lunes, 15 de octubre de 2012

LA PINTORA DE ESTRELLAS - Amelia Noguera

Título: La pintora de estrellas
Autor: Amelia Noguera
Editorial: Autoeditada
Año: 2012
Nº de páginas aprox.: 435

SINOPSIS: Lee la sinopsis de este libro pinchando AQUÍ

Creo que no exagero si os digo que La pintora de estrellas es uno de los libros que he leído en lo que va de año que más me ha gustado. Al igual que otros títulos con los que comparte lista, también es autoeditado. Hace unos meses Amelia me hablaba de él en un comentario en una de las entradas del blog que suscitó inmediatamente mi interés por la historia. Por aquel entonces la novela estaba siendo evaluada por una editorial interesada en publicarla y por lo tanto no era posible acceder a ella, hasta que unos meses después la rechazaron y entonces Amelia decidió publicarla en Amazon, donde lleva semanas en la lista de los más vendidos y no me extraña, lo que todavía no entiendo es la decisión de la editorial.

La historia de La pintora de estrellas se desarrolla a través de dos hilos temporales. Por un lado tenemos en la época actual, concretamente en el año 2000, a Violeta, quien sufre desde hace tiempo las agresiones y maltratos de su pareja por lo que cuando descubre que está embarazada, decide alejarse de él un tiempo para ordenar sus ideas y busca refugio en casa de su abuelo Diego. Este le propone acompañarle en un  viaje que tiene que realizar al pueblo en el que pasó parte de su infancia y juventud, Villaviciosa, donde tiene que resolver unos asuntos pendientes desde hace tiempo y estrechamente relacionados con su pasado, aunque de todo esto Violeta no sabe nada ya que al morir su madre siendo niña, su abuelo se hizo cargo de ella pero siempre se ha mostrado muy celoso sobre sus orígenes y familia.

Este pasado nosotros lo descubriremos a través de una trama paralela que nos traslada a los años anteriores al estallido de la Guerra Civil española. Preocupados por la situación que se  vive en el país, Diego y sus padres deciden trasladarse a París junto a otra familia formada por Jaime, Clara y la hija de ambos, Elisa, además de Martin, el mejor amigo de Diego y Elisa. Así comenzarán una nueva vida, siguiendo siempre de cerca las noticias que llegan desde España de los familiares y amigos que han dejado atrás. El estallido de la Segunda Guerra Mundial y la invasión de París por parte de los nazis trastocarán sus planes e ilusiones y Elisa se verá inmersa en una conspiración dirigida por la Resistencia francesa para engañar a los alemanes que pondrá en peligro su vida y su amor.

Como veis es una novela que tiene elementos que a mí me atraen mucho a la hora de seleccionar mis lecturas: combina hilos temporales y se sitúa en el periodo de la Segunda Guerra Mundial por lo que era muy probable que la historia me gustase si estaba bien desarrollada y narrada, como así ha sido.

La estructura de la novela es compleja pero se lee con una enorme facilidad ya que la trama está perfectamente enlazada y desarrollada, manteniendo el interés y el suspense en todo momento, siendo la lectura ágil y dinámica. Sigue una división por capítulos y siempre que cambia de escenario temporal nos lo indica con un encabezado que señala la ubicación y fecha, alternando principalmente entre Villaviciosa en la actualidad y París en el pasado, por lo que no hay posibilidad de desorientarse o perder el hilo. A su vez, cuando se trata del tiempo presente alterna diferentes tipos de narración teniendo por un lado partes en las que utiliza la narración en tercera persona desde la perspectiva de Violeta, otras que reproducen en primera persona lo que Violeta recoge en un cuaderno en el que va plasmando su historia con Álvaro y otras en las que recoge una narración en primera persona de Diego.

Quizás así expuesto os parezca un poco lioso pero como he señalado anteriormente la trama se sigue sin problema y está todo enlazado con tal maestría que la información nos va llegando poco a poco, revelando los datos necesarios en cada momento pero sin dar pistas que puedan dejar ver cómo va a finalizar la historia. Es por eso que la curiosidad y ganas de descubrir qué es lo que ocurrió realmente entre Diego y Elisa hace que tengas que avanzar continuamente, es muy difícil separarse del libro y hasta las últimas páginas no quedan colocadas todas las piezas del puzle y resueltas nuestras dudas. El final es completamente inesperado y desde mi punto de vista perfecto, llegó un momento que pensé que me iba a quedar con dudas sin resolver pero no es así, es un final cerrado que te deja con la satisfacción de haber leído una gran historia. Yo tengo que decir que me había planteado esa posibilidad, pero claro, hice tantas hipótesis que era difícil que con alguna no acertase.

Si la historia me ha parecido magnífica, la prosa de la autora no se queda atrás. Amelia escribe de una forma maravillosa por lo que disfrutas el doble, conjuga una buena historia con una prosa de calidad. Destaca la capacidad para cambiar el registro según quien asuma la voz narrativa estando la mayor parte de la novela escrita de forma sencilla y clara, con una prosa elegante, cuidada y minuciosa, especialmente en el caso de las descripciones. En las partes que están narradas en primera persona el estilo se vuelve más intimista y reflexivo, cargado de sensibilidad y cuando es Diego quien asume la voz narrativa a través de diálogos interiores, nos deleita con una prosa poética y emotiva que demuestra el inmenso amor que siente por Elisa al mismo tiempo que el sufrimiento que le provoca mantener su pasado en secreto.

Ayuntamiento Villaviciosa
Diego y Violeta son los dos personajes principales junto con, en menor medida, Elisa, aunque hay otros muchos que adquieren gran protagonismo en la novela ya que la autora ha dotado a todos de historia propia, consiguiendo así que se entremezclen varias tramas paralelas que resultan también muy interesantes. En general, si hay algo que los define es su humanidad. No responden a un esquema o personalidad establecida sino que actúan en función del momento y las circunstancias como lo haríamos cualquiera y es eso lo que les dota de realismo y los hace creíbles. Van evolucionando a lo largo del tiempo y gracias a que hay suficiente información tanto a nivel psicológico como físico llegamos a conocerlos bien y a empatizar con ellos, sintiéndolos muy próximos y por lo tanto compartiendo sus penas y alegrías.

Es difícil quedarse con uno solo ya que como os digo, Amelia los ha cuidado a todos al detalle y cada uno tiene un rasgo propio que le hace destacar pero a mí me ha gustado mucho Diego en su etapa de anciano. Será que tengo debilidad por los abuelos y por eso le he cogido un inmenso cariño desde las primeras páginas y he sufrido con él a lo largo de la historia, angustiándome cuando él se fatigaba y con un nudo en la garganta cuando le veía decaído o triste. Es un personaje que se hace querer, comparte sus reflexiones con nosotros y por eso vemos que es un hombre tierno, cariñoso, bondadoso y detallista, imposible por lo tanto que no se gane nuestro corazón.

Los que me conocéis un poquito ya sabéis que me gusta mucho la prosa descriptiva, sobre todo en lo que a ambientación se refiere ya que me permite viajar con la imaginación a los escenarios en los que se mueven los personajes. La pintora de estrellas es una novela en la que esto se ha cuidado al detalle tanto en los personajes como en los muebles, edificios, paisajes, cuadros, etc. No son descripciones pesadas o excesivas sino que, como si de una pintura se tratase, a través de pinceladas va dando forma al conjunto, de tal manera que mientras lees tienes la sensación de estar viendo todo en tu mente con total claridad.

Dos son los escenarios principales, París y Villaviciosa y en ambos la ambientación está muy lograda. Villaviciosa y sus alrededores es una zona que conozco a la perfección puesto que son muchas las veces que he estado por allí y por eso os puedo decir que Amelia ha traslado sus paisajes al libro con una gran fidelidad, me imagino que ella también conoce de primera mano esta ubicación. Sus mansiones coloniales de vivos colores, los jardines en los que crecen numerosas hortensias junto a los rododendros, sus playas o verdes paisajes junto a su clima más bien lluvioso conforman un escenario de lo más acogedor y es que esta zona, si no la conocéis, es una preciosidad como queda demostrado en La pintora de estrellas y que tan bien transmiten los personajes a través de sus sensaciones.

Lo mismo sucede cuando nos trasladamos a las calles de París, donde ya entra en juego también el contexto histórico. Quizás aquí las descripciones no son tan minuciosas pero igualmente consigue que podamos hacernos una imagen del París de esos años y de la transformación que se produjo con el estallido de la guerra.
Como os decía en esta parte de la historia es destacable la labor de documentación que la autora ha tenido que realizar para trasladar a su novela unos hechos que tuvieron lugar en esos años y que al menos para mí, hasta hace poco eran desconocidos: el expolio nazi de obras de arte. Este es el eje más importante en torno al cual se construye esta historia y aunque se sitúa en la época de la Segunda Guerra Mundial, esta queda solo como un telón de fondo, lo verdaderamente importante es el curso de la vida de los protagonistas y su vínculo con las pinturas. Es un tema al que ya me había acercado a través de La tabla esmeralda y en esta novela he ampliado, al estar Elisa directamente vinculada el proceso queda bastante detallado y explicado, a mí personalmente me ha parecido expuesto con mucha claridad y muy interesante.

Otros dos temas que tienen  mucha relevancia en la novela son la pintura como no podía ser de otra manera, la maternidad y el maltrato a las mujeres, estos últimos tratados con bastante realismo. Da la sensación de que o bien Amelia también tiene la pintura como afición y por eso es capaz de plasmar en el papel con tanta habilidad las técnicas o ha investigado mucho sobre este tema. Y en el caso de la maternidad, se nota que quien lo escribe ha pasado por ello y por eso es capaz de plasmarlo con tanta ternura, ilusión y realismo, cualquiera que haya sido madre se sentirá identificada con la protagonista o eso creo, ya que yo no me encuentro en esa situación. Pero sí que me ha gustado mucho leer el desarrollo de ese vínculo tan especial que se va creando entre la madre y el  bebe.

En conclusión, una novela que hay que leer. Creo que si habéis llegado hasta el final de la reseña os habrá quedado claro que a mí me ha gustado muchísimo y por lo tanto tengo que recomendarla si os atrae lo que os he contado, no le encuentro ningún punto negativo. Es una historia bien planteada y desarrollada, que mantiene el interés por la lectura en todo momento y muy agradable de leer, además de tratar un tema que me parece sumamente interesante como ya os comenté en la reseña de La tabla esmeralda.

Nota: Reedito mi entrada para indicar que La pintora de estrellas será publicada por la editorial Suma de Letras el próximo mes de febrero de 2015.



FUENTES: imagen autora http://plateroyellos.blogspot.com.es/


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...