miércoles, 5 de agosto de 2015

Repasando... Julio 2015

Nuevo mes y nuevo repaso del que acaba de finalizar. Julio no ha estado mal en cuanto a lecturas, comenzó bien pero últimamente estoy un tanto descentrada y no me apetece demasiado sentarme frente al ordenador, lo que se ha ido notado en mi actividad y en la del blog, que ha sido menor en la segunda quincena del mes. Lo vemos a continuación con detalle.

LIBROS LEÍDOS EN JULIO
  • EO - Luis Cerezo
  • Las llaves de la muerte - Francisco J. Zornoza
  • Una casa en Amargura - Elisa Vázquez de Gey
  • Café y cigarrillos para un funeral - Roberto Martínez Guzmán
  • La luz que no puedes ver - Anthony Doerr
  • Los mundos de Esme - Pat Casalà
  • Cartas a una extraña - Mercedes Pinto Maldonado
  • Lo que esconden las olas - Emma Lira
  • La evolución de Calpurnia Tate - Jacqueline Kelly
 

Total páginas leídas en julio: 3.358


JULIO EN EL BLOG: RESEÑAS PUBLICADAS

RETOS
Reto 12 meses 12 libros.- 33% listo con cuatro libros leídos. Uno más que el mes anterior.
Reto el bloguero recomienda.- 20 % listo con un libro leído.
Reto novela histórica.- 90 % listo con nueve novelas reseñadas. Cuatro más que el mes anterior
Desafío sagas familiares.- 60 % listo con seis libros leídos. Igual que el mes anterior
Reto genérico.- 75 % listo con 30 libros leídos. Cinco más que el mes anterior
Reto leemos en digital.- 56% listo con siete libros leídos, tres más que el mes anterior.
Reto viaje con los libros.- He añadido catorce países, igual que el mes anterior
Reto 25 españoles.- Completado
Reto eternos pendientes.- 33% listo con un libro leído.
Reto autores de la A a la Z.- 79 % listo con diecinueve letras completadas, cuatro más este mes
Reto Serendipia recomienda.- 66% listo con dos libros leídos, uno más este mes.
Reto leyendo el siglo XX.- 20 % listo con dos décadas completadas, igual que meses anteriores.

OTRAS CONSIDERACIONES 
Durante julio únicamente convoqué junto a Laky y a Albanta la lectura conjunta de Cartas a una extraña, de Mercedes Pinto Maldonado. Como veis, un mes con muy poca actividad.

¿Qué tal ha ido vuestro mes? ¿Habéis leído mucho?

lunes, 3 de agosto de 2015

EO - Luis Cerezo

EO
Título: EO
Autor: Luis Cerezo
Editorial: Suma de Letras
Año: 2015
ISBN: 978-84-8365-807-9
Nº de páginas: 304

Bajo el título de EO Luis Cerezo nos presenta su primera novela, editada por Suma de Letras, y de cuya lectura he podido disfrutar gracias a la lectura conjunta que hace unas semanas me propusieron organizar junto a otros blogs.

"EO" recoge la historia de Pedro, un niño de ocho años que vive en Mérida junto a su madre. Pedro es un niño que a pesar de su corta edad tiene que ocuparse de cuidar de si mismo en casa y alimentarse, ya que su madre se ve obligada a trabajar fuera durante prácticamente todo el día para poder mantenerlos, y tampoco es feliz en el colegio, donde sufre las burlas y el acoso de un compañero y su pandilla. De esta manera, Pedro pasa los días en soledad, sin tener amigos con los que compartir juegos y refugiándose en sus sueños e ilusiones, hasta que un día casualmente en la ribera del río encuentre a un elefante que se ha escapado del circo. El niño no dudará en hacerse cargo del animal, afianzándose entre ellos una entrañable amistad, pero ocultar un elefante no es tan sencillo y Pedro tendrá que ingeniárselas para mantenerlo a su lado.

Luis Cerezo
Luis Cerezo
Tras haber leído la sinopsis que incluye la contraportada, comencé la lectura de EO con unas expectativas que finalmente no se han cumplido y, aunque no ha sido un libro que me haya disgustado, tampoco me ha entusiasmado, principalmente por un desarrollo que desde mi punto de vista ha ido de más a menos, unido a un final que no me ha gustado.

A lo largo de los treinta y seis capítulos en los que se estructura la novela la historia se va desarrollando siguiendo un curso lineal. Estos capítulos son de corta extensión, lo que unido a un tamaño de letra grande hace que sea un libro que se lee con agilidad a pesar del ritmo más bien pausado que mantiene. Es un narrador omnisciente el empleado por el autor para relatar lo sucedido aunque la mayor parte del tiempo lo hace desde la perspectiva de Pedro, empleando un estilo sencillo, directo y accesible que resulta de fácil lectura.

No obstante y como señalaba anteriormente, para mí el desarrollo de "EO" va perdiendo intensidad y si bien desde el comienzo estaba disfrutando con la historia que Luis Cerezo nos presenta, llegó un punto en que la narración se estancó, repitiéndose unos mismos hechos con alguna diferencia durante tantas páginas que mi sensación era la de que no me estaba aportando nada nuevo y por lo tanto el interés se iba perdiendo. Solo me apetecía alcanzar el final para descubrir cómo se resolvía todo y he de reconocer que en este sentido el cierre de la novela ha sido totalmente inesperado, nunca se me habría pasado por la mente algo así teniendo en cuenta el tipo de historia que recoge en las páginas precedentes. Sin embargo este sorprendente final a mí no me ha gustado nada y la razón es que pienso que contiene elementos que en el resto del libro no figuran, por lo que es difícil hacerse a la idea de que el desenlace va a tomar ese camino; al menos a mí me ha descolocado y no consigo ver el sentido que tiene. Esto como siempre es una opinión personal y el problema puede ser mío que no he llegado a entender el significado de esta “fábula contemporánea”, que es como se define en la contraportada esta novela.

EO no es una novela en la que figuren demasiados personajes por lo que únicamente encontramos algunos secundarios necesarios para el correcto desarrollo de la trama y que no están excesivamente desarrollados, junto al auténtico protagonista de esta historia que es Pedro. En su caso, sí nos encontramos con un perfil más trabajado y profundo, siendo un niño que conquista desde las primeras páginas, especialmente por su ternura y por la situación en la que se encuentra. Debido a las circunstancias que le rodean, Pedro es un niño solitario que en muchas ocasiones se refugia en mentiras para protegerse, aunque por otra parte y teniendo en cuenta su edad, es bastante responsable al tener que ocuparse de las tareas de la casa en ausencia de su madre. Por todo ello es fácil encariñarse con él, motivando nuestras ganas de protegerle y ofrecerle todo el cariño que falta en el entorno en el que crece.

Elefante
Elefante © Universo de los libros
Junto a Pedro la otra figura que destaca es, lógicamente, EO, aunque en su caso, tratándose de un elefante, su papel queda limitado. Al igual que sucede con el niño, EO también se gana un hueco en el corazón del lector, consiguiendo que nos preocupemos por el curso que va a tomar la historia y cuál será su destino. En relación con EO, lo que más me ha gustado es observar su comportamiento y sus reacciones, además de los datos que el autor incluye en el relato respecto a los elefantes, que en algunos casos me han parecido muy curiosos y me han servido para aprender un poco más sobre estos animales.

No se puede negar que el vínculo que se crea entre Pedro y EO es bonito y resulta entrañable, pero a mí en esta relación me ha faltado algo, creo que el autor no ha logrado transmitir la intensidad de los sentimientos al lector y de esta manera, aunque la lectura se disfruta y se coge cariño a los protagonistas, no llegamos a implicarnos plenamente en su trama ni a compartir esas emociones.

Por otro lado, son varios los temas que Luis Cerezo aborda en el desarrollo de su libro y así, aunque el foco principal se centre en la amistad entre niño y elefante, cuestiones como la desestructuración familiar, el falta de cariño y cuidado de los niños, los problemas económicos, el bulling, la búsqueda de la verdadera identidad, el espíritu de superación, los problemas de comunicación, el maltrato animal, el miedo o la crueldad humana son algunos de los aspectos que se vislumbran entre sus páginas y en cierta manera sirven tanto de denuncia como para hacernos reflexionar sobre los mismos.

En definitiva, Luis Cerezo nos presenta en su primera novela, EO, una historia de amistad y valentía protagonizada por un niño y un elefante, que se lee con agilidad y que en general resulta entretenida, a pesar de esa perdida de interés en su segunda parte que anteriormente os he comentado.

Si te ha gustado mi reseña, puedes comprar EO a través de los siguientes enlaces:

Gracias a la editorial por facilitarme el ejemplar para su reseña

domingo, 2 de agosto de 2015

Recopilación sorteos Agosto 2015

Sorteo veraniego en The Book Keeper. El premio son 15 € para canjear en Amazon. Es de carácter nacional y finaliza el día 31 de agosto. Bases completas.


Sorteo en Bookeando con Mangeles. El premio es un ejemplar del libro Iqbal Masih, lágrimas, sorpresas y coraje. Es de carácter nacional y finaliza el día 31 de agosto. Bases completas.


Sorteo en Adivina quien lee. El premio es un ejemplar del libro Iqbal Masih, lágrimas, sorpresas y coraje. Es de carácter nacional y finaliza el día 5 de septiembre. Bases completas.


jueves, 30 de julio de 2015

La chica de las fotos - Mayte Esteban

La chica de las fotos
Título: La chica de las fotos
Autor: Mayte Esteban
Editorial: Harlequin Iberica
Año: 2015
ISBN: 978-84-6876-612-6
Nº de páginas aprox.: 258

La chica de las fotos es el título de la última novela publicada por Mayte Esteban y con la que ha quedado finalista en el III Premio Digital, convocado por la editorial Harlequin. Puesto que Mayte me había anunciado que saldría a la venta en junio, llevaba tiempo esperando que llegase el día para hacerme con ella y leerla, con lo que en cuanto tuve oportunidad me puse a ello y en prácticamente un día la había comenzado y terminado.

El inicio de "La chica de las fotos" nos sitúa en el pueblo de Grimiel, una tranquila localidad de montaña en la que se encuentra ubicado un hotel rural en el que trabaja como camarera de pisos Rocío, joven de veinticinco años que combina su empleo con los preparativos de su boda, que tendrá lugar en poco más de un mes. A este mismo hotel llegan para pasar unos días de descanso antes del estreno de su última película Alberto Enríquez y Lucía Vega, dos de los más afamados actores de cine del momento, lo que obliga a Rocío a hacer horas extra además de tener que encargarse de labores que no son propias de su puesto. Por si esto no fuese suficiente, Rocío no logrará pasar desapercibida y pronto Alberto comenzará a interesarse por esa camarera que parece mostrarse indiferente ante sus encantos, haciendo todo lo posible por captar su atención sin tener en cuenta las consecuencias que las manipulaciones de la prensa sensacionalista puedan ocasionar.

Mayte Esteban
Mayte Esteban
La chica de las fotos ha sido la quinta novela de Mayte Esteban que he leído y al igual que con las anteriores, he disfrutado mucho tanto con sus personajes como con su forma de narrar y la historia que presenta. Si hay algo que me gusta en sus libros, además de la diversidad de registros que aborda, es la capacidad que tiene para atrapar al lector desde el inicio gracias a unos personajes entrañables con los que te encariñas rápidamente, por lo que es difícil abandonar la lectura sin descubrir qué va a ser de sus vidas en las páginas restantes.

Estructuralmente La chica de las fotos me ha recordado bastante a Detrás del cristal ya que también en este caso nos encontramos con una división en “tomas” o capítulos que internamente se presentan subdivididos en otras partes más cortas que quedan identificadas por el momento del día y lugar en el que se sitúa la acción. Creo que esta forma de presentar la narración es un acierto pues imprime mucha agilidad y dinamismo al desarrollo, invitando siempre a leer un poco más y haciendo que avancemos rápidamente y casi sin darnos cuenta. A esto también contribuye el estilo de la autora, caracterizado por una frescura, sencillez y naturalidad que resultan muy agradables, destacando sus diálogos, que en muchos casos aportan un toque de humor, y las descripciones con las que adereza las escenas.

Al igual que sucedía en Detrás del cristal, pienso que uno de los puntos fuertes del libro son sus personajes. Mayte consigue acercarnos a unas personas que nos resultan muy cercanas y realistas, dotándoles de personalidades que se mantienen coherentes y en las que observamos rasgos que fácilmente podemos identificar en nuestro entorno, lo que hace que los percibamos con mayor proximidad y conectemos con ellos. En el eje central de la trama podemos situar a Rocío, aunque en este caso el protagonismo está bastante equilibrado entre ella y Alberto. Es una joven que no destaca por nada en especial pero precisamente en esta sencillez es donde radica su encanto, ganándose nuestro aprecio desde el principio. A Alberto por el contrario hay que ir descubriéndole pausadamente a medida que avanza la trama ya que en un principio conoceremos su faceta pública, tras la que se esconde su auténtica personalidad, más humana y tierna.

Igualmente destacables son los personajes que conforman la galería de secundarios en la obra y es que Mayte nos presenta a una serie de figuras cuidadas con mimo y detalle que se ganan una posición propia en el desarrollo de la historia, teniendo en algunos casos sus propias subtramas. A pesar de que todos me han gustado, es inevitable destacar a Luisa, una mujer que con su carácter grosero, áspero y gruñón consigue ganarse nuestro cariño y simpatía gracias a sus espontáneas reacciones y al corazón bondadoso que en el fondo se aprecia. También me ha resultado muy simpático el hermano de Alberto, un joven de quince años irresponsable y un tanto descarado cuyo ingenio y salidas aportan un punto cómico en esta obra.

Junto a sus personajes, otro aspecto con el que he disfrutado en "La chica de las fotos" es con su ambientación, especialmente la relativa a las partes que transcurren en la localidad de Grimiel. Mayte nos acerca a este pueblo ficticio con calidez, haciéndonos partícipes de la tranquilidad y armonía que en el mismo se respira, aunque la mayor parte de las escenas tienen lugar en interiores. El hotel en el que trabaja Rocío se convierte así en el foco principal, dándonos la autora todo tipo de detalles para que nos hagamos una clara idea de su aspecto y distribución, además de transmitirnos las sensaciones que en el mismo experimentaríamos. Es un lugar que resulta muy acogedor, más teniendo en cuenta que la acción transcurre en invierno y apetece refugiarse frente a su chimenea o relajarse en la preciosa habitación de la que disfrutan Lucía y Alberto. Y lo mismo sucede con la casa rural ubicada en esta localidad, Mayte consigue que deseemos dejarlo todo e ir a descansar durante unos días a una casita tan bella y apacible como esta, en la que parece que los problemas se quedan fuera.

Finalmente señalar que aunque La chica de las fotos queda encuadrada dentro del género romántico, en su interior no vamos a encontrar únicamente una historia de amor sino que Mayte Esteban se sirve de la trama para abordar lo que sucede en torno al mundo de la prensa del corazón, realizando una crítica hacia su funcionamiento que nos invita en cierta forma a reflexionar sobre todo este mundillo. Mayte expone cuestiones como la manipulación a la que se somete la información, la falsedad de algunas de las noticias que los medios nos presentan y que no son más que montajes para obtener algún beneficio, el acoso al que son sometidos ciertos personajes públicos, la dificultad de separar su ámbito privado del social, el interés que mueve a ciertos medios o los daños y molestias que se pueden ocasionar a esas personas que sin quererlo se ven implicadas en determinadas situaciones. Me ha resultado original la elección de este tema como telón de fondo a la trama principal ya que no recuerdo haber leído ningún libro anteriormente centrado en ello y también creo que Mayte lo ha planteado de una forma acertada.

Así que resumiendo, La chica de las fotos es una lectura fresca, amena, ágil y sumamente entretenida, que engancha desde las primeras páginas gracias a sus entrañables personajes, y en la que junto al componente romántico, nos vamos a encontrar con ciertas reflexiones y un poco de crítica en torno al mundo de la prensa del corazón y, en este caso, las estrellas de cine.

Si te ha gustado mi reseña, puedes comprar La chica de las fotos a través del siguiente enlace: 

lunes, 27 de julio de 2015

Una casa en Amargura - Elisa Vázquez de Gey

Una casa en Amargura
Título: Una casa en Amargura
Autor: Elisa Vázquez de Gey
Editorial: Ediciones B
Año: 2015
ISBN: 978-84-666-5709-9
Nº de páginas: 560

Creo que ya os he comentado en alguna otra ocasión que me atraen mucho las novelas ambientadas en Cuba y especialmente aquellas que giran en torno al tema de la esclavitud, por lo que una de las novedades de Ediciones B que más llamó mi atención el pasado mes de junio fue Una casa en Amargura, de Elisa Vázquez de Gey.

"Una casa en Amargura" comienza situándonos en La Habana en el año 1882 donde una joven dama, Dulce Elena Prieto y Lamas, hija del caballero Síndico Segundo Procurador General, se encuentra en el muelle del puerto de San Cristóbal esperando la llegada de un barco que trae desde Europa a Felicité, una mujer de la que no sabe nada pero que se ha visto obligada a localizar a petición de su amiga y empleada Misterio del Cobre Montserrat Barthélemy. Mientras espera, Dulce Elena se dedica a escribir en unas cuartillas el relato de todo lo que ha sucedido en los últimos meses, en los que, tras la muerte de Misterio del Cobre, descubrieron que para abrir su testamento se requería la presencia de cinco personas: Dulce Elena, su doméstico de confianza Ulises Horacio, Venancio Xing, propietario del tren de lavado Sol Naciente, y otras dos personas desconocidas que los tres habrían de localizar. A través de sus palabras seremos testigos de la búsqueda que han llevado a cabo y de lo sucedido posteriormente, todo ello combinado con la narración a cargo de la propia Misterio del Cobre, en la que nos relatará lo que ha sido su vida.

Elisa Vázquez de Gey © Asís G. Ayerbe
Lo primero que llama la atención en Una casa en Amargura es su preciosa portada aunque en este caso nos puede llevar a error ya que, al menos yo, últimamente las que siguen este estilo las asocio con las novelas landscape. Y en este caso, desde mi punto de vista, no nos encontramos ante una obra que se encuadre en este género sino que se trata de una novela histórica que transcurre, eso sí, en un escenario calificado como exótico. Es por eso que la lectura de Una casa en Amargura no ha sido lo que yo esperaba y, aunque me ha gustado, no he disfrutado tanto de ella como en un principio imaginaba que haría teniendo en cuenta las premisas de las que partía.

"Una casa en Amargura" se compone de treinta y un capítulos a lo largo de los cuales vamos siguiendo el avance de una historia que no sigue un curso lineal, sino que queda estructurada principalmente a través de dos narraciones, por una parte la de Dulce Elena y por otra la de Misterio del Cobre. En todo caso el relato se mantiene en primera persona, predominando el que corre a cargo de Dulce Elena y en el que ella va combinando lo que sería el momento actual, partiendo de la espera que realiza en el muelle, con lo que ha vivido los años anteriores. Por su parte, cuando es Misterio del Cobre la que asume la palabra, aunque sea a través de lo que ha dejado recogido en unos documentos, lo hace para referir lo que ha sido su vida desde el momento en el que fue apresada para ser vendida como esclava. De esta manera, los cambios temporales en la narración son constantes pero todo está bien enlazado y se sigue sin problema, resultando sencillo diferenciar tanto el relato como el momento en el que nos situamos, y siendo el lector el que tendrá que ir recolocando las piezas en el tiempo para ordenar la historia cronológicamente.

Uno de los aspectos que más me ha llamado la atención en Una casa en Amargura es el estilo narrativo de Elisa Vázquez de Gey, gracias al que consigue que nos sintamos trasladados inmediatamente a la isla de Cuba en esos años. Elisa tiene una forma de narrar muy personal, imprimiendo un tono concreto a cada relato en función de la narradora y haciendo uso de una prosa cuidada, elegante, rica y fluida que resulta en general de fácil lectura. Para dar voz a Misterio del Cobre la autora se adapta a su forma de hablar, modificando algunas palabras o incluyendo vulgarismos que imprimen vida propia a la narradora de tal manera que es como si la estuviésemos escuchando en persona contarnos su historia, aunque estas palabras he de reconocer que, al menos a mí, me ralentizaban un poco la lectura. Existe un predominio de la narración sobre el diálogo lo que hace que "Una casa en Amargura" no sea un libro que cuente con un intenso ritmo, sino que transcurre de forma sosegada y constante, logrando eso sí mantener la atención del lector a lo largo de sus más de quinientas páginas.

Una casa en Amargura es una novela en la que todos los aspectos están muy cuidados y en el caso de los personajes no podía ser menos. Nos encontramos con una serie de figuras que, aunque dispares entre sí, están perfectamente caracterizadas y definidas, de tal forma que el lector las percibe cercanas y reales. El protagonismo queda equilibrado entre la joven Dulce Elena y Misterio del Cobre, dos mujeres que a pesar de pertenecer a clases sociales diferentes comparten amistad y cariño, además de una personalidad amable y bondadosa. Las principales diferencias entre ellas se aprecian en la vida que han llevado, y así tanto la evolución como las vivencias protagonizadas por Misterio del Cobre resultan mucho más interesantes, demostrando a través de ellas su fuerza, valentía y capacidad para salir adelante.

Junto a ellas hay una serie de personajes secundarios pero también muy relevantes para el desarrollo de la historia como son Ulises Horacio, el chino Venancio Xing, Félicité y Maricuela, que son los que más trabajados están pues aunque la galería de personajes es extensa, el resto no desempeñan más que una función determinada que no requiere una mayor profundización en ellos.

La trama de "Una casa en Amargura" gira en torno a sus personajes, recogiendo tanto los secretos en torno la búsqueda que algunos llevan a cabo, como sus vivencias y emociones, y todo ello queda encuadrado en un contexto histórico muy definido que adquiere una gran relevancia en esta obra, llegando incluso a un punto de equilibrio entre vivencias personales e historia. La época en la que transcurre la acción marca en gran medida las experiencias por las que las protagonistas han de pasar, por lo que uno de los aspectos que se aprecia más trabajado y cuidado es el contexto histórico. El trabajo de documentación realizado por Elisa Vázquez de Gey resulta evidente durante la lectura, acercándonos tanto al día a día de La Habana en la época de las grandes mansiones coloniales como a determinados momentos históricos relevantes que quedarán reflejados en los relatos tanto de Dulce como de Misterio, destacando especialmente todo lo relativo a la esclavitud, que es uno de los temas principales en la obra. La información incluida en la novela es abundante aunque no llega a saturar al lector pues está integrada de una forma amena en la narración, incluyendo además en alguna ocasión notas a pie de página con las que amplia algunos conceptos. En la página web de la novela, unacasaenamargura.com, se han recogido además de las fuentes bibliográficas, ciertos documentos y textos descargables que aparecen mencionados en el libro como el contrato de negros emancipados o la ley que ordenó el cese de la esclavitud en Cuba.

Este trabajo de documentación también queda reflejado en la ambientación de la novela y así nos encontramos con descripciones sugerentes y expresivas que nos dan una idea del ambiente, del modo de vida, de las costumbres y del aspecto que presentaban tanto las mansiones coloniales como las calles y lugares principales de La Habana, que es el escenario principal en el que transcurre la acción. Todo ello hace que leer Una casa en Amargura suponga un viaje en el tiempo que nos permite descubrir muchos aspectos desconocidos y disfrutar, aunque solo sea a través de la imaginación, de la belleza y exotismo de la isla en ese periodo.

En definitiva, Elisa Vázquez de Gey nos ofrece en Una casa en Amargura una interesante y trabajada novela histórica que nos traslada, a través del relato de sus protagonistas, a “una Habana poblada de ricos españoles, damas criollas, gallegos, chinos y esclavos africanos” para conocer
como era el día a día de la ciudad en este interesante periodo así como la propia historia personal de sus protagonistas.

Si te ha gustado mi reseña, puedes comprar Una casa en Amargura a través de los siguientes enlaces:

Gracias a la editorial por facilitarme el ejemplar para su reseña
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...