lunes, 10 de diciembre de 2012

DONDE LA MUERTE TE ENCUENTRE - Fernando Otero

Título: Donde la muerte te encuentre
Autor: Fernando Otero
Editorial: Editorial Algaida
Año: 2012
ISBN: 9788498778175
Nº de páginas: 272

SINOPSIS: Lee la sinopsis de este libro pinchando AQUÍ

Como os comenté en la reseña de Seis peces azules, hace unas semanas recibí un paquete de la editorial Algaida que contenía las dos novelas galardonadas con el premio Ateneo de Sevilla, por lo que cuando Laky me comentó la organización de una lectura conjunta similar a la de Seis peces azules pero de Donde la muerte te encuentre, no dudé en apuntarme a su iniciativa. Aunque no sabía prácticamente nada de esta novela me llamó la atención la frase que contiene en su portada "una novela sobre las extrañas circunstancias de la muerte de Ernesto Che Guevara", me pareció una buena forma de acercarme a la figura de este personaje ya que aunque pueda resultar extraño, no sabía nada sobre él más allá de que fue un revolucionario.

Señala el autor en una nota final que lleva en su memoria la imagen del Che Guevara desde niño pues estaba colgada en una de las paredes de la casa de sus abuelos y en ese sentido, me he sentido vinculada a él, pues recuerdo perfectamente mi primer contacto con la imagen del Che siendo muy niña al contemplarlo en un espejo en el que mi padre rayaba su imagen para hacer un cuadro o similar. Por aquel entonces no tenía capacidad para entender la relevancia de su figura y me quedé simplemente con que era un guerrillero que había luchado en la revolución, aunque estoy segura de que no tenía ni idea de lo que era una revolución, pero su imagen me parecía muy bonita. 
Gracias a la lectura de Donde la muerte te encuentre he llegado a conocer un poco mejor a este personaje, aunque he de reconocer que la novela no ha conseguido entusiasmarme y la lectura no ha resultado muy amena. No me malinterpretéis, con ello no quiero decir que sea una mala obra, simplemente es cuestión de gustos y su temática no encaja en los míos, por lo que no he llegado a disfrutar de la trama aunque tiene muchos aspectos destacables que os detallaré en esta reseña.

Donde la muerte te encuentre nos acerca a la historia de Ginés Maldonado, un joven investigador español que se encuentra preparando su tesis doctoral en torno a la muerte de Ernesto Che Guevara, para lo cual se traslada a La Habana donde espera completar su investigación sobre las causas de la misma. Para ello entra en contacto con exguerrilleros a los que entrevista para obtener información de primera mano sobre lo que sucedió en Bolivia en el año 1967, además de conseguir hacerse con el diario original de Raúl Villar, guerrillero antiguo compañero del Che en la revolución boliviana y silenciado por el gobierno Cubano. Sus pasos e investigaciones serán seguidos de cerca por el Servicio de Contrainteligencia de La Habana, quienes no están dispuestos a que esta información salga a la luz.

Como os decía, aunque a mí el tema no me haya resultado interesante, considero que Donde la muerte te encuentre tiene aspectos positivos. En primer lugar su estructura es muy original, creo que no había leído nunca una novela en la que tuviese esta sensación al leer. No sé si habéis visto alguna vez una película o serie de las que se denominan "falso documental",  tipo por ejemplo Modern Family, en las que se sigue el curso de una historia pero se introducen comentaristas que hablan de sucesos pasados. Bien, pues Donde la muerte te encuentre para mí sigue este esquema y mientras la iba leyendo me resultaba todo muy visual, tenía la sensación de estar viendo a las personas que van dejando sus comentarios sentadas frente a la cámara hablando de los hechos vividos. Creo que sería una novela perfecta para hacer una película de este tipo y en este sentido me ha encantado, me ha parecido algo innovador ya que al menos yo nunca me había encontrado con una obra similar, que no dudo que las haya.

Con este esquema el libro está dividido en treinta y ocho capítulos entre los que se intercalan algunos fragmentos del Diario de Raúl Villar en Bolivia. Teniendo en cuenta que la novela cuenta con 272 páginas, os podéis hacer una idea de la extensión de estos capítulos, son muy cortos y esto hace que la lectura sea más dinámica. A lo largo de los mismos se  van alternando los narradores para lograr el efecto que he señalado anteriormente y así tenemos el grueso del argumento que corresponde a la historia de Ginés Maldonado, la cual sigue un curso lineal en el que hace uso de la elipsis para centrarse solamente en los hechos más relevantes de su investigación en La Habana, estando estos capítulos narrados en tercera persona desde la perspectiva de él.

De forma intercalada nos vamos encontrando otros episodios narrados desde diferentes puntos de vista en los que utilizando la primera persona como narrador, distintos personajes que han tenido contacto con Ginés, nos dan una crónica y opinión de lo que sucedió durante esos días. Es así como se va completando el relato, pues sus testimonios nos sirven para completar momentos que quizás no  quedan recogidos en el relato de Ginés o han ocurrido en un escenario donde él no estaba presente. Para ayudar al lector a identificar quien habla en cada momento al comienzo de estos capítulos aparece indicado el nombre del narrador/a y la localización en la que se encuentra.

Finalmente para completar este esquema nos encontramos con la reproducción de las partes más relevantes del diario de Raúl Villar, exguerrillero y compañero del Che, con quien compartió sus últimos días en Bolivia antes de fallecer en la batalla de Quebrada del Yuro. Estos capítulos siguen el esquema de un diario, reflejando la fecha en la que fueron escritos al inicio seguido de una narración en primera persona en la que relata lo que está sucediendo de manera clara y directa. Lo que sucedió en el año 1967 queda complementado por algunos capítulos al margen del diario narrados en tercera persona.

Fernando Otero tiene un estilo cuidado, con una narrativa concisa y clara a la que dota de un tono muy adecuado para la historia que está narrando. Destacan los cambios de registro que encontramos en función de quien sea el narrador en cada momento, adecuando la narrativa a la voz del personaje en cuestión. Encontramos tanto en los diálogos como en aquellos capítulos que están narrados por las figuras con las que Ginés entra en contacto el uso de cubanismos que contribuyen a lograr un mayor realismo y una mejor ambientación, pues son términos fácilmente comprensibles y conseguirán afianzar la sensación de estar realmente escuchando a las personas que hablan, sintiéndose por tanto el lector más integrado en la novela. Es algo que está muy logrado ya que como os comentaba, cuando se reproducen los testimonios he tenido la sensación de tener a esas personas sentadas en frente contándome su historia, consigue integrarte en la atmosfera y que te sientas dentro del mismo espacio que ellos, o al menos esa ha sido mi experiencia.

No solo el uso de estos términos contribuye a obtener una buena ambientación, ya que el autor ha cuidado también los escenarios en los que se mueven los personajes. Conoceremos algunos de sus monumentos, calles y edificios más emblemáticos junto al ambiente que se vive tanto en la ciudad como en sus restaurantes u hoteles. Platos y comidas típicas también tienen su importancia y así queda reflejado en muchos de los encuentros que Ginés tiene con diversos personajes, con los que comparte mesa mientras degustan los alimentos más típicos que quedan detallados al igual que la decoración de los locales o la forma de vestir de las gentes con las que se cruza. Todo ello en conjunto forma un mosaico atractivo que logra que el lector se sienta envuelto por la atmosfera caribeña y el encanto de La Habana, pues es el principal emplazamiento en el que se desarrolla la trama aunque en algunos momentos cobren relevancia otros lugares como Silebar o Clemencia. De todo ello se desprende que el autor conoce de primera mano los escenarios en los que sitúa a sus personajes, afirmación que queda confirmada en una nota final en la que declara su admiración por la isla, sus gentes y sobre todo su capacidad para inyectar emociones en los demás.

Imagen tomada por Alberto Korda 
La novela cuenta con un amplio número de personajes pero la mayoría no tienen demasiada relevancia más allá de su contacto con Ginés y no aparecen por tanto muy desarrollados, les conocemos solamente de forma puntual y a través del papel que desempeñan en la historia. La figura más destacada es Ginés Maldonado al que vamos conociendo a través de su propia historia y de lo que los demás personajes nos cuentan sobre él. Es un hombre en el que destaca sobre todo su tenacidad, su insistente búsqueda de la verdad sobre la muerte del Che superando todos los obstáculos que en la misma se encuentra, sin importarle poner en peligro su vida o la de las personas a quienes recurre. Es esta pasión la que le hace ser un poco temerario aunque en su personalidad también hay espacio para el romanticismo y así se encuentra en una lucha constante con el recuerdo del amor que dejó atrás, aunque a mí esta historia de amor no me ha convencido al igual que tampoco me ha convencido la facilidad con la que ha logrado sus objetivos de descubrir la verdad.

Junto a él destaca una figura femenina: Neliza Valdés, directora del Centro de Estudios Che Guevara y unida a la causa revolucionaria. Desde el punto de vista psicológico para mí es el personaje más interesante de esta novela y su personalidad está muy bien desarrollada hasta llegar al final en el que observamos el desenlace de la ambigüedad en la que se ha movido el resto de la trama.

Es necesario hacer referencia también a la excelente labor de documentación que ha realizado Fernando Otero para trasladar a la novela con rigor histórico los hechos ocurridos. Partimos de que es una historia ficticia y en la misma se han integrado los acontecimientos realmente ocurridos, simulando en otras ocasiones aquello que pudo pasar de una forma que para el lector resulta verosímil. Aporta muchos datos en torno a la figura del Che Guevara que adquiere la categoría de un personaje más, quizás el más relevante incluso por encima del propio Ginés
Para aquellos que como es mi caso no conocemos mucho en torno a él la lectura de esta novela es muy útil para profundizar un poco en lo que fueron las diferentes etapas de su vida, obteniendo una idea bastante clara de quién fue. Puede que no sea lo más relevante, pero me ha gustado mucho por ejemplo descubrir cómo fue tomada la famosa fotografía que se ha convertido en la imagen que todos asociamos con el Che Guevara y que es la primera que yo vi como os contaba más arriba.

Respecto al final de la novela comentaros que a mí me ha gustado, quizás de las cosas que más en toda la novela. Hay un cambio marcado entre lo que hemos leído anteriormente y los capítulos finales, lo que sucede se cuenta de forma más rápida e igual un poco esquemático pero la idea principal queda recogida y conocemos el desenlace en torno a la tesis de Ginés, en el que quedarán reflejadas  las posiciones adoptadas por algunos personajes. Del resto puesto que solamente han aportado sus testimonios no nos llegan referencias de lo que ha ocurrido con ellos, aunque tampoco creo que sea algo necesario pues su función para mí solamente era puntual a la hora de hacer su declaración.

Como veis y a pesar de que yo no he llegado a disfrutar con su lectura, es una novela recomendable especialmente para aquellas personas que estén interesadas en la figura del Che. Aunque algunos capítulos han sido más amenos, en otros momentos se me ha hecho pesada por abordar temas que no me atraen, pero esto como siempre es cuestión de gustos. Por eso si os atrae lo que os he contado en la reseña os animaría a leerla independientemente de mi experiencia ya que creo que puede resultar interesente tanto a nivel histórico como de entretenimiento en función de los intereses de cada persona.





FUENTES: imagen autor http://www.revistadeletras.net/premios-de-novela-ateneo-de-sevilla-2012-un-encuentro-entre-libros/


Gracias a Algaida por facilitarme el ejemplar
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...