jueves, 24 de mayo de 2012

Reseña LOS DOCE

Título: Los doce
Autor: William Gladstone
Editorial: Planeta Internacional
Año: 2011
ISBN: 9788408107200
Nº páginas: 304

SINOPSIS: Lee la sinopsis de este libro pinchando AQUÍ

RESEÑA: 
Después de leer Año 2012 bajo los menhires de la Albera decidí continuar con otra novela centrada en el mismo tema, las profecías mayas, aunque en este caso no tuve tanta suerte y el resultado de la lectura no ha sido muy bueno. No es que no me haya gustado o me haya aburrido, pero tampoco he disfrutado leyéndolo, creo que es un libro bastante extraño y la conclusión final es que no me ha aportado nada y no comparto las ideas que el autor quiere transmitir con la novela. Sí creo que sería necesario mejorar muchos aspectos de la sociedad actual y salvaguardar el planeta, pero no de la forma que en esta novela se expone.

Los doce recoge la historia de Max Doff, un hombre fuera de lo común que siempre se distinguió claramente del resto de la humanidad. Fue un niño muy especial desde su nacimiento el día 12 de diciembre de 1949, con los ojos completamente abiertos y una sonrisa en los labios. Creció siendo un niño adorable a pesar de las dificultades lingüísticas que tuvo hasta los seis años, en los que empezó repentinamente a decir frases completas y a exhibir un dominio absoluto del lenguaje muy por encima de lo normal a su edad.
A partir de entonces comenzó a demostrar unos niveles de inteligencia muy altos, siendo capaz de recabar conocimientos sobre cualquier materia y sintiendo un especial interés por las matemáticas, aunque destacaba en todas las materias. Max era consciente de que su vida tenía un propósito y que había sido llamado para cumplir un destino importante, que todavía no le había sido revelado.

A los quince años y debido a una fuerte gripe con complicaciones bronquiales que le impedían respirar, Max tiene una experiencia cercana a la muerte en la que le son revelados doce nombres de los que solo consigue recordar el último: Oso Corredor. Desde entonces y a lo largo de su vida, en la que viajará por todo el mundo, Max irá conociendo a estas doce personas. Los primeros encuentros cree que son pura casualidad, pero finalmente acabará comprendiendo que esos doce nombres le fueron revelados con algún propósito y que su misión en esta vida está relacionada con ellos y de alguna manera con la profecía maya que predice que el mundo acabará el día 21 de diciembre de 2012.

Como os indicaba al principio de la reseña, me animé a leer Los doce guiada por la idea de que su argumento giraría en torno a los mayas y sus profecías pero no he encontrado prácticamente ninguna referencia en toda la novela excepto la fecha del 21 de diciembre de 2012, que según ellos será cuando se produzca el cambio de ciclo que muchos han asociado con el fin del mundo, por lo que en ese sentido el libro ha sido una decepción. Esto no me habría importado tanto si la historia recogida en Los doce me hubiera gustado más, pero una vez llegado al final del libro he tenido la sensación de que su lectura no me ha aportado nada, he captado el mensaje que el autor quiere transmitir pero no comparto su forma de enfocarlo ni creo que ésta sea la mejor manera de difundir sus ideas.

El principal objetivo que se esconde detrás de la historia de Max y los doce es concienciarnos de la necesidad actual de un cambio radical para salvar al planeta y sus culturas. Pretende hacernos comprender que valores como la verdad, integridad y amor deben ser imprescindibles en nuestras vidas y que por eso debemos descubrir quiénes somos y ayudar a los demás a que lo también lo consigan. Ya en el prefacio de la novela el autor señala que "si ha llegado a tus manos un ejemplar de esta novela y has decidido leerla, sin duda eres uno de los muchos afortunados que podrían contribuir a determinar si el fin de los tiempos supondrá la destrucción planetaria o la transformación de toda la humanidad." En una nota final se exponen  las pautas señaladas en la novela para conseguir esta transformación y se nos invita a visitar una página web donde podremos encontrar a otras personas con estas mismas ideas, que son las que comparte el autor. Por lo tanto aunque nos presenta Los doce como una novela de ficción, realmente lo que le interesa es exponer su propia filosofía y acaba convirtiéndose en un libro no aburrido, pero sí muy lejos de lo que esperamos cuando comenzamos su lectura, o eso es lo que a mí me ha ocurrido.

Por otro lado y aunque no sea del todo evidente, es difícil no establecer un paralelismo religioso a lo largo de toda la novela. El simple hecho de establecer doce personas que tienen que seguir o reunirse en torno a otra os puede dar una idea de a qué me refiero, acentuándose esta conexión en los últimos capítulos de los que no voy a entrar en detalles porque sería revelar parte del final de la historia y prefiero que quien se anime a leer Los doce se lleve la misma sorpresa que yo, aunque en mi caso he de señalar que ha sido lo que menos me ha gustado del libro y me ha dejado con una sensación como de vacío, de haber leído una historia que no me ha conducido a ningún sitio. Supongo que el resultado final depende un poco de tu forma de pensar y de si ciertos temas te resultan interesantes o no.

Dejando de lado estos puntos que no me han gustado, no puedo decir que sea un libro aburrido ya que prácticamente me duró un solo día. No es que sea una lectura adictiva pero la curiosidad de descubrir el significado de esos doce nombres que le han sido revelados a Max invita a avanzar por las páginas, lo que unido a unos capítulos más bien cortos, un tamaño de letra grande y una prosa sencilla en la que predomina la narración, hacen que se lea con bastante facilidad. En total son treinta y cuatro capítulos que  vienen definidos por el número de capítulo más un encabezado que recoge unas pocas palabras que definen cada capítulo y la fecha en la que transcurre, todos ellos narrados en tercera persona. La historia es lineal y va desde el 12 de marzo de 1949, día en que Max fue concebido hasta el 21 de diciembre de 2012, fecha en la que cumple su misión.

En general puedo decir que los personajes me han parecido bastante planos ya que excepto el protagonista, el resto aparecen brevemente y no se profundiza en ninguno, tenemos algunos rasgos de su apariencia física pero poco más. Max es el personaje principal y todos los demás aparecen reflejados a través de la relación que han tenido con él, conocemos solamente el tiempo que han estado en contacto con Max y las aventuras que han vivido juntos, sin en la mayoría de los casos, obtener información sobre sus pasados o personalidades. De los secundarios tienen un poco más de relevancia los padres y sobre todo el hermano de Max, un personaje extraño que juega un papel importante en la historia ya que ostenta un cargo importante en la proyección religiosa de la que antes os hablaba.

El protagonista es el único que aparece más desarrollado ya que le conocemos desde su nacimiento y observamos su evolución aunque sin llegar al punto de establecer una conexión con él, creo que debido a que no tienen demasiada importancia sus relaciones ni sus sentimientos, sino solamente la misión que ha de cumplir y los pasos que da para llegar a ella. Para mí ha sido un personaje muy distante, debido por una parte a que tanto él como el resto de personajes que desfilan por las páginas son personas extrañas que es difícil identificar con gente de nuestro entorno y a que no se nos dan demasiadas explicaciones que nos ayuden a entender su forma de pensar y de actuar, permitiéndonos ponernos en su lugar y compartir posturas.

El aspecto más interesante del libro desde mi punto de vista son los lugares por los que Max viaja a lo largo de su vida, lo que él llama centros de poder ubicados en localizaciones como India, Japón, el Tíbet, China o Estambul  Me ha gustado descubrir muchos de estos monumentos que no conocía pero también tengo que ponerle un pero, creo que el interés del libro habría aumentado si les hubiese dado más importancia, incluyendo más descripciones o más historia de cada uno, que ayudase a despertar el interés del lector.

Como veis, no es un libro que me haya gustado especialmente y personalmente no recomendaría su lectura si lo que buscáis es un thriller de ficción que os mantenga pegados a la lectura o si lo que os interesa es la cultura maya. En cambio si estáis interesados en los temas que en él se abordan como la sincronicidad o la necesidad de cambiar el mundo para evitar la destrucción puede que este libro os sirva para extraer alguna conclusión. 


FUENTES: imagen autor http://www.cmn.tv/books/the-golden-motorcycle-gang/

Gracias a Editorial Planeta por el ejemplar
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...