jueves, 31 de enero de 2013

EL CREPÚSCULO DE LOS SENTIMIENTOS. LA ODISEA DE ADELA - Vicente Ayuso Osuna

Título: El crepúsculo de los sentimientos. La odisea de Adela
Autor: Vicente Ayuso Osuna
Editorial: Círculo Rojo
Año: 2012
ISBN: 9788490301128
Nº de páginas: 216

SINOPSIS: Lee la sinopsis de este libro pinchando AQUÍ

Hace unos meses que Vicente Ayuso Osuna se puso en contacto conmigo para ofrecerme su novela para leer y reseñar en el blog y aunque no la conocía, su sinopsis me resultó atractiva por la época en la que transcurría y por el misterio que dejaba entrever en torno a una tragedia familiar. Cuando un autor/a me envía su libro me gusta antes de publicar mis impresiones compartirlas con él o ella, tanto positivas como negativas, para que tenga una referencia de lo que va a leer posteriormente. Y en el caso de esta lectura ha sido todo un acierto ya que me ha permitido aclarar algunos puntos que yo consideraba errores, por lo que antes de redactar la reseña he creído conveniente volver a releer varias partes de la misma para así poder recoger aquí el análisis de la obra de la forma más acertada posible. Las impresiones que una lectura nos produce no se pueden modificar y cada lector tiene las suyas, pero cuando hablamos por ejemplo de erratas o datos contradictorios creo que es necesario poder demostrar que están ahí y es por esto que he necesitado realizar una segunda lectura de partes de esta obra para revisar y contrastar los datos que había tomado.

El crepúsculo de los sentimientos. La odisea de Adela se desarrolla en los años sesenta y tiene por protagonistas a los miembros de dos familias que se ven unidas a través de sus hijos. Por un lado están los Requena González, una familia modesta de Barcelona compuesta por el matrimonio formado por Antonio y Asunción y sus cinco hijos, entre quienes destacan Julio, estudiante de Medicina y Fernando, estudiante de mecánica. Por otro lado está una familia de la burguesía compuesta por Mariano y Dominique, que tienen tres hijos entre quienes destaca la menor, Adela, estudiante  también de medicina.
Una tarde tomando  unos vinos Julio y Fernando conocen a Adela y a su amiga Elena, ambas estudiantes de medicina en la misma facultad que Julio y entablan lo que se convertirá en algo más que una amistad. Pero todo se complicará cuando Adela se quede embarazada y la diferencia de clases sociales se convierta en un problema que desembocará en graves conflictos que trastocarán sus  vidas.

A través de El crepúsculo de los sentimientos. La odisea de Adela Vicente Ayuso nos plantea una situación en torno a las diferencias entre las clases sociales que si bien hoy en día seguramente no se convertiría en un problema, en los años sesenta no era tan fácil de superar y asimilar. La idea que ofrece este planteamiento así como el desarrollo del mismo hasta desembocar en su sorprendente e inesperado final ha despertado mi interés, aunque por otro lado he de señalar que desde mi punto de  vista la novela tiene puntos que sería necesario revisar.

Está dividida en veinticuatro capítulos más un prólogo y un epílogo final, siendo la mayoría de corta extensión por lo que se lee bastante rápido. La historia está narrada en tercera persona a través de un narrador omnisciente y el estilo de Vicente es claro y directo, utilizando un vocabulario en general comprensible y de fácil lectura. Narración y diálogo se mantienen equilibrados aunque mi impresión es que Vicente maneja mejor la narrativa que la construcción de diálogos. Por otro lado, se aprecia en la obra la influencia de su profesión médica y así nos encontramos con algo de vocabulario técnico además de descripciones de procesos o patologías, todo ello comprensible por el contexto en el que aparecen, aunque en algún caso me ha resultado un tanto forzado. Por ejemplo para anunciar un embarazo pienso que pocas personas serán las que utilicen el término "hiperémesis gravídica" en un ambiente familiar, aunque sean estudiantes de medicina.

En relación a la redacción y al estilo tengo que hacer mención de ciertos puntos negativos que han afectado a la lectura, como ya he comentado en otras obras en las que esto ocurre. Por un lado la novela cuenta con faltas de ortografía relativas a la acentuación de las palabras. Encontrar faltas siempre es un problema pero en el caso de la acentuación se incrementa cuando su ausencia cambia el significado de algunas frases provocando que haya que volver a leer el párrafo para su correcta comprensión. Por ejemplo esta frase "si ya se lo que debes de estar pensando..." creo que debería ir redactada "sí, ya sé lo que debes de estar pensando...". Por otro lado tiene problemas de colocación de los signos de puntuación, especialmente de las comas, necesarias a la hora de marcar el ritmo de la lectura y conseguir la entonación y comprensión adecuada. Como os comentaba al principio, esto es algo que ya le he señalado a Vicente y él me ha confirmado que la novela está siendo corregida de cara a la próxima edición, por lo que no será un problema con el que se encuentren los futuros lectores.

En cuanto a los personajes, la mayoría de los miembros de ambas familias adquieren relevancia a lo largo de la historia por lo que es difícil señalar un único protagonista. Tanto por sus actos como por sus diálogos podemos identificar fácilmente sus caracteres, ya que tienen personalidades marcadas y diferentes unos de otros, lo que da cierta riqueza a la trama al entrar en conflicto en algunos casos. Así mismo debido a todo lo que les toca vivir se nota un gran cambio entre las figuras que se presentan al principio de la historia y las que encontramos al final, modificando su forma de actuar y de pensar, siendo este cambio más marcado en el caso de la familia de Adela. Es por ello que resultan figuras de carne y hueso como si hubiesen sido tomadas de la vida misma.
Entre todos ellos a mí me ha gustado especialmente el carácter que Vicente le ha dado a Antonio, el padre de Julio y Fernando. Es un hombre sencillo y bondadoso, trabajador, dotado de una inteligencia innata, calificándose a sí mismo como un "hombre de letras" y con la capacidad de hacer rimas al momento a partir de dos o tres palabras dadas. Esto último le sirve al autor para introducir a lo largo del relato estas rimas, teniendo así también cabida la poesía en esta obra.

Como ya nos indica en su título, El crepúsculo de los sentimientos. La odisea de Adela es una novela en la que el autor se ha centrado en los sentimientos de sus personajes, refleja en cada situación el estado en el que se encuentran y sus emociones, los aspectos que son importantes para ellos y cómo condicionan estos sus vidas. Es esto lo que nos permite comprender las situaciones por las que tienen que pasar así como sus inquietudes, preocupaciones, sufrimiento y en menor medida, alegrías. Por otra parte también vemos como todo esto incide en su forma de ser, afectando a sus estados de ánimo y provocando cambios en la forma de pensar y de actuar.

La trama se sitúa principalmente en la ciudad de Barcelona en los años 60 y nos encontramos con referencias que nos ayudan a situarnos, entre ellas las Ramblas o la Plaza Real, el viejo barrio en el que se sitúa lo que se conoce o conocía como la senda de los elefantes o el puerto con la estatua de Colón que harán que cualquier persona que conozca un poco Barcelona no tendrá problema para identificar muchos de estos emplazamientos. Lo mismo sucede con París, la otra ciudad donde transcurre la acción y en la que destacan pasajes como el paseo por las aguas del río Sena, lo que contribuye a construir la ambientación de la novela al igual que hay un personaje real que tiene cabida en esta obra, encontrándonos con un pasaje dedicado al pintor Pablo Picasso en el que nos habla de su perro Lump, su mansión Villa La Californie o de la inauguración del Museo Picasso de Barcelona.

También nos encontramos detalles que ponen de manifiesto las diferencias existentes entre la sociedad actual y la de esos años como la obtención de mayoría de edad a los veintiún años en lugar de a los dieciocho, referencias a coches como el "600" o el Seat 1500 o los viajes al extranjero para abortar entre otros, lo que resulta interesante para descubrir la forma de vida en esos años.

El crepúsculo de los sentimientos. La odisea de Adela es una novela que mantiene el interés debido a la necesidad de descubrir cómo se va a resolver la situación en la que se encuentran los protagonistas y a mí personalmente me ha sorprendido esta resolución, puesto que ha dado un giro argumental que no había previsto, mis teorías iban en otra línea. Esto siempre es algo que resulta positivo para el lector, al menos a mí me gusta que los finales en este tipo de libros no sean evidentes aunque también he de señalar que la explicación relativa a Fernando no me ha convencido demasiado, pero esto ya es cuestión de gustos personales y cada uno tiene los suyos.

Resumiendo, El crepúsculo de los sentimientos. La odisea de Adela es una novela que aunque tiene algunos puntos que desde mi punto de vista habría que revisar, se lee fácilmente tanto por su estilo como por la extensión, planteando en su argumento un grave conflicto familiar en los años sesenta y adquiriendo por este motivo relevancia los sentimientos y emociones de sus personajes.


FUENTES: imagen autor


Gracias a Vicente Ayuso por facilitarme el ejemplar
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...