para disfrutar de unas breves vacaciones.
Por otra parte, en otro avión con destino a Bangkok viaja Norah, directora de marketing a nivel mundial de IBM, quien se desplaza para reunirse con el hombre con el que desde hace un tiempo mantiene una complicada relación debido a la distancia geográfica que les separa a causa de sus respectivas profesiones.
Finalmente, están Alicia y su hija Belén, quienes comparten una tranquila tarde de sábado en casa la cual permite que Alicia se pierda en los recuerdos de los años pasados, mientras su hija hojea el periódico y comenta con ella uno de los titulares.

Miguel Ángel Furones
Miguel Ángel Furones (Fuente)
No serán estas las únicas figuras con las que nos encontremos a lo largo de las páginas de Primera clase ya que en cada una de sus historias particulares intervendrán otros personajes con mayor o menor relevancia, componiendo todos ellos un conjunto de piezas que de alguna manera están vinculadas. Y es aquí donde desde mi punto de vista radica el punto fuerte de esta breve novela, en esas conexiones que el autor va creando entre sus personajes al mismo tiempo que la trama fluye con naturalidad.

Primera clase es una novela bastante breve pues cuenta tan solo con ciento cuarenta páginas que además están maquetadas con un tamaño de letra grande, lo que hace que su lectura nos lleve poco tiempo. Se presenta dividida en varios capítulos de corta extensión, los cuales vienen introducidos por su ubicación, alternando entre Madrid y los dos vuelos, el IB 725 y el BA 009. Esta estructura imprime dinamismo a una lectura que de otra manera estaría marcada por el carácter reflexivo que tiene la narración, lo que suele venir asociado a un ritmo más pausado. Utiliza un narrador omnisciente que le permite alternar entre las diferentes situaciones y el estilo de Miguel Ángel Furones es sencillo y efectivo, empleando un lenguaje claro, directo y comprensible y destacando un marcado carácter reflexivo.

Comentaba anteriormente que estábamos ante una novela coral y, como sucede en este tipo de obras, el protagonismo está compartido entre diferentes figuras. Tanto su extensión como el enfoque que Miguel Ángel Furones adopta, hacen que no se profundice demasiado en los personajes, simplemente los encontramos en un momento puntual de sus vidas y los datos que vamos a conocer de ellos son los necesarios para comprender el planteamiento de la trama. Quedan perfilados brevemente, en algunos casos ellos mismos nos ofrecen retazos de sus pasados que sirven de ayuda para comprender el estado en el que se encuentran y las decisiones que han tomado. Alberto, Alicia, Belén, Norah, Eduardo, David o Marco son los personajes cuyas historias se van alternando a lo largo de las páginas y responden a perfiles ordinarios, son personas que han sido extraídas de la vida misma, que podríamos encontrar perfectamente en nuestro entorno, sin presentar ningún rasgo que los haga destacar más allá de sus propios problemas.

Y a pesar de este último apunte, Primera clase es una novela de personajes en la que priman sus reflexiones y sentimientos por encima de la acción. De esta manera, en la obra se abordan algunas cuestiones vitales que pueden afectar a cualquier individuo, entre las que destaca la toma de decisiones y cómo estas modifican el curso de nuestras vidas, provocando en algunos casos que un gesto simple o rutinario transforme nuestra propia existencia o la de aquellos que nos rodean. Vinculado a esto último, la novela se desarrolla en torno a una serie de conexiones que relacionan las distintas historias individuales entre sí y que nosotros iremos descubriendo poco a poco, colocando las diferentes piezas en su posición y trazando las líneas que sirven de nexo entre unos y otros.

Señala en la contraportada del libro: “Primera clase es una novela narrada sobre una partitura. Las notas no pueden cambiarse.”, de lo que se deduce fácilmente que la música va a ocupar una posición importante en esta historia. No lo es tanto por la influencia que la misma ejerce sobre los protagonistas, sino que estamos ante una especie de metáfora que establece un paralelismo entre el desarrollo de la obra y las notas distribuidas en una partitura, ambos son elementos independientes pero que unidos adecuadamente ofrecen una nueva perspectiva. No sé si es esta la interpretación correcta o el enfoque que el autor pretendía darle pero es una idea que una vez finalizada la lectura a mí me ha parecido que podía encajar. Volviendo al tema de la música propiamente dicha, como os decía, juega un papel relevante en el desarrollo de las historias e incluso podríamos decir que es el punto de conexión entre todas ellas. Referencias musicales salpican la narración en uno y otro punto, destacando las menciones a El Mesías de Haendel, pieza que la sinfónica de Chicago interpretó en el Covent Garden bajo la dirección de Alberto.

Al margen de que la trama de Primera clase esté centrada en sus personajes, desde los primeros capítulos nos acompaña un cierto halo de suspense en torno a la forma en la que va a terminar el libro. Tenemos cierta información que nos permite intuir cuál va a ser el final de algunas historias pero es solo eso, una intuición que necesita tanto confirmarse como completar los datos que nos faltan, algo que nos impulsa a leer con avidez e interés para completar el círculo temporal en el que se desarrolla la novela. En este sentido, he de señalar que el cierre me ha gustado mucho pues ofrece un giro que yo no había previsto. Desde las primeras páginas me había hecho una idea de lo que me esperaba en los capítulos finales por lo que me ha resultado positivo que el autor me haya sorprendido con algo diferente.

Resumiendo, Miguel Ángel Furones nos presenta en Primera clase un planteamiento original en el que, a través de una estructura coral, nos permite descubrir las historias individuales de sus personajes, y en el que, a su vez, todo queda interrelacionado de alguna manera. 

Si te ha gustado mi reseña, puedes adquirir el libro a través de los siguientes enlaces:


Gracias a la editorial por facilitarme el ejemplar para su reseña

domingo, 19 de octubre de 2014

Nuevos ebooks (Estantería virtual junio, julio, agosto y septiembre 2014)

Tenía abandonada esta sección desde hace varios meses por lo que se me han juntado los ebooks que durante este tiempo se han incorporado a mi lector. A pesar de que corresponden a cuatro meses no son demasiados ya que, al tener muchos acumulados sin leer desde hace tiempo, he tenido que empezar a declinar peticiones para que no se sigan quedando pendientes de lectura.Os los enseño a continuación y como siempre, pinchando en cada portada, podéis acceder a las sinopsis. 

Portada Un hotel en ninguna parte

Un hotel en ninguna parte de Mónica Gutiérrez. Última novela publicada por la autora y que ya leí hace unos meses con muy buen resultado como os comenté en la reseña.

Portada Los muertos no aceptan preguntas

Los muertos no aceptan preguntas de Antonia Romero. Enviado por su autora y es un título que ya leí hace unos meses por lo que también está reseñado en el blog.

Portada Ecos del pasado


Ecos del pasado de Pat Casalà. Me la hizo llegar su autor hace unos meses y también está leída y reseñada en el blog.

Portada La mente perversa

La mente perversa de Joshua Bedwyr. Es un thriller que su autor, del que tengo pendiente otra lectura, me ha enviado al correo electrónico del blog. 

Portada Isla de luz y ruido

Isla de luz y ruido de Eme. Enviado también por su autor.

Portada Héroes

Héroes de Carla Gómez-Raggio. Al igual que los anteriores, remitido por su autora.


Enlazando el destino de Claudia Cardozo. Quizás no identifiquéis a la autora por su nombre ya que muchos la conocemos como Aglaia Callia, compañera del blog El mundo alrededor, por lo que cuando me ofreció leer su novela acepté encantada.

¿Qué os parecen¿ ¿Habéis leído alguno o tenéis previsto hacerlo? 

viernes, 17 de octubre de 2014

Muchachas - Katherine Pancol

Título: Muchachas
Autor: Katherine Pancol
Trilogía: Muchachas
Editorial: La esfera de los libros
Traducción: Montse Roca
Año: 2014
ISBN: 978-84-9060-171-6
Nº de páginas: 414

Opinión Muchachas

No había leído ninguno de los anteriores libros de Katherine Pancol pero era una autora que se encontraba entre mis pendientes, por lo que cuando me ofrecieron la posibilidad de organizar la lectura conjunta de Muchachas junto a Laky y Albanta no me lo pensé demasiado y acepté la propuesta. Este es el primer volumen de una nueva trilogía, del que ya ha vendido en Francia más de un millón de ejemplares, y cuya segunda parte, Muchachas 2, ha salido a la venta el pasado día 7 de octubre.

La trama de "Muchachas" gira en torno a un grupo de mujeres que se mueven entre escenarios como Nueva York, Siena, Londres, París o la Borgoña. Así en un primer momento nos situamos en Nueva York donde encontramos a Hortense, quien a sus veintitrés años aspira a convertirse en una importante diseñadora, compartiendo su vida con su marido Gary. Por otra parte, está Joséphine, quien se encuentra pasando unos días de descanso en Siena junto al hombre del que está enamorada, Philippe, y por el que ha decidido instalarse en Londres, llevándose con ella a su hija adolescente Zoe. Finalmente en la Borgoña conoceremos a Léonie y a su hija Stella, quien intenta dejar atrás su pasado ocupándose de su hijo y dedicándose a su trabajo en una chatarrería, aunque la sombra de su padre amenace con destrozar todo lo que ha conseguido.

Katherine Pancol (Fuente)
Comenzaré hablándoos de lo que menos me ha gustado en este libro, pues ha sido una lectura que ha ido de menos a más al no conseguir ubicarme en los primeros capítulos. La novela de Katherine Pancol comienza situando estas tres líneas argumentales y en dos de ellas retoma a los personajes de su anterior trilogía, por lo que aquellos lectores que no la hemos leído tenemos un serio obstáculo, o al menos a mí me lo ha parecido. Durante las ciento cincuenta primeras páginas más o menos me encontraba totalmente desorientada, metida de lleno en unas historias cuyos antecedentes desconocía y por lo tanto, incapaz de entender lo que estaba ocurriendo. Puesto que en algunas páginas había notas a pie de página que remitían a sus anteriores libros, deduje que lo que estaba leyendo era una especie de continuación, algo que no me pareció lógico al tratarse, supuestamente, de una nueva trilogía. Creo que de no haberme comprometido a leerlo para la lectura conjunta, lo habría dejado a un lado con la intención de leerme los anteriores libros y luego retomarlo, pues la sensación que tenía era de estar leyendo por leer pero sin entender nada. Afortunadamente, superados los tres primeros capítulos se centra en una única línea argumental, la protagonizada por Stella, y a partir de ahí he conseguido comenzar a disfrutar de la lectura e incluso puedo decir que esta segunda parte del libro me ha gustado mucho y ya estoy deseando leer la continuación.

Por lo que se refiere a su estructura, como ya he señalado Muchachas se presenta dividida en lo que podemos considerar capítulos, aunque en este caso quizás sería más adecuado decir partes ya que únicamente son cuatro, englobando los tres primeros más o menos la mitad del libro, y el cuarto el resto. Teniendo en cuenta lo comentado en el párrafo anterior, aquellos lectores que no hemos leído su anterior trilogía podríamos quedarnos únicamente con el capítulo dos y el cuatro sin problema ya que las tramas del uno y el tres, al menos en este libro, no se vuelven a retomar, habrá que esperar al siguiente para ver si vuelven a aparecer.

Es un narrador omnisciente en tercera persona el que la autora ha seleccionado para presentar la historia, el cual le permite moverse por diferentes escenarios y tiempos ya que, intercalados con la trama principal de la historia de Stella, nos encontramos con flashbacks al pasado que nos permitirán descubrir lo ocurrido años atrás. Katherine Pancol emplea una técnica narrativa sencilla y efectiva en la que abundan los diálogos y el ritmo es bastante ágil, lo que da como resultado una lectura amena y entretenida (una vez superado el obstáculo anteriormente señalado).

En cuanto a los personajes y dejando a un lado a los que ya aparecían en sus anteriores libros, Stella se convierte en la protagonista de Muchachas, aunque hay una serie de figuras que giran a su alrededor y también ostentan un alto grado de protagonismo. Una de las habilidades de Katherine Pancol reside en la construcción que hace de sus personajes pues perfila con detalle la psicología de cada uno, centrándose en emociones y sentimientos que nos permiten llegar a conocerlos en profundidad y comprender tanto lo que sienten en cada momento como sus motivaciones.

El personaje de Stella me ha gustado desde un primer momento por su carácter fuerte y luchador gracias al que se enfrenta día a día a una vida que no es fácil. Debido a la obligada ausencia de su pareja, saca adelante sola a su hijo Tom trabajando en la chatarrería de su amiga Julie, conduciendo un camión con el que realiza la carga de chatarra y en algunas ocasiones hace de grúa a vehículos averiados. Su vida siempre ha estado marcada por ser la hija de Ray Valenti, un hombre con quien nadie quiere enfrentarse debido a su peligroso y brutal carácter, del cual ella también fue víctima durante su infancia y juventud. Esta es una de las razones por las que a pesar de que exteriormente muestra valor e impasibilidad, en el fondo observamos que vive atenazada por el miedo ante lo que pueda sucederle a ella, a su hijo y especialmente, a su madre.

Y es que la madre de Julie, Léonie, se encuentra ingresada en un hospital y progresivamente iremos descubriendo cómo ha sido su vida desde su juventud, cuando se casó con Ray Valenti, hasta el momento actual. Así iremos observando la evolución que se va produciendo en su personalidad y cómo todo lo vivido al lado de Ray provoca que pierda su identidad y su carácter, convirtiéndose en una figura frágil y necesitada de protección. El curso de la vida de Léonie está vinculado con el de su esposo, Ray Valenti, un hombre cuyo carácter se irá moldeando desde su juventud y que acabará convirtiéndose en una figura que todos en la ciudad respetan y temen en la misma medida. Puesto que la historia del pasado queda entrelazada con lo que está sucediendo en el tiempo actual, supone un aliciente para seguir leyendo y descubrir qué les ha ocurrido durante esos años, además de introducir la autora algunos interrogantes que aportan cierto suspense.

En una nota final, la autora nos cuenta que la idea de escribir Muchachas surgió en el año 2010 al presenciar cómo una mujer embarazada era maltratada por su pareja públicamente en la terraza de un café, siendo la violencia de género y el maltrato el tema en el que se centra esta novela. Es por tanto una lectura dura en ciertos momentos ya que Katherine Pancol aborda los hechos de manera directa, sin edulcorar, reflejando la violencia y el abuso físico y psicológico que sufren algunas de las protagonistas de su obra. A través de la lectura observamos la situación en la que se encuentran estas mujeres, plasmando sus experiencias, reacciones, y el dolor provocado por las heridas tanto físicas como psíquicas, llegando a compartir su miedo e indefensión. Como podéis imaginar, es una lectura que no deja indiferente por el tema que aborda, aunque en contrapartida también nos muestra la fuerza y valentía con la que se sale adelante, dejando el miedo a un lado y comenzando una nueva vida.

En cuanto al final de este volumen, y puesto que estamos ante una trilogía, señalar que es completamente abierto, dejando muchos interrogantes que provocan que estés deseando leer la continuación para descubrir qué va a ocurrir con los personajes. Este es uno de los motivos por los que no me gusta demasiado comenzar este tipo de series que te obligan a esperar y tener que leer más de un volumen para conocer el desenlace de la historia, pero alguna vez sí que caigo en la tentación, y en este caso afortunadamente no tenemos que esperar por su segunda parte.

En definitiva, con Muchachas Katherine Pancol da inicio a una nueva trilogía en la que, además de retomar puntualmente algunos personajes de la anterior, nos presenta a unas mujeres que resultan cercanas y reales, las cuales protagonizan una trama centrada en la violencia de género. Si bien el principio puede resultar un tanto confuso para aquellos que no leímos sus anteriores libros, una vez superado este obstáculo la novela gana en intensidad, implicándonos en la historia y permitiendonos disfrutar de una lectura amena y entretenida. 

Si te ha gustado mi reseña, puedes adquirir el libro a través de los siguientes enlaces:


Gracias a la editorial por facilitarme el ejemplar para su reseña

Lectura conjunta y simultánea + sorteo Viajo sola

Hace un par de días os presentaba Viajo sola de Samuel Bjørk, una novedad editorial que se perfilaba como una de las mejores novelas negras del año y hoy, como muchos ya intuíais, vuelvo a retomar este libro para haceros una nueva propuesta junto a los blogs Libros que hay que leer, Adivina quien lee y Momentos de silencio compartido. Se trata de una lectura conjunta que, en colaboración con la editorial, organizamos los cuatro blogs y llega acompañada de un suculento sorteo ya que cada uno vamos a sortear cinco libros, con lo cual son veinte ejemplares en total. Os detallo toda la información.

BASES DE LA LECTURA CONJUNTA
  • Cualquier persona puede participar en la lectura, tenga o no blog, el único requisito es leer y reseñar la novela en el plazo señalado.
  • Quienes tengan blog publicarán la reseña en él y el resto puede hacerlo a través de plataformas como Ciao o cualquier otra que lo permita. Si alguien está interesado también puede hacernos llegar -a cualquiera de las organizadoras de la lectura conjunta- su reseña por correo electrónico y nosotras la publicaremos con su nombre o nick. 
  • Empezaremos a leer el libro, todos juntos, el viernes 31 de octubre. La idea es que vayamos comentando nuestras impresiones y avances en Twitter y/o Facebook mediante el hastag #LeoVIAJOSOLA. Si no tenéis Twitter o Facebook, no os preocupéis que no es condición indispensable aunque si lo tenéis y participáis, seguro que disfrutáis doblemente de la lectura.
  • Las reseñas se publicarán a partir del lunes 10 de noviembre, a razón de una por día, conforme al calendario de reseñas que más adelante fijaremos con los participantes.
Banner lectura conjunta Viajo sola
Banner lectura conjunta

Gracias a la editorial, sorteamos 5 ejemplares en papel en cada blog (20 ejemplares en total). Podéis probar suerte en los cuatro pero, obviamente, sólo resultar ganadores en uno.

BASES DEL SORTEO
  • En este blog se sortean 5 ejemplares en papel de la novela Viajo sola y cada ejemplar irá acompañado de un regalo relacionado con el libro.
  • Para poder participar en el sorteo es condición indispensable tener un blog literario, en el que de forma habitual se publiquen reseñas de libros (no serviría, por tanto, un blog sólo de concursos). También se requiere participar obligatoriamente en la lectura conjunta y reseñar en la fecha que se fije.
  • Es también un requisito colocar el banner de la lectura conjunta en vuestro blog.
  • Envío de carácter nacional (España)
  • Podéis apuntaros desde hoy mismo hasta el próximo viernes 24 de octubre a las 8 de la tarde. Al día siguiente por la mañana sabremos quiénes son los cinco ganadores y estos tendrán un plazo de 48 horas para darme sus datos postales.
  • Los libros serán enviados por la editorial durante la siguiente semana.
  • Se agradece la máxima difusión.

 ¿Qué os parece? ¿Os animáis a leerlo con nosotras? 

jueves, 16 de octubre de 2014

Los pasos que nos separan - Marian Izaguirre

Título: Los pasos que nos separan
Autor: Marian Izaguirre
Editorial: Lumen
Año: 2014
ISBN: 978-84-264-0138-0
Nº de páginas: 384

Opinión Los pasos que nos separan

Tenía muchas ganas de leer a Marian Izaguirre por las diferentes opiniones sobre La vida cuando era nuestra que había visto, la mayoría de ellas positivas. Sin embargo no ha sido este el título seleccionado para estrenarme con ella, sino su última novela, Los pasos que nos separan, la cual sale a la venta hoy día 16 de octubre pero que, gracias a la editorial, he tenido la posibilidad de leer antes para contaros mis impresiones.

"Los pasos que nos separan" comienza situándonos a finales de los años setenta para presentarnos a Salvador Frei, un escultor viudo que, a sus casi ochenta años, siente la necesidad de viajar a los lugares en los que pasó su juventud en los años veinte. Para ello busca ayuda colocando un anuncio en los periódicos en el que ofrece un puesto de trabajo a una persona que deberá viajar con él, acompañándole las veinticuatro horas del día y solucionando todos los problemas que surjan. Aunque inicialmente su idea es contratar a un estudiante masculino, finalmente será Marina, una joven de veinte años, quien acabe obteniendo el trabajo, iniciando así un viaje juntos que les llevará en primer lugar a Italia, y desde allí a Trieste, Liubliana y Zagreb. Poco a poco entre Salvador y Marina nacerá una complicidad que dará paso a antiguos recuerdos, haciendo que el anciano vuelva atrás en el tiempo para revivir la historia que vivió en su juventud al lado de la que se convertiría en la mujer de su vida, Edita.

Marian Izaguirre
Marian Izaguirre (Fuente)
Con este planteamiento, Los pasos que nos separan se desarrolla a través de dos hilos temporales distribuidos a lo largo de cincuenta y dos capítulos, uno situado en lo que sería el tiempo actual, a finales de los años setenta, y otro que nos permite viajar en el tiempo para descubrir el pasado de Salvador y Edita. A su vez, estos capítulos se presentan agrupados en cuatro partes más una final que correspondería al epílogo, empleando en la mayoría un narrador omnisciente que en alguna ocasión asume la primera persona para dejarnos ver la identidad que se esconde detrás de esta voz narrativa. Marian Izaguirre escribe con un estilo muy cuidado y elaborado, combinando el tiempo de la narración en función del énfasis que sea necesario imprimir a cada escena y sin que esto provoque que el lector se sienta incómodo o desorientado. Así, y a pesar de que la mayoría de la narración es en tercera persona del pasado, nos encontramos con algunos pasajes en los que se utiliza el tiempo presente, contribuyendo a reforzar la atención del lector sobre lo que está sucediendo, y como ya señalé, en otros cambia a un narrador en primera persona. Por lo que se refiere a la prosa, la autora hace uso de un lenguaje preciso, depurado, elegante y cargado de sensibilidad, que resulta muy agradable de leer a lo que se suma un ritmo que, sin ser trepidante, se mantiene ágil y constante.

Me gustan mucho los libros que transcurren a través de dos hilos temporales aunque la mayoría de las veces me suelo encontrar con que las tramas están descompensadas y una me acaba gustando más que otra. En el caso de Los pasos que nos separan no ha sido así y ambas historias han despertado mi interés desde las primeras páginas pues si bien no es un libro que tenga altas dosis de misterio o intriga, sí hay cierto suspense en torno a lo que sucederá finalmente con los protagonistas, tanto en el pasado como en el presente.

Nos encontramos con dos figuras en torno a las que se va desarrollando el libro, conectadas a través del viaje que están realizando juntos. Aunque en un principio pueden parecer dos personas muy diferentes, especialmente por la edad que les separa, poco a poco y a medida que vayamos profundizando en sus historias personales nos daremos cuenta de que entre ellos existen puntos en común y cada uno tiene algo que aportar a ese vínculo tan especial que se va creando entre ellos. 

Salvador es un hombre que, debido a su avanzada edad, siente que está llegando a la etapa final de su vida, por lo que necesita poner en orden algunas cuestiones que dejó pendientes en sus años más jóvenes. Gracias al relato en dos tiempos podremos observar las diferencias entre el hombre que es actualmente, con la experiencia y madurez que su edad conlleva, y el que fue en su juventud, cuando trabajaba como ayudante del escultor Sergio Spalic en Trieste, donde con veintiún años conocería casualmente a Edita, una mujer algo mayor que él de la que se enamoraría perdidamente. Salvador es un personaje con el que he tenido sentimientos encontrados pues no ha despertado en mí la misma simpatía el hombre anciano que el que fue en su juventud, algo que creo que es muy positivo pues refleja la evolución que se va produciendo en él.

Marina por su parte es una joven con la que desde el principio he conectado quizás debido a la situación en la que se encuentra tras regresar de unas vacaciones en Ibiza que han modificado su mundo completamente, obligándola en cierta forma a madurar y tomar una decisión para la que no está preparada. Observamos su angustia, el miedo que siente ante su nueva situación, la indefensión y la soledad que la rodea, sentimientos que su personaje transmite al lector logrando que nos coloquemos en su lugar y compartamos sus problemas y temores.

Me ha gustado la combinación que ha realizado Marian Izaguirre para crear su pareja protagonista tanto por sus caracteres como por la forma en la que los ha ido aproximando y salvando las diferencias que había entre ellos. Ambos están perfilados con cuidado y acierto pues resultan personas cercanas y reales, alejadas de la perfección, con sus propios problemas y circunstancias personales que dan lugar a necesidades, especialmente a nivel afectivo.

Junto a ellos existe una tercera figura dotada de un importante grado de protagonismo por el papel que juega en el pasado de Salvador: Edita. A ella la vamos a descubrir en mayor medida gracias a los recuerdos de Salvador y puede que sea esta la razón de que me haya resultado más distante, ha sido un personaje con el que no he conseguido congeniar, aunque también puede ser debido a la posición en la que se encuentra y los actos que lleva a cabo. No voy a entrar en detalles pues prefiero que sea cada futuro lector el que conozca las circunstancias que rodean a esta mujer eslovena, nacida en Liubliana y que tuvo que trasladarse con su padre y cinco hermanas a la ciudad de Zagreb cuando construyeron el ferrocarril del Adriático, donde creció feliz junto a su familia.

Son varias las líneas argumentales que se entrecruzan a lo largo de las páginas de Los pasos que nos separan y a través de las mismas Marian Izaguirre aborda diferentes temas en mayor o menor medida. El amor y el vínculo de la amistad están presentes desde las primeras páginas y ocupan una posición relevante en el desarrollo de una historia en la que la autora aborda la influencia del pasado en el presente, los errores cometidos y el sentimiento de culpa o, asociado a este, el perdón. En la misma medida están presentes cuestiones como la construcción de la identidad, el destino de cada uno o la capacidad para tomar decisiones que marcarán el resto de nuestra existencia, quedando este último punto en cierta forma relacionado con la maternidad y las responsabilidades que conlleva.

Los pasos que nos separan no es una novela histórica pero sí cuenta con un interesante telón de fondo en el que los acontecimientos van marcando la vida de sus protagonistas. En la línea argumental del pasado nos situamos en los años veinte en una Italia que tras la reciente finalización de la guerra vive una situación convulsa, desmedida e improvisada. Trieste, que ha pasado a formar parte de Italia, se ha convertido en una ciudad insegura y peligrosa con manifestaciones y actos violentos contra los eslavos que residen en ella. Al mismo tiempo que seguimos los pasos de Salvador y Edita, vamos observando la atmósfera que se vive en la ciudad de Trieste, cada vez más tensa, y conocemos algunos de los hechos históricos que tienen lugar en esos años, desde 1920 hasta comienzos de 1923, cuando se lleva a cabo la Reforma Gentile, y la Venezia Giulia y Trieste son italianizadas a golpe de decreto.

En definitiva, Los pasos que nos separan es una novela bien escrita, construida a través de dos hilos temporales, con un interesante contexto histórico como telón de fondo y con unos personajes cercanos que hacen que primen sentimientos y emociones. Marian Izaguirre ha escrito una bonita historia que nos habla del pasado y del presente, de errores y de culpa, pero en la que también tienen cabida las nuevas oportunidades, el perdón y sobre todo, el amor y la amistad. 

Si te ha gustado mi reseña puedes adquirir el libro a través de los siguientes enlaces:


Gracias a la editorial por facilitarme el ejemplar para su reseña
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...