martes, 29 de mayo de 2012

Reseña EL CARCELERO DE ISBILIYA

Título: El carcelero de Isbiliya
Autor: Arlette Geneve
Editorial: Esencia
Año: 2010
ISBN: 9788408089261
Nº páginas: 352

SINOPSIS: Lee la sinopsis de este libro pinchando AQUÍ

RESEÑA:
No conocía a Arlette Geneve hasta que hace un par de meses se puso en contacto conmigo para ofrecerme alguna de sus novelas para reseñar en el blog. Para los que os ocurra lo mismo que a mí, os diré que aunque no lo parezca por el nombre, es una autora española de novela romántica. Yo no soy una lectora habitual de este género y no sabría deciros por qué ya que sí me gusta, pero estos libros siempre se acaban quedando rezagados en mi lista de lectura. Me costó mucho decidirme por un título ya que todas sus obras, que podemos catalogar como romance histórico, tienen argumentos muy atractivos, pero finalmente me decidí por El carcelero de Isbiliya, novela finalista del Premio Planeta 2008.

Nos encontramos en el siglo XII en plena época hispano-musulmana donde la joven Rosalía intenta rescatar disfrazada de hombre a su padre Juan Galiana, prisionero en Al-Andalus. Sin embargo será descubierta antes de cumplir su propósito por Yibrail, hijo de una musulmana y un cristiano y primo del califa Abu Ya´qub Yusuf, quien la hará prisionera. Yibrail vive atormentado por el hecho de que su madre se suicidase siendo él un niño, abandonándolo y cree que a través de Rosalía conseguirá comprender los motivos que le arrastraron a brazos de su padre, un infiel para ellos; necesita comprender por qué necesitó su amor y renunció a todo aquello en lo que creía y dio la espalda a todo lo que había amado desde su niñez. Por eso le propone a Rosalía trasladarse con él a Córdoba durante un periodo de cuatro semanas en las que ella deberá guiarle para llegar a conocer al Dios cristiano y él a cambio le dará la libertad de su padre.

Ante esta propuesta Rosalía no tiene otra opción más que aceptar y así comienzan una convivencia en el palacio de Garyana en Córdoba en la que ambos se irán conociendo y descubriendo una pasión oculta que no pueden contener y que acabará consiguiendo que se enamoren a pesar de sus diferencias. Sin embargo esta relación no será sencilla y tendrán que superar muchos obstáculos y malentendidos que les alejarán cada vez más.

Siendo la novela histórica uno de mis géneros favoritos sabía que El carcelero de Isbiliya me iba a gustar, independientemente de que estuviese combinado con romance. No fue hasta pasadas las primeras páginas de la novela que descubrí el significado de su título, que no es otro que el carcelero de Sevilla, ya que en la narración se han mantenido los nombres árabes de las ciudades en las que transcurre la acción, siendo Sevilla una de ellas.

El libro está muy bien escrito, con una narración precisa y cuidada, adaptando el lenguaje a la época en la que transcurre la acción pero al mismo tiempo conservando una sencillez y agilidad que hacen que la lectura sea amena y fluída. Como os decía, muchas palabras se han mantenido en árabe (comidas, ropas, nombres de ciudades,...) resaltándolas en cursiva y convenientemente explicadas en notas a pie de página. Comienza con una nota introductoria que nos detalla brevemente la situación en la que se encuentra España en el periodo en el que la novela se ambienta, para dar paso a una serie de capítulos escritos en tercera persona a través de un narrador omnisciente que es quien nos hace llegar todo lo que acontece en cada momento y escenario.

Es evidente que si el lenguaje se ha cuidado para lograr una perfecta ambientación, lo mismo ocurre con la base histórica y los escenarios en los que transcurre. La acción se sitúa en la época hispano-musulmana, concretamente a los primeros años de la Reconquista en los que España se haya dividida  y los musulmanes buscan conquistar Toledo. El inicio de la novela parte de la famosa batalla de Alarcos y no hay duda de que la autora ha llevado a cabo una cuidadosa recopilación de información tanto de dicha batalla como sobre el periodo en el que la trama transcurre, lo que le permite trasladar al lector a esos años y hacerle partícipe de la forma de vida y costumbres tanto musulmanas como cristianas, ropas utilizadas, edificios, comidas o importantes batallas que tuvieron lugar. Hay tres escenarios principales que son Córdoba, Sevilla y Toledo, encontrándonos con descripciones detalladas y atractivas que ponen de manifiesto la belleza de los paisajes así como el contraste entre las ciudades musulmanas y las cristianas, especialmente en torno a la arquitectura. A mí me ha gustado especialmente la parte que transcurren en Córdoba por la belleza de sus paisajes, como Yibrail la describe es la ciudad más grande, culta y opulenta que se ha conocido hasta ese momento. Los ricos matices de las descripciones hacen imposible no enamorarse de ella, de sus patios interiores y sus floridos balcones, del barrio de la judería y del olor a jazmín y el azahar que llena sus calles al atardecer. Y ubicado en Córdoba se haya el palacio de Garyana, un emplazamiento fascinante que es posible recrear y disfrutar en nuestra mente gracias a los datos contenidos en la narración relativos a sus fuentes, jardines y estancias del palacio.

Estos paisajes contrastan con los que encontramos en tierras de Castilla, donde destaca sobre todo el castillo de Puertas Negras situado en Toledo y actualmente conocido como el castillo de San Servando. En esta ubicación es interesante descubrir sobre todo cómo era la vida en el castillo, cómo se preparaban para hacer frente a los ataques enemigos, los protocolos en la recepción de invitados y visitantes, los banquetes organizados o la estructura del edificio entre otras cosas, ya que todo está debidamente detallado.

A lo largo de sus páginas se entremezclan los personajes ficticios con otros que existieron realmente en esos años como Alfonso VIII de Castilla, Alfonso IX de León, Sancho VII de Navarra, Abu Ya`qub Yusuf al-Mansur o Averroes. Estos hombres jugaron un importante papel en las batallas y enfrentamientos que tuvieron lugar durante esa época y a las que se hace referencia en El carcelero de Isbiliya, apareciendo por tanto integrados con naturalidad, de acuerdo con el papel que desempeñaron en la historia real de nuestro país.

Son dos los principales protagonistas, Rosalía y Yibrail, dos personas procedentes de distintas culturas y por lo tanto con posturas encontradas. Rosalía es un personaje de fuerte carácter, una hermosa joven en la que destaca sobre todo su valentía y agallas que la hacen capaz de enfrentarse a todo para rescatar a su padre y defender su religión. Pero también es una mujer de creencias y principios firmemente establecidos, obstinada, a quien le cuesta ceder en sus ideales y posturas aún a riesgo de perder aquello que ama. En ella me ha gustado sobre todo esta faceta, su firme defensa de sus creencias, que no se tambalean en ningún momento aunque pueda parecer por esto que realmente no ama a Yibrail.

Yibrail por el contrario es un personaje que consigue cautivarnos desde el principio. A pesar de que inicialmente se nos presenta como un fiero guerrero carente de compasión y despiadado, conocido en Castilla como  el Ángel Negro por representar la destrucción y la muerte, posteriormente descubrimos a una persona muy tierna cuando se trata de mostrar sus sentimientos hacia Rosalía. La delicadeza con la que la trata y el sufrimiento que le provoca su rechazo hacen que lleguemos a ver la persona que se esconde realmente detrás de su apariencia externa, un hombre que en el fondo lo que necesita es cariño y sobre todo aprender a perdonar y a aceptar su pasado.

Junto a ellos aparece un amplio abanico de secundarios bien caracterizados y ricos en matices, tanto musulmanes como cristianos, entre los que destacan por su influencia en el curso de la trama el califa de Sevilla, primo de Yibrail, Amed, el eunuco que se encarga del cuidado de Rosalía y Roland, vasallo del rey de Navarra y encargado de rescatar a Rosalía y que irá adquiriendo importancia a medida que avance la historia.

A pesar de que la novela me ha gustado y he disfrutado con su lectura tengo que hacer una matización de algo que no me ha convencido demasiado y es la rapidez con la que se enamoran Rosalía y Yibrail. He tenido la sensación de que ha ocurrido todo muy rápido, casi como un amor a primera vista, sobre todo en el caso de Yibrail y desde mi punto de vista le resta un poco de credibilidad. Aunque esto es una apreciación mía, supongo que depende un poco del punto de vista de cada uno y de si creemos  o no en el amor a primera vista o en los enamoramientos tan rápidos, que no dudo que en la vida real también se produzcan.

Pero en general la novela es muy entretenida, interesante por asistir a la evolución de una relación entre personas pertenecientes a dos culturas diferentes y enfrentadas que se debaten entre mantenerse fieles a sus creencias o defender su amor.  Una historia cargada de amor pero también de odio, rencor y malentendidos, repleta de aventuras que mantienen la tensión e interés por la evolución de la trama a lo largo de todas las páginas. Todo ello situado en una época muy interesante que se pone de manifiesto a través de una magnífica ambientación que aumenta el atractivo de la obra.


FUENTES: imagen autora http://www.terciopelo.net/autores/Geneve-Arlette-479.htm
imagen castillo San Servando http://es.wikipedia.org/wiki/Castillo_de_San_Servando

Gracias a Arlette por facilitarme el ejamplar 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...