lunes, 27 de febrero de 2012

Reseña LA CONCUBINA DE ROMA

Título: La concubina de Roma
Autor: Kate Quinn
Editorial: Editorial Maeva
Año: 2012
ISBN: 9788415120841
Nº de páginas: 480

SINOPSIS: Lee la sinopsis de este libro pinchando AQUÍ

RESEÑA:
Gracias a la lectura conjunta organizada en el blog Libros del cielo he tenido la oportunidad de disfrutar de la historia de La concubina de Roma, un libro fascinante que me ha permitido descubrir un poco más del personaje del emperador Domiciano y lo que fue su reinado.

La concubina de Roma nos sitúa en siglo I d.c., concretamente entre los años 81 y 96 d.c., periodo que abarca el reinado de Tito Flavio Domiciano, último emperador de la Dinastía Flavia y tiene por protagonista a Thea, una esclava judía que ha recibido como obsequio Lépida Pollia por su catorce cumpleaños de parte de su padre, organizador de los juegos en Roma. Es en estos juegos donde ambas ven por primera vez a Arius "El bárbaro", uno de los gladiadores más admirados en Roma y por el que Lépida, acostumbrada a conseguir todo lo que quiere, se encapricha inmediatamente. Sin embargo Arius no se dejará seducir por su influencia y en cambio acabará enamorándose de Thea, siendo correspondido por ella.

Cuando Lépida descubre esta relación, los celos y la envidia harán que decida vengarse de ambos, vendiendo a Thea a un comerciante de esclavos para que se la lleve a trabajar en un burdel del puerto de Brundisium. Lo que Lépida no sospecha es que Thea espera un bebe de Arius y este embarazo la impedirá ejercer de prostituta, por lo que será vendida nuevamente a un hombre que se dedica a comprar y entrenar músicos. Así comenzará una nueva vida bajo la protección de su nuevo dueño, un hombre agradable que la convertirá en Athena, el ruiseñor de la élite de Brundisium.

En una de las muchas fiestas en las que Athena es contratada para cantar será donde coincida de nuevo con Lépida, convertida en la esposa del senador Marco Augusto Norbano y será cuando se despierte de nuevo la rivalidad entre ellas, ansiando una volver a humillar a la que fue su esclava y otra vengarse por los hechos pasados. Irá pasando el tiempo y Thea cada vez irá ascendiendo más en su posición de cantante hasta llegar a actuar para el mismo emperador Domiciano, al cual conquistará con su talento y actitud desafiante, convirtiéndose en su amante. Pero lo que todos ven como un privilegio se acaba convirtiendo en un infierno para Thea al verse alejada de su hijo y sometida a los crueles caprichos del emperador.

No os voy a contar mucho más del argumento puesto que junto a esta trama principal se van desarrollando varias paralelas que la complementan y enriquecen, ya que todas las historias secundarias tienen su importancia y mantienen el interés del lector, haciendo de la obra un entramado complejo pero muy bien elaborado, con giros argumentales y escenas que sorprenden continuamente al lector.

Como ya os he comentado alguna vez, la época de la antigua Roma me parece muy interesante y por ese motivo he disfrutado enormemente leyendo este libro, en el que a través de una recreación maravillosa la autora consigue trasladarnos a la Roma del siglo primero bajo el reinado del emperador Domiciano. Es un libro fascinante no solo por el telón de fondo que utiliza sino por la perfecta conjunción de historia, romance, intriga, drama y aventuras que convierte su lectura en una auténtica delicia.

Narrada con un estilo claro y preciso, la novela cuenta con un ritmo intenso que sumerge al lector en el argumento de principio a fin. Los diferentes capítulos están agrupados en cinco grandes partes y a su vez, dentro de cada una tenemos divisiones internas que vienen marcadas por los diferentes puntos de vista desde los que está narrada la acción. Por un lado tenemos partes que están narradas en primera persona por Thea y Lépida y por otro lado utiliza la tercera persona en el resto. Para facilitar el cambio de perspectiva cada una de estas partes viene introducida por el nombre de la narradora cuando es la primera persona o por la ubicación en Roma, que suele corresponder a escenas que nos llegan a través de la tercera persona, aunque en este caso no siempre encontramos este aviso y solamente se aprecia el cambio a través de la voz narrativa.

La estructura que ha utilizado la autora no me ha gustado mucho, creo que es bastante confusa y al principio es necesario adaptarse a los continuos cambios de escenario y personajes. Aunque la historia se sigue bastante bien, creo que habría quedado más claro si lo hubiese separado todo por capítulos ya que en algunos párrafos es necesario leer varias líneas hasta volver a ubicarte en la nueva situación.

Como punto negativo también tengo que señalar que la traducción no es muy acertada y se detectan bastantes fallos, en algunas ocasiones palabras que no concuerdan y también problemas con los verbos, encontrando algunos en tercera persona cuando la narración ya ha cambiado a la primera persona. Espero que de cara a futuras ediciones hagan una revisión del texto para subsanarlos.

Por lo que se refiere a los personajes, dotados de gran realismo, bien definidos y caracterizados tanto física como psicológicamente, la autora ha combinado aquellos que realmente existieron con otros ficticios, colocando al final una guía que nos ayuda a diferenciarlos y a saber qué cargo tiene cada uno, ya que son muchas las personas que desfilan por la novela de diferentes posiciones sociales. 
Aunque nos encontramos con muchos personajes importantes, podemos decir que Thea y Lépida son las dos figuras principales y en torno a las cuales se va  desarrollando el resto de la historia, de hecho se las ha dotado de narración en primera persona, lo que ya es un claro signo de su relevancia.

Son mujeres de caracteres opuestos. Thea es una esclava por lo que su posición social es la más baja y no goza de ningún privilegio. Ya desde niña demuestra un carácter fuerte, valiente y luchador, siendo de las pocas sobrevivientes en el suicidio colectivo de su pueblo. Este carácter le acompañará el resto de su vida y junto a su orgullo, será el que le permita hacer frente a la vida al lado del emperador Domiciano. Al mismo tiempo es apasionada, leal, dispuesta luchar y sacrificarse por aquellos a los que quiere. Es un personaje complejo, con diferentes facetas, tanto positivas como negativas, que se adapta a cada situación para sobrevivir y que me ha gustado mucho desde el principio.

Por el contrario, Lépida no tiene ninguna cualidad destacable. Es un personaje odioso, a quien le gusta hacer el mal y ver sufrir a los demás, siempre actúa movida por los celos, la envidia, la lujuria y el ansía de poder. Desde mi punto de vista ha sido el personaje más cruel de toda la historia y es imposible no odiarla desde las primeras páginas, en las que ya se aprecia su forma de ser altiva y despectiva hacia los demás.

Junto a ellas destacan también dos figuras masculinas que marcarán el rumbo de la vida de Thea, Arius y Domiciano. Al igual que Thea, Arius me ha gustado por su complejidad. Al comienzo se nos presenta como un gladiador, un bárbaro que lucha movido por el odio, brutal y despiadado, que vive aislado en su propio mundo interior con la única compañía de ese demonio interior que le ordena matar. Pero poco a poco vamos profundizando en él y va dejando salir su lado más tierno y dulce para cuidar y amar a Thea. Vemos que también tiene sentimientos, que sufre y es capaz de amar, no solo a Thea sino a su perrita e incluso a su único amigo, el enano Hércules. Me ha gustado mucho en él la combinación de la delicadeza que provoca el amor con la brutalidad de su carácter, cómo busca el equilibrio para no asustar a los que le importan.

Respecto al emperador Domiciano, personaje real como sabéis, llaman muchas cosas la atención. No puedo decir que sea un personaje que no me ha gustado ya que tiene algunas facetas positivas. Su principal rasgo es sin duda la ambigüedad, de cara al pueblo y a quienes le rodean es un buen hombre, un buen administrador, un jurista experto y un general muy capacitado que hizo que Roma gozase de una gran estabilidad bajo su reinado pero en su vida privada es cruel y disfruta torturando a sus personas más cercanas, de hecho pasó a la historia como uno de los emperadores más crueles. Leer esta historia nos permite conocerle un poco mejor, ya que están reflejados muchos hechos que fueron importantes en su vida como el tratado que escribió sobre la calvicie, ya que la suya le avergonzaba y sobre todo la conspiración que acabó con su vida.

Hay otros muchos personajes que merece la pena destacar ya que aunque sean secundarios, la autora sabe cuidarlos y dotarles de importancia para que el lector se encariñe con ellos y los guarde en el recuerdo una vez finalizada la lectura, a pesar de que en muchos de ellos tienen sus defectos, al igual que ocurre hoy en día. Julia Flavia, Flavia Domitila, Marco Augusto y su hijo Paulino, el enano Hércules  o Sabina son personajes que destacan todos ellos por su carácter noble y bondadoso y que me han gustado especialmente.

Pero los personajes no son lo único que hace de La concubina de Roma una obra destacable, sino que gran parte de su encanto radica en la fantástica recreación que hace de la historia tanto a través de los hechos como de la ambientación. Nos presenta la vida en la antigua Roma en todos sus aspectos, destacando las diferencias entre las clases sociales, no es lo mismo la vida que llevan los gladiadores a la que tienen los miembros de la nobleza. Las descripciones minuciosas de las ropas, tanto colores como tejidos, de los peinados y maquillaje, de las joyas, de la arquitectura, las fiestas e incluso la comida hacen que te traslades a la época, todo es muy visual y puedes perfectamente imaginar cómo fue la vida de estas personas.

Hay varios aspectos de esta sociedad que la autora no ha querido ocultar ni endulzar como la preferencia a tener relaciones sexuales con otro hombre antes que con una mujer, la debilidad de muchos emperadores por los niños que también tenían como amantes, las fiestas que acababan convertidas en orgías y sobre todo la crueldad a la que muchas personas, independientemente de su posición social, eran sometidas.

Dentro de esta maravillosa ambientación hay algo que destaca por encima de todo y es la recreación de los juegos en el Coliseo. Nos enseña varios aspectos de la vida de los gladiadores, hombres entrenados para matar ya que en esta situación se aplica la ley del más fuerte, tienes que matar sino quieres morir. Muchos de ellos son esclavos pero otros han escogido esta forma de vida buscando la fama y la riqueza. 
Vemos como hacen frente a la lucha en la arena, como es su vida fuera de los juegos, sus entrenamientos y sus ratos de ocio. Llama sobre todo la atención las descripciones de los mismos juegos, bastante detalladas, en las que podemos apreciar la  violencia y brutalidad que se desprende de esta práctica, con referencias a las armas empleadas y a las técnicas de lucha y que ponen de manifiesto cómo disfrutan de este espectáculo los espectadores, la mayoría deseosos de ver un espectáculo de sangre.

Al final del libro la autora ha incluido un pequeño apunte histórico en el que explica brevemente qué libertades se ha tomado a la hora de reflejar la historia, que hechos son reales y cuáles producto de su imaginación.

Como os habréis dado cuenta, no queda ninguna duda de que La concubina de Roma me ha encantado. Sin dejar de lado esos dos pequeños peros que le he puesto, me parece una obra fantástica que si sois aficionados a la novela histórica y a este periodo no debéis dejar pasar, una recreación histórica maravillosa y una trama intensa y bien concebida que mantiene la tensión y el interés hasta el final.


FUENTES: imagen autora http://www.katequinnauthor.com/
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...