domingo, 13 de marzo de 2011

Reseña de EL BOLÍGRAFO DE GEL VERDE

Título: El bolígrafo de gel verde
Autor: Eloy Moreno
Editorial: Espasa
Año: 2011
ISBN: 9788467035919
Nº de páginas: 304

SINOPSIS:
Superficies de vida:
Casa: 89 m2
Ascensor: 3 m2
Garaje: 8 m2
Empresa: la sala, unos 80 m2
Restaurante: 50 m2
Cafetería: 30 m2
Casa de sus padres: 90 m2
Casa de mis padres: 95 m2
Total: 445 m2

¿Puede alguien vivir en 445 m2 durante el resto de su vida?
Seguramente sí, seguramente usted conozca a mucha gente así. Personas que se desplazan por una celda sin estar presas; que se levantan cada día sabiendo que todo va a ser igual que ayer, igual que mañana; personas que a pesar de estar vivas se sienten muertas.
Esta es la historia de un hombre que fue capaz de hacer realidad lo que cada noche imaginaba bajo las sábanas: empezarlo todo de nuevo. Lo hizo, pero pagó un precio demasiado alto.
Pero si de verdad usted quiere saber cuál es el argumento de esta novela, mire su muñeca izquierda; ahí está todo.

Esta novela no ha sido galardonada con ningún conocido premio literario, ni siquiera con uno desconocido.

RESEÑA:
La primera vez que supe de la existencia de este libro fue a través de Facebook y me llamó la atención su título sobre todo, pero después de un rápido vistazo a su argumento me dije: "no me interesa".
Sin embargo a partir de ese día “El bolígrafo de gel verde” se cruzó insistentemente en mi navegación por la red. En varias de las páginas que visito habitualmente leí comentarios sobre él y la mayoría positivos, por lo que poco a poco se fue despertando en mi la curiosidad por descubrir qué tenía ese libro para entusiasmar a los lectores.
Así que hace unos días decidí que había llegado el momento y me embarqué en su lectura, en tres días lo terminé.  Desde la primera página consiguió captar mi atención y ya no pude separarme de él hasta que alcancé la última. 

El bolígrafo de gel verde es la historia de un hombre atrapado por su propia vida, agobiado por el trabajo, las responsabilidades familiares y sobre todo la rutina. La historia está escrita en primera persona por el protagonista, que nos va desgranando el día a día en su vida y en sus sentimientos. Comienza la historia con un recuerdo de su niñez y a través de ese vistazo al pasado consigue atrapar al lector porque es una mirada atrás en el tiempo a nuestra propia infancia donde el tiempo no importaba: noches de verano en el pueblo, bocadillos de nocilla, la construcción de cabañas… son recuerdos que la mayoría compartimos y por eso al leer estas páginas no puedes evitar añorar el pasado con una sonrisa en los labios.

Resumir el argumento del libro es complicado principalmente porque es un libro de sentimientos, y los sentimientos son muy difíciles de definir. El autor ha conseguido reunir en un libro las sensaciones que en mayor o menor medida experimentamos casi todas las personas a diario y es que la historia que cuenta es el día a día de la mayoría de nosotros, que vivimos practicamente dedicados al trabajo y solo nos quedan "restos" que intentamos aprovechar lo mejor que podemos. 

En muchos momentos de la lectura me he sorprendido evaluando mi propia vida en un intento de evitar caer en los mismos errores que llevan al protagonista a ver como pierde el control de su vida y con ella de su relación.
Esta historia hace que te replantees qué cosas son las realmente importantes: ¿qué importancia puede tener un beso que repites a diario porque se ha convertido en parte de la rutina de tu vida? Y es que la rutina diaria está llena de pequeños gestos con un significado muy grande que muchas veces pasamos por alto.

El libro está escrito en un tono coloquial que hace que te sientas muy a gusto leyéndolo, es como si estuvieses sentado a la mesa de un café con un viejo amigo al que hace tiempo que no ves que te pone al día de su vida. Es esto lo que hace al libro especial, el protagonista abre su vida al lector y le expone abiertamente sus sentimientos sin avergonzarse de lo que hizo ni importarle como le pueda juzgar.
La forma de narrar del autor me ha encantado, porque junto a este tono coloquial que os he indicado encontramos frases muy emotivas que resumen infinidad de sentimientos. Me ha gustado especialmente la especie de epílogo final que tiene el libro por las conclusiones que contiene. 

"Sé que es difícil, muy difícil, cambiar toda una vida cimentada en las costumbres [...] Pero si uno piensa en hacer algo así es porque todo lo demás le ha salido mal. Entonces... ¿qué riesgo hay? ¿Qué puede salir peor cuando ya todo va mal?"

Otro aspecto que hace que no puedas dejar de avanzar páginas es que en la narración nos va dejando pequeños avances de lo que sucederá más adelante que consiguen que se despierte nuestra curiosidad y sintamos la necesidad de leer más y más. Y es que vivimos en una sociedad en que en mayor o menor medida nos encanta indagar en la vida de los demás: vecinos, compañeros, amigos, incluso de los desconocidos que salen en los programas de la televisión.

Debo señalar que la elección del momento para leer este libro es muy importante. La situación que atraviesa el protagonista está llena de tristeza y creo que para las personas que hayan vivido algo similar a esto leer esta novela puede resultar bastante duro porque consigue transmitir estas sensaciones muy bien y establecer con el lector una relación muy fuerte.

Resumiendo, El bolígrafo de gel verde es un libro diferente que deja huella una vez que lo lees y espero a través de esta reseña haber despertado vuestro interés por la novela porque merece la pena ser leída, aunque solo sea por la curiosidad de descubrir el porque de este curioso título, aunque he de decir que en cierto modo todos tenemos un bolígrafo de gel verde en nuestras vidas.

Os dejo el enlace a la página web del libro ya que también es muy interesante la historia de su publicación


FUENTE: el propio libro, imagen





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...