jueves, 1 de marzo de 2012

Reseña EL LADRÓN DE COMPRESAS

Título: El ladrón de compresas
Autor: Sergio G. Ros
Editorial: Autoeditado
Año: 2011
ASIN: B005Z4RV7G
Tamaño: 329 KB

SINOPSIS: Lee la sinopsis de este libro pinchando AQUÍ

RESEÑA:
Como ya sabéis, El ladrón de compresas es la novela que Carmina de De tinta en vena y yo escogimos para organizar una lectura conjunta común entre ambos blogs y hoy día 1 de marzo comienzan a aparecer las reseñas en los diferentes blogs participantes, una cada día siendo yo quien publique la primera. En primer lugar quiero dar las gracias a todos los participantes ya que ha tenido una acogida muy buena teniendo en cuenta la cantidad de lecturas conjuntas que se han organizado el pasado mes, en total han sido 20 las personas que se han animado a leerla e iré enlazando sus correspondientes reseñas al final de ésta.

Sofía Jiménez, una joven universitaria de 20 años, ha sido secuestrada y la única pista que la policía tiene para investigar el caso es el mensaje enviado desde el móvil de Sofía que un antiguo amigo ha recibido, que contiene una fotografía tomada con el mismo móvil, lo que les hace pensar que aún está viva. La agente Susana Ruíz es asignada a la investigación del caso, que está a cargo de su compañero Mulero, un agente que no goza de demasiada estima en la comisaría debido a su carácter prepotente y vivaracho.  Esto es lo que provoca que los dos agentes comiencen investigaciones paralelas partiendo de las mismas pistas iniciales, pero mientras que Mulero se une a la investigación del subinspector de la comisaría central de Valencia, Plácido Garnero, incorporado para coordinar el caso ante la sospecha de que se encuentran ante un asesino en serie, Susana seguirá la investigación por su cuenta, recurriendo a la ayuda del detective privado Vargas y de su más reciente aprendiz, Eduardo Cortés, con el que Susana ya ha coincidido en un caso anterior.

El primer capítulo del libro está planteado de tal manera que consigue captar inmediatamente el interés del lector. Es la misma Sofía quien se presenta y nos cuenta que ha sido secuestrada y su captor la tiene encerrada en una habitación que huele a viejo, unida a la pared por una gruesa cadena con un grillete en su muñeca que no le permite demasiados movimientos. Sofía nos describe la habitación en la que se encuentra y su estado, tanto físico como mental y vemos como en su desesperación por escapar, consigue marcar algunas teclas de su teléfono móvil  con el pie. No sabemos si ha conseguido algo con esta acción y la curiosidad por saber si conseguirá escapar, quien la ha secuestrado y porqué ,hará que no podamos ya abandonar la lectura.

Es una novela que se lee muy rápido ya que por un lado es corta y por otro está escrita con un estilo ágil y coloquial y la trama tiene gancho e intriga. Mantiene un ritmo dinámico a lo largo de todos los capítulos conservando el interés por la lectura a través de giros inesperados y la aparición de nuevas pistas en la investigación. La acción es lineal y transcurre en tan solo seis días que están debidamente indicados, encontrándonos junto a esta división por días otra por capítulos numerados. La mayoría están narrados en tercera persona, excepto los que transcurren en la habitación en la que está encerrada Sofía en los que utiliza la primera persona para que sea la propia joven la que nos relate lo que sucede a su alrededor y sus reacciones.

Como punto negativo tengo que señalar que la obra necesitaría una pequeña revisión ya que contiene algunas faltas de ortografía, no demasiadas pero algunas lo suficientemente graves para que no pasen desapercibidas.

Es necesario señalar que algunas de las situaciones contenidas en el libro pueden resultar un poco escatológicas e igual hay algunos lectores para los que este hecho puede resultar molesto. El título ya nos da una pista de lo que podemos encontrar en el argumento y en la historia descubrimos a un asesino en serie afectado de olfactofia, es decir, que se excita con el olor de la transpiración, especialmente de los genitales. A esto hay que añadir la particular habilidad del inspector Vargas para encontrar pistas que se le han pasado desapercibidas mientras está haciendo de cuerpo. Todo esto, aunque el autor no se recrea en ello si no que está tratado un poco por encima, quizás no sea agradable para algunas personas, dependerá de la sensibilidad de cada uno.

Sofía es la persona con la que es más fácil conectar, tanto por el recurso de utilizar la primera persona en la narración como por la situación en la que se encuentra. Te pones en su situación y compartes sus miedos, su sufrimiento y la angustia de no saber que pretende la persona que te ha encerrado en esa habitación. Ella nos hace partícipes de lo que se le pasa por la cabeza en esos momentos y de sus esfuerzos por no dejarse vencer por el desánimo. Es una joven luchadora que lejos de aceptar la derrota y resignarse a un final cercano, lucha constantemente por buscar una vía de escape o una forma de ganar tiempo a la muerte que cada  vez siente más cercana.

La agente encargada del caso, Susana Ruíz y los dos hombres que la ayudan en la investigación, Eduardo Cortés y el detective Vargas, son los personajes que más destacan junto a Sofía. Susana es una mujer joven, físicamente no muy alta ni escultural pero que gracias a sus intensos ojos azules, su cabello negro y sobre todo, sus pechos increíblemente grandes no pasa desapercibida. Es una buena profesional, trabajadora, valiente, orgullosa y muy inteligente e intuitiva. Sin embargo todas estas cualidades que harían de ella un personaje con mucho potencial quedan visiblemente mermadas por la importancia que el autor da a sus pechos, con constantes referencias a su tamaño y la impresión que causa en los hombres. Es algo que no me ha gustado en su caracterización, creo que se ha resaltado demasiado este aspecto cuando realmente no es algo determinante ni en su personalidad ni en la investigación y desarrollo de la historia. Puede ser una buena policía, de las mejores en su trabajo, pero da la sensación de que todos cuantos la conocen solo se quedan con la imagen de sus pechos, llegando incluso a conocerla como "la tetona".

En cuanto a Eduardo Cortés, el joven que intenta convertirse en detective privado, vemos que es una persona de buen corazón, inteligente pero bastante torpe, casi siempre acaba en situaciones embarazosas pero tiene la capacidad de quedarse con pequeños detalles importantes que se graban en su memoria para ayudarle posteriormente en la resolución de sus casos. Quizás necesitaríamos leer la obra anterior para conocerlo más a fondo, ya que hay aspectos de su vida y anterior trabajo a los que se hace referencia pero que para nosotros quedan como una incógnita, lo mismo que ocurre con su relación con Susana.

Vargas por su parte es un personaje singular, un hombre mayor aficionado a la práctica de ejercicios de Tai Chi, de aspecto sano y vital y que tiene una gran reputación dentro del mundillo de los detectives además de un gran talento. Este personaje me ha gustado especialmente, sobre todo por su origen argentino que el autor ha resaltado manteniendo en sus diálogos un deje argentino que le caracteriza.

Mención especial requiere la creación de la ciudad en la que se sitúa la acción. La historia transcurre en la localidad de Pedreira, una ciudad ficticia de la provincia de Alicante pero que el autor recrea con tal habilidad y cantidad de detalles que me ha llevado a pensar que era una ubicación real durante toda la lectura e incluso una vez terminado el libro he tenido que recurrir a Internet para salir de dudas. Nos va dando pinceladas de las diferentes zonas, de su ubicación cerca de la costa, clima, calles, edificios más importantes acompañados de descripciones que nos permiten recrearlos mentalmente e incluso empresas relevantes como la refinería en la que trabajaba Eduardo, por lo que cuando terminas la novela es como si realmente te hubieras dado un paseo por esta ciudad costera tan parecida a las reales que encontramos en esa zona.

Respecto a la resolución del caso, me ha parecido un buen final, convincente y por mi parte inesperado ya que los últimos giros argumentales y pistas encontradas a lo largo de la narración me habían llevado a  plantearme otra hipótesis.

En conclusión, una novela entretenida que enganchará al lector desde las primeras páginas, fácil de leer y que nos manteará pegados a sus páginas hasta resolver la trama y descubrir quien es "el ladrón de compresas".

Gracias al autor por facilitarme el ejemplar

RESEÑAS PARTICIPANTES EN LA LECTURA CONJUNTA
Offuscatio - Livros y más libros
Talisman Dreams - Talismán Dreams
Escalpelo Literario - El escalpelo Literario
Los libros de Almu - Los libros de Almu
Mila - La vida en libros
Marylin - Los Libros de la Bruja  
Kayena - Kayena: negro sobre blanco 
Trescatorce - Rock and Roll Dreams
Patricia - Musas cuenteras
Carmina - De tinta en vena 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...