miércoles, 2 de agosto de 2017

Ganador sorteo En la noche de los cuerpos + Vacaciones

Hace un par de días que finalizó el plazo para apuntarse al sorteo de En la noche de los cuerpos de Esther Ginés, por lo que a continuación os dejo el nombre del ganador


¡Felicidades!
Tienes que enviarme un mail a universodeloslibros@gmail.com con tu dirección postal para que la autora te pueda hacer llegar el ejemplar.

¡Muchas gracias a todos por participar!

Y una vez resuelto el sorteo, me tomo unas semanas de descanso del blog ya que en estos meses de verano estoy más centrada en mi familia y trabajo, con lo que no tengo prácticamente tiempo para dedicarle. Aprovecharé para intentar adelantar las lecturas y reseñas pendientes, y así en septiembre poder volver con más contenidos y las pilas recargadas. 

¡Feliz verano a todos!

El coleccionista de flechas, nueva novela de Cristian Perfumo

Os dejo información sobre la nueva novela de Cristian Perfumo, que acaba de salir hace unos días a la venta.


La calma de un pueblo patagónico se rompe cuando uno de sus vecinos aparece muerto y torturado en su sofá.
Para Laura Badía, experta en criminología, este es el caso de su vida. Además de la brutalidad del homicidio, de la casa de la víctima faltan trece puntas de flecha talladas hace miles de años por el pueblo tehuelche. La colección, de la que todos hablan pero casi nadie ha visto, contiene la respuesta a uno de los misterios arqueológicos más importantes de nuestra época. Su valor científico es incalculable. Su precio en el mercado negro, también.
Ayudada por un arqueólogo, Laura se verá arrastrada en una peligrosa búsqueda que la llevará del famoso glaciar Perito Moreno a los rincones más remotos y menos visitados de la Patagonia.

lunes, 31 de julio de 2017

No digas que fue amor - Francisco J. Zornoza

Título: No digas que fue amor
Autor: Francisco J. Zornoza
Editorial: Ediciones Atlantis
Año: 2016
ISBN: 978-84-9458-718-4
Nº de páginas: 250

Conocía a Francisco J. Zornoza por haber leído su anterior libro, Las llaves de la muerte, una novela histórica que nos acercaba al reinado de doña Urraca y, aunque en este caso cambiaba de registro, yo he decidido volver a adentrarme en su obra gracias a su última publicación, No digas que fue amor.

No digas que fue amor tiene por protagonista a Purificación Cañas, una joven que gracias a la recomendación del cura de su pueblo consigue abandonar éste para trasladarse a trabajar en Valencia, donde comienza a servir en casa de los Montalt-Pons. Ya a su llegada caerá bajo el influjo del hijo menor de la familia, Álvaro, con el que iniciará un tórrido romance al que tendrán que poner fin cuando ella se quede embarazada y la familia no les permita seguir adelante con la relación. Purificación tendrá que abandonar la casa e instalarse en un edificio en el que comenzará a trabajar como portera, viéndose obligada a sacar adelante a su hijo en soledad, y contando únicamente con el apoyo de don Juan, un joven sacerdote al que conocerá en la parroquia y con el que entablará una estrecha amistad.

Francisco J. Zornoza
Francisco J. Zornoza
Este es únicamente el punto de partida de una historia en la que seguiremos las vivencias de la protagonista a lo largo de los años. Lo que en un principio puede parecernos, tanto por el título como por el planteamiento, un novela de corte romántico, va dejando paso a otros elementos que la alejan un poco de este género, encontrándonos también con ciertas dosis de thriller policíaco o de novela costumbrista.

En "No digas que fue amor" nos encontramos con tres libros o grandes partes que componen la novela, quedando a su vez cada uno subdividido en diversos capítulos que suman un total de treinta y uno. Si bien la historia se va desarrollando de forma lineal, en cada uno de ellos nos vamos a encontrar con una perspectiva y forma de narrar diferente. Así el libro primero se centra en la propia Purificación y es ella quien asume la voz narrativa para ir contando sus vivencias en primera persona, mientras que llegados al segundo libro se produce un cambio que cede la palabra a un narrador omnisciente, que también será el que encontremos en el tercero, aunque en este caso hay partes en las que vuelve Purificación a asumir el relato

Ya había comprobado en Las llaves de la muerte el talento narrativo de su autor y aunque en esta ocasión no nos encontramos con un estilo tan elaborado como en su anterior obra, también aquí se aprecia que se ha cuidado al detalle, empleando una prosa directa, clara, rica y precisa. Al transcurrir la acción en Valencia, Francisco J. Zornoza mantiene algunos términos en valenciano, sobre todo aquellos que se refieren a objetos, platos o expresiones típicas de la zona, a los cuales acompaña la correspondiente nota explicativa, recogida en un glosario final. Esto se aprecia más en los diálogos, a través de los que el autor refleja la naturaleza de cada uno de los personajes y así no solamente reproduce la forma de hablar valenciana, sino que en el caso de las figuras pertenecientes a las clases sociales más bajas, emplea vocabulario que reproduce su jerga, ayudando todo ello en la definición de sus perfiles.

Purificación Cañas, una joven ingenua e insegura que abandona su pueblo para trasladarse a Valencia, es la figura que en un primer momento se alza con el protagonismo en "No digas que fue amor". Durante la primera parte del libro iremos observando su evolución y transformación, una transformación que vendrá motivada por las experiencias sufridas en esta ciudad y en la que tendrá mucho que ver el sacerdote Juan, en el que encontrará una amistad y un apoyo incondicional. Es una mujer que a pesar de su juventud demuestra tener un carácter tenaz, luchadora y ambiciosa en el sentido de que no se vendrá abajo ante las circunstancias adversas sino que luchará por salir adelante y progresar, esforzándose por mejorar su educación y poder proporcionar a su hijo una vida feliz, segura y estable. 

Purificación es el personaje que cuenta con un perfil más trabajado pero aún así comparte vivencias con otras figuras igualmente destacadas. Así en la primera parte también conoceremos a don Juan, un joven y apuesto sacerdote con el que la joven iniciará una estrecha relación que se mantendrá y afianzará a lo largo de los años, siendo él la persona responsable de la mayor parte de los cambios que se produzcan en su personalidad. Y si el cura es la persona que vela por Purificación, en el plano contrario está doña Leonor, la mujer en cuya casa entra a trabajar la joven y que no dudará en despreciarla y alejarla de su lado en cuanto se entere de su embarazo. No obstante, Leonor es una figura con un trazado interesante pues a medida que avance la historia iremos descubriendo otros matices que la hacen más humana.

El primer libro está más centrado en las vivencias de estos personajes mientras que en el segundo Francisco J. Zornoza nos sorprende con una especie de ruptura en la línea argumental que venía desarrollando, poniendo el foco de atención en los problemas de otras figuras como el hijo de Purificación, Carlos, y su grupo de amigos, o unas prostitutas, La Nancy y la Lirios, y su chulo, El Pistolas. A mí en un primer momento este cambio me descolocó bastante ya que no acababa de ver la relación con todo lo anterior, llegando incluso a pensar que eran tres historias independientes las que conformaban No digas que fue amor. Además este segundo libro, por el enfoque de la historia y por los diálogos que sostienen los personajes en los que el autor emplea un tono más coloquial, se me ha hecho un tanto pesado. Fue cuestión de seguir avanzando para que las piezas encajasen y, aunque no puedo decir que este desarrollo me haya convencido completamente, al menos finalmente sí que queda todo vinculado. 

El inicio de la historia se sitúa a comienzos de los años sesenta y se extiende hasta finales de los ochenta, más de veinte años en los que se van a producir muchos cambios, y no solo en las vidas de los personajes que desfilan por las páginas de No digas que fue amor, sino también a nivel social, político, cultural o económico en nuestro país. La novela cuenta con una buena contextualización a través de la que el autor va a dar cuenta de muchos de estos hechos, integrando en su narración diferentes datos que ayudan a situar la acción en cada época. Así se mencionan sucesos de toda índole como la celebración de las primeras elecciones a Cortes Valencianas, la boda de la cantante Lolita , el estreno de la película ET, el atentado de Atocha en 1977 o la catástrofe conocida como Pantanada de Tous entre otros.  

Y puesto que la acción tiene lugar en Valencia, y el autor es valenciano, vamos a disfrutar de una excelente ambientación a través de la que Francisco J. Zornoza nos va a mover por la ciudad, mostrándonos calles, plazas o lugares emblemáticos. Y además de los emplazamientos físicos, también nos ofrece en No digas que fue amor una muestra de cómo era la sociedad de cada época, destacando especialmente el periodo correspondiente a los años ochenta.

Resumiendo, No digas que fue amor es una novela cercana y real que mezcla diferentes elementos pero en la que priman los sentimientos, recogiendo la historia de una mujer que tendrá que luchar por salir adelante ante la adversidad y hacer realidad sus sueños.

Si te ha gustado mi reseña, puedes comprar No digas que fue amor a través de los siguientes enlaces:


Gracias al autor por facilitarme el ejemplar para su reseña

viernes, 28 de julio de 2017

Novedades literarias en mi estantería - Junio 2017

Este mes no estoy teniendo demasiado tiempo para dedicarle al blog así que aún no os había podido enseñar los libros que llegaron durante junio. No fueron muchos, únicamente tres, que os muestro a continuación.


Agonía y esperanza de Fernando García Pañeda (Tandaia). Del autor ya había leído Operación Black Death y ahora me ha hecho llegar esta nueva obra que estoy deseando leer.

Ningún escocés verdadero de David Zaplana y Ana Ballabriga (Amazon Publishing). Su autor contactó conmigo para proponerme su lectura y como la sinopsis me pareció atractiva, acepté.


Transparente de Anna Cammany (Ediciones B). Una propuesta que me llegó desde la editorial y que es el único que ya está leído y reseñado en el blog (Reseña Transparente

¿Qué os parecen? ¿Habéis leído alguno?

lunes, 24 de julio de 2017

El laberinto del hindú - José Vicente Alfaro

Título: El laberinto del hindú
Autor: José Vicente Alfaro
Editorial: Autoeditado
Año: 2017
Nº de páginas aprox.: 329

El laberinto del hindú es la última publicación de José Vicente Alfaro, un autor que a mí me gusta mucho tanto por la forma en la que escribe como por los periodos en los que sitúa sus novelas, alejándose de lo que suele ser habitual y sorprendiendo así al lector con novedosos planteamientos. En este caso ha seleccionado La India, un emplazamiento que ya sabéis que a mí me apasiona, por lo que estaba segura que iba a disfrutar enormemente con esta lectura, como así ha sido.

En El laberinto del hindú José Vicente Alfaro nos traslada hasta la antigua India en el siglo V d.C, que en ese momento se encuentra bajo el dominio de la dinastía Gupta, para presentarnos dos líneas argumentales. Así por una parte descubrimos como a Pataliputra, capital del Imperio Gupta, llegan un niño y una niña descalzos y cubiertos con harapos. Se trata de Madhuk y Sarasvati, dos hermanos que no tienen nada más allá de sus ropas y que tampoco conocen a nadie a quien recurrir, pero que se han propuesto llevar a cabo una misión en la capital y no descansarán hasta que logren su fin.

José Vicente Alfaro
José Vicente Alfaro
Por otra parte, nos trasladamos a la corte para conocer de cerca al emperador Kumaragupta y los problemas que atraviesa su imperio. Tras un prolongado periodo de paz y prosperidad, el emperador tiene que hacer frente a la seria amenaza que suponen los heftalitas, conocidos como hunos blancos, pueblo nómada que se encuentra en pleno proceso de expansión y que amenaza con traspasar las fronteras del imperio, tras haberse extendido por las estepas del Turquestán. Por si esto no fuese suficiente, los pushyamitas, reino vasallo del imperio de los Gupta, se niega a pagar los correspondientes tributos, un acto de rebeldía que puede ser imitado por el resto de reinos, con lo que se hace necesario frenar esta insubordinación antes de que sea demasiado tarde. 

Y al margen de estos dos planteamientos, también nos trasladamos a las profundidades de la selva en el reino de los sakas donde, rechazando someterse al dominio Gupta, se ha refugiado uno de sus generales junto a un regimiento. Aunque en un principio no supone un problema, cuando comience a asaltar a las caravanas de mercaderes se hará necesario atraparle, por lo que con el objetivo de buscar y aniquilar al destacamento se enviará al joven general Shakraditya, quien intentará por todos los medios conseguir la colaboración de los pueblos tribales para alcanzar el éxito en esta misión.

Ya son varias las novelas que he leído ambientadas en este país pero hasta ahora no me había encontrado con ninguna que se situase en este periodo y ese es uno de los motivos por los que me ha gustado tanto este libro de José Vicente Alfaro, además de entretenido me ha resultado sumamente interesante, permitiéndome descubrir muchos datos que desconocía. Esto ya me sucedió con sus anteriores novelas, pero en este caso, al estar situada en un emplazamiento que me atrae tanto, ha sido una lectura mucho más gratificante y no me importaría que se hubiese extendido a lo largo de páginas y páginas.

"El laberinto del hindú" se divide en un total de once capítulos que quedan completados con un prefacio inicial, una introducción y una nota final del autor, además de un listado de los personajes que aparecen en la novela y un glosario de términos. Cada capítulo se abre con un fragmento tomado de diferentes textos indios y al comienzo nos indica la ubicación en la que se va a situar la acción, que va alternando entre Pataliputra y las profundidades de la selva en el reino de los sakas. A su vez, los capítulos que tienen lugar en la capital del imperio Gupta se subdividen internamente, pues en ellos se van combinar diferentes hilos argumentales que se van desarrollando de forma paralela en esta ciudad, cada uno enfocado en un personaje. Esta estructura que constantemente va cambiando el enfoque de la narración aporta mucho dinamismo  a la lectura, aunque he de señalar que en los primeros capítulos el ritmo no es tan ágil como en el resto ya que el autor se centra más en las explicaciones necesarias para que el lector comprenda el contexto en el que se sitúa la historia, con lo que los datos son más abundantes y puede que, dependiendo de nuestra mayor o menor afinidad con la temática, esta parte nos resulte más lenta. Como podéis imaginar, no ha sido mi caso, yo he disfrutado de este libro desde la primera hasta la última página por igual. 

Por lo que se refiere al estilo, es similar al que encontramos en sus anteriores obras. José Vicente Alfaro escribe con una prosa cuidada, elegante, fluida y amena que resulta cercana y fácil de leer. Narración y diálogo están equilibrados y gracias a la alternancia de líneas argumentales logra mantener la atención del lector y el interés por el desarrollo de los hechos. Además en sus libros siempre encontramos una combinación muy acertada de ingredientes que hace que los argumentos sean atractivos para todo tipo de lectores, con independencia de los gustos literarios. En El laberinto del hindú una vez más estamos indudablemente ante una novela histórica pero en su interior también nos vamos a encontrar con misterio, intriga, amor, conspiraciones, venganza y, por supuesto, muchas aventuras, con lo que la lectura se hace de lo más entretenida.

Cuando hablamos de las novelas de José Vicente Alfaro siempre se hace necesario resaltar muchos puntos positivos y es que se aprecia que el autor cuida al detalle cada una de sus obras. Personalmente y al margen de que el trabajo de escribir cualquier tipo de libro ya me parezca admirable, en el caso de la novela histórica me lo parece mucho más, y es que pienso que tiene que ser tremendamente difícil dar forma a este tipo de obras que requieren tantos conocimientos sobre los periodos en los que se sitúan, y más si nos llevan a épocas lejanas sobre las que seguramente no es fácil localizar información. Y esto es lo que hace José Vicente Alfaro, que con sus libros nos descubre antiguas civilizaciones sobre las que muchos de nosotros no teníamos el más mínimo conocimiento.

En el caso de "El laberinto del hindú", como ya he señalado, el autor nos adentra en la que está considerada como la Edad de Oro de la antigua India, la cual tuvo lugar entre los siglos IV y VI bajo el dominio de la dinastía Gupta. En el prefacio con el que se abre la novela el autor nos hace una pequeña introducción al reinado de los Gupta, exponiendo algunos datos sobre su expansión, la estructura territorial de la India en esos años o los logros que obtuvieron. Y todo esto lo vamos a ver plasmado posteriormente en la novela con todo lujo de detalles, pues José Vicente Alfaro nos va a mostrar los diferentes aspectos que caracterizaban a la India de entonces tanto a nivel social como político y religioso. Veremos así cómo se vivía en la capital del reino, Pataliputra, las diferentes normas establecidas, las creencias de la población, las tradiciones, los dioses venerados, las ceremonias, las distintas religiones con especial relevancia al hinduismo que durante esta dinastía adquirió sus principales características, los conflictos y problemas políticos existentes o el sistema de castas impuesto y el tipo de vida que llevaba cada persona en función de la casta a la que perteneciese. Todo esto hace que la novela sea muy instructiva y, al igual que ya ocurría en las anteriores, amena, pues los datos están muy bien dosificados e integrados, de tal manera que el autor nos demuestra una vez más que la Historia no tiene por qué estar reñida con el entretenimiento.

Lógicamente, con un contexto histórico tan sumamente cuidado la ambientación no podía ser menos. Nos vamos a trasladar a una India bella, exótica y fascinante que resulta cautivadora gracias a las descripciones que el autor incluye. El principal escenario en el que transcurre la acción es la ciudad de Pataliputra, capital del imperio, ubicada a orillas del río Ganges y por cuyas calles vamos a movernos como si de un habitante más se tratase. Descubriremos así desde sus templos y plazas hasta los campos de cremación ubicados en las afueras, destacando sobre cualquier otro edificio o emplazamiento el palacio de los Gupta, una auténtica ciudadela fortificada a cuyo interior también vamos a tener acceso para conocer de cerca cómo viven tanto el emperador y su familia como el resto de sirvientes, eunucos y esclavas del harén. A mí particularmente todo este ambiente me ha encantado y me he sentido parte de él, dibujando sin ningún problema en mi imaginación los jardines, las fuentes o las magníficas estancias del palacio.

Y finalmente mención especial requieren también los personajes, construidos con el mismo mimo y atención que en sus anteriores obras. José Vicente Alfaro tiene la capacidad de crear unas figuras que se ganan la simpatía y el aprecio del lector, de tal manera que es difícil olvidarlos una vez finalizada la lectura y ese grato recuerdo que queda de ellos es una de las razones que impulsa a seguir leyendo sus libros, siempre tienes la certeza de que los protagonistas te van a conquistar. En este caso es una novela en la que la galería de personajes es amplia, especialmente a nivel secundario y para ayudarnos con la diferenciación de cada uno al comienzo el autor incluye una relación de quiénes son los personajes principales. Durante las primeras páginas cuesta un poco hacerse con ellos, básicamente porque son nombres de pronunciación complicada y en el caso de la dinastía Gupta, similares entre sí, pero a medida que avanzamos este pequeño obstáculo queda solventado. Como figuras protagonistas tenemos por una parte a los dos hermanos, Madhuk y Sarasvati, dos niños a los que vamos a ver crecer y evolucionar en un entorno nada favorable, pero que gracias a su constancia y tenacidad van a conseguir salir adelante. Tanto ellos como algunos de los secundarios, (Bindusar, Harshali, Kumaresh, Dhanu) me han gustado mucho y creo que el autor los ha perfilado con acierto mostrando tanto sus bondades como sus defectos, algo que los hace más humanos y cercanos. Por otra parte en el hilo argumental centrado en los Gupta quien más sobresale es, lógicamente, el emperador, Kumaragupta, un hombre que vive atormentado por los recuerdos de su pasado pero que maneja el imperio con mano firme.

Como veis, no puedo ponerle ningún pero a esta novela y es que me ha gustado muchísimo, como creo que es evidente después de esta reseña. José Vicente Alfaro vuelve a ofrecernos una lectura sumamente amena y entretenida gracias a la combinación de diferentes elementos en el argumento de El laberinto del hindú, permitiéndonos además adentrarnos en un periodo bastante desconocido de la historia de la India. Una obra o más bien un autor al que os recomiendo leer sin ninguna duda, tanto si sois aficionados al género histórico como si no ya  que estoy segura de que cualquiera puede disfrutar con sus libros.

Si te ha gustado mi reseña, puedes comprar El laberinto del hindú a través de los siguientes enlaces:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...