martes, 15 de mayo de 2012

Reseña SIN REMORDIMIENTOS

Título: Sin remordimientos
Autor: Francoise Bourdin
Editorial: Maeva
Año: 2012
ISBN: 978-84-15120-96-4
Nº páginas: 272

SINOPSIS: Lee la sinopsis de este libro pinchando AQUÍ

RESEÑA: 
Hace unas semanas las chicas del blog Pasajes románticos nos propusieron una lectura conjunta de esta novela a la que no dudé en apuntarme puesto que era una de las novedades de Maeva en las que ya me había fijado. Además tuve la suerte de ser una de las primeras en inscribirme, consiguiendo de esa manera uno de los dos ejemplares que la editorial cedía para participar en la lectura.

Sin remordimientos es una novela cuyo argumento gira en torno al triángulo amoroso formado por Jeanne, Richard e Isabelle. Tras la muerte de sus padres siendo él solo un niño, Richard es acogido por la familia Ferriere, quienes siempre han mantenido una relación de amistad con sus padres por medio de la cual él pasa largas temporadas con ellos. A pesar de que su mujer no le acepta, Lambert se vuelca en el niño y lo cría como un hijo más, consiguiendo esta convivencia que poco a poco vaya surgiendo el amor entre Richard y la hija menor de los Ferriere, Isabelle. Viven una relación apasionada en su adolescencia que se ve rota cuando Richard y Lambert tienen un accidente de coche en el que éste fallece, sin que Richard pueda hacer nada para que la señora Ferriere, que siempre le ha odiado, le perdone y alejándose por tanto de la familia y de su amada Isabelle.
Quince años después, Richard tiene una vida estable, felizmente casado con Jeanne, junto con la que comparte la propiedad del Balbuzard, un hotel sostenible y ecológico que han construido con mucho esfuerzo y donde viven junto con su hija Céline. Por su parte Isabelle ha tomado las riendas del negocio familiar y se ha convertido en una prestigiosa notario que no tiene lugar en su vida para nada más que el trabajo.
Todo esto cambia el día que Isabelle y Richard se reencuentran en una reunión de negocios y el amor y la pasión del pasado resurge entre ellos, iniciando una relación por la que Richard renunciará a su vida y a su familia, creyendo que puede recuperar el tiempo perdido y que todo será igual entre él e Isabelle, pero el tiempo va transformando a las personas y no siempre se pueden retomar las cosas en el mismo punto en el que se abandonaron.

Como podéis deducir por su argumento, estamos ante una obra de personajes y de relaciones. Es una novela de sentimientos, que nos acerca a una situación muy común hoy en día y nos ofrece un análisis del papel de cada uno para hacer frente a ella y de las implicaciones que tiene en el entorno, especialmente en el familiar.
En este sentido creo que la autora ha conseguido reflejar con bastante acierto el conflicto generado y aunque quizás la reacción no sea la más habitual, ya en el caso de una infidelidad pienso que es más común que la pareja opte por el enfrentamiento y distanciamiento, me ha gustado el enfoque que le ha dado, logrando que resulte convincente.

No es un libro de mucha acción ni de misterios o intrigas pero aun así, la autora consigue que conectemos con los personajes y nos impliquemos en su historia, necesitando descubrir cómo van a encauzar sus vidas. Tengo que reconocer que al principio me costó un poco interesarme por la historia, pero pasados los primeros capítulos en los que queda de manifiesto quien es quien y los problemas a los que se enfrentan, ya no pude abandonar la lectura. A través de una narración sencilla y clara, cálida y sensible vamos avanzando por las páginas con un ritmo pausado y constante, por lo que la lectura se hace fluida y amena.

Son tres las figuras principales, dos femeninas, Jeanne e Isabelle y una masculina Richard. Son tres personajes bien construidos, sólidos y dinámicos, evolucionando a lo largo de la historia y adaptándose gradualmente a los cambios marcados por los sentimientos que van descubriendo, logrando de esta manera que resulten verosímiles. En todos ellos están bien reflejadas las inquietudes y motivaciones, semejantes a las que podría tener una persona normal y corriente.

Jeanne es el personaje que más me ha gustado y con el que he llegado a sentirme más identificada, no por compartir una experiencia similar, sino porque es fácil ponerse en su lugar e imaginar lo que debe sentir. Es ella la más perjudicada en esta historia y quizás su posición de víctima  es la que ha consiguido que sienta más simpatía y lástima por ella. Al margen de eso, es una persona cálida, tierna, comprensiva y sobre todo luchadora y trabajadora, aunque el paso de los años ha provocado que se haya acomodado y se sienta desmotivada, desengañada y que poco a poco se haya ido distanciando de su esposo a causa de la rutina. Me ha encantado cómo ha afrontado una situación tan dura, manteniendo la calma, volcándose en su trabajo y en su familia y sobre todo sin dejarse derrotar fácilmente, es donde más se aprecia su carácter luchador y creo que por eso me ha gustado tanto.

En cambio Isabelle me ha resultado una persona insustancial e insoportable desde sus primeras apariciones. Es una mujer de éxito, volcada en su trabajo y acostumbrada a vivir rodeada de lujos, obteniendo todo lo que se propone, lo que ha provocado que su carácter se vuelva frío y distante. Es una persona dominante, a la que le gusta tenerlo todo bajo control, con un fuerte temperamento y manipuladora. Por otra parte, todo esto es solo una fachada ya que en el fondo es un ser solitario, que no tiene nada más allá del éxito de su trabajo y que se ha dejado dominar sobre todo por su madre, convirtiéndose en una víctima que ha perdido su juventud y sus sueños.

En medio de ellas dos está Richard, que a pesar de los errores cometidos me ha gustado bastante. Al igual que Jeanne es luchador y un hombre tierno y cariñoso, volcado en su familia que no ha sabido adaptarse a la rutina, por lo que anhela la pasión que sentía en su juventud. Vive atormentado por los recuerdos de su pasado y esta debilidad es la que le hace caer en la infidelidad. Algo que me ha gustado en él aunque también me ha resultado un poco alejado de la realidad es su sinceridad, especialmente con Jeanne.

Junto a ellos también aparecen una serie de personajes secundarios que contribuyen a aumentar el interés de la novela a través de interesantes tramas secundarias, como la madre de Isabelle, una mujer de fuerte carácter que en muchas ocasiones choca con el de su hija; Lionell, el hermano de Isabelle, un joven inmaduro, Ismael, amigo de Richard y apoyo de Jeanne o la pequeña Céline, que sufre la separación de sus padres.

En cuanto al emplazamiento, la acción transcurre en la región francesa de los castillos del Loira logrando la autora construir un entorno muy cálido que hace que la lectura sea agradable. Los escenarios descritos son acogedores, en medio de paisajes boscosos, rodeados de naturaleza y tranquilidad, transmitiendo esta sensación de confort a través de la narración y logrando una sensación de bienestar y relajación. El escenario que más destaca es el propio hotel de Jeanne y Richard, el pequeño castillo del Balbuzard, situado cerca de Tours, en el linde del bosque de Amboise. En él se combinan dos ambientes, por un lado la estancia en el pequeño castillo del siglo XVII y por otro los bungalós de cristal y madera que contienen las habitaciones para los clientes, integrados en medio de la vegetación y en los que todo está concebido para preservar el planeta sin sacrificar el confort. La región es muy atractiva y la lectura de la novela desde luego invita a descubrirla.

Aunque el tema principal de la novela son las relaciones de los personajes, no solo en lo referente a la infidelidad sino también a nivel familiar y de vivencias pasadas, hay otros temas secundarios que también resultan interesantes como la defensa de la ecología, resaltando la necesidad de proteger y conservar el planeta o la hostelería y todo lo relativo a su gestión.

En conclusión, Sin remordimientos es una novela de sentimientos y personajes, de lectura ágil y entretenida, que aborda un tema tan interesante como la infidelidad y con unos protagonistas con mucha fuerza y caracteres definidos, con los que es fácil empatizar. Ideal si lo que buscáis es una lectura de evasión con la que relajaros, el entorno de los castillos del Loira lo conseguirá.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...