miércoles, 11 de mayo de 2011

Reseña MI HERMANA VIVE SOBRE LA REPISA DE LA CHIMENEA

Título: Mi hermana vive sobre la repisa de la chimenea
Autor: Annabel Pitcher
Editorial: Siruela
Año: 2011
ISBN: 9788498415445
Nº de páginas: 232

SINOPSIS:
Esta historia de la lucha de un niño por recuperar a su familia desgarra y conmueve, pero está también llena de humor y esperanza. La voz de Jamie tiene tanta fuerza que uno no puede evitar ponerse de su parte y ver el mundo a través de sus ojos.
Han pasado cinco años desde que Rose murió en un atentado terrorista islámico en el centro de Londres. Su hermano Jamie, de diez años, no ha podido llorar todavía, aunque sabe que debería hacerlo porque toda su familia lo hizo. Las cosas no van nada bien desde entonces: su padre bebe cada vez más, su madre los ha abandonado, Jasmine, la gemela de Rose, ha dejado de comer y Jamie tiene muchas preguntas que nadie le responde. Pero un día un anuncio de televisión le hace soñar con que todo vuelva a ser como antes...

RESEÑA:
Descubrí este libro gracias a la reseña que Rusta hizo en su blog Devoradora de libros, el argumento me atrajo desde el principio y tuve la suerte de que poco después me lo regalaran, así que he podido disfrutar de su lectura sin esperar demasiado.

Jamie es un niño de 10 años cuya hermana, Rose, murió en un atentado terrorista en el centro de Londres hace cinco años. Desde entonces la vida de Jamie ha sufrido un gran cambio.
A raíz de este hecho la relación de sus padres, incapaces de superar la pérdida de su hija, se fue deteriorando poco a poco hasta llegar a la separación. Este distanciamiento comenzó desde el momento en que tuvieron que decidir qué hacer con el cuerpo de Rose. La madre era partidaria de enterrarla y el padre de incinerarla y al no conseguir llegar a un acuerdo, optaron por enterrar parte e incinerar la otra parte.
Esa es la razón por la que parte de Rose vive sobre la repisa de la chimenea en una urna que el padre de Jamie trata como si fuese su hija viva, hablándola, cuidándola e incluso poniéndole un trozo de tarta al lado en los cumpleaños.

Cuando su madre los abandona para iniciar una nueva relación, el padre de Jamie decide comenzar una nueva vida en otra localidad lejos de Londres junto a sus dos hijos. Así Jamie se traslada junto a su padre, su hermana Jasmine, gemela de Rose y su gato Roger a Distrito de los Lagos. Pero para él en el nuevo hogar la situación no cambia, su padre sigue bebiendo la mayor parte del día y la urna de su hermana Rose sigue sobre la repisa de la nueva chimenea como si se tratase de un miembro más de la familia.

Para Jamie esto no tiene sentido, no entiende que su padre le hable a una urna como si fuese su hija muerta y tampoco comprende porque tiene que sentirse triste o echar de menos a Rose si practicamente no la conoció y ya casi se ha olvidado de ella.

Cuando comienza el curso en su nuevo colegio se encuentra con que la mayoría de los niños se ríen de él y nadie quiere ser su amigo, únicamente su compañera de pupitre, Sunya, una niña musulmana que siempre sale en su defensa e intenta por todos los medios acercarse a él. Pero Jamie siente que no puede ser su amigo porque es musulmana, su padre los odia y siempre está diciéndoles que son malas personas, ser amigo de Sunya supone traicionar a su padre. Aunque poco a poco se irá dando cuenta de que esto no es cierto y comenzará a comprender muchas de las cosas que ocurren a su alrededor.

La historia está contada en primera persona y desde el punto de vista de Jamie, un niño de diez años, consiguiendo transmitir al lector toda la inocencia e ingenuidad de la infancia. En este sentido la autora ha conseguido recoger muy bien la mentalidad de un niño de esta edad, no es la inocencia de no enterarse de nada, si no que Jamie se da cuenta de muchas cosas y en su mente crea su propia explicación para todo, que normalmente suele estar alejada de las tristezas y desilusiones, sobre todo en lo relativo a su madre.

Destacan en el libro sobre todo los personajes de los niños. Jamie atrapa al lector desde el principio, es imposible no encariñarse con él y sentir una gran tristeza con la vida que le toca llevar, tantas ilusiones que siempre acaban rotas, estás deseando continuamente que le ocurra algo bueno porque es un niño y debería ser feliz.
Y lo mismo ocurre con Sunya, aparentemente es mucho más fuerte, como dice Jamie una superheroina, pero en el fondo también necesita protección sobre todo ante la marginación que sufre en su colegio por parte de sus compañeros.
Junto a estos dos personajes también destacaría a la hermana de Jamie, Jas. A pesar de tener solo 15 años es muy madura y se preocupa continuamente de su hermano, la relación que tienen es preciosa, lejos de estar distanciados por su diferencia de edad están muy unidos y se cuidan mutuamente. La frase que Jamie le dice a su hermana engloba esta idea: "tu fuerza me da valor para volar".

Otros dos personajes fundamentales son los padres. Mi evolución con respecto al padre ha sido paralela a la del niño, he necesitado todo el libro para entenderle y aceptarle. La mayor parte del tiempo he sentido indignación y rabia por como tenía abandonados a sus hijos, dedicándose solamente a ahorgar sus penas en alcohol. Pero al llegar al final del libro se puede decir que nos hemos "reconciliado" en bastantes aspectos.
En cambio la forma de actuar de la madre para mí es inaceptable, no comprendo como por muy duro y traumático que sea la pérdida de un hijo puedes abandonar a los que te quedan y rehacer tu vida alejada de ellos.

El estilo narrativo de la autora es sencillo, contiene muy pocos diálogos y  la lectura es muy rápida y entretenida. El libro transmite muchas sensaciones y sentimientos, la historia que cuenta es muy triste y dura pero en contraste al estar protagonizada por un niño es imposible en algún momento no sonreír con sus ocurrencias.
Me ha gustado la forma en que la autora ha tratado el tema de los atentados, cuenta la historia con mucha objetividad y no hace especial hincapié en ellos sino que lo describe muy por encima, se centra más en las reacciones que se producen en la vida de las personas que han pasado por esta experiencia.

No os quiero contar nada de como termina el libro, pero sí tengo que señalar que es un final muy bien construido, se puede decir que como la vida misma, aprendemos a vivir con lo que tenemos en cada momento y las cosas no se solucionan solas, pero cada uno va adaptándose y aprendiendo a vivir del modo más feliz posible.

También quiero destacar en el libro algo muy importante que son  las ideas y mensajes que transmite. Detras de la historia encontramos diferentes mensajes que la autora nos hace llegar como que no debemos juzgar a los demás por lo que hayan hecho algunas personas, la importancia de las relaciones familiares o que siempre hay un rayo de esperanza. 
Hay una idea de Jamie que me llamó especialmente la atención porque es algo que me he planteado muchas veces y me sorprendió que pasase por la mente de un niño. No entiende porque ahora que su hermana está muerta es buena para todo el mundo, cuando él sabe que era una niña desobediente y traviesa. Es algo que hace mucha gente y yo tampoco entiendo.

En resumen, si os gustan las historias que contengan drama, ternura e infinidad de sentimientos no debéis dejar escapar "Mi hermana vive sobre la repisa de la chimenea" porque su lectura no os va a dejar indiferentes, recordaréis este libro y a Jamie con mucho cariño.



FUENTES: el propio libro, imagen autora http://www.elpais.com, portada http://forbookssake.net/2011/03/17/annabel-by-kathleen-winter/
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...