jueves, 30 de julio de 2015

La chica de las fotos - Mayte Esteban

La chica de las fotos
Título: La chica de las fotos
Autor: Mayte Esteban
Editorial: Harlequin Iberica
Año: 2015
ISBN: 978-84-6876-612-6
Nº de páginas aprox.: 258

La chica de las fotos es el título de la última novela publicada por Mayte Esteban y con la que ha quedado finalista en el III Premio Digital, convocado por la editorial Harlequin. Puesto que Mayte me había anunciado que saldría a la venta en junio, llevaba tiempo esperando que llegase el día para hacerme con ella y leerla, con lo que en cuanto tuve oportunidad me puse a ello y en prácticamente un día la había comenzado y terminado.

El inicio de "La chica de las fotos" nos sitúa en el pueblo de Grimiel, una tranquila localidad de montaña en la que se encuentra ubicado un hotel rural en el que trabaja como camarera de pisos Rocío, joven de veinticinco años que combina su empleo con los preparativos de su boda, que tendrá lugar en poco más de un mes. A este mismo hotel llegan para pasar unos días de descanso antes del estreno de su última película Alberto Enríquez y Lucía Vega, dos de los más afamados actores de cine del momento, lo que obliga a Rocío a hacer horas extra además de tener que encargarse de labores que no son propias de su puesto. Por si esto no fuese suficiente, Rocío no logrará pasar desapercibida y pronto Alberto comenzará a interesarse por esa camarera que parece mostrarse indiferente ante sus encantos, haciendo todo lo posible por captar su atención sin tener en cuenta las consecuencias que las manipulaciones de la prensa sensacionalista puedan ocasionar.

Mayte Esteban
Mayte Esteban
La chica de las fotos ha sido la quinta novela de Mayte Esteban que he leído y al igual que con las anteriores, he disfrutado mucho tanto con sus personajes como con su forma de narrar y la historia que presenta. Si hay algo que me gusta en sus libros, además de la diversidad de registros que aborda, es la capacidad que tiene para atrapar al lector desde el inicio gracias a unos personajes entrañables con los que te encariñas rápidamente, por lo que es difícil abandonar la lectura sin descubrir qué va a ser de sus vidas en las páginas restantes.

Estructuralmente La chica de las fotos me ha recordado bastante a Detrás del cristal ya que también en este caso nos encontramos con una división en “tomas” o capítulos que internamente se presentan subdivididos en otras partes más cortas que quedan identificadas por el momento del día y lugar en el que se sitúa la acción. Creo que esta forma de presentar la narración es un acierto pues imprime mucha agilidad y dinamismo al desarrollo, invitando siempre a leer un poco más y haciendo que avancemos rápidamente y casi sin darnos cuenta. A esto también contribuye el estilo de la autora, caracterizado por una frescura, sencillez y naturalidad que resultan muy agradables, destacando sus diálogos, que en muchos casos aportan un toque de humor, y las descripciones con las que adereza las escenas.

Al igual que sucedía en Detrás del cristal, pienso que uno de los puntos fuertes del libro son sus personajes. Mayte consigue acercarnos a unas personas que nos resultan muy cercanas y realistas, dotándoles de personalidades que se mantienen coherentes y en las que observamos rasgos que fácilmente podemos identificar en nuestro entorno, lo que hace que los percibamos con mayor proximidad y conectemos con ellos. En el eje central de la trama podemos situar a Rocío, aunque en este caso el protagonismo está bastante equilibrado entre ella y Alberto. Es una joven que no destaca por nada en especial pero precisamente en esta sencillez es donde radica su encanto, ganándose nuestro aprecio desde el principio. A Alberto por el contrario hay que ir descubriéndole pausadamente a medida que avanza la trama ya que en un principio conoceremos su faceta pública, tras la que se esconde su auténtica personalidad, más humana y tierna.

Igualmente destacables son los personajes que conforman la galería de secundarios en la obra y es que Mayte nos presenta a una serie de figuras cuidadas con mimo y detalle que se ganan una posición propia en el desarrollo de la historia, teniendo en algunos casos sus propias subtramas. A pesar de que todos me han gustado, es inevitable destacar a Luisa, una mujer que con su carácter grosero, áspero y gruñón consigue ganarse nuestro cariño y simpatía gracias a sus espontáneas reacciones y al corazón bondadoso que en el fondo se aprecia. También me ha resultado muy simpático el hermano de Alberto, un joven de quince años irresponsable y un tanto descarado cuyo ingenio y salidas aportan un punto cómico en esta obra.

Junto a sus personajes, otro aspecto con el que he disfrutado en "La chica de las fotos" es con su ambientación, especialmente la relativa a las partes que transcurren en la localidad de Grimiel. Mayte nos acerca a este pueblo ficticio con calidez, haciéndonos partícipes de la tranquilidad y armonía que en el mismo se respira, aunque la mayor parte de las escenas tienen lugar en interiores. El hotel en el que trabaja Rocío se convierte así en el foco principal, dándonos la autora todo tipo de detalles para que nos hagamos una clara idea de su aspecto y distribución, además de transmitirnos las sensaciones que en el mismo experimentaríamos. Es un lugar que resulta muy acogedor, más teniendo en cuenta que la acción transcurre en invierno y apetece refugiarse frente a su chimenea o relajarse en la preciosa habitación de la que disfrutan Lucía y Alberto. Y lo mismo sucede con la casa rural ubicada en esta localidad, Mayte consigue que deseemos dejarlo todo e ir a descansar durante unos días a una casita tan bella y apacible como esta, en la que parece que los problemas se quedan fuera.

Finalmente señalar que aunque La chica de las fotos queda encuadrada dentro del género romántico, en su interior no vamos a encontrar únicamente una historia de amor sino que Mayte Esteban se sirve de la trama para abordar lo que sucede en torno al mundo de la prensa del corazón, realizando una crítica hacia su funcionamiento que nos invita en cierta forma a reflexionar sobre todo este mundillo. Mayte expone cuestiones como la manipulación a la que se somete la información, la falsedad de algunas de las noticias que los medios nos presentan y que no son más que montajes para obtener algún beneficio, el acoso al que son sometidos ciertos personajes públicos, la dificultad de separar su ámbito privado del social, el interés que mueve a ciertos medios o los daños y molestias que se pueden ocasionar a esas personas que sin quererlo se ven implicadas en determinadas situaciones. Me ha resultado original la elección de este tema como telón de fondo a la trama principal ya que no recuerdo haber leído ningún libro anteriormente centrado en ello y también creo que Mayte lo ha planteado de una forma acertada.

Así que resumiendo, La chica de las fotos es una lectura fresca, amena, ágil y sumamente entretenida, que engancha desde las primeras páginas gracias a sus entrañables personajes, y en la que junto al componente romántico, nos vamos a encontrar con ciertas reflexiones y un poco de crítica en torno al mundo de la prensa del corazón y, en este caso, las estrellas de cine.

Si te ha gustado mi reseña, puedes comprar La chica de las fotos a través del siguiente enlace: 

lunes, 27 de julio de 2015

Una casa en Amargura - Elisa Vázquez de Gey

Una casa en Amargura
Título: Una casa en Amargura
Autor: Elisa Vázquez de Gey
Editorial: Ediciones B
Año: 2015
ISBN: 978-84-666-5709-9
Nº de páginas: 560

Creo que ya os he comentado en alguna otra ocasión que me atraen mucho las novelas ambientadas en Cuba y especialmente aquellas que giran en torno al tema de la esclavitud, por lo que una de las novedades de Ediciones B que más llamó mi atención el pasado mes de junio fue Una casa en Amargura, de Elisa Vázquez de Gey.

"Una casa en Amargura" comienza situándonos en La Habana en el año 1882 donde una joven dama, Dulce Elena Prieto y Lamas, hija del caballero Síndico Segundo Procurador General, se encuentra en el muelle del puerto de San Cristóbal esperando la llegada de un barco que trae desde Europa a Felicité, una mujer de la que no sabe nada pero que se ha visto obligada a localizar a petición de su amiga y empleada Misterio del Cobre Montserrat Barthélemy. Mientras espera, Dulce Elena se dedica a escribir en unas cuartillas el relato de todo lo que ha sucedido en los últimos meses, en los que, tras la muerte de Misterio del Cobre, descubrieron que para abrir su testamento se requería la presencia de cinco personas: Dulce Elena, su doméstico de confianza Ulises Horacio, Venancio Xing, propietario del tren de lavado Sol Naciente, y otras dos personas desconocidas que los tres habrían de localizar. A través de sus palabras seremos testigos de la búsqueda que han llevado a cabo y de lo sucedido posteriormente, todo ello combinado con la narración a cargo de la propia Misterio del Cobre, en la que nos relatará lo que ha sido su vida.

Elisa Vázquez de Gey © Asís G. Ayerbe
Lo primero que llama la atención en Una casa en Amargura es su preciosa portada aunque en este caso nos puede llevar a error ya que, al menos yo, últimamente las que siguen este estilo las asocio con las novelas landscape. Y en este caso, desde mi punto de vista, no nos encontramos ante una obra que se encuadre en este género sino que se trata de una novela histórica que transcurre, eso sí, en un escenario calificado como exótico. Es por eso que la lectura de Una casa en Amargura no ha sido lo que yo esperaba y, aunque me ha gustado, no he disfrutado tanto de ella como en un principio imaginaba que haría teniendo en cuenta las premisas de las que partía.

"Una casa en Amargura" se compone de treinta y un capítulos a lo largo de los cuales vamos siguiendo el avance de una historia que no sigue un curso lineal, sino que queda estructurada principalmente a través de dos narraciones, por una parte la de Dulce Elena y por otra la de Misterio del Cobre. En todo caso el relato se mantiene en primera persona, predominando el que corre a cargo de Dulce Elena y en el que ella va combinando lo que sería el momento actual, partiendo de la espera que realiza en el muelle, con lo que ha vivido los años anteriores. Por su parte, cuando es Misterio del Cobre la que asume la palabra, aunque sea a través de lo que ha dejado recogido en unos documentos, lo hace para referir lo que ha sido su vida desde el momento en el que fue apresada para ser vendida como esclava. De esta manera, los cambios temporales en la narración son constantes pero todo está bien enlazado y se sigue sin problema, resultando sencillo diferenciar tanto el relato como el momento en el que nos situamos, y siendo el lector el que tendrá que ir recolocando las piezas en el tiempo para ordenar la historia cronológicamente.

Uno de los aspectos que más me ha llamado la atención en Una casa en Amargura es el estilo narrativo de Elisa Vázquez de Gey, gracias al que consigue que nos sintamos trasladados inmediatamente a la isla de Cuba en esos años. Elisa tiene una forma de narrar muy personal, imprimiendo un tono concreto a cada relato en función de la narradora y haciendo uso de una prosa cuidada, elegante, rica y fluida que resulta en general de fácil lectura. Para dar voz a Misterio del Cobre la autora se adapta a su forma de hablar, modificando algunas palabras o incluyendo vulgarismos que imprimen vida propia a la narradora de tal manera que es como si la estuviésemos escuchando en persona contarnos su historia, aunque estas palabras he de reconocer que, al menos a mí, me ralentizaban un poco la lectura. Existe un predominio de la narración sobre el diálogo lo que hace que "Una casa en Amargura" no sea un libro que cuente con un intenso ritmo, sino que transcurre de forma sosegada y constante, logrando eso sí mantener la atención del lector a lo largo de sus más de quinientas páginas.

Una casa en Amargura es una novela en la que todos los aspectos están muy cuidados y en el caso de los personajes no podía ser menos. Nos encontramos con una serie de figuras que, aunque dispares entre sí, están perfectamente caracterizadas y definidas, de tal forma que el lector las percibe cercanas y reales. El protagonismo queda equilibrado entre la joven Dulce Elena y Misterio del Cobre, dos mujeres que a pesar de pertenecer a clases sociales diferentes comparten amistad y cariño, además de una personalidad amable y bondadosa. Las principales diferencias entre ellas se aprecian en la vida que han llevado, y así tanto la evolución como las vivencias protagonizadas por Misterio del Cobre resultan mucho más interesantes, demostrando a través de ellas su fuerza, valentía y capacidad para salir adelante.

Junto a ellas hay una serie de personajes secundarios pero también muy relevantes para el desarrollo de la historia como son Ulises Horacio, el chino Venancio Xing, Félicité y Maricuela, que son los que más trabajados están pues aunque la galería de personajes es extensa, el resto no desempeñan más que una función determinada que no requiere una mayor profundización en ellos.

La trama de "Una casa en Amargura" gira en torno a sus personajes, recogiendo tanto los secretos en torno la búsqueda que algunos llevan a cabo, como sus vivencias y emociones, y todo ello queda encuadrado en un contexto histórico muy definido que adquiere una gran relevancia en esta obra, llegando incluso a un punto de equilibrio entre vivencias personales e historia. La época en la que transcurre la acción marca en gran medida las experiencias por las que las protagonistas han de pasar, por lo que uno de los aspectos que se aprecia más trabajado y cuidado es el contexto histórico. El trabajo de documentación realizado por Elisa Vázquez de Gey resulta evidente durante la lectura, acercándonos tanto al día a día de La Habana en la época de las grandes mansiones coloniales como a determinados momentos históricos relevantes que quedarán reflejados en los relatos tanto de Dulce como de Misterio, destacando especialmente todo lo relativo a la esclavitud, que es uno de los temas principales en la obra. La información incluida en la novela es abundante aunque no llega a saturar al lector pues está integrada de una forma amena en la narración, incluyendo además en alguna ocasión notas a pie de página con las que amplia algunos conceptos. En la página web de la novela, unacasaenamargura.com, se han recogido además de las fuentes bibliográficas, ciertos documentos y textos descargables que aparecen mencionados en el libro como el contrato de negros emancipados o la ley que ordenó el cese de la esclavitud en Cuba.

Este trabajo de documentación también queda reflejado en la ambientación de la novela y así nos encontramos con descripciones sugerentes y expresivas que nos dan una idea del ambiente, del modo de vida, de las costumbres y del aspecto que presentaban tanto las mansiones coloniales como las calles y lugares principales de La Habana, que es el escenario principal en el que transcurre la acción. Todo ello hace que leer Una casa en Amargura suponga un viaje en el tiempo que nos permite descubrir muchos aspectos desconocidos y disfrutar, aunque solo sea a través de la imaginación, de la belleza y exotismo de la isla en ese periodo.

En definitiva, Elisa Vázquez de Gey nos ofrece en Una casa en Amargura una interesante y trabajada novela histórica que nos traslada, a través del relato de sus protagonistas, a “una Habana poblada de ricos españoles, damas criollas, gallegos, chinos y esclavos africanos” para conocer
como era el día a día de la ciudad en este interesante periodo así como la propia historia personal de sus protagonistas.

Si te ha gustado mi reseña, puedes comprar Una casa en Amargura a través de los siguientes enlaces:

Gracias a la editorial por facilitarme el ejemplar para su reseña

viernes, 24 de julio de 2015

Las llaves de la muerte - Francisco J. Zornoza

Las llaves de la muerte
Título: Las llaves de la muerte
Autor: Francisco J. Zornoza
Editorial: Libros Mablaz
Año: 2015
ISBN: 978-84-943-6081-7
Nº de páginas: 239

Las llaves de la muerte es la primera novela del autor valenciano Francisco J. Zornoza, una obra que descubrí gracias a las reseñas publicadas en Libros que hay que leer y en Bookeando con Mangeles y que me dejaron con ganas de acercarme a ella, por lo que cuando unos días después me ofrecieron la posibilidad de leerla no tuve que pensar demasiado mi respuesta.

El comienzo de "Las llaves de la muerte" nos sitúa en el año 1089, época en la que conocemos a Bartolomé de Sádaba, un hombre que desde niño se ha dedicado al estudio adquiriendo múltiples y variadas destrezas en diversas materias, aunque su principal interés está centrado en la alquimia, dedicándose a atender una consulta médica además de a investigar en el sótano de su casa, donde realizará un sorprendente descubrimiento. Por otro lado y unos años más tarde, la reina Urraca, casada con Alfonso I y preocupada ante el cariz que está tomando la situación en Castilla, se da cuenta de la necesidad de un heredero que someta a sus fueros a la nobleza aragonesa, por lo que comienza a urdir un plan para lograr cumplir sus propósitos, a pesar de la reconocida homosexualidad de su esposo. Sin embargo poner en práctica su idea no va a resultar sencillo.

Estas dos líneas argumentales en principio puede parecer que no tienen conexión, pero a medida que avancemos en la lectura, irán surgiendo puntos comunes que lograrán la unidad al encajarse todas las piezas. De esta manera, Las llaves de la muerte es una obra cuyo interés va en aumento a medida que avanzamos, aunque en mi caso lo que más me ha gustado es la subtrama en torno al personaje de la reina Urraca, que fue lo que desde un primer momento me impulsó a acercarme a este libro.

Estructuralmente, "Las llaves de la muerte" se divide en veintinueve capítulos al comienzo de los cuales se nos indica tanto la fecha en la que tiene lugar la acción como el lugar. Es un narrador omnisciente el utilizado en todos ellos para poner voz al relato, aunque ocasionalmente también nos vamos a encontrar con la inclusión de ciertas cartas que aparecen maquetadas en letra cursiva y, como es lógico, redactadas en primera persona. A lo largo de los capítulos la narración se va alternando entre las diferentes líneas de acción, mostrando el autor lo que está sucediendo con cada uno de los personajes en los distintos frentes abiertos y en algunos momentos, para dar un mayor énfasis a lo que está sucediendo, el tiempo narrativo cambia del pasado al presente, imprimiendo intensidad a esas escenas.

El libro de F. J. Zornoza no presenta un ritmo intenso sino que discurre más bien de forma pausada, invitando a leer con calma y a disfrutar tanto de la historia como del estilo narrativo del autor, que es uno de los aspectos más destacables. Francisco Zornoza escribe muy bien y eso hace que la lectura resulte sumamente agradable, empleando una prosa rica, cuidada, elegante, precisa y adaptada al periodo en el que transcurre la acción, algo que se aprecia especialmente en los diálogos, a pesar de que Las llaves de la muerte es un libro en el que predomina la narración sobre estos últimos.

Estamos ante una novela histórica combinada en parte con ficción y a través de la misma nos trasladamos hasta el siglo XII para acercarnos a un periodo muy concreto en el reinado de doña Urraca I de León, la que fuera hija y sucesora de Alfonso VI. En esta etapa Urraca, tras el fallecimiento de su esposo Raimundo, ha vuelto a contraer matrimonio con su primo Alfonso, Rey de Aragón. Urraca anhela convertirse en la única Reina de Galicia, Portugal, León y Castilla pero se enfrenta al problema de que su esposo ambiciona unir los reinos de la península ibérica bajo su cetro, haciendo valer así su supremacía solo por el hecho de ser varón y sometiendo a Castilla, algo que Urraca no va a consentir. A lo largo de la novela seremos testigos de lo ocurrido en estos años, acercándonos a este periodo de la historia de Castilla y a los hechos más importantes que marcaron el mismo. F. J. Zornoza ha realizado una excelente labor para recopilar la información y trasladarla a su novela, de tal manera que a través de la narración el lector conocerá de primera mano todo lo acontecido, resultando un libro ameno a la vez que instructivo. Siempre suelo comentar que me gusta leer novela histórica porque me permite ampliar conocimientos de una forma más sencilla y entretenida, y en este caso he disfrutado mucho profundizando en la figura y en la historia de una mujer tan vinculada con la ciudad en la que resido.

Sin embargo, al margen de las intrigas políticas del reinado, en las que se centraría la parte más histórica de la obra, también nos vamos a encontrar en Las llaves de la muerte con otros temas no menos importantes como la práctica de la alquimia, el papel de la iglesia y su poder, o el modo de vida, organización y funcionamiento de los monasterios y abadías además de las reglas a cumplir en estos en función de las ocupaciones y cargos. Así mismo, es una obra en la que nos vamos a encontrar también con cierta carga sexual, incluyendo ciertas escenas descritas con delicadeza y que aportan un toque de sensualidad y erotismo a la trama.

Otro punto a mencionar y que hace la lectura más atractiva son los escenarios en los que "Las llaves de la muerte" transcurre. A pesar de que no es una obra que cuente con minuciosas descripciones, sí que tenemos la suficiente información para hacernos una idea aproximada del aspecto que presentan los diferentes lugares por los que los personajes se van moviendo. Si bien en un primer momento pensaba que me encontraría con alguno que hubiese visitado, me ha sorprendido no conocer casi ninguno de estos emplazamientos, lo que ha sido un aliciente para investigar un poco más sobre ellos a medida que iban apareciendo en los capítulos. Así la villa de Uncastillo, el monasterio de San Juan de la Peña, la Abadía de Lebanza, la Abadía de San Isidro de Dueñas, el Castillo de Monzón de Campos, la Fortaleza el Castellar, la Villa de Sepúlveda, el Castillo de Peñafiel o el  Castillo de Saldaña son algunos de los emplazamientos que aparecen reflejados en el libro gracias a su vinculación con la historia.

Centrándonos en los personajes, Las llaves de la muerte es una novela en la que nos vamos a encontrar con un protagonismo en cierta forma compartido ya que existen cuatro figuras en torno a las que se van desarrollando sus líneas argumentales. Así tenemos a dos de los hijos de Bartolomé, Beatriz y Rodrigo, y por otra parte la pareja formada por Alfonso y Urraca, aunque para mí es esta última la figura que más sobresale en todo el libro y la que cuenta con una mejor construcción. La novela de F. J. Zornoza nos permite descubrir a una mujer de carácter fuerte, firme y autoritario, dotada de una gran inteligencia y poder, que luchó contra los establecimientos sociales de su época para reivindicar su posición a pesar de ser mujer. Como os comentaba anteriormente, conocer un poco más a este personaje fue una de las razones para leer "Las llaves de la muerte" y en este sentido no me ha decepcionado y me ha resultado interesante profundizar en la personalidad y vida de la Reina Urraca.

Resumiendo, Francisco J. Zornoza nos traslada en Las llaves de la muerte hasta el siglo XII para mostrarnos una parte del reinado de doña Urraca, combinando historia con ficción y dando como resultado una obra bien escrita y con la que disfrutarán tanto los aficionados a la novela histórica como aquellos que quieran profundizar en este personaje o en alguna de las otras cuestiones que se abordan.

Si te ha gustado mi reseña, puedes comprar Las llaves de la muerte a través del siguiente enlace:

miércoles, 22 de julio de 2015

Los caminos del mar - Magdalena Albero Andrés

Los caminos del mar
Título: Los caminos del mar
Autor: Magdalena Albero Andrés
Editorial: Roca Editorial
Año: 2014
ISBN: 978-84-9918-767-9
Nº de páginas: 384

Los caminos del mar es el título de la novela con la que Magdalena Albero Andrés ha hecho su debut en este género, resultando ganadora del II Certamen Internacional de Novela Histórica Ciudad de Úbeda. Había visto varias reseñas positivas sobre la misma, por lo que cuando se me presentó la oportunidad de leerla acepté inmediatamente, más teniendo en cuenta que el género histórico se encuentra entre mis favoritos.

El inicio de "Los caminos del mar" nos sitúa en Atenas en el año 286 a.C. y tiene por protagonista a Irene, una joven de quince años que vive con su padre Kleon, quien se ha ocupado de su crianza y educación tras la muerte de su madre cuando ella era tan solo una niña. Durante todos estos años Kleon ha sido para Irene su único amigo, confidente, maestro y apoyo, por lo que cuando sea encarcelado acusado de traición y conspiración contra el primer mandatario de Atenas, Irene se verá obligada a abandonar la ciudad para trasladarse junto a Herófilo, uno de los amigos de Kleon, a Alejandría, ciudad en la que reside junto a su esposa Caledonia ejerciendo el arte de la Medicina. La vida de la joven cambiará a partir de ese momento, tomando un nuevo rumbo que estará marcado tanto por los acontecimientos a los que tendrá que hacer frente como por los conocimientos de medicina que irá adquiriendo progresivamente y que despertarán su interés por esta práctica.

Magdalena Albero Andrés
Magdalena Albero Andrés
A lo largo de los treinta y ocho capítulos que componen Los caminos del mar y siguiendo un curso lineal iremos descubriendo el camino que va tomando la vida de Irene. Las aventuras se van sucediendo de forma constante por lo que es un libro que se lee con facilidad y agilidad, además de resultar atractivo por el periodo histórico en el que se desarrolla. Es la propia Irene quien comparte con nosotros su relato en primera persona, y Magdalena Albero imprime un ritmo pausado pero fluido a la narración. Su estilo se aprecia cuidado, empleando una prosa elegante, concisa y clara que resulta amena y agradable de leer, con una combinación equilibrada entre diálogo y narración.

Uno de los puntos a destacar en la obra es sin duda su protagonista, Irene, una figura que queda perfectamente definida y a cuya evolución asistiremos desde las primeras páginas, conociéndola prácticamente desde niña y observando cómo va madurando y forjándose una personalidad luchadora, fuerte y decidida para salir adelante ante las múltiples dificultades que el destino va poniendo en su camino. Irene es un personaje que me ha gustado pues está construida con acierto, otorgándole la autora tanto virtudes como defectos que la humanizan y hacen que nos resulte más cercana. Quizás de los aspectos más interesantes en ella es el interés por la práctica de la medicina que va desarrollando, esforzándose por estudiar y aprender a pesar de la oposición recibida por su condición de mujer, la cual conlleva que le esté prohibido entrar en las dependencias de la escuela además de poner en práctica estos conocimientos reservados únicamente a los hombres.

Si bien Irene es la figura en torno a la que se va desarrollando la historia, a su lado iremos conociendo a otros personajes que a pesar de quedar en un plano más secundario, ejercen influencia en su vida y por lo tanto tienen cierta relevancia aunque no están dotados de tanta profundidad. Entre todos ellos merece la pena destacar el nombre de tres hombres que influirán decisivamente en la vida de la joven: su maestro y protector Herófilo, un hombre sabio y de carácter bondadoso que conseguirá ganarse el aprecio de cuantos le rodean; el discípulo de este último, Linos, y el escultor Leandro. Así mismo no podían faltar en esta obra personajes históricos que irán apareciendo en uno u otro momento y mezclándose con los ficticios como son el propio Herófilo de Calcedonia, el médico Erasístrato junto al que este realizó las primeras disecciones de cadáveres, Epicuro o el rey Ptolomeo I y su hijo Ptolomeo II.

Como buena novela histórica que es, en Los caminos del mar se aprecia un excelente trabajo de documentación que es el que le sirve de base a la autora para desarrollar la trama de su novela. La ambientación es otro de los puntos fuertes en esta obra, cuidada y minuciosa de tal forma que somos testigos no solo del día a día de la sociedad sino también de otros aspectos como el papel desempeñado por la mujer dentro de esta sociedad o la mentalidad y costumbres que imperaban en dicho periodo, otorgando especial importancia a la medicina, tema en torno al que conoceremos su estudio, la forma de ejercerla, las prácticas o las hierbas y tratamientos aplicados a cada dolencia, aunque todo ello de una forma muy amena y sin datos o información excesiva que saturen al lector. Igualmente atractivas resultan las descripciones que Magdalena incluye de las ciudades en las que se desarrolla la trama. Atenas, Creta, Rodas y su estatua del dios Helios, Pharos, o la creciente Alejandría con su magnífica biblioteca, la Escuela de Medicina o el palacio del rey Ptolomeo, y donde asistiremos a la construcción de su famoso Faro, son los principales escenarios a los que "Los caminos del mar" nos traslada, disfrutando de la recreación que la autora realiza de los mismos.

Aquellos lectores que sean aficionados al género histórico disfrutarán sin duda con la lectura de Los caminos del mar pues es una novela bien escrita y ambientada, en la que se aprecia la labor de documentación realizada por su autora y que cuenta con una interesante protagonista junto a la que asistiremos a una historia de valentía y superación repleta de aventuras.

Si te ha gustado mi reseña, puedes comprar "Los caminos del mar" a través de los siguientes enlaces:

Gracias a la autora y a la editorial por facilitarme el ejemplar para su reseña

lunes, 20 de julio de 2015

Berlín Vintage - Óscar M. Prieto

Berlín Vintage
Título: Berlín Vintage
Autor: Óscar M. Prieto
Editorial: Tropo Editores
Año: 2014
ISBN: 978-84-9691-176-5
Nº de páginas: 510

Berlín Vintage es la quinta novela publicada por el leonés Óscar M. Prieto, un autor que, aunque es de mi tierra, no conocía anteriormente, y ha sido gracias a la intervención de un compañero bloguero que hemos contactado y he tenido oportunidad de leer su libro, el cual ha sido seleccionado recientemente para optar al Premio al Libro Europeo 2015.

"Berlín Vintage" tiene por protagonista a un hombre llamado Aldous quien, gracias a la herencia que sus padres le han dejado, puede dedicar su vida a recorrer el mundo con un único objetivo: observar todas las obras del pintor Caravaggio que se conservan. Desde que contemplase por primera vez “La vocación de San Mateo”, Aldous ha tenido clara su propia vocación y, a través de sus viajes e investigaciones, ha ido construyendo su personal y privada biografía del pintor. En una de las conferencias a las que asiste sobre Caravaggio, expondrá al conferenciante su curiosidad sobre uno de los cuadros que ha mencionado, lienzo que todas las versiones oficiales afirman fue destruido en el año 1945 en un incendio. Tras la conferencia y gracias a esta pregunta un desconocido lo pondrá en contacto con una mujer llamada Laly, quien le prestará su ayuda en la búsqueda del cuadro perdido. Y al mismo tiempo, Aldous también intentará desvelar la identidad de un misterioso personaje que se va cruzando en las distintas ciudades que visita, cada vez bajo un oficio diferente pero al que identifica gracias a un tatuaje que tiene en el brazo.

Óscar M. Prieto
Óscar M. Prieto
Berlín Vintage es una novela que requiere de una lectura pausada por lo que hay que enfrentarse a ella sin prisas, sumergiéndose en la narración y dejándose llevar tanto por el ritmo que el autor imprime a su desarrollo como por las ideas y reflexiones que acompañan a la historia que nos va relatando. En mi caso comencé a leer el libro y durante las primeras páginas me encontraba un tanto perdida, quizás por haber leído anteriormente la sinopsis y haberme hecho una idea equivocada de lo que me esperaba en el interior. No obstante, una vez tuve colocadas las diferentes piezas y me acostumbré a la forma de narrar de Óscar mi visión de la novela se transformó y comencé a disfrutar de su lectura, aunque he de reconocer que no me ha llegado a conquistar completamente ya que tiene algunas partes que me han resultado un poco densas, sin llegar a despertar mi interés.

Tras el prólogo de Julio Llamazares que abre la novela, nos encontramos con los seis capítulos de los que esta está compuesta, todos ellos bastante extensos pero a su vez subdivididos en partes internas de diferente extensión. Es el propio Aldous quien asume la voz narrativa para ir desgranando tanto sus viajes como los avances que sigue en las investigaciones, todo ello aderezado a su vez con digresiones sobre diferentes temas que aportan una nota reflexiva y filosófica. El estilo narrativo de Óscar M. Prieto se aprecia cuidado al detalle, encontrándonos con una prosa rica, concisa y directa, en algunos puntos poética, y que mantiene un ritmo sereno influenciado por el carácter reflexivo, intimista y filosófico del relato de su protagonista, como comentaba anteriormente.

Julio Llamazares, en el prólogo con el que abre el libro, señala que el relato que se recoge en "Berlín Vintage"es una simple disculpa para reflexionar sobre el arte, el amor, el tiempo, la fuerza del destino y de los sueños o las ciudades como metáforas de nuestra condición mortal” y, en mi caso, estas partes más introspectivas en las que Aldous plasma sus pensamientos y reflexiones en torno a diversas cuestiones han sido las que no han logrado captar mi interés y por lo tanto no he logrado disfrutar de ellas. Esto ha provocado que la lectura haya sido un tanto irregular ya que mientras estas páginas se me hacían más pesadas, el resto me parecía interesante y estaba deseando avanzar para llegar al final y desvelar todos los interrogantes que van surgiendo en torno al protagonista.

Y es que Berlín Vintage es una novela en cuyo interior se conjugan varios elementos pues junto a este último aspecto que os he comentado, también nos encontramos con el avance de la investigación que va realizando Aldous en torno al cuadro en la que se incluye tanto información sobre Caravaggio como datos históricos puntuales, cuestiones relacionadas con las diversas ciudades a las que va viajando y ciertos interrogantes en torno a la identidad e intenciones del misterioso personaje que se va cruzando constantemente. Como veis, diversidad de cuestiones que dan lugar a un conjunto que puede resultar más o menos atractivo en función del interés que nos despierte cada uno de ellos, aunque lo que sí es necesario aclarar es que todo ello está ensamblado con cuidado y maestría, desvelando los datos paulatinamente para que vayamos encajando cada pieza en su lugar y mantengamos nuestra atención hasta el final.

La vocación de San Mateo
Como narrador de su propia aventura, Aldous es el protagonista de esta historia y al que vamos conociendo a través de los datos que el mismo nos va facilitando. Sin embargo, no es un hombre del que lleguemos a recopilar demasiada información pues se centra más en hablarnos de su visión sobre diferentes temas que en mostrarnos rasgos de su personalidad o cómo ha sido su pasado, compartiendo eso sí sus múltiples viajes y las experiencias vividas en cada uno de ellos, a través de lo que podemos intuir el tipo de persona que es.

Si las reflexiones de Aldous han sido las partes con las que menos he disfrutado, todo lo relativo a Caravaggio y la investigación que Aldous sigue ha sido lo que más me ha gustado. La novela incluye mucha información sobre el pintor, su vida y sus obras que a mí me han resultado sumamente interesantes ya que mis conocimientos sobre este artista se limitaban a lo estudiado en su día y por lo tanto eran un tanto escasos, por lo que siempre es un placer descubrir cosas nuevas a través de libros como este. Igualmente llamativos han sido todos los datos históricos que aparecen vinculados con la investigación que Aldous realiza, como todo lo relativo a las obras de arte durante la Segunda Guerra Mundial, que es un tema que ya había encontrado en otras lecturas y que me resulta interesante.

Puesto que Aldous viaja por medio mundo buscando las obras de Caravaggio, podemos decir también que Berlín Vintage tiene parte de libro de viajes y así, a través de su relato, nosotros nos convertimos en pasajeros indirectos de esas mismas aventuras, visitando cada una de las ciudades a las que él se traslada gracias a las descripciones con las que acompaña su narración y a la información que nos facilita sobre lo más relevante de cada una. Londres, Roma, Malta, Sicilia, San Petersburgo, Ginebra, Buenos Aires, Santiago y por supuesto Berlín serán los destinos que junto a Aldous descubriremos, vinculados todos ellos con las obras del pintor.

Resumiendo y como se define en su contraportada, Berlín Vintage es una novela sobre Caravaggio, la identidad, la rebeldía pacífica y lo azaroso del amor. Una obra para leer con calma, que destaca por su calidad narrativa y en la que, además de abordar diversas cuestiones, el autor nos acerca a la figura de Caravaggio, por lo que os animo a leerla tanto si estáis interesados en él como si os habéis sentido atraídos por lo que os he contado anteriormente. 

Si te ha gustado mi reseña, puedes comprar Berlín Vintage a través del siguiente enlace:

Gracias al autor y a la editorial por facilitarme el ejemplar para su reseña
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...