domingo, 4 de diciembre de 2011

Reseña COLGADO EN TUS MANOS

Título: Colgado en tus manos
Autor: Claire Seeber
Editorial: Martínez Roca
Año: 2011
ISBN: 9788427038103
Nº de páginas: 381

SINOPSIS: Lee la sinopsis de este libro pinchando AQUÍ


RESEÑA: 
La reseña de hoy también es de un libro que he leído dentro de una lectura conjunta, en este caso organizada por Laky de Libros que hay que leer. Es un libro que a primera vista tenía un argumento muy atractivo, pero finalmente no me ha terminado de convencer.

La historia comienza en el museo Tate de Londres, donde Jessica y su esposo Mickey han ido a pasar el día junto a su bebe Louis. Mientras Jessica se queda contemplando unos cuadros su esposo se aleja con el cochecito del niño y cuando ella se quiere dar cuenta han desaparecido por completo y no tiene forma de localizarlos ya que su teléfono está en el bolso que se ha dejado colgado de la sillita. Tras buscarlos desesperadamente por todo el museo y alrededores finalmente se da cuenta de que es imposible localizarlos, por lo que vuelve a casa con la esperanza de que hayan regresado sin ella.

Pero en la casa no hay nadie y Jessica no ve otra opción que llamar a la policía y denunciar la desaparición de su familia. Aunque al principio les cuesta creer que les haya ocurrido algo, cuando Mickey aparece en estado de coma tras una fuerte paliza y no hay rastro del niño comienzan una investigación en la que se verán implicados incluso miembros de la propia familia de Jess.

El libro tiene un comienzo muy bueno que consigue atrapar al lector ya que directamente te plantea una situación tan dura como la desaparición de un niño sin dejar rastro, lo que te obliga a seguir leyendo si quieres descubrir qué es lo que ha ocurrido.  Sin embargo pasados esos dos o tres capítulos iniciales el ritmo decae hasta los capítulos finales, en que nuevas pistas y la cercanía de la resolución de todo hace que se vuelva a acelerar. El resto del libro he tenido la sensación de que íbamos dando tumbos al igual que la protagonista, de un sitio a otro sin saber nada nuevo y guiados por nuevas pistas surgidas de la nada.

La historia está narrada en primera persona por Jessica, lo que tiene la ventaja de que consigue mayor cercanía entre protagonista y lector, pero en este caso yo le veo un inconveniente y es que no nos permite descubrir lo que está ocurriendo con el resto de personajes y así no podemos asistir a la evolución de la investigación policial ni sabemos cómo han llegado a determinadas pistas o conclusiones, solo en el caso de que alguien se lo explique a Jessica. Por eso el final no me ha gustado y me he quedado con la sensación de que no tengo todos los datos para que la historia sea convincente, no sé con certeza cómo la policía ha resuelto el caso ni qué ha pasado finalmente con algunos personajes. Por ejemplo no resuelve lo que ha pasado con el hermano de Jess, solo da hipótesis, o con el hombre que tenía la foto del bebe, una vez que Louis es rescatado se olvida del resto de pistas y piensa que el lector también.

En el transcurso de esos casi quince días en que acompañamos a Jessica vamos averiguando matices de su pasado. Descubrimos una infancia y adolescencia marcada por una familia rota, con un padre que acabó en la cárcel y una madre que no supo cuidar de sus hijos. Este pasado influye en el carácter de Jessica y sobre todo en su relación con la policía, en la que no confía, lo que la lleva a investigar por su cuenta y meterse en más de un problema.

Su matrimonio y su hijo han sido para ella una especie de imposición. Mickey era su jefe y tras un corto romance se quedó embarazada y se casaron un par de meses antes de dar a luz. Todo sucedió tan rápido que realmente no ha tenido tiempo de conocer a la persona con la que comparte su vida ni de hacerse a la idea de que es madre, no está preparada para cuidar de su bebe y la situación la supera. Tiene que producirse el secuestro para que se dé cuenta del inmenso amor que siente por Louis y de cuánto lo necesita, si bien no le ocurrirá lo mismo con su esposo.

Puesto que ella es la narradora nos transmite en todo momento sus sentimientos, sus impresiones y reacciones ante los acontecimientos y sobre todo su angustia y desesperación. Al principio del libro es fácil empatizar con ella, ponerse en su lugar y experimentar la misma ansiedad y miedo ante la desaparición del niño pero a medida que la vamos conociendo mejor esa conexión se va perdiendo, o al menos a mí es lo que me ha ocurrido. A medida que avanzaba la historia cada vez me caía peor por su carácter y por su forma de actuar. Por una parte, no me ha gustado esa dependencia de los demás, sobre todo de su esposo, quien domina toda su vida y le impone sus decisiones como contratar a la niñera o que deje su trabajo para cuidar del niño. Ha renunciado a toda su vida y sus proyectos por que él se lo ha impuesto.

Y por otro lado no comparto su forma de actuar a lo largo de todo el libro. No entiendo que pueda olvidarse de dar datos fundamentales a la policía que pueden ayudar en la investigación de su hijo, ¿cómo se puede olvidar de la mujer que se le acerca en el museo? por muy nerviosa que esté me parece imposible, al igual que me parece imposible lo que sucede en el hospital con su marido. La única explicación es el exceso de alcohol que siempre tiene, otra cosa que no comparto, creo que si mi hijo desaparece intentaría tener la mente lo más despejada posible. Aunque es cierto que nunca sabes cómo vas a reaccionar en una situación similar y no puedes afirmar esto no lo haré, pero me ha parecido que esta forma no era la correcta.

El resto de personajes tampoco me han gustado nada y el que menos Mickey, el padre del niño. Es una persona que se cree superior y la forma en la que trata a su mujer me ha parecido horrible,  no la valora y la ests echando en cara sus errores o defectos continuamente. Eso, sumado a que hay determinada información prohibida para Jess, que no tiene derecho a saber, como todo lo relativo a su ex-mujer, lo que no es una base muy buena para ningún matrimonio.

También tengo que señalar que la traducción es en algunos casos bastante mala, quizás lo más llamativo sea la denominación que continuamente le da el policía a Jessica: chica, un término que parece despectivo y más viniendo del policía que está a cargo de la investigación.

Como veis en general la historia me ha parecido muy poco convincente, llena de personajes que aparecen de la nada y de situaciones forzadas que se alejan de la realidad. No es que el argumento del libro sea malo, pero la autora no ha sabido llevar la narración, queda todo caótico y al final el lector se acaba cansando de que lo lleven de un sitio a otro sin tener nada en claro y con unos personajes que no inspiran simpatía. El único motivo para llegar al final del libro es la incógnita por descubrir quien se ha llevado finalmente al bebe y porqué.



Reseñas lectura conjunta:
Cartafol - O meu cartafol
Isi - From Isi


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...