lunes, 21 de noviembre de 2011

Entrevista a Enrique Osuna

El protagonista de la entrevista del mes de noviembre es un autor que seguramente muchos conocéis porque está llevando a cabo una importante campaña de promoción de su novela  a través de los diferentes blogs, obteniendo muy buenas críticas. La novela es El eterno olvido, cuya reseña publiqué hace unos días (podéis recordarla aquí) y su autor, Enrique Osuna, al que vamos a conocer un poco mejor.

En primer lugar queremos conocerte mejor, háblanos un poco sobre ti. ¿A qué te dedicas aparte de escribir y cuáles son tus aficiones?
Antes de nada, me gustaría agradecerte que hayas pensado en mí para esta sección de tu blog. Para mí es todo un privilegio.
Sinceramente, no sabría decirte a qué me dedico. He tenido ocupaciones dispares. En la actualidad, y no sé hasta cuándo, soy empleado de la Administración Pública. En cuanto a mis aficiones, el ajedrez prima sobre todas las demás. Luego me gusta leer, escribir, viajar, oír música...

¿Cómo y cuándo descubriste tu vocación?
Un día lees un libro, ves una película o escuchas una historia y te sientes fascinado, con ganas de hacer algo similar. No sabría ubicar en qué momento de mi infancia quedé preñado de ganas de escribir.

A la hora de escribir, ¿cuál es tu rutina? ¿Cuáles son las mejores horas y sitios para ti?
En líneas generales considero que por las mañanas se está más descansado y es el momento propicio para la documentación, o incluso para la prosa descriptiva o de poca trascendencia. Pero para verter lo que los personajes quieren transmitir no hay un momento especial. A veces tu estado emotivo se alinea con el de los personajes y sientes necesidad de escribir, y esto te puede ocurrir en cualquier lugar y a cualquier hora. Al igual que el lector, hay un momento en que el escritor se engancha y ya no puede parar.

¿Hay algún autor o lectura que fuera decisivo para tu incursión en la escritura?
Hay un libro que me impulsó a tomar la decisión de escribir una novela. Era una obra de un prestigioso autor de bestsellers. Me pareció bien documentada pero tan poco creíble, con unos personajes tan insulsos, que me dije que yo era capaz de escribir algo mejor. Comprenderás que omita el nombre de esa novela.   

Muchos autores escriben inspirándose en acontecimientos de su vida personal, ¿es tu caso?
No hay vástago que no porte genes de sus padres. En la novela hay algún diálogo, algún hecho puntual que ocurrió en mi entorno, pero mi vida es bastante sencilla y nada de lo que le ocurre a los personajes está basado en acontecimientos personales.

¿Cuándo y por qué surgió El eterno olvido?
El eterno olvido surge a lo largo de toda una vida; en la novela hay textos que tienen más de treinta años. Para saber por qué existe la novela es necesario leer el epílogo.

¿Qué crees que puede encontrar un lector en tu libro?
Es una novela para entretener, para que el lector se emocione y participe del suspense. Pero el libro lleva un mensaje. Hay un personaje secundario que en un momento determinado se hace una pregunta simple pero profunda. Y esa pregunta se traslada al lector.

¿Cuánto tiempo te llevó la elaboración de la historia?
Escribir la novela me llevó algo más de un año.

¿Qué fue lo más difícil de todo el proceso de escritura de El eterno olvido?
Algunos pasajes me costaron especialmente, como cuadrar la prueba número cuatro, estructurar la última prueba o imaginarme las instalaciones de RH, pero, en general, lo más complicado fue encontrar tiempo, máxime cuando nadie de mi familia sospechaba que estuviese escribiendo una novela.

¿Desde el principio tenías toda la historia pensada o fue surgiendo a medida que la ibas escribiendo?
La historia, el armazón, existía en mi mente antes de que empezara a escribirla. La estructura la tenía clara desde el principio, pero a medida que vas conociendo a los personajes y te vas involucrando con ellos en la trama, descubres cosas sorprendentes que no puedes imaginar desde fuera. Necesitas estar dentro de la historia.

La narración nos traslada desde Madrid a Tenerife y a diversas ubicaciones en Noruega, ¿Por qué estas ubicaciones y no otras?
Noruega tiene algo especial, importante para la historia, que no lo tiene ningún otro país en el mundo. Bergen es una ciudad preciosa, idónea para el tramo final. En cuanto a Tenerife, verás, paseaba por una de sus ciudades el verano de 2.009 y me encontré con un lugar que me encandiló. Apenas llevaba unas páginas, pero supe en ese instante que aquel lugar aparecería en El eterno olvido. Fue uno de los primeros capítulos que escribí, aunque aparezca justo a la mitad de la novela.

¿Son lugares qué conoces de primera mano?
Sí que los conozco, y no solo estos sino otros a los que hago referencia, como Marruecos o Egipto. Es importante conocer los lugares porque te confiere un plus de credibilidad. Al menos a ti mismo. Aún así, las sensaciones y recuerdos no son suficientes. Te pongo como ejemplo la ciudad de Bergen. Yo he paseado por el muelle de Bryggen, he comido en el Fisketorget y me he subido al funicular. Aun así, he tenido que documentarme concienzudamente y recorrer las calles virtualmente en numerosas ocasiones.

En la ambientación, no solo describes los paisajes sino que aportas información a mayores de monumentos, emplazamientos, historia… ¿Cómo te has documentado para poder realizar esta ambientación?
Como ya he comentado, conozco personalmente esos lugares. Creo importante que el lector respire el mismo aire que los protagonistas. Describir una casa o un riachuelo no atrapará al lector tanto como mostrarles Vigeland, un parque maravilloso. Si te gusta un escenario, la obra puede resultarte más amena, o al menos podrás disfrutar con algo ajeno al tema central de la novela. Afortunadamente, la trama de El eterno olvido permite esa recreación.

Hay personajes muy entrañables que se ganan el cariño del lector desde el principio como por ejemplo el abuelo Julián, ¿qué es para ti lo más importante a la hora de crear un personaje?
Estimo que los personajes constituyen la pieza clave del éxito de una novela, más incluso que la propia historia. Me esfuerzo en verlos como personas reales, que aman y sufren como cualquiera de nosotros. Trato de buscar esa empatía que me ligue a ellos constantemente, pero respetando su independencia. Utilizando el símil de una planta, yo creo el personaje, planto esa semilla, y lo alimento con el protagonismo que requiere la novela, pero ellos crecen y florecen a su antojo.

El ajedrez juega un papel importante en la narración, ¿forma parte también de tu vida?
El ajedrez forma parte de mi vida; ciertamente, le debo mucho. Pero en la novela su papel es secundario, como puede igualmente serlo el aikido. Solo aparece en algunos pasajes y no supone traba para ningún lector, aunque no sepa mover las piezas.

Otro aspecto destacable son las referencias a la literatura, ¿cuáles son tus escritores u obras favoritos?
Uno de los personajes, Lucía, es una ferviente lectora. Lee muchísimo y le gusta hacer referencias a obras o autores, cuando quiere explicar algo. Siempre que me preguntan por “algo favorito”, en cine, literatura, música..., me cuesta dar una respuesta, porque hay mucho donde elegir y yo no me encasillo en nada en concreto. Si el autor predilecto de Lucía es Zweig, yo debo conocer su obra. Es un escritor extraordinario. Pero también he leído mucho de Galdós, o la obra completa de Ruiz Zafón, por citar un autor contemporáneo. Y nadie es mejor que Cervantes, o que Dostoievski, o que... Así que, si me permites, responderé a tu pregunta de otra forma: el libro que más me ha gustado de los que leí el año pasado fue La Gárgola, de Andrew Davidson. Este año ese honor se lo lleva, de momento, El mundo, de Juan José Millás.
 
Utilizas a los personajes para exponer tus propias reflexiones respecto a temas relacionados con la vida, el futuro, el destino, la sociedad… Habrá muchos lectores que no compartan tus opiniones o que encuentren estas ideas aburridas al no ser algo fundamental para la historia central, ¿por qué decidiste utilizar la novela para expresar estas ideas?
No estoy completamente de acuerdo con esto. Los personajes no dudan en expresar sus propias opiniones. Y lo hacen con tanta convicción que pueden parecer mías. Habrá lectores que estén de acuerdo con la opinión de ciertos personajes mientras que otros no se identificarán con el parecer de ninguno. Pero yo estimo que el hecho de que los personajes se posicionen en temas comprometidos los hace más humanos. Puede que no sea fundamental para la historia, pero sí lo es para la personalidad del personaje, y esto para mí es muy importante.  ¿Utilizo a los personajes para exponer mis propias reflexiones? Supongo que te referirás a Samuel, Julián o Lucía, no a Nicholas Flenden.  Samuel es un indignado y despotrica de todo. Creo que, en cierta medida, todos estamos un tanto indignados con la forma en que se mueven la política y la economía. Julián expone su punto de vista sobre la justicia. ¿Qué opinaría cualquiera que pasara por un trance similar al de él?  Lucía es una chica muy especial, sentimental, tierna. Ella tiene muy clara la idea de asuntos tan trascendentales como el amor, la vida, el destino...Dios. Se siente tan bien con Samuel que lo hace partícipe de sus ideas. Pero yo me considero un no alineado en temas religiosos. Su idea sobre Dios tiene, a mi juicio, el mismo sustento científico que cualquier otra. Un amigo me comentó tras leer la novela: “Si no fuera porque te conozco pensaría que crees en Dios”. Le respondí: “Pero me conoces; ¡Dios me libre de creer en Dios!”. En definitiva, coincido con determinadas opiniones de los personajes (incluso los más malos) y discrepo con otras, como cualquier lector.

Creo que todos los lectores nos hemos enganchado al kamduki intentando resolver las pruebas, ¿de dónde surge la idea de este juego?
Kamduki fue una idea que estuve a punto de desarrollar junto a un amigo informático. Consistía en crear una plataforma donde se relacionaran, por niveles, internautas que fuesen superando pruebas de ingenio.

Y respecto al final, ¿lo tenías establecido así desde el principio?
El final de la historia lo tenía programado antes de comenzar a escribir, el epílogo vino después. Es algo muy especial, inesperado a todos.

Sin pasar por la corrección de un agente o editorial, se aprecia que la novela ha sido revisada y pulida profundamente. Cuéntanos, ¿cómo ha sido el proceso de corrección?
Me considero muy puntilloso en este asunto. He realizado minuciosas revisiones. Algo se puede escapar, porque son más de ciento veinte mil palabras, pero he procurado, a base de dedicar muchas horas, que los errores fuesen mínimos. Por respeto a alguien que va a dedicar su tiempo en leer mi historia, me veo en la obligación de esmerar la presentación de mi trabajo.

¿Cómo ha sido tu experiencia personal a la hora de publicar y, en general, en el mundo literario y editorial?
Me parece lamentable cómo está estructurado el mundo editorial. Podría llenar páginas con este tema, pero para no aburrir a tus seguidores, diré que El eterno olvido ha sido obviada, ninguneada, olvidada o rechazada por unas cuarenta agencias literarias y más de cien editoriales. Sin embargo, dispongo en la actualidad de dieciséis reseñas en blogs literarios y numerosas opiniones de lectores, todas muy positivas.

La novela ha sido editada por El peón espía, para aquellos que no la conocemos ¿nos hablas un poco sobre ella? ¿podemos encontrar sus libros en cualquier librería?
Antes de escribir la novela, yo publicaba artículos en la revista ajedrecística Jaque, la más importante de habla hispana. Le pedí ayuda a su editor para la maquetación, pero le gustó tanto la novela que insistió en publicarla. Jaque es editada por El peón espía, una editorial muy modesta. Decidí probar suerte y buscar editoriales de mayor presencia en el mercado, con el resultado que ya conocen. El peón espía ha editado varios libros sobre ajedrez, pero El eterno olvido es su primera novela. Se puede adquirir directamente en su página web: http://tienda.jaque.tv/

La versión digital se puede descargar directamente en tu web y es el propio lector el que elige el importe a pagar y cuando quiere pagarla, si antes o después de leerla, incluso es posible descargarla gratuitamente. Esto es un sistema innovador, ¿qué resultados está teniendo, se descarga mayoritariamente gratis o los lectores pagan por ella?
Aún es pronto para sacar conclusiones, pero, a día de hoy, solo el 1 % de las personas que descargan la novela pagan anticipadamente por ella. Bien es cierto, y concedamos el beneficio de esa duda, que muchos lectores habrán optado por leer primero la novela pero, si no hay un vuelco, los porcentajes van a ser decepcionantes. ¿Pueden estos datos echar por tierra la idea de que los lectores no descargarán una obra y pagarán por ella si su precio es justo? No necesariamente, porque la fórmula que yo propongo deja la novela al alcance de cualquier mano, sin necesidad de dar explicaciones. Pero yo considero que este es un asunto moral. Si un agricultor te ofrece las patatas que cosechó tras mucho trabajo y te dice que pongas el precio que veas adecuado, que pagues después de probarlas o incluso que te las lleves gratis si así lo consideras, yo no veo ético elegir la última opción. No sé si este ejemplo es apropiado, pero la idea se entiende. Allá cada cual con sus principios.

¿Y cómo ha sido la recepción por parte del público?
La media de descargas diarias en la actualidad es de diez ejemplares.

Sé que la estás promocionando a través de los blogs, ¿cómo ha sido tu relación con ellos?
Maravillosa. No tengo palabras para agradecer el trato que me han dispensado. La gran mayoría, sin pedir nada a cambio, hacen referencia a la novela en su blog. Muchos la leen, aun siendo un autor desconocido, y publican la reseña. Me ha sorprendido comprobar cómo estáis interconectados unos con otros.

Hasta ahora todas las reseñas han sido positivas, ¿han influido en el aumento de las ventas o descargas?
Seguro que sí, toda publicidad positiva ayuda, aunque es preciso indicar que el mercado norteamericano donde se mueve Amazon funciona de una manera peculiar.

¿Qué es lo mejor y lo peor que has oído de El eterno olvido?
Me considero muy afortunado porque la inmensa mayoría de opiniones sobre la novela es muy positiva. Una vez más, elegir es complicado. Me emocionó especialmente la primera reseña, que apareció en el blog Caminando entre libros. Luego he ido leyendo cosas muy bonitas, pero me quedo con lo que me dijo mi hija el año pasado, entonces con quince años: “Estoy muy orgullosa de ti”. Con respecto a lo peor, espero no pecar de inmodestia, pero la realidad es que no he tenido críticas negativas. Quizás algunos lectores que no comulgan con las reflexiones filosóficas o un cliente de Amazon que dijo que “el principio fue muy bueno pero el resto fue algo tedioso”.

Y ya para finalizar, cuéntanos, ¿cuáles son tus próximos proyectos?
Cuando acabé  El eterno olvido no sabía si volvería a escribir. La buena acogida me animó y retomé mi actividad con relatos cortos. En uno de ellos el personaje principal fue haciéndose fuerte y comenzó a pedirme historia y protagonismo. Esa será mi próxima novela. No es un thriller, pero habrá angustia y emoción, como sucede en algunos episodios de El eterno olvido. Aparte tengo un par de thrillers en mente, pero no sé lo que ocurrirá. Mi producción va a un ritmo muy lento; me cuesta escribir más de una página al día y estar a la vez satisfecho. No suelo tener proyectos de largo alcance; por tanto, desconozco lo que haré después de esa segunda novela.

Muchas gracias Enrique por el tiempo empleado en responder a mis preguntas y mucha suerte con este y tus futuros proyectos.

Enlaces de interés:
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...