lunes, 16 de julio de 2012

Reseña CUANDO TODO CAMBIÓ

Título: Cuando todo cambió
Autor: Donna Milner
Editorial: Editorial Maeva
Año: 2012
ISBN: 9788415120988
Nº de páginas: 328

SINOPSIS: Lee la sinopsis de este libro pinchando AQUÍ

RESEÑA:
Que me encantan las historias familiares no es ningún secreto a estas alturas y es por eso que Cuando todo cambió fue una de las novedades de Maeva que más me llamó la atención, por lo que decidí organizar una lectura conjunta de la misma cuyas reseñas comienzan a publicarse hoy.

Cuando todo cambió recoge principalmente la historia de Natalie Ward, quien tras recibir la noticia de que la enfermedad terminal de su madre está llegando a su fin, decide que no puede posponer más el regreso a su pueblo natal, a pesar de que eso suponga reencontrarse con su pasado y los dolorosos recuerdos que ello conlleva. Es así como emprende un doble viaje, por un lado en un autobús con destino a Atwood, la pequeña ciudad canadiense donde se encuentra hospitalizada su madre y por otro lado mentalmente a través de sus recuerdos, al periodo de su juventud.
Por entonces su vida transcurría en calma, vivía en la granja familiar junto con sus padres y sus tres hermanos y eran una familia unida y apreciada por el resto de habitantes del pueblo, a quienes recibían siempre con hospitalidad en la granja y suministraban diariamente leche. Pero esta tranquila y rutinaria vida cambiará con la incorporación de River, un joven desertor norteamericano que llega para ayudar a la familia en las tareas de la granja, ganándose el aprecio de todos a pesar del recelo inicial que suscita en algunos miembros y que acabará provocando el distanciamiento en la familia. Lo que sucedió realmente en esa época es una incógnita que iremos desvelando paso a paso a través de la lectura.

Cuando todo cambió es una de esas novelas en las que en el momento en que lees las primeras páginas estás perdido, ya no podrás abandonar la lectura hasta llegar al desenlace. A través de las mismas descubriremos que Natalie y su familia guardan un secreto: en su pasado sucedió algo tan grave que provocó que se rompiesen las relaciones familiares por lo que, independientemente de que nos guste más o menos, la curiosidad por descubrir qué es lo que ocurrió y todos los detalles relacionados con esos hechos nos mantendrá sumergidos en la lectura hasta alcanzar la última página.

Creo que es una novela que va de menos a más, al principio me costó engancharme a la historia pero a medida que avanzaba me iba gustando cada vez más. El ritmo que sigue la narración es más bien pausado, especialmente en los primeros capítulos en los que parece que no sucede nada relevante, para poco a poco ir dejando paso a una sucesión de acontecimientos que van captando la atención del lector y despertando su curiosidad por descubrir qué ocurrió en la granja de la familia Ward, logrando que finalmente no puedas abandonar la lectura, al menos en mi caso a partir de la mitad no pude separarme de ella hasta tener todas las piezas colocadas.

La novela se divide en varios capítulos en los que predomina un estilo cálido e intimista, marcado por el carácter reflexivo de la protagonista que nos va contando su historia a través de una narración en primera persona, utilizando una prosa cuidada que no por ello pierde la sencillez. Aunque en la mayoría de capítulos es Natalie la narradora, intercalados encontramos otros muy cortitos en los que su madre, Nettie, asume la voz narrativa para compartir con el lector los recuerdos y remordimientos que le asaltan en el lecho de muerte, donde se debate entre la consciencia y la inconsciencia. Son recuerdos que no aportan demasiado a la historia, sino que más bien contribuyen a aumentar nuestro desconcierto y curiosidad por descubrir lo que sucedió.

La narración no sigue un curso lineal sino que continuamente cambia de escenario temporal alternando el presente con el pasado, enlazándolo todo con maestría para que el lector no se sienta perdido en ningún momento y desvelando cada secreto en el momento adecuado. A pesar de que no hay nada que nos avise del tiempo en el que nos encontramos, nos podemos situar perfectamente y deducirlo por el contexto. Por otra parte el estilo es diferente en ambos casos, ya que en el tiempo presente predominan las descripciones de las emociones y pensamientos de Natalie, que comparte con nosotros su estado de ánimo, sus temores, su angustia, su dolor.... en general, sentimientos que vienen marcados por el paso del tiempo y la profunda huella que dejó en ella el pasado, que dio forma a la persona que es hoy en día. En cambio cuando nos trasladamos a la época pasada comienza contándonos hechos aislados que ocurrieron entonces y que de alguna manera marcaron el desarrollo de los acontecimientos, haciendo en estos casos también referencia a sus sentimientos y reacciones para poco a poco ir ganando continuidad la historia, que desvela los hechos que marcaron un antes y un después en su familia.

Por ello podríamos afirmar que estamos ante una novela en la que priman más las relaciones entre los personajes y sus sentimientos que el propio desarrollo de la historia. Los vínculos familiares están muy presentes en todo momento, quedando reflejadas las relaciones existentes entre los hermanos o entre padres e hijos a través de un amor incondicional. La familia Ward es una familia muy unida, que se apoya en todo momento y trabaja unida para sacar adelante la granja. De la narración que Natalie va haciendo del día a día se desprende el inmenso amor que los une y la calidez y tranquilidad que se desprende de ese entorno, por lo que nosotros también acabamos sintiendo una gran simpatía por la familia.

Pero estos lazos no son los únicos que tienen importancia en la historia sino que también encuentran cabida el paso de la infancia a la juventud con todas las implicaciones que ello conlleva, la amistad, el amor o  las relaciones entre los vecinos del pueblo, donde todo se sabe y los rumores pueden marcar el éxito o fracaso de una persona. Hay otro tema que también cobra especial importancia en la última parte del libro, más teniendo en cuenta el periodo en el que la historia tiene lugar, pero no lo citaré ya que sería desvelar parte de la trama y prefiero que lleguéis a ese punto por vosotros mismos.

Natalie es el personaje que aparece más desarrollado y al ser narradora en primera persona, a quien llegamos a conocer más profundamente. Hay un gran contraste entre la adolescente que descubrimos en el pasado y la mujer en la que se ha convertido en la actualidad, que vive anulada por un fuerte sentimiento de culpabilidad que le impide desprenderse de los fantasmas del pasado y disfrutar de lo que la vida va poniendo en su camino. Los hechos vividos en el pasado han provocado que se refugie en su interior y establezca una coraza a su alrededor con la que pretende mantener a todo el mundo, e incluso a ella misma, alejada de sus dolorosos recuerdos. Asistimos en muchos párrafos al diálogo interior que mantiene y que facilita que podamos descubrir su verdadera personalidad y empatizar con ella, compartiendo sus angustias.

El resto de personajes secundarios, realistas, humanos y entrañables, pertenecen principalmente a su entorno en el pasado, ya que los de la época actual aparecen escasamente desarrollados y solamente cobran un poco más de relevancia al final de la novela. En cambio en el pasado conocemos a los miembros de su familia, a River, a sus amigas y a algunos vecinos del pueblo con los que la familia Ward mantiene contacto. Si bien nos podemos hacer una idea bastante aproximada de cómo es cada uno, son personajes que nos llegan a través de la percepción que Natalie tiene de ellos por lo que en cierto modo estamos influenciados por ella y sentimos mayor simpatía y cariño hacia aquellos a los que ella admira, como es el caso de su hermano mayor Boyer.

Un aspecto que me ha gustado mucho en la novela es que simultáneamente al desarrollo de la trama asistimos a una descripción de lo que fue la forma de vida en los años sesenta, con múltiples referencias a acontecimientos que tuvieron lugar en esos años. Así gracias a River conocemos más a fondo la forma de vida hippie, sus pensamientos e ideas, reivindicaciones y su oposición a la guerra de Vietnan, como es el caso del suicidio del joven pacifista Norman Morrison, quien se roció con gasolina y se prendió fuego con una cerilla bajo la ventana del secretario de Defensa del Pentágono, noticia que aparece detallada en la novela. Resulta muy interesante el punto de vista que adoptaron el resto de ciudadanos respecto a estos jóvenes, que tuvieron que huir y muchos de ellos buscaron refugio en países como Canadá. Otros hechos que encontramos en Cuando todo cambió son referencias al asesinato de John F. Kennedy en el año 1963, herido mientras circulaba en el coche presidencial y la conmoción que este hecho causó tanto en los Estados Unidos como en Canadá, donde se tenía en gran estima a este presidente como señala uno de los personajes recordando su visita a Ottawa en 1961, así como posteriormente años más tarde el asesinato de su hermano el senador Robert F. Kennedy.

Otro punto positivo para mí son los giros finales que la historia contiene. Desde que comienzas la lectura una serie de hipótesis se van abriendo paso en tu mente, es fácil hacer conjeturas y sacar conclusiones bastante evidentes, aunque por otra parte siempre avanzas con la esperanza de que la trama no sea tan predecible lo que sería una decepción. Por eso cuando llegué a un punto en que mis hipótesis se confirmaban me llevé una pequeña desilusión, me parecía todo tan predecible y tan sencillo que le quitaba todos los méritos a la autora. Afortunadamente esta sensación no duró demasiado ya que los hechos que tienen lugar a continuación dan un giro completo nuevamente a la historia que para mí es uno de los puntos más fuertes que tiene esta novela, muchos de ellos no te los esperas y por lo tanto consiguen sorprenderte y lograr que llegues al final con la sensación de haber leído una historia magníficamente construida.

Es por eso que considero que Cuando todo cambió es una novela recomendable, especialmente para aquellos lectores que como yo sean aficionados a las historias familiares. A pesar de que en los primeros capítulos quizás cueste meterse en la historia, merece la pena darle una oportunidad porque el final lo compensa, además de ser un excelente retrato de la sociedad de los años sesenta y de acontecimientos que han marcado toda esta década.


Podéis adquirirlo a través de PriceMinister

FUENTES: imagen autora http://www.quercusbooks.co.uk/author/Donna_Milner
imagen hippie http://es.wikipedia.org/wiki/Hippie
imagen John F. Kennedy http://es.wikipedia.org/wiki/John_F._Kennedy

Gracias a Maeva por facilitarme el ejemplar

RESEÑAS LECTURA CONJUNTA
Tatty de El universo de los libros
Raquel de Contra los límites
Aeryn26 de Leemos en casa
Marilu Cuentalibros de Cuentalibros
Isthar de Cien días

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...