sábado, 23 de junio de 2012

Reseña MALDITA

Título: Maldita
Autor: Mercedes Pinto Maldonado
Editorial: Autoeditado
Año: 2012
Nº de páginas aproximadas: 295

SINOPSIS: Lee la sinopsis de este libro pinchando AQUÍ

RESEÑA:
Tenía el libro de Mercedes Pinto esperando en mi ebook desde hace unos meses por lo que cuando Lupa propuso una lectura conjunta del mismo, me sumé a la iniciativa sin pensármelo demasiado. Me alegro muchísimo de haberme anotado ya que de otra forma se habría quedado bastante tiempo esperando su turno de lectura y me habría perdido una historia preciosa y llena de sentimientos.

Maldita narra la historia de Lucía, una niña que tras morir su madre en el parto, queda destinada a vivir en soledad y abrirse camino en la vida por ella misma. Su padre, terrateniente a cargo de la hacienda que lleva su nombre, "El Cortijo de Don Diego" y uno de los hombres más ricos y poderosos del pueblo, la rechaza desde el mismo momento en que se entera de que su mujer Adela está embarazada, ya que cree que ésta le ha engañado con su vecino al que considera el padre de la criatura. Este hecho será el que marque el distanciamiento entre el matrimonio cuando Diego, movido por la ira y el rencor hacia su esposa, le retire la palabra y aunque no la echa del cortijo para evitar habladurías en el pueblo, cuando se entera de que ella está embarazada reniega del bebe, alegando que no es suyo.

Cuando posteriormente Adela muera en el parto, será la suegra de Diego quien se haga cargo de la pequeña recién nacida y se niegue a abandonar la hacienda, que considera de su nieta por derecho. Pasado un año desde su nacimiento, la abuela se instala con Lucía en la pequeña vivienda anexa a la parte trasera del cortijo, que acaba de ser abandonada por los caseros. Es allí donde Lucía comenzará a dar sus primeros pasos, siempre acompañada de su mantita rosa, su chupete y la única muñeca que posee, sintiéndose segura en el refugio de la casa, de la que apenas sale.
Lucía es feliz con la única vida que conoce en compañía de su abuela, hasta que todo cambia cuando una mañana se despierta y la encuentra muerta. Entonces la niña tendrá que aprender a valerse por sí misma, creciendo aislada en la casita con la única ayuda de la familia de una hacienda vecina, especialmente del sobrino, Ángel, que se convertirá en su mejor amigo y de Juanito, que se empeñará en convertirla en su experimento, educándola a su manera. Este encierro hará que se convierta en una criatura muy especial, increíblemente despierta y adelantada a su edad, trabajadora e inteligente, con un único obstáculo a superar que es su miedo a salir al exterior.

Empezaré señalando que la novela me ha gustado muchísimo, me ha parecido una historia preciosa, llena de ternura, de intensos sentimientos y con unos personajes que van más allá de las páginas, especialmente la pequeña Lucía, quien se gana un espacio en nuestro corazón desde el mismo momento en que entra en escena. Cuando comencé a leerla no esperaba encontrarme una historia tan intensa y que me absorbiese de tal modo, reconozco que la anterior portada (imagen superior) no me llamaba especialmente la atención y el título me había llevado a pensar que el argumento giraría en torno a otra temática, pero como había visto que tenía opiniones positivas, me animé a adentrarme en su historia y no me arrepiento para nada.

Mercedes escribe con un estilo directo, cercano, tierno y sencillo, manteniendo un ritmo fluido que se mantiene constante, conservando el interés del lector por la trama y logrando que la lectura sea muy amena, cuesta abandonar la lectura sin descubrir qué va a ser de Lucía. La historia sigue un curso lineal aunque hay algunos fragmentos en que nos retrotraemos al pasado a través de los recuerdos de los personajes para conocer hechos necesarios para comprender lo que sucede en la época en la que transcurre la acción. Algo que sorprende en su estructura es que no sigue la típica división por capítulos sino que se presenta de forma unitaria logrando a pesar de ello no hacerse pesada ni larga.

La trama de Maldita me ha resultado interesante y bien planteada, pero si hay algo que hace especial a este libro creo que son sus personajes, todos ellos perfectamente definidos tanto a nivel de acciones como de emociones y pensamientos. Son personajes que resultan humanos y cercanos, están descritos con tal grado de detalle que es muy sencillo hacerse una idea de su apariencia hasta el punto de que tienes la sensación de haberlos tenido en alguna ocasión frente a tus ojos. Mientras iba leyendo veía perfectamente a Lucía con su chupete y su muñeca o a Luisa, con su cojera y los ojos bizcos.

Nueva portada
Lucía es el personaje que más me ha gustado, es una niña adorable con la que es imposible no encariñarse y estar deseando protegerla y darle todo el cariño del que la vida le ha privado. Es una niña muy especial, cargada de ternura, humanidad, sensibilidad y dotada de una personalidad y carácter sobresaliente en quien destaca sobre todo su extraordinaria inteligencia que le permite absorber todas las enseñanzas que Juanito le va transmitiendo desde muy corta edad. Al igual que en la vida real y aunque todos los niños tienen su encanto, hay algunos que por algún motivo, bien su apariencia o su personalidad, nos llaman mucho más la atención y en el caso de Lucía se conjuga todo, a través de las descripciones vemos que es una niña preciosa y por su forma de ser es imposible no cogerla un inmenso cariño, es un personaje que sale de las páginas para llegar directamente a nuestro corazón.

Si lo analizamos en profundidad, me atrevería a decir que es prácticamente imposible que una niña tan pequeña sea capaz de sobrevivir por si sola y llevar a cabo muchas de las tareas de las que Lucía se encarga, pero ahí radica la mayor parte de su encanto, transmite tanta naturalidad e inocencia que en ningún momento te planteas si algo así es posible o no, simplemente se te encoge el corazón al pensar en la soledad y las dificultades a las que la pequeña se enfrenta con tal entereza, viviendo feliz y en armonía con todo lo que la rodea. Es un personaje que me ha recordado en cierto sentido a las novelas de realismo mágico, que nos muestran cosas fantásticas o irreales pero dentro de la vida cotidiana, aunque esta novela no encaja en este género y más allá del personaje de Lucía no hay nada fuera de lo común.

Lucía es el personaje central pero junto a ella aparecen una de serie de secundarios que van dando lugar a historias paralelas que enriquecen y contribuyen a aumentar el interés de la trama, todas ellas relacionadas entre sí de alguna manera y en la mayor parte de los casos con un nexo común que es Diego, el padre de Lucía. Son personajes llenos de humanidad y por lo tanto con las virtudes y defectos que esto conlleva, algunos más complejos que otros, en unos predomina la bondad y en otros la maldad, complementándose y logrando en su conjunto dar equilibrio a la historia.

Es difícil empatizar con Diego o con Juanito, especialmente con este último. Diego es un hombre cruel, duro y egoísta. El orgullo y rencor le impiden disfrutar de lo que la vida le ofrece y no es capaz de reconocer que tiene sentimientos y que Lucía le importa más de lo que demuestra, es muy triste que la imposibilidad de perdonar se convierta en un obstáculo para la felicidad y es que a mí me ha dado la sensación de que él en el fondo está sufriendo a pesar de que su orgullo tenga más fuerza y le impida reconocerlo.

En cambio en Juanito no hay ningún resquicio de bondad, es un niño malo por naturaleza y que disfruta haciendo sufrir a los demás, por lo que no ha despertado en mí otro sentimiento que la antipatía, a pesar de que gracias a él Lucía llega a ser una niña tan inteligente y despierta.

Por otro lado, son muchas las personas con un noble corazón que se van cruzando en la vida de la niña, empezando por su mejor amigo Ángel. Es entrañable y emotivo que a pesar de la diferencia de edad que hay entre ambos él asuma su protección, dejando de lado las ocupaciones y diversiones propias de un niño de su edad para estar al lado de Lucía y ayudarla en todo lo que puede. No será el único que asuma esta tarea ya que también está Pedro, amigo íntimo de Diego que se debate entre lo que le dictan su corazón y conciencia y la lealtad que le une a su amigo o Luisa la asistenta, una mujer bondadosa que se enfrenta a Diego y le dice a la cara lo que para todos es obvio.

Por lo que se refiere a la ambientación, es destacable que en ningún momento aparezcan datos concretos que indiquen en qué periodo o lugar transcurre la acción, lo que no es impedimento para que nos podamos hacer una idea tanto de la época como de la zona en la que todo sucede, ya que vamos encontrando pistas a lo largo de la narración que nos permiten hacer una aproximación. Encontramos descripciones bastante minuciosas de los escenarios en los que se mueven los diferentes personajes destacando sobre todo la vivienda de Lucía como principal escenario. Conocemos cada metro cuadrado de ese espacio, la disposición de sus puertas, ventanas y mobiliario, de tal manera que podemos esbozar la casita en nuestra mente sin ningún problema, como si fuésemos una más de las muchas personas que observan a Lucía a través de la ventana.

Aunque me ha gustado muchísimo tengo que señalar un par de aspectos no negativos, pero sí un poco menos positivos. Por un lado necesitaría una pequeña revisión puesto que hay alguna falta de ortografía, aunque son casos aislados y no llegan a ser molestos y algunas contradicciones en los datos que se dan en la narración y en algún diálogo, como es el caso de uno que tiene lugar entre María y Ana. También es cierto que mi copia es de hace algunos meses y esto quizás ya se haya subsanado en posteriores revisiones.

Por otro lado y esto es ya exclusivamente personal, el final me ha resultado muy apresurado. En general la historia transcurre a un ritmo más bien pausado aunque constante, centrándose en el desarrollo de la niña, proporcionándonos todo tipo de detalles para que esa evolución sea comprensible. Me ha resultado un ritmo ideal y estaba disfrutando enormemente con el curso de la historia, deseando saber cómo iba a terminar todo y por eso el final me ha sabido a poco, he echado en falta una explicación más pausada y detallada del desenlace. Quizás es que me había encariñado tanto de los personajes que me ha dado pena llegar a las últimas páginas y por eso creo que podría haber continuado la historia por más tiempo, pero bueno, ya os digo que esto es algo personal y con ello no quiero decir que el final sea malo, todo queda resuelto y sin cabos sueltos, por lo que en ese sentido es satisfactorio.

Pero al margen de esto, Maldita es uno de esos libros que recomiendo sin ninguna duda. Una historia de amores, venganzas, odios y traiciones pero ante todo una historia de sentimientos, de esas que nos llegan al corazón, con unos personajes inolvidables de los que cuesta separarse una vez llegamos al final del libro.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...