miércoles, 7 de noviembre de 2012

EL INVIERNO DEL MUNDO - Ken Follett

Título: El invierno del mundo
Autor: Ken Follett
Editorial: Plaza & Janés
Año: 2012
ISBN: 9788401353192
Nº de páginas: 960

SINOPSIS: Lee la sinopsis de este libro pinchando AQUÍ

No tenía pensado leer los dos volúmenes tan seguidos pero animada por el encuentro con Ken Follett al que quería asistir con ambos leídos y por la organización de una lectura conjunta por parte de Lesincele y Fesaro, dentro de la cual se encuadra esta reseña, solamente dejé pasar unos días una vez finalizada La caída de los gigantes y retomé la historia de estas cinco familias.
Aunque se pueden considerar libros independientes y leer cada uno por separado, considero que es más recomendable leer este volumen después de haber leído el primero, ya que retoma a muchos personajes y sus historias, por lo que pienso que leerlos en orden va a facilitar la comprensión. También quiero señalar que esta reseña contiene spoilers del primer libro por lo que si alguien tiene intención de leerlo, le recomiendo que se abstenga de seguir leyendo para no descubrir cómo queda la situación al final de La caída de los gigantes.

El invierno del mundo reanuda la historia pasados unos años desde el punto en el que finalizó el anterior, concretamente en el año 1933. Nos encontramos con los personajes que nos acompañaron en La caída de los gigantes, cuyas vidas han seguido su curso, teniendo descendencia la mayoría de ellos. Tenemos por un lado en Alemania, donde Adolf Hitler acaba ser  nombrado canciller, a la familia Von Ulrich, Walter y Maud que han tenido dos hijos, Carla y Erik. Maud trabaja en la revista Der Demokrat, donde escribe una columna de rumores políticos y diplomáticos mientras que su esposo Walter se ha convertido en miembro del Parlamento alemán, el Reichstag.
También en Alemania conoceremos a la familia Franck, amigos de los Von Ulrich y cuyos hijos, Werner y Frieda están estrechamente vinculados con su hija Carla, que se siente atraída por el hijo mientras que Frieda es su mejor amiga.

Por otro lado en Inglaterra encontramos de nuevo a Ethel, casada con Bernie y convertida en parlamentaria de la circunscripción de Aldgate. A pesar de la distancia y el tiempo mantiene su amistad con Maud y una de las visitas a su amiga en Alemania será la que sirva para que tanto ella como su hijo Lloyd Williams sean testigos de la situación de tiranía y represión en la que se encuentra el país.

Asimismo en Estados Unidos recuperamos a los Dewar y a la familia Peshkov. En Buffalo Gus Dewar, finalmente casado con Rosa, ejerce como Senador y tiene dos hijos Woody, quien seguirá los pasos de su padre interesándose por la política y Chuck, que ingresará en el ejército.
Por su parte Lev y Olga Peshkov solamente han tenido una hija, Daisy, que a pesar de su posición en una familia de clase alta sufre las consecuencias de la mala reputación que tiene su padre, quien además de jugar sucio en sus negocios engaña continuamente a su esposa con Marga, su amante desde hace años y con la que incluso tiene un hijo. Todo esto provoca que Daisy abandone a su familia y se instale definitivamente en Inglaterra, donde nadie conoce la reputación de su familia, lo que le permite codearse con los Fitzherbert, que siguen en Aberowen y tienen dos hijos, "Boy", vizconde de Aberowen y que despertará inmediatamente el interés de Daisy por su posición y Andy, el hijo menor.

Finalmente en Rusia seguimos el curso de la familia Peshkov, Grigori, que es ahora comandante del ejército y Katerina, quienes han criado a Volodia, el hijo de Katerina y Lev  que trabaja en el cuartel general de los servicios secretos del Ejército Rojo.

Las vidas de estas familias se irán cruzando y entrelazando a lo largo de las páginas, viéndose afectadas por los acontecimientos históricos que tuvieron lugar en esos años, en los que estarán directa e indirectamente implicados, dando lugar a una novela sumamente interesante al igual que ocurría en la primera parte.

Muchos de los aspectos que señalé en la reseña de La caída de los gigantes se aplican también a este volumen y en ese sentido nos encontramos con pocas novedades. Ken Follett sigue utilizando la misma estructura a la hora de desarrollar la historia, encontrándonos de nuevo con tres grandes partes correspondientes a tres periodos muy diferenciados "La otra mejilla", "Los años sangrientos" y "La paz fría", estando a su vez cada una dividida en capítulos con su propia división interna. A lo largo de los mismos la narración sigue un curso lineal que abarca los años comprendidos entre 1933 y 1949 utilizando un narrador en tercera persona que va alternando entre los diferentes personajes y escenarios, consiguiendo así que la lectura sea dinámica y muy entretenida.

Ken Follett se mantiene fiel al estilo que le ha proporcionado millones de lectores y así nos encontramos con una prosa clara y fluida, que no recurre a elementos cargantes y por lo tanto muy eficaz a la hora de mantener nuestro interés. Consigue mantener equilibradas las partes dialogadas y la narración, en la que adquiere gran importancia la técnica descriptiva logrando que el lector se pueda hacer una imagen muy clara de cómo son tanto los personajes como los ambientes en los que se mueven.

Es también esta una novela de personajes, son ellos los que llevan el principal peso de la trama y por lo tanto han sido cuidados al detalle, tanto los protagonistas como los secundarios. Igual que ocurría en La caída de los gigantes, en las primeras páginas nos encontramos con una guía que incluye a los principales personajes agrupados por nacionalidad y familias e incluyendo también la relación de los personajes reales y de los que no se encuadran en ninguno de los casos anteriores. Sin duda es una gran ayuda pero en esta ocasión tampoco he necesitado recurrir a la misma ya que Ken Follett consigue dotar a cada uno de unos rasgos tan perfilados e individualizados que tienes claro en todo momento quién es quién y qué papel desempeña en la historia.

Si os fijáis, todo lo que os he contado hasta ahora no aporta grandes diferencias con la reseña que publiqué hace unos días, pero eso no significa que El invierno del mundo no tenga elementos novedosos, como sucede en el caso de los personajes, que en este volumen son, aunque pueda parecer complicado, más numerosos que en el primero. Hay que tener en cuenta que tenemos a la mayoría de los protagonistas de La caída de los gigantes que aquí pasan a un segundo plano y al mismo tiempo se añaden todos los descendientes, por lo que necesariamente ha de aumentar el número de los mismos.
También en este caso desde mi punto de vista la importancia entre los personajes principales está más repartida, puede que motivado porque sean más, pero no me ha parecido que haya una historia que destaque más que otras tan marcadamente, sensación que sí tuve en La caída de los gigantes, quizás por la influencia de los acontecimientos históricos que le tocaba vivir a cada uno.

Como os decía, todos los personajes tienen unos caracteres muy marcados, ricos en matices y emociones y siguen una evolución constante y coherente a lo largo de la historia. Tampoco en esta reseña os voy a hablar de cada uno de ellos porque sería extenso, pero sí voy a destacar mis preferencias. Si en La caída de los gigantes eran dos mujeres mis favoritas, aquí es difícil la elección, lo que me lleva a pensar que en este caso los personajes no son tan carismáticos y admirables. Dentro de las familias me sigue gustando mucho los Von Ulrich, Maud mantiene la personalidad que tanto me gustó en el primer libro, que en parte lega a su hija Carla, una joven con carácter fuerte y decidido y mucha valentía.
Pero sin duda el personaje femenino que más me ha gustado es Daisy. Reconozco que un primer momento no consiguió despertar mi interés, esa superficialidad que marcaba su forma de ser no me gustaba nada pero luego es un personaje que evoluciona mucho, yo diría que es quien sufre una mayor transformación y por eso se ha ido ganando mi cariño poco a poco.
Dentro de los masculinos también tengo dos claras preferencias que son Lloyd Williams porque ha heredado muchos rasgos que me gustaban en el carácter de su madre y Woody Dewar, que consigue protagonizar la historia de amor que más me ha conmovido.

Dentro de los secundarios, volvernos a encontrarnos aquí con personajes históricos con gran relevancia, perfectamente integrados en la narración de una forma natural aunque en este caso son menos que los que aparecían en La caída de los gigantes.

Para mí algo novedoso en El invierno del mundo que merece la pena destacar es que tiene una mayor carga dramática que el anterior volumen. No es que tenga preferencia por ver a los personajes sufrir, pero en La caída de los gigantes me quedé con la sensación de que, aunque está claro que en época de guerra nadie lo pasa bien y todos tienen momentos duros por uno u otro motivo, no había momentos marcados en los que un hecho tambalease a una familia como puede ser por ejemplo la pérdida de uno de sus miembros. En El invierno del mundo sí encontramos esas escenas dramáticas y asistimos al trauma que supone perder a una persona querida y en ese sentido me ha parecido que se acerca más a la realidad, en época de guerra en la que están implicados miembros de una familia combatiendo parece inevitable que en algún momento la muerte tenga que llegar a la misma.

Vuelve a sorprender el excelente y amplio trabajo de documentación realizado por el autor para trasladar a la novela los acontecimientos históricos más importantes de esos años. No solo reproduce hechos sino que los ambientes están cuidados al detalle para que nos situemos en la época incluyendo referencias a los edificios, a la forma de vestir y ropas utilizadas, costumbres de la sociedad, empleos, comidas, etc.

En este caso el acontecimiento histórico más importante que marcó todo este periodo es la Segunda Guerra Mundial y se recogen en la novela sus antecedentes, las motivaciones y causas que dieron lugar al estallido de la guerra, el desarrollo de la misma y su finalización. Algo que me ha llamado la atención es que prácticamente no hay referencias a los campos de concentración que era algo que esperaba encontrar en esta historia pero por otra parte, como es un tema que ya se toca en otros muchos libros no me ha importado que este tema no tenga relevancia y aparezca solo inderectamente. Creo que Ken Follett en estos libros ha querido acercarnos a esos hechos que no son tan conocidos, hacer un recorrido por la historia que nos permita abarcar todo lo que sucedió y no centrarse solo en los aspectos más conocidos.

En otras líneas argumentales se desarrollan otros hechos importantes como la Guerra Civil española, la invasión de la Unión Soviética, el ataque a Pearl Harbor o el desarrollo de la primera bomba atómica, algunos tratados con más detalle que otros. Al ser un periodo sobre el que se ha escrito mucho más, mis nociones de historia eran más amplias que las que tenía de los acontecimientos que nos contaba en La caída de los gigantes, por lo que me ha resultado más comprensible y esto ha hecho que haya disfrutado más con la lectura en cuanto a contexto histórico se refiere, descubriendo también datos que no conocía. 

En general he disfrutado mucho con la lectura de los dos libros y no dudo en recomendarlos. Por establecer una diferencia quizás en El invierno del mundo la parte final en la que se empieza a abordar el tema de la guerra fría no me ha parecido tan entretenido, lo que no me ocurrió en La caídade los gigantes. Pero esto ya es cuestión de gustos, en mi caso es un tema que nunca me ha atraído especialmente y por eso tengo curiosidad por leer la tercera entrega, End of the eternity que se centrará en la guerra fría, para comprobar si disfruto igualmente y consigue que cambie mi opinión sobre ella.

En conclusión, tanto La caída de los gigantes como El invierno del mundo son para mí dos novelas muy recomendables para todo aquel que quiera profundizar en la historia de nuestro siglo. La diversidad de personajes y las líneas argumentales hacen que sea una lectura muy interesante a lo que hay que añadir el estilo de Ken Follett, que logra mantener el interés del lector en todo momento a pesar del amplio número de páginas, dando como resultado una novela bien desarrollada y muy entretenida.



Puedes adquirirlo en formato físico a través de Amazon.es
Puedes adquirirlo en formato digital a través de Amazon.es


Gracias a Plaza & Janés por facilitarme el ejemplar
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...