martes, 29 de noviembre de 2011

Reseña EL SABOR DE LAS PEPITAS DE MANZANA

Título: El sabor de las pepitas de manzana
Autor: Katharina Hagena
Editorial: Maeva
Año: 2011
ISBN: 9788415120247
Nº de páginas: 224

SINOPSIS: Lee la sinopsis de este libro pinchando AQUÍ


RESEÑA:
Quise leer este libro desde la primera vez que lo vi en las novedades de otoño de Maeva, me pareció una portada preciosa que sugería que en el interior se iba a esconder una historia maravillosa. Cuando Carmen anunció en su blog la organización de una lectura conjunta con este título no dudé en apuntarme, como habéis podido comprobar por todas en las que he participado es una actividad que me encanta porque pones en común tu punto de vista sobre un libro con otros blogueros y siempre descubres aspectos que se te habían pasado por alto.

La novela se centra en la vida de la familia Lünschen. Cuando su abuela Bertha muere, Iris regresa al pueblo natal de su madre, Bootshaven, para asistir al entierro y posterior lectura de sus últimas voluntades. Es entonces cuando descubre que su abuela le ha dejado en herencia la vieja casa familiar y tiene que decidir qué hacer con ella. Su primera idea es renunciar a la herencia, ya que la casa está llena de recuerdos e Iris siente que ya no forma parte de su vida. Sin embargo tras instalarse en ella, empezará a reconstruir la historia de su familia, vinculada estrechamente con esas paredes y esos jardines y a rescatar del olvido sus propios recuerdos e interrogantes sobre unos hechos que tuvieron lugar en esa casa cuando ella era una joven de apenas 15 años.

Así vamos conociendo poco a poco a las mujeres de esta familia: Bertha, la abuela, quien acabó perdiendo totalmente la memoria hasta ser ingresada en una residencia de ancianos, sus hijas Inga, Harriet y Christa y finalmente, Rosemarie e Iris, nietas de Bertha.

No os quiero contar mucho más del argumento para no estropearos la lectura, porque lo mejor es ir descubriendo esta maravillosa historia al ritmo que marcan los recuerdos de Iris. Es un libro que me ha gustado mucho, sobre todo por la forma de narrar de la autora, que hace que disfrutes de cada una de las páginas. Está escrito con un estilo ameno, sencillo y muy descriptivo que permite dibujar mentalmente cada una de las escenas, sobre todo me ha encantado la forma de describir la casa y los alrededores, consigue trasladarte a un entorno tan acogedor que es imposible no sentirme muy a gusto leyendo esta historia.

Está narrado en primera persona por Iris que por un lado se sitúa en la época actual, instalada de nuevo en el pueblo en el que pasaba bastantes periodos de su infancia y por otro lado a través de sus recuerdos nos lleva años atrás, contándonos partes de la vida de su abuela y tías que conoce por lo que le han ido contando y hechos en los que ella misma tomó parte cuando era una adolescente. Por lo tanto avanzamos en la historia a través de continuos flash back a diferentes puntos del pasado que están muy bien entrelazados, por lo que la narración se sigue sin problema. Aunque queda todo bastante completo el usar la primera persona para narrar limita bastante la acción, pienso que una tercera persona hubiera permitido a la autora contar muchas más cosas, aunque también el encanto del libro radica en que lo va desgranando poco a poco y tienes que ir enlazando los datos para tener finalmente la historia total.

Como en la mayoría de las familias, en esta también hay secretos y es el misterio y la intriga por desvelar qué es lo que ocurrió años atrás, sobre todo en torno a Rosmarie, lo que mantiene el interés del lector y hace que avances en la narración casi sin darte cuenta a pesar de que el ritmo sea más bien lento y no hay apenas acción. Es un libro para leer con calma, disfrutando poco a poco de cada uno de los recuerdos de Iris, cargados de dulzura y melancolía. Tiene detalles que me han gustado mucho como las descripciones de los vestidos de fiesta de sus tías que Iris va rescatando del armario y que utiliza para ir por el pueblo a pesar de ser de una época completamente diferente.

El estilo tan descriptivo de la autora hace que los personajes estén muy bien dibujados, conocemos tantos detalles de su aspecto físico y de su personalidad que se convierten en personas muy cercanas y reales, es como si hubiésemos contactado con ellos en algún punto de nuestras vidas y guardemos su recuerdo en nuestra mente. Con el personaje que más llegas a conectar es con Iris puesto que es ella quien relata las cosas en primera persona y nos habla de sus sentimientos. Hay varias facetas en ella que me han gustado entre ellas su amor por los libros, que consigue transmitir a través de los pasajes en los que habla de su profesión o de los libros de su abuelo. Otro aspecto que me ha gustado en ella es que siempre acaba metida en situaciones bastante incómodas o embarazosas, en algunos casos cómicas que te arrancan una sonrisa.

El resto de personajes los conocemos a través de los recuerdos de Iris y esto provoca que no evolucionen, solamente nos llegan hechos puntuales de sus vidas que fueron decisivos y aunque sí podemos hacernos una idea del carácter de cada uno, no hay una evolución y cambio como el que podemos apreciar en Iris o Max por ejemplo. Aun así me han gustado todos, quizás porque Irish consigue transmitir su propio amor hacia ellos al lector y acabas cogiéndoles cariño.

Pero sin duda el aspecto con el que más he disfrutado ha sido con la ambientación. La historia transcurre en un pueblecito del norte de Alemania, Bootshaven, creo que ficticio pero no lo he conseguido averiguar con seguridad. Las descripciones que incluye la autora son una delicia y hacen que desees zambullirte junto con Iris en el lago, sentarte en la esclusa a disfrutar de la naturaleza o perderte en las habitaciones y jardines de la vieja casa familiar, una casa de la que conocemos tantos detalles acogedores que es imposible no desear pasar una temporada en esa paz que parece rodearla, sentarte bajo los manzanos a disfrutar de una buena lectura mientras saboreas una manzana, pepitas incluidas.

Como resumen final solo puedo decir que El sabor de las pepitas de manzana es una novela que recomiendo sin ninguna duda a aquellos lectores que disfruten de las historias familiares, teniendo en cuenta que es una lectura pausada, para disfrutar de una historia de recuerdos y nostalgia y perdernos en la belleza de sus descripciones.


FUENTES:  el propio libro,


RESEÑAS LECTURA CONJUNTA 

LittleEmily -  Reading at the moonlight
Aran - Soy un espíritu libre                        
Margaramon - Libros y excursiones 
Kristineta - Cris y sus mariposas
Matilda - Matilda libros
Jota - El coser y el contar
Isi - From Isi 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...