lunes, 14 de enero de 2013

EL ÁLBUM DE FOTOS - Jo Baker

Título: El álbum de fotos
Autor: Jo Baker
Editorial: Alevosía
Año: 2012
ISBN: 978-84-15608-15-8
Nº de páginas: 460

SINOPSIS: Lee la sinopsis de este libro pinchando AQUÍ

Ya os he comentado alguna vez que tengo tendencia a adquirir libros guiada solamente por sus portadas y eso es lo que me ocurrió con El álbum de fotos, me gustó tanto cuando la vi en el catálogo de Alevosía que no pude resistirme y más cuando leí su sinopsis y comprobé que era una historia familiar de esas que tanto me gusta a mí leer. Tengo que reconocer que no ha sido la historia que me esperaba, estoy acostumbrada a leer sagas familiares que esconden secretos que van pasando de generación en generación y en este caso no es así, es otro tipo de enfoque más centrado en la evolución de la familia.
 
El álbum de fotos recoge la historia de cuatro generaciones de una familia, los Hastings, partiendo del año 1914 en Londres hasta el año 2005. Conocemos en primer lugar a la pareja formada por William, joven obrero de una fábrica que sirve en el buque de guerra Goliath en la batalla de Galípoli y su esposa Amelia, que se quedará en Battersea junto a su suegro y el niño fruto de su matrimonio, Billy. Con el paso de los años Billy crecerá y tomará parte en el desembarco de Normandía montando en una bicicleta militar. Se casará con Ruby, su novia judía y tendrán un hijo, Will, cerrando finalmente esta historia la hija de este, Billie.
 
Esto es un resumen a muy grandes rasgos de su argumento pero en este caso no se puede contar mucho más ya que El álbum de fotos hace un recorrido por los momentos más destacados de la vida de cada una de las generaciones y es mejor seguirlos a través de la lectura. Son en la mayoría de los casos anécdotas o situaciones de la vida cotidiana y a través de las referencias que incluyen será el lector el que tenga que ir completando en su mente lo que ha ocurrido en todos los años que no quedan reflejados en el libro.

 El álbum de fotos se encuentra dividido en diversos capítulos que vienen diferenciados por su encabezamiento, en el que se nos indica el lugar en el que tiene lugar la acción y la fecha concreta, incluso en algunos es más específico y señala también un escenario determinado dentro de cada localización y la hora exacta
La historia parte del día 14 de agosto de 1914 en Battersea y siguiendo un curso lineal marcado por grandes saltos temporales se desarrolla hasta el 7 de julio de 2005. En todos ellos utiliza un narrador omnisciente en tercera persona y una narración en tiempo presente, que no suele ser habitual encontrar, con la que consigue que el lector tenga la sensación de estar visualizando cada escena en el momento.
 
Me ha gustado mucho la forma de escribir de Jo Baker. Utilizando una prosa cuidada y concisa, logra impregnar a su novela de un estilo elegante e intimista, en el que muestra una gran capacidad para transmitir los sentimientos, emociones y relaciones entre los diferentes miembros de la familia. Es una obra en la que domina un ritmo pausado, tiene ciertas dosis de suspense pero en ningún momento esto nos hace pasar páginas rápidamente para descubrir el rumbo que sigue la vida de esta familia ni nos encontramos con grandes giros argumentales. Sin embargo Jo Baker consigue mantener el interés del lector y que este se sienta cómodo con la lectura, disfrutando de cada uno de los momentos que nos va relatando.

 En este caso no podemos decir que haya un personaje principal o que unos destaquen más que otros. Cada uno de los miembros de esta familia va adquiriendo protagonismo y perdiéndolo en la progresión que marca el paso del tiempo, a medida que van pasando los años surgen nuevas generaciones que toman el relevo a las anteriores y es por eso que todos ellos son destacables. Sí que hay algunos que nos acompañaran durante más tiempo, puesto que primero los conocemos como hijos, luego como padres y posteriormente en su papel de abuelos, como es el caso de Billy y de Will.
Esto no impide que la autora los presente bien perfilados, sólidos y caracterizados de tal manera que resultan muy humanos. A la hora de definirlos se incide más en su psicología permitiendo que nos acerquemos a sus caracteres, sentimientos, problemas, obstáculos, decisiones e indecisiones que marcan a cada uno a lo largo de su vida. A pesar de ello, es difícil empatizar con ellos, principalmente debido a la rápida sucesión de generaciones que impide afianzar lazos entre el lector y los personajes. En mi caso no hay ninguno que me haya conquistado totalmente, me he limitado a leer la historia como un espectador de sus vidas pero sin llegar a implicarme con la familia, es decir, que me era un tanto indiferente lo que les ocurriese.
 
Al acompañarlos a lo largo de tanto tiempo lo que sí se observa es la evolución que siguen sus personalidades, cómo les va marcando el paso del tiempo, los problemas que tienen que afrontar y sobre todo cómo les condiciona su pasado y el legado que les ha quedado de sus antepasados, representado a través de ese nombre que comparten generación tras generación. Cada uno de ellos va sufriendo las consecuencias de los traumas vividos por sus familiares, traumas que arrastran desde el momento en que William perdió la vida en la guerra. Esto provocó que su hijo Billy viviese marcado por el hecho de tener como padre a un héroe de guerra a cuya altura tenía que estar y este aspecto fue dando forma a su personalidad, que a su vez condicionó posteriormente la de su hijo y así sucesivamente.
 
Os comentaba que hay personajes a los que conocemos en su etapa de niños y vamos viendo evolucionar a medida que van pasando los años. En este sentido me han gustado mucho más las escenas que se centran en la infancia que las que desarrollan en su etapa adulta. La perspectiva que le da el punto de vista del niño me ha resultado más interesante y mejor desarrollada, además de ser situaciones que tienen mayor carga dramática y que sí consiguen que el lector se implique con ellos, aunque solo sean en algunos capítulos.
 
Podríamos decir que El álbum de fotos es una novela de personajes puesto que todo su argumento gira en torno a los Hastings. Es un relato sobre los lazos y vínculos familiares, sobre las relaciones que se establecen entre los diferentes miembros de la familia al mismo tiempo que refleja otros temas que pueden afectar a cualquier familia como la soledad, los recuerdos, las lealtades, la infidelidad, el hambre y la pobreza, las vocaciones y los planes de futuro, la búsqueda del éxito y la superación personal, la felicidad o el paso del tiempo.
 
Al mismo tiempo que vemos discurrir generaciones de esta familia vamos observando los cambios que se producen en su modo de vida. Quedan reflejadas escenas cotidianas que nos permiten comprender los cambios que en la sociedad se van produciendo, los avances y mejoras, las modificaciones en la forma de pensar e incluso los propios cambios en las relaciones familiares y en la forma de exteriorizar los sentimientos, más abiertos a las muestras de afecto en la época actual, donde también es más fácil la comunicación y la búsqueda de apoyo o comprensión.
 
Como telón de fondo y aunque no adquiere relevancia, encontramos también importantes acontecimientos históricos que han marcado la historia de este último siglo. La novela abarca desde la Primera Guerra Mundial hasta los atentados de Londres de 2005 y entre otros encontramos por ejemplo  la batalla de Galípoli en la Primera Guerra Mundial, el Desembarco de Normandía en la Segunda Guerra Mundial o la redada del Vel d´Hiv en París además de otras referencias que ambientan cada periodo a la perfección, plasmando la evolución en diferentes ámbitos como referencias al jazz, a The Beatles, los Pitufos u otros cambios como la llegada del metro o de la televisión.
 
Si tuviese que quedarme  con un momento de los muchos que aparecen en El álbum de fotos este sería sin duda su final. Me ha gustado muchísimo, quizás por la relación con acontecimientos más recientes que nos impactaron a todos cuando sucedieron hace unos años o por el mensaje que contiene, pero me ha resultado un final muy bonito que te deja con una sensación agradable que invita a reflexionar y a valorar la importancia de cada momento y sobre todo de vivir el presente: "Ahora existe solo el beso, y el sabor del café, y la clara e intensa conciencia de que esto, dure lo que dure, es la felicidad".

 Como si de un álbum fotográfico en el que una familia va colocando las imágenes más importantes de su vida se tratase, El álbum de fotos es una novela construida a base de pequeños momentos en la historia de la familia Hastings. Una obra con una prosa cuidada y elegante en la que domina el ritmo pausado, reflejo de escenas cotidianas que nos muestran la importancia de los lazos y vínculos familiares. Recomendable para aquellos que disfruten con lecturas de corte intimista en las que priman los sentimientos, emociones y relaciones entre los diferentes personajes además de para aquellos lectores aficionados a las sagas familiares.



Gracias a Alevosía por facilitarme el ejemplar
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...