lunes, 24 de septiembre de 2012

EL SUEÑO DE LA MONTAÑA DEL ORO - Zhang Ling

Título: El sueño de la Montaña del Oro
Autor: Zhang Ling
Editorial: Destino
Año: 2012
ISBN: 9788423323647
Nº de páginas: 688

SINOPSIS: Lee la sinopsis de este libro pinchando AQUÍ


Hace unos meses me crucé con este libro por primera vez en la mesa de novedades de una librería e inmediatamente llamó mi atención, principalmente porque se trataba de una saga familiar y además porque estaba ambientada en China y a pesar de que he leído bastantes, ninguna que transcurriese en ese país. A pesar de todo y como tenía y tengo tantos libros pendientes me quedé con el título para volver a él cuando hubiese despejado un poco mi lista. Sin embargo días después Kayena publicó en su blog una estupenda reseña de él y ya no me pude resistir más, gracias a la editorial que amablemente me envió un ejemplar he podido disfrutar este verano de esta maravillosa historia por que al igual que a ella, me ha encantado.

El sueño de la Montaña del Oro narra la vida de cinco generaciones de la familia Fong, comenzando en el año 1872 con el matrimonio formado por Fong Jyun-coeng y la señora Mak. Sin embargo la historia se inicia en el año 2004, cuando Amy Smith, perteneciente a la quinta generación de la familia, realiza una visita a la provincia de Cantón en China para visitar la residencia familiar, una de las casas fortalezas más antiguas de la zona por lo que se ha solicitado  su reconocimiento como patrimonio de la humanidad y por lo tanto, la correspondiente restauración, siendo necesario que los descendientes firmen un acuerdo de fideicomiso de administración a favor del gobierno regional, que es el motivo por el que Amy se encuentra en China.
A pesar de que su madre nunca le ha hablado de su familia y a ella en principio no le interesa nada que tenga que ver con ellos, poco a poco se irá despertando su curiosidad gracias a los datos que el señor Au-joeng, encargado de realizar los trámites, le va narrando acerca de la historia de los Fong. Es así como descubrimos la vida de los miembros de esta familia, pobres y sin tierras pero que gracias a unos lingotes de oro encontrados casualmente por Fong Jyun-coeng consiguen salir de esta situación, aunque solo temporalmente, ya que su adicción al opio acaba llevando a su familia a perder nuevamente esta riqueza, provocando también su muerte.

Es por eso que cuando su tío Hung-mou regresa de la Montaña del Oro para casarse acompañado de baúles que dice estar cargados de oro, Fat, el hijo mayor de la familia, decide que emigrará junto con su tío para emprender una nueva vida en la Montaña del Oro en Canadá. Sin embargo al llegar allí las cosas no serán tan fáciles como había imaginado y Fat tendrá que trabajar duramente, llevando una vida llena de sacrificios y privaciones para mantener a la familia que ha dejado en China. Es así como da comienzo esta fascinante historia en la que asistimos a la evolución de la historia de un país al mismo tiempo que seguimos el curso de las vivencias de los miembros de la familia Fong.

El sueño de la Montaña del Oro fue uno de los libros que me llevé el pasado verano de vacaciones y os diré que a pesar de tener casi 700 páginas me duró poco más de tres días, con eso os podéis hacer una idea de lo mucho que me ha gustado. Es cierto que siendo una saga familiar tenía muchos puntos ya para hacerme disfrutar, pero es que además a través de la historia de la familia vamos descubriendo una serie de acontecimientos sumamente interesantes que marcaron cada uno de los años comprendidos entre 1848 y 1970 y que al menos en mi caso, eran la mayoría desconocidos.

La novela está dividida en tan solo ocho capítulos de una extensión considerable y alterna dos planos temporales, aunque la mayor parte comprende el desarrollo de la vida de la familia siguiendo un curso lineal. Esta parte da inicio en el año 1848 y se va desarrollando lentamente a lo largo de más de cien años en los que os podéis imaginar que suceden infinidad de cosas, combinando también escenarios que alternan entre Canadá y China. El otro plano está situado en el tiempo actual, en el año 2004 y recoge lo que va descubriendo Amy y sus impresiones relacionadas con la historia, aunque en proporción estas partes son muy breves.

Para ayudar a situarnos tanto temporal como espacialmente, cuando hay un cambio la autora nos indica a qué lugar nos trasladamos y el año en el que nos situamos siempre referenciado a la situación que se vive en China, desde el reinado de Tongzhi  a la República China, pasando por el reinado de Guangxu. Por lo tanto en ningún momento nos sentimos perdidos o desorientados, la historia se sigue perfectamente y todo está muy bien enlazado. Al inicio del libro se incluye el árbol genealógico de la familia Fong, al que podemos recurrir si tenemos alguna duda en cuanto a los personajes y sus relaciones y al final, además de una nota de la autora en la que nos habla sobre el origen de la novela, aparece una cronología que refleja los años más importantes y lo que sucedió en los mismos.

Narrada en tercera persona omnisciente con un estilo ágil y preciso en el que se combinan de manera equilibrada diálogos y narración, es una novela que mantiene un ritmo constante a lo largo de todas sus páginas, sin que pierda o decaiga el interés en ningún momento. Es por eso que el número de páginas no debe ser un obstáculo para adentrarse en su lectura ya que avanzamos casi sin darnos cuenta y una vez que llegas al final, sientes pena por tener que abandonar una historia tan bien desarrollada y fascinante.
Por otro lado y en relación con su final, he de de decir que aunque a lo largo de toda la novelas nos encontramos con giros argumentales y nuevos acontecimientos que hacen que no puedas abandonar la lectura, en las últimas páginas la autora consigue dar un giro magistral y cerrar la historia de una forma totalmente sorprendente, al menos en mi caso no me esperaba un desenlace similar y eso ha hecho que aún me haya gustado mucho más.

Son muchos los puntos a destacar en la novela, empezando por sus personajes. Todos ellos están retratados con maestría, bien definidos tanto en el plano físico como en el psicológico de tal forma que resultan humanos, ya que a través de la evolución que experimentan a lo largo de los años vamos apreciando su transfondo, descubriendo tanto sus virtudes como sus debilidades y defectos. A pesar de que abarca cinco generaciones de la familia Fong lo que puede llevar a pensar en que serán muchos los personajes y por lo tanto quizás un poco confuso a la hora de relacionar nombres y parentescos, solo algunos adquieren una especial relevancia convirtiéndose en los verdaderos pilares en los que se sustenta la historia. En el punto central podemos situar al matrimonio compuesto por Fat y Luk-zi ya que en cierta forma son el hilo conductor en los dos escenarios principales, Vancouver y Zimin. Son dos personajes que me han gustado mucho y con los que es fácil encariñarse desde el principio por sus caracteres y forma de actuar, siempre guiados por la seguridad y protección de su familia, luchadores, trabajadores y firmes defensores de sus principios.

Quizás los personajes femeninos tienen menos relevancia ya que son los hombres los encargados de trabajar para sacar adelante a la familia, son ellos los que emigran y por lo tanto en sus vidas hay más anécdotas relevantes que contar. Pero la autora se encarga de crear unas personalidades tan atractivas y admirables en las mujeres del relato, que a pesar de ser sus apariciones más escasas logran conquistar también al lector, que está deseando saber qué ocurre con sus vidas. Como ya señalé Luk-zi es un personaje maravilloso y tampoco puedo dejar de mencionar a Mau-Ngan por la relevancia de su papel en los últimos años de la narración y la situación tan triste y dura que le acompaña durante toda su vida.
Relacionado con todos ellos es destacable desde mi punto de vista los caracteres tan diferentes que tienen, cada uno tiene rasgos que lo diferencia e individualizan y esto es lo que da más riqueza a la historia y hace que a pesar de ser varias tramas que convergen en una, todas transcurran paralelas complementándose y resulten sumamente interesantes.

Pero no solo son estos personajes los que convierten a El sueño de la Montaña del Oro en una novela fabulosa sino que gran importancia tiene también el contexto histórico en el que se enmarca esta historia. La autora nos cuenta en una nota final que la idea para escribir esta obra surgió como un homenaje a la primera generación de emigrantes chinos, cuya existencia descubrió durante una estancia en Canadá. A través de la lectura descubrimos cómo era su vida en las zonas rurales del sur de China y cómo continuaban viviendo los familiares que dejaban atrás, el destino de la Montaña del Oro que era el término con el que designaban a las tierras conformadas por las zonas del norte de América donde se descubrieron yacimientos de oro, la travesía que seguían por el Pacífico sin saber lo que les esperaba al final o si regresarían alguna vez y la vida que emprendían una vez allí. Asimismo los personajes participan en muchos de los acontecimientos relevantes de este periodo, que conocemos a través de la narración, bien porque participan directamente o porque sufren las consecuencias, tales como la construcción de la línea de ferrocarril del Pacífico, el establecimiento del impuesto de capitación, la aprobación de la Ley de Inmigración de Chinos, el comienzo de la segunda guerra mundial y el alistamiento de chinos en las filas canadienses o el Movimiento de la reforma agraria en China.
Del mismo modo que los hechos históricos quedan reflejados de manera fiel, apreciándose una enorme y destacable labor de documentación por parte de la autora, lo hacen también las costumbres, tradiciones y cultura chinas, dando lugar a una lectura de lo más interesante a la vez que instructiva. Además la autora se encarga de hacer anotaciones a pie de página siempre que algún concepto o acontecimiento así lo requiere, no dejando de esta manera nada a la imaginación del lector.

Por lo que se refiere a la ambientación, si todo lo demás se ha cuidado al mínimo detalle, en este punto no podía ser menos. La historia transcurre en dos ubicaciones principales que son Zimin, en el condado de Hoiping, provincia de Catón donde reside la familia Fong y por otro lado la ciudad de Vancouver en la provincia de la Columbia Británica en Canadá. Ambos emplazamientos se han cuidado y nos encontramos con descripciones que sin llegar a ser minuciosas o pesadas, nos permiten disfrutar de los escenarios en los que se mueven los personajes, descubriendo el contraste entre unos escenarios tan diferentes tanto por ubicación como en función de la situación por la que atraviesan los protagonistas.

Un detalle que me ha gustado especialmente es la equilibrada combinación que la autora hace entre historia y personajes. Siendo una saga familiar el argumento gira en torno a los protagonistas, reflejando las relaciones entre ellos y adquiriendo especial importancia sus emociones y sentimientos pero en igual medida se ha dado mucha importancia a los acontecimientos que tienen lugar a su alrededor y que inevitablemente condicionan el estado de cada personaje. Es por eso que la novela se convierte en una lectura recomendable para todo tipo de público, ya que aunque no os gusten las sagas familiares no importa, el contexto en el que se desarrolla es tan importante e interesante que os hará disfrutar igualmente de esta lectura.

De todo lo expuesto se deduce que es un libro que me ha gustado muchísimo y cuya lectura recomiendo sin ninguna duda, tanto por su valor didáctico al acercarnos a un periodo amplio de la historia de China con gran detalle como por el propio desarrollo de la vida de los miembros de la familia Fong.


Puedes comprar este libro a través de Amazon

FUENTES:
imagen autora extraída de http://english.cri.cn
imagen trabajadores línea ferrocarril http://www.theepochtimes.com


Gracias a Destino por facilitarme el ejemplar
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...