viernes, 20 de abril de 2012

Reseña EL MANUSCRITO DE AVICENA

Título: El manuscrito de Avicena
Autor: Ezequiel Teodoro
Editorial: Entrelíneas Editores
Año: 2011
ISBN: 9788430607945
Nº de páginas: 409

SINOPSIS: Lee la sinopsis de este libro pinchando AQUÍ

RESEÑA:
Tenía este libro esperando en mi estantería desde hacía un par de meses que tuve la suerte de ganarlo en el sorteo que organizó Kayena en su blog. Fue en este mismo blog donde descubrí este título y gracias a su fantástica reseña me quede con ganas de leerlo, que aumentaron cuando posteriormente Laky publicó la suya, igual de entusiasta.

En el argumento de El manuscrito de Avicena se combinan varias tramas paralelas pero todas relacionadas entre sí y con un mismo elemento como punto central, que es el que da título a la novela. Por un lado nos situamos en el año 2011 donde el doctor Simón Salvatierra se dirige en coche a San Petersburgo para averiguar qué ha ocurrido con su esposa Silvia, de la que no tiene noticias desde hace un par de semanas. Silvia es científica de CSIC y se encuentra en San Petersburgo realizando una investigación secreta, por lo que Simon no tiene ningún dato relativo a la misma ya que la cláusula de confidencialidad les ha impedido hablar sobre el proyecto.

En la primera parada que hace en el trayecto en una gasolinera, es atacado por unos desconocidos que le retienen en su propio coche cubriéndole la cabeza con una capucha. La intervención de Javier, un joven que se encuentra en las proximidades, impide que consigan cumplir su propósito y emprenden juntos de nuevo el viaje a San Petersburgo, ya que Javier casualmente también se dirige a dicha ciudad haciendo auto-stop. Pero no será éste el único ataque y persecuciones que sufran y el doctor Salvatierra acabará descubriendo que Javier no es realmente quien dice ser, sino un agente del CNI encargado de su vigilancia, y que él es objeto de una operación de seguimiento y captura por parte de unos terroristas de Al-Qaeda.
Aunque no conocen con exactitud qué es lo que buscan los terroristas, todo parece señalar que la desaparición de Silvia también está relacionada con este objetivo y una vez en San Petersburgo averiguan que estaba trabajando en un manuscrito de la Edad Media escrito por Avicena y que podría suponer un cambio trascendental en la vida del hombre. Este es el motivo de que haya tantas personas interesadas en localizarlo, aunque solamente ellos tendrán acceso a las pistas dejadas por Silvia para descubrir el actual escondite del manuscrito. Deberán descifrar las mismas para rescatar con vida a la científica y evitar que los terroristas cumplan su objetivo.

Junto a esta trama principal transcurre otra situada en el año 997 en Bujará, Persia, donde el emir Nuh II se encuentra gravemente enfermo por lo que requiere la presencia del joven médico Ibn Sina, quien consigue dar con el mal del príncipe y restablecer su salud. En agradecimiento el emir le concede aquello que más desee y Ibn Sina solicita acceso a la Gran Biblioteca, lo que le permite disponer de todos los libros allí guardados, que reúnen lo escrito por las mentes más brillantes de todas las épocas y de todos los campos. Tras leer y estudiar todos estos libros Ibn Sina, también conocido como Avicena, elaborará un manuscrito que guardará un poder inmenso para quien posea los conocimientos en él contenidos. La historia de Avicena y este manuscrito a lo largo del tiempo es la que descubriremos en estos capítulos.

El manuscrito de Avicena lo podemos definir como un thriller histórico ya que combina por un lado un thriller que no da respiro al lector desde las primeras páginas y por otro lado nos cuenta la historia del famoso médico Avicena. Este tipo de libros que combinan narraciones en diferentes tiempos me suelen gustar mucho y El manuscrito de Avicena no ha sido la excepción, he disfrutado de la lectura a pesar de que al principio me ha costado un poco meterme en la historia, lo que creo que ha sido más una cuestión personal que de la novela en sí.

La estructura que sigue la novela es similar a la utilizada en la mayoría de libros de este tipo, intercalando capítulos que mueven al lector entre diferentes tiempos y escenarios. Tenemos por un lado los capítulos que corresponden a la parte histórica de la novela, que van desde la Persia del siglo XI hasta el siglo XIX español y por otro lado, los dedicados a la acción en la época actual, que parten del momento en el que se gesta la operación por parte de la organización terrorista Al-Qaeda en el preámbulo de la novela, para pasar posteriormente a combinar la acción actual en diferentes escenarios que abarcan por una parte los movimientos de los personajes principales, el doctor Salvatierra, Javier y Alex, quienes protagonizan la mayoría de los capítulos y por otra, los de los terroristas y los servicios secretos de los países implicados. Aunque a través de la misma narración se distingue perfectamente en que época nos encontramos, para que ningún lector se sienta perdido o desorientado los capítulos históricos vienen introducidos por la indicación de la fecha en la era cristiana y la era Hériga. Por lo tanto a pesar de los continuos saltos tanto espaciales como temporales la historia se sigue muy bien y todo está entrelazado de una manera clara para que el lector siga el curso de la acción sin ningún problema.

Esta estructura da dinamismo a la lectura, lo que unido al estilo del autor, sencillo, claro y directo hacen que la lectura sea muy amena, siendo difícil dejar el libro de lado hasta llegar a la última página. Mantiene un ritmo trepidante desde los primeros capítulos que quizás se ve un poco frenado en las partes históricas, donde se vuelve más pausado adaptándose a lo que la narración requiere. En estas partes no solo cambia el ritmo, sino que el lenguaje también se adapta a la época en la que se sitúa la acción, apreciándose especialmente en los diálogos, en los que se ha intentado reflejar en cierta medida la forma de hablar propia del periodo. Esto resalta el dominio del autor de las técnicas narrativas, consiguiendo adaptarse a lo que demanda la historia en cada momento pero tengo que señalar que a lo largo de las páginas he encontrado bastantes frases en las que había verbos erróneamente conjugados. La sensación que me ha provocado es que quizás un primer borrador estaba escrito utilizando un narrador  y posteriormente decidió cambiarlo todo a la tercera persona, escapando algunos verbos a la corrección, pero esto ya digo que es una explicación que se me ocurre y puede que realmente sea por otro motivo.

La novela cuenta con una amplia galería de personajes perfilados con maestría a través de descripciones, diálogos y acciones, con comportamientos y personalidades variadas que consiguen que todos resulten creíbles, humanos y cercanos. En este amplio abanico nos encontramos no solo con personajes ficticios, sino que diversas conocidas figuras históricas toman momentáneamente parte de la acción que se sitúa en los siglos pasados, aunque en este periodo quienes más destacan son el propio Avicena, como no podía ser de otra manera dada la relevancia del manuscrito y Hasan As-Sabbah o "El viejo de las montañas", líder de los hashshashín, un grupo armado especializado en el asesinato político activo en la época medieval, entre los que se encontraban los fedayin, de acuerdo con su nombre "los que están dispuestos a dar la vida por una causa", que eran sus asesinos más fieles. Al igual que los terroristas de Al-Qaeda de la época actual su deseo será la obtención del manuscrito de Avicena para asumir el poder contenido en el mismo.

Respecto a la época actual, el gran acierto de la novela es seleccionar como protagonistas a unas personas normales y corrientes, que se ven envueltas en una situación límite para ellos ante la que reaccionan con naturalidad. No hay escenas fantasiosas y ni hechos imposibles, cada uno de los personajes asume un papel y actúa de acuerdo al mismo. Así observamos por ejemplo como el doctor Salvatierra no comparte la energía de la juventud que poseen Javier o Alex, necesita descansar después de largas horas de  viaje y dormir en una cama para poder recuperarse, se cansa ante el esfuerzo que supone subir escaleras o participar en una huída y sobre todo, es más racional y toma decisiones desde la sensatez que se adquiere con los años.

Monasterío de Silos
Su carácter contrasta con el de Javier y Alex, ambos más decididos, cada uno a su manera. Javier debido a su cargo conoce más el terreno en el que se mueve y los problemas a los que se enfrentan, es capaz de anticiparse a algunos movimientos de sus enemigos y resolver situaciones comprometidas pero aún así hay cosas que se escapan de su control, no es el típico héroe que encontramos en libros similares. Es quizás el personaje que más vemos evolucionar a lo largo de la narración.
Como complemento a Javier tenemos a Alex, una joven valiente y decidida, con carácter, cuya inteligencia y capacidad de observación serán de mucha ayuda. Son muy pocos los personajes femeninos que aparecen en la historia y en este caso, la introducción de Alex en el grupo sirve también para crear una tensión entre ella y Javier que es un pequeño misterio también para el lector, ya que tienen una relación llena de tiras y afloja que en muchos casos parece que va más allá del simple compañerismo.

El dominio de la técnica descriptiva del autor se aprecia especialmente en los escenarios en los que transcurre la acción. A través de descripciones detalladas y perfectamente integradas en la narración consigue que nos traslademos a cada uno de los diferentes emplazamientos en los que se mueven los protagonistas, por lo que podemos afirmar que o bien conoce de primera mano todas estas localidades o ha realizado un gran trabajo de documentación. Son descripciones muy visuales y acertadas, consigue a través de las mismas transmitir al lector la grandeza y belleza de lugares tan fascinantes como San Petersburgo en Rusia, el Monasterio de Silos en Burgos o en esta misma provincia, el pueblo de Valdeande con sus monumentos, que adquieren gran relevancia en la trama. Estas ubicaciones en la provincia de Burgos me han gustado especialmente ya que justo una semana antes de leer El manuscrito de Avicena estuve pasando el fin de semana en esa zona, por lo que tenía muy frescos en mi memoria los paisajes y monumentos que el autor va detallando y he podido apreciar lo acertado de sus descripciones, que me han permitido volver a recorrer en mi memoria tanto los maravillosos paisajes como la visita al Monasterio de Silos. Es una lástima que en mi ruta no incluyese Valdeande, pues una vez leída la novela me quedo con muchas ganas de pasear por las calles del pueblo y conocer sus monumentos, especialmente su iglesia.

Como veis, El manuscrito de Avicena es una novela muy rica en contenido, bien escrita y con una mezcla equilibrada de realidad y ficción, atractiva tanto por su contenido histórico, que nos permite profundizar en el personaje de Avicena y en el mundo musulmán, como por el desarrollo de una trama actual y entretenida, que nos mantendrá pegados a sus páginas hasta llegar al desenlace. Sin duda muy recomendable.


FUENTES: imagen Ezequiel Teodoro ezequielteodoro.com
la imagen del Monasterio de Silos ha sido tomada por mí durante la visita que realicé hace unas semanas
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...