lunes, 16 de abril de 2012

Reseña LAS HORAS DISTANTES

Título: Las horas distantes
Autor: Kate Morton
Editorial: Editorial Suma de letras
Año: 2012
ISBN: 9788483652510
Nº de páginas: 630

SINOPSIS: Lee la sinopsis de este libro pinchando AQUÍ

RESEÑA:
Estaba deseando volver a leer a Kate Moton tras descubrirla el pasado año a través de La casa de Riverton y El jardín olvidado, sus dos novelas anteriores, ambas reseñadas en el blog y con cuya lectura disfruté muchísimo. Y lo mismo me ha vuelto a ocurrir con Las horas distantes, me he sumergido en la  historia desde las primeras páginas, disfrutando de esa forma que tiene la autora tan característica para ir entrelazando el pasado con el presente a lo largo de las páginas, construyendo una trama sumamente interesante. Y es que en esta novela nos volvemos a encontrar con una historia y estructura que recuerda mucho a sus anteriores libros y aporta pocas novedades, lo que para mí no ha supuesto ningún problema ya que me gusta y no me importa reencontrarme con esta fórmula.

El comienzo de la historia nos sitúa en el año 1992 y tiene como detonante una carta enviada en 1941 que quedó, junto a muchas otras, abandonada en una saca de correos durante medio siglo. La destinataria de esta carta es la madre de Eddie, una joven editora de Londres, que al comprobar el remitente de la carta rompe en sollozos. La relación de Eddie con su madre no es muy estrecha, pero ante esta inusual reacción en ella se decide a consultarle la identidad del remitente. Es así como descubre que su madre, Meredith, como otros muchos niños, fue evacuada durante la Segunda Guerra Mundial lejos de su hogar como medida de protección. Milderhurst Castle acabó convirtiéndose en el nuevo hogar de la niña, donde pasó un periodo feliz en compañía de Juniper Blythe, con la que estableció una fuerte amistad y sus dos hermanas, además del padre de las tres, el escritor Raymond Blythe, autor de uno de los libros favoritos de Eddie, La verdadera historia del hombre de barro. Sin embargo no consigue averiguar el contenido de la carta y el por qué de la extraña reacción de su madre, quedándose con la sensación de que oculta algo de su pasado.

Transcurrido un tiempo un encargo en su trabajo le lleva a desplazarse hasta la zona en la que se haya el castillo de Milderhurst, no pudiendo evitar desviarse de su camino para saciar su curiosidad por descubrir un lugar que fue tan importante para su madre en su infancia. Las sospechas relativas a que guarda algún secreto se afianzan cada vez más y Eddie no puede reprimir el impulso de investigar sobre el pasado, entrando para ello en contacto con las hermanas Blythe, que siguen habitando en el castillo aunque convertidas ya en ancianas. Poco a poco y gracias al encargo de escribir la introducción de una nueva edición de La  verdadera historia del hombre de barro, Eddie irá desentrañando el pasado de su madre además de otros muchos secretos que se esconden entre los muros del castillo.

Y este pasado es el que se nos presenta a través de una narración paralela que abarca otros tres hilos temporales. Por un lado tenemos la narración de los acontecimientos ocurridos durante una noche del año 1941 que cambiarían el curso de la vida de las tres hermanas, por otro lado nos traslada unos años más atrás hasta 1939, cuando la madre de Eddie fue acogida en el castillo y finalmente nos habla del periodo que Juniper Blythe pasó en Londres en compañía del joven Tom Cavill.

El libro está estructurado en cinco grandes partes y a su vez cada una dividida en capítulos que van alternando diferentes épocas y escenarios, indicados en el encabezamiento de cada capítulo. Todo ello entrelazado con gran maestría como es habitual en esta autora, nos traslada de un escenario a otro sin que el lector en ningún momento pierda el curso de la historia, la información es la necesaria en cada periodo para que avancemos por la narración sin perder el interés, envueltos por los secretos y misterios que nos acompañan desde las primeras páginas y que, a pesar de que en algunos momentos creemos intuir el desenlace de los hechos, es necesario recoger todas las piezas y ubicarlas en su posición para, como si de un puzzle se tratara, completar la historia. 

Es un libro de lectura fácil, narrada con un estilo impecable a través de una prosa sencilla pero cuidada, con un lenguaje rico en matices y abundantes descripciones. La historia transcurre con un ritmo pausado que en los primeros capítulos está más ralentizado, aunque luego se acelera a medida que avanzamos sin llegar nunca a convertirse en veloz. Este ritmo no es impedimento para que llegue un punto en el que es difícil abandonar la lectura sin descubrir qué es lo que ha ocurrido tras los muros del castillo, la autora consigue capturar nuestra atención a través de giros y descubrimientos que nos llevarán de una época a otra buscando respuesta a los múltiples interrogantes que se presentan, pero sin sentir la necesidad de pasar velozmente página tras pagina, nos adaptamos a la evolución que ella marca disfrutando de la historia y sus matices.

Eddie es el personaje que sirve de hilo conductor en la narración, aunque el verdadero protagonismo lo tienen las tres hermanas Blythe. Siendo así, para resaltar de alguna manera su importancia, los capítulos protagonizados por Eddie están narrados en primera persona mientras que el resto nos llegan a través de un narrador omnisciente que tiene acceso a todos los acontecimientos ocurridos en los diferentes escenarios a lo largo del tiempo.

Como suele ser habitual en la autora, las mujeres son las grandes protagonistas de la novela. Tanto ellas como el resto de personajes aparecen perfectamente perfilados, con personalidades propias y variadas que aumentan su atractivo, resultando reales y cercanos. Como os decía anteriormente quienes más destacan son las tres hermanas, Percy, Saffy y Juniper, no solo porque tengan el protagonismo sino porque consiguen despertar el interés del lector desde su primera aparición convertidas en unas excéntricas ancianas. A medida que vamos descubriendo su pasado vamos profundizando en su personalidad, descubriendo cómo es realmente cada una y cómo han llegado a desembocar en esas ancianas que siendo tan diferentes entre sí, mantienen un vínculo tan fuerte.

Aunque me han gustado todas, Percy ha sido el personaje que más ha llamado mi atención ya que considero que es el más logrado. Su carácter complejo y sobre todo ambiguo hace que necesitemos llegar hasta el final de la historia para conocerla completamente. El rasgo que más sobresale en ella es su liderazgo, tiene un carácter dominante por medio del cual ha conseguido a lo largo de su vida someter a sus hermanas, que en cierta manera temen sus reacciones, especialmente su gemela Saffy. No es un personaje que se haga querer ya que tiene una forma de ser desagradable, la amabilidad no está entre sus virtudes y es muy brusca en el trato con los demás, pero aún así consigue sobresalir por encima del resto. Es un personaje femenino pero en ella no encontramos los rasgos típicos en una mujer de la época sino que desde el principio da un aspecto varonil, asume el papel protector de sus hermanas e incluso en su forma de vestir se acerca más al estilo masculino. Tiene un inmenso amor y apego por el castillo, con el que está muy vinculada, sintiéndolo como algo propio y no concibiendo su vida ni la de su familia fuera del mismo. Todos estos aspectos hacen que sea un personaje sumamente interesante, alejado de lo que podríamos decir la normalidad y a medida que vamos leyendo, nos damos cuenta de que detrás de esta apariencia hay mucho más, esconde secretos que abarcan tanto sus sentimientos como sus sueños frustrados.

Lo opuesto a ella es su gemela Saffy, un personaje dulce que se hace querer desde el principio. Tiene un gran corazón que se transmite a través de un inmenso amor a todo cuanto la rodea, ya sean animales o personas. Es un personaje que vive bajo la dominación de su gemela, no tiene fuerza suficiente para enfrentarse a ella y vivir su vida, ya desde niña ha estado muy unida a su hermana, en la que ve sobre todo protección. Tiene un carácter alegre y maternal, papel que ha adoptado desde que la madre de Juniper falleció por lo que el día a día en el castillo depende de ella, es la encargada de la colada, la comida y todas las demás tareas.  Esto no impide que sea soñadora y tenga sus propios planes de futuro, no siente el mismo vínculo que Percy por el castillo sino que quiere vivir su vida y descubrir lo que hay más allá de los muros del mismo.

Y finalmente está la hermana pequeña, Juniper, un personaje también creado con gran maestría. Una joven dotada de una gran belleza y un carácter soñador y creativo. Es misteriosa e impredecible, sus reacciones son completamente inesperadas y ejerce una fuerte atracción sobre todos aquellos que la rodean. Parece estar aislada del mundo en el que vive e inmersa en el suyo propio, pero en el fondo no es así y vemos que es sensible, delicada y aunque no lo transmita abiertamente, capaz de amar profundamente. Sabemos que en su vida hubo algún detonante que la sumió en la locura y esta locura es uno de los mayores intereses que despierta el personaje.

Junto a las tres hermanas tenemos también a Eddie, es quizás el personaje menos interesante pero aún así consigue ganarse nuestro cariño desde el principio. Es una persona tierna y dulce, sencilla, curiosa, intuitiva y observadora. Relacionado con el personaje es necesario mencionar la evolución de la relación que mantiene con su madre, distante al principio e incapaces de compartir confidencias ya que creen que no tienen nada en común para progresar hasta encontrar un acercamiento y punto de equilibrio. No es lo mismo que ocurre con su padre, con el que comparte aficiones, secretos y proyectos, esta complicidad entre ambos me ha gustado especialmente porque creo que entre padre e hija siempre hay un vínculo muy especial que la autora en este caso ha sabido reflejar muy bien.

Otro aspecto con el que disfruto mucho en los libros de Kate Morton es con sus maravillosas ambientaciones. Consigue establecer siempre la historia en un entorno tan bien construido que aumenta el atractivo de la novela. En este caso nos encontramos con una ambiente que evoca al gótico victoriano. Es el castillo de Milderhust el que se halla como principal escenario, un edificio majestuoso, situado en un bosque, con múltiples habitaciones y pasajes ocultos y tenebrosos, que se encuentra sumamente deteriorado y en decadencia. Las descripciones del castillo son maravillosas, es todo muy visual consiguiendo que nos sintamos dentro del mismo, recorriendo cada estancia en la que habitan tantos recuerdos.
No es el castillo decadente el único aspecto que utiliza para crear esta ambientación tan característica de las novelas góticas, se vale de aspectos como la locura de la protagonista, los múltiples secretos que se esconden tras sus muros o las noches de tormentas con fuertes vientos y lluvias torrenciales para lograr un escenario sumamente atractivo, con una atmosfera que envuelve al lector desde las primeras páginas.

Es necesario mencionar también el contexto histórico en el que se sitúa parte de la acción, en la época de la Segunda Guerra Mundial. La guerra queda a un lado pero nos llega información de las consecuencias que la misma tuvo para los habitantes de Inglaterra, comenzando por la evacuación de miles de niños en Inglaterra de aquellos núcleos urbanos que se preveía iban a ser objeto de bombardeos por parte de los alemanes. Estos niños fueron alejados de sus padres en trenes hacia las zonas rurales que se consideraban de menor riesgo, asustados y sin conocer cual era su destino ni comprender los motivos de esa guerra que los alejaba de su hogar. También encontramos referencias por ejemplo a la escasez de alimentos o a las medidas adoptadas en este país para preparar a la población para la guerra entre las que se encontraban las restricciones en la iluminación que obligaban a cubrir todas las ventanas para que no escapase ni un rayo de luz, medida que tiene especial importancia en la novela.

Especial importancia tiene también el cuento recogido dentro de la novela, La  verdadera historia del hombre de barro y su autor, Raymond Blythe, un personaje que solo conocemos a través de las referencias que nos llegan por parte de sus hijas. El prólogo de La verdadera historia del hombre de barro sirve a su vez de prologo para Las horas distantes y el misterio que gira en torno a este cuento nos acompañará durante toda la lectura, descubriendo finalmente el origen del mismo y su papel fundamental en todos los hechos que marcaron la vida de las hermanas. Y es que este final es de las cosas que más me ha gustado ya que ha sido la primera novela de la autora que ha conseguido sorprenderme. En sus dos novelas anteriores desde las primeras páginas tuve la sensación de saber cual era el desenlace, aunque luego Kate Morton siempre se encarga de introducir giros y acontecimientos que generan cierta duda, pero en este caso no he visto venir el final, no sé si ha coincidido que no he prestado la debida atención a las pistas escondidas en el relato o que realmente esta vez no ha querido ser tan evidente, lo cual agradezco porque prefiero los finales que me sorprenden y en este caso para mí ha habido sorpresas, algunas las sospechaba pero la mayoría he de reconocer que no se me habían pasado por la mente.

Por lo tanto y a pesar de que no aporta nada nuevo, para mí es una novela muy recomendable, que me ha tenido inmersa en su historia desde las primeras páginas y con cuya lectura Kate Morton me ha hecho disfrutar nuevamente. Si sois aficionados a este tipo de novelas y no os importa encontraros con la misma fórmula que en libros anteriores, os invito a leerla ya que seguramente os gustará tanto como a mí.



Gracias a Suma de letras por facilitarme el ejemplar 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...