miércoles, 27 de junio de 2012

Reseña LA ÚLTIMA PORTADA

Título: La última portada
Autor: Blanca Miosi
Editorial: B de Books
Año: 2012

SINOPSIS: Lee la sinopsis de este libro pinchando AQUÍ

RESEÑA:
Sin duda uno de los aspectos más positivos de tener un blog literario es la cantidad de personas con las que entras en contacto, tanto a nivel de lectores como de autores, lo que te permite descubrir nuevas lecturas que quizás de otra manera habrían pasado desapercibidas. Y es lo que me había ocurrido con Blanca Miosi, que a pesar de tener dos novelas publicadas, una con Viceversa y otra con Roca Editorial, para mí era una completa desconocida hasta que un día se pasó por aquí y dejó un comentario en una de mis entradas. Desde entonces he leído tres de sus novelas, El manuscrito, El legado la hija de Hitler y La última portada y se ha convertido en una de mis autoras de referencia, estoy deseando descubrir las obras que me quedan pendientes, así como todas las que vaya publicando.

La última portada es una de las novelas que con motivo del día del libro el sello B de Books lanzó al mercado. La han calificado como novela romántica, pero tiene mucho más que una historia de amor y no sería justo que aquellas personas que no son aficionadas al género la dejasen pasar, por que lo que van a encontrar dentro es una trama fascinante que nos transporta a una cultura diferente y sumamente interesante.

La novela tiene por protagonista a Parvati, la última descendiente por línea directa del emperador mongol Gengis Kan: Akbar, el verdadero fundador del gran imperio mongol y de la princesa Ivadeva Sarnath, cumpliéndose en ella la predicción de los astrólogos de que un día llegaría al mundo la sangre de Akbar en la forma de un niño-niña, que estaría destinada a cambiar el futuro de personas muy importantes, para al final, acabar con su reinado. Y es que Parvati además de una belleza excepcional, es hermafrodita, lo que le hace atractiva tanto a ojos masculinos como femeninos.

Parvati fue abandonada siendo una criatura a las puertas del templo de Gandarnika, quien se encargó de educarla y enseñarla tanto a hablar y escribir en inglés y en hindi, como a leer sanscrito y a curar con las manos, ya que estaba convencida de que era un ser divino y que estaba destinada a ser la representante de la diosa An en la tierra y reemplazar en la mente de la humanidad la idea de un creador masculino.
Cuando Gandarnika muere, el resto de devotas de la diosa deciden expulsar a Parvati del monasterio pues le consideran un peligro ya que puede aspirar a la regencia y ellas se consideran más aptas, puesto que han sido sometidas al doloroso proceso de la castración para convertirse. Así Parvati se  ve sola y emprende un nuevo camino que la lleva hasta Calcuta, donde conoce a Sananda, un extraño joven de gestos afeminados, con vestimenta de mujer y exagerado maquillaje. Es a través de él como se entera de que en esa ciudad hay un grupo de devotos de la diosa An y acaba instalándose con ellos, ejerciendo un tiempo como vidente y ofreciendo su ayuda a cuantos acuden al templo.

Es en este templo donde Peter, heredero de una importante editorial en Reino Unido, la descubre por primera vez. Peter es un famoso fotógrafo que ha acudido a La India en busca de la que será su última fotografía para la portada de la revista de la editorial de su padre y cuando ve a Parvati queda eclipsado y la convierte en la protagonista de su fotografía. Gracias a Peter Parvati viaja a Londres y se acaba convirtiendo en una aclamada modelo, perdiendo poco a poco los valores y objetivos que su protectora Gandarnika le enseñó siendo niña.

Desde que comencé a leer La última portada su argumento me eclipsó hasta tal punto que solo duró unas horas en mis manos. Una de las cosas que más me gusta de Blanca es que sabe seleccionar muy bien las historias que sirven de base a la trama de sus novelas, selecciona personajes y hechos que resultan llamativos y atractivos consiguiendo despertar el interés del lector y haciendo difícil abandonar la lectura. En este caso ha tomado como base a la diosa An y a los devotos de una religión de La India que son sometidos a la castración para dar forma a una compleja historia que tiene todos los elementos para cautivar al lector: los paisajes exóticos de La India en contraposición con la elegancia y glamour de Londres, unos personajes con mucha fuerza y una trama que combina la pasión, el amor y los celos con ciertas dosis de misterio e intriga.

En La última portada Blanca se mantiene fiel a su estilo, a través de una narración ágil y precisa que mantiene un ritmo fluido que consigue que avances por sus páginas casi sin darte cuenta. La novela se divide en capítulos de extensión variable narrados en tercera persona a través de un narrador omnisciente y mantiene un curso lineal, siguiendo la evolución de la vida de Parvati que es sin ninguna duda la principal protagonista.

La novela cuenta con una ambientación maravillosa que consigue trasladarnos de forma inmediata a cada uno de los escenarios por los que se mueven los protagonistas. Me han gustado especialmente los emplazamientos en La India, con la ciudad de Calcuta en el punto central. El mosaico de razas, culturas y religiones que se observan en este país, su exotismo y la belleza de su arquitectura, que la autora refleja en detalladas descripciones que hacen la novela muy visual, sin dejar de lado ni sus costumbres ni sus ropas.

Como he señalado anteriormente, Calcuta es la ciudad que cobra mayor protagonismo junto con Londres posteriormente. Queda de manifiesto que es una ciudad fascinante que no deja indiferente a nadie que la visite, de hecho Peter se traslada allí porque sabe que es un lugar donde puede encontrar algo nunca visto. Y es que Calcuta es una ciudad de calles intrincadas en las que puedes encontrar de todo, con enormes contrastes entre las zonas más ricas y destinadas al turismo y los barrios más pobres. La descripción de uno de estos barrios a los que Parvati va a ejercer la sanación creo que puedo señalar que es de los aspectos que más llama la atención del lector, o al menos en mi caso lo ha hecho.

Una vez dejadas atrás las calles de Calcuta pasamos a Londres, un escenario donde quizás los emplazamientos pierden un poco de protagonismo a favor de los ambientes en los que se mueven los personajes. Las sesiones de fotografía, las glamurosas fiestas o los desfiles de moda cobran importancia conservando la maestría en las descripciones que logran que cada escena se pueda recrear perfectamente y el lector se sienta parte de la acción.

Relacionado con la ambientación es necesario señalar los datos contenidos en el relato relativos a temas tan interesantes como el sistema de castas que se sigue en esta cultura, que a mí personalmente me ha llamado mucho la atención o la historia de la construcción del Taj Mahal y los motivos por los que se construyó, que enriquecen la trama y consiguen hacer la novela instructiva a la vez que entretenida.

Aunque los puntos señalados hasta ahora tienen mucha importancia, si hay algo que destaca en la historia son sus personajes. Tanto principales como secundarios están perfilados con acierto y rasgos atractivos que despiertan el interés y en la mayoría de los casos, simpatía en el lector. Llegamos a conocerlos en profundidad ya que tenemos información relativa tanto a su aspecto físico como a su pasado, que permite construir personalidades sólidas y coherentes.

Por encima de todos ellos destaca sin duda Parvati, un personaje fascinante que produce en el lector la misma impresión que en quienes la contemplan en persona. De ella se desprende un sentimiento de calma, serenidad y paz que consigue eclipsarnos lo que unido a su carácter dulce y a su condición de hermafrodita hacen que sea un personaje inolvidable, se queda en nuestra memoria una vez finalizada la lectura y cuesta separarse de ella cuando llegas al final de la historia.

Junto a ella hay otro personaje fundamental que me ha encantado y es Sananda. Es una persona muy carismática y extravagante, huiríamos de él en cualquier calle y le trataríamos de loco pero en el fondo una vez que le conoces te encariñas con él, porque tiene un carácter un poco de niño, inocente y con un gran corazón. Es un personaje que arranca muchas sonrisas a lo largo de toda la novela, pero sobre todo cuando llega a Londres, una ciudad que supone un contraste enorme con la pobreza a la que él está acostumbrado. La única forma de haceros una idea de su carácter es leyendo La última portada, estoy segura de que se ganará a todos los lectores y al igual que ocurre con Parvati, da pena separarse de él y sus ocurrencias.

El tercer personaje a destacar sería Peter, un joven independiente al que le cuesta aceptar las responsabilidades que le vienen dadas por la vida. Es en él en quien podemos ver representados rasgos que nos resulten más familiares, ya que sus creencias y costumbres son más similares a las que tenemos en nuestro entorno. Es una persona de corazón bondadoso y a lo largo de toda la novela le encontramos sumido en múltiples dilemas, sin saber qué dirección tomar, tanto en el aspecto profesional y familiar como en el sentimental. Con él es difícil tener nada claro ya que continuamente está sometido a giros, por lo que nunca sabemos a ciencia cierta cuál va a ser su destino al final de la historia.

Junto a ellos nos vamos encontrando a lo largo de las páginas varios personajes secundarios, bien diferenciados unos de otros, que sirven para introducir tramas paralelas, no tan interesantes como la principal pero también muy bien llevadas. La familia y los lazos que con ella vienen impuestos, las relaciones tanto de amistad como sentimentales, la dificultad de adaptarse a un entorno nuevo, la defensa de los valores y convicciones o los odios y envidias son algunos de los temas que aparecen perfilados a través de los mismos, consiguiendo mantener el ritmo e interés en todo momento.

Como veis, la historia de La última portada me ha resultado fascinante desde las primeras líneas. Los primeros capítulos me resultaron tan interesantes que estaba deseando sentarme frente al ordenador e investigar si todo lo que Blanca me iba contando en relación a la diosa An era real o solamente ficción. No me suele ocurrir muy a menudo pero es algo que valoro mucho en un libro porque significa que más allá de entretener, ha conseguido que me interese por un tema que desconocía y por lo tanto la lectura acaba siendo de algún modo didáctica. A mí me ha gustado mucho y por lo tanto os recomiendo su lectura, contiene romance para los amantes del género pero también una base argumental muy interesante y unos personajes inolvidables, creo que no defraudará.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...