miércoles, 22 de junio de 2011

Reseña POR TRECE RAZONES

Título: Por trece razones
Autor: Jay Asher
Editorial: Ediciones Ambar
Año: 2009
ISBN: 9788493678449
Nº de páginas: 224

SINOPSIS: Lee la sinopsis de este libro pinchando AQUÍ

RESEÑA:
Había visto este libro en varios blogs y tenía bastantes ganas de leerlo por la importancia del tema que aborda: el suicidio en los adolescentes. Es un tema muy delicado y cuando te planteas leer un libro sobre algo así sabes que te vas a encontrar con una historia dura que en algunos momentos hará que lo pases mal, pero también te enseña muchas cosas y te hace reflexionar y por lo tanto, su lectura merece la pena.

La historia comienza cuando Clay recibe por correo una caja de zapatos sin remitente que contiene unas cintas de cassette que han sido grabadas por Hannah Baker, una compañera de clase que se ha suicidado hace unas semanas. En la primera se le explica que si ha recibido las cintas es porque es el protagonista de una de las trece historias que contienen y que debe escuchar todas las cintas y luego pasarlas, ya que si la cadena se rompe el contenido de las mismas se hará público y todo el mundo sabrá de lo que son culpables.

Una a una, Clay irá descubriendo cuales fueron las razones que impulsaron a Hannah a tomar la decisión de acabar con su vida y el papel que jugaron los trece destinatarios de las cintas en esta decisión, cuales fueron sus actos y como influyeron en Hannah.

La historia está contada a dos voces. Por una parte tenemos el relato de Hannah, que es la reproducción de lo que Clay va escuchando en las cintas y por otra parte está la narración de Clay, que va intercalando sus propias reflexiones y sentimientos y con el que visitamos los diferentes puntos de la ciudad que han sido claves en la historia de Hannah.

Al igual que Clay, desde el principio estás deseando saber cuales fueron los motivos que la llevaron a tomar la decisión del suicidio, porque nadie pudo evitarlo y especialmente porque él es uno de los protagonistas de las cintas. Clay no tiene ni idea de que ha hecho mal con Hannah, siempre ha intentado ser su amigo, la ha querido en secreto y ahora se encuentra con que parece que le acusa de impulsarla a suicidarse. Esta intriga es la que hace que no puedas dejar de leer, avanzas cinta tras cinta sufriendo con Clay e intentando comprender a Hannah.

En las cintas intenta justificar su decisión, expone hechos contándonos como los ve la gente de fuera y como los ha sufrido ella. Nos damos cuenta de como pueden afectar a las personas los rumores, que muchas veces comienzan como un juego pero acaban haciendo mucho daño y también de como pequeños detalles dependiendo de tu estado te pueden afectar de una manera u otra.
El libro nos acerca a aspectos como la importancia de la amistad, tener a alguien con quien compartir tus problemas y a quien poder pedir ayuda.

No podemos entrar a valorar si las razones que da Hannah son suficientes para llegar a la decisión de terminar con su vida. Visto desde la perspectiva de fuera quizás puedas pensar que siempre hay alguna solución o que no fue lo suficientemente clara en su petición de ayuda, pero su visión es totalmente diferente. A medida que vamos avanzando al final de la historia vemos que Hannah lo ha dado todo por perdido, ya no intenta buscar soluciones o evitar situaciones que la puedan impulsar más hacía su decisión, quizás al final muchas cosas las podría haber evitado con más fuerzas, pero ya había perdido y estaba resignada.

Algunos de los datos que incluye Hannah relativos al suicidio me han llamado mucho la atención porque son cosas que desconocía y pueden servir de ayuda con las personas de nuestro entorno, por ejemplo que alguien que está planeando suicidarse antes hará un cambio total de imagen o se desprenderá de sus cosas regalándolas. No es cuestión de ir buscando signos de suicidio en todo el mundo, pero siempre está bien saberlo.

Por lo que se refiere al estilo narrativo, es sencillo y muy ágil. Los capítulos son bastantes cortos y se lee muy rápido, la combinación de narraciones alternando entre Clay y las grabaciones hace que sea más ameno, aunque en mi caso estaba más enganchada a la narración de las cintas, aunque es normal ya que el peso principal de la historia está en ellas.

En contraste, con los personajes me ha gustado más Clay. Es inevitable no pensar en lo que debe ser ponerse en su lugar y sufrir algo así, no solo has perdido una amiga que ha decidido terminar con su vida, si no que recibes un paquete que te incrimina en esa decisión. Es un personaje que me ha dado muchísima pena, transmite muy bien sus sentimientos al lector y es fácil empatizar con él.

En definitiva, Por trece razones es un libro que merece la pena leer por el tema que aborda que sin duda os hará reflexionar en muchos momentos. Su lectura no os dejará indiferentes.



FUENTES: el propio libro
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...