viernes, 11 de enero de 2013

FLORES DE INVERNADERO - Natalia García

Título: Flores de invernadero
Autor: Natalia García
Editorial: Éride Ediciones
Año: 2011
ISBN: 9788415425151
Nº de páginas: 212

SINOPSIS: Lee la sinopsis de este libro pinchando AQUÍ

Fue el pasado verano cuando Natalia García contactó conmigo para ofrecerme un ejemplar de su novela Flores de invernadero para leer y reseñar en el blog. Puesto que no conocía ni a la autora ni su novela, tuve que investigar un poco antes de responder y animada por las opiniones positivas que encontré y por algunos puntos que me resultaron atractivos en su sinopsis acepté la propuesta.

El argumento de Flores de invernadero gira en torno a la vida de su protagonista, Emma, ejecutiva de una agencia de publicidad y madre soltera de una hija adolescente que aspira a convertirse en periodista por lo que se encuentra estudiando en Londres para mejorar su inglés. En el entorno de Emma encontramos tanto a sus familiares y amigos como a sus compañeros de trabajo y vecinos. Así en el trabajo comparte confidencias con Laura, una joven treintañera que lleva una vida una tanto alocada e inestable a nivel sentimental y entre sus amistades se encuentra Mercedes, su mejor amiga, casada desde hace años y buscando quedarse embarazada. También conoceremos a sus padres que empiezan a sufrir los achaques de la edad y a sus vecinos, un matrimonio desestructurado que tienen una niña encantadora a la que Emma se encarga de cuidar de vez en cuando.

A grandes rasgos estos serán los principales ámbitos en los que se irá desarrollando la trama de Flores de invernadero, un libro en el que poco a poco vamos conociendo a su protagonista tanto a través de sus experiencias pasadas como de su vida actual, viéndola evolucionar y profundizando en su personalidad. Nos hablará por una parte de su vida familiar y de los problemas a los que tiene que enfrentarse en la misma, de su vida a nivel sentimental, de su círculo de amigos y de su entorno laboral, es decir, los mismos aspectos que podemos encontrar en la vida de cualquier persona y eso hace que sea una novela en ese sentido muy actual y cercana a la realidad.

Natalia García escribe con una prosa sencilla y cercana que da lugar a un estilo directo y ameno, resultando una novela de ritmo ágil influenciado también por la estructura que sigue de capítulos muy cortos, algunos incluso de una o dos páginas. Utiliza una narración en primera persona por lo que es Emma la encargada de hacernos partícipes tanto de sus acciones como de sus pensamientos y emociones, dando lugar así a una obra en la que prima el carácter reflexivo, intimista y sentimental, muy próxima al lector. Predomina la narración sobre el diálogo aunque estos son abundantes, plasmando a través de ellos el carácter de cada uno de los personajes. Creo que están bien desarrollados y resultan reales, pero he echado en falta un mayor uso de las intervenciones del narrador que den más continuidad a la narración, ya que a veces da la sensación de que el diálogo responde más a un guión.

No todos los capítulos están narrados en primera persona sino que a lo largo de la misma encontramos intercalado alguno en el que se utiliza un narrador omnisciente en tercera persona para presentarnos una misteriosa relación sentimental, en la que prima el sexo y la pasión pero de la que no se desvela la identidad de los protagonistas. Crea así un interrogante en torno a ellos y sirve para romper la tónica que domina en el resto de la historia, aunque ese suspense apunta en una dirección muy clara y casi desde el principio podemos establecer una hipótesis en torno a quienes protagonizan estas escenas que tendremos que esperar al final para confirmar y comprobar si estábamos en lo cierto o no.

Os he comentado anteriormente que el ritmo que sigue es ágil pero habréis deducido por lo que os he contado de su argumento que no es una novela cargada de acción o que nos invite a pasar las páginas rápidamente, sigue una evolución constante y es entretenido pero no ocurren grandes cosas ni hay demasiadas sorpresas, es una obra de crecimiento personal donde lo importante es observar la evolución que sigue Emma y llegar a conocerla a través de la retrospecciones a  su pasado.

Claramente se observa que la protagonista es Emma, es el personaje principal y en torno al que gira todo lo demás. Es una mujer que está retratada con mucho acierto, parece sacada de la vida misma y comparte por lo tanto muchos problemas y angustias con cualquiera hoy en día. Es por eso que es fácil conectar con ella y compartir su estado de ánimo, sus inquietudes y alegrías. Su personalidad se  va perfilando a medida que avanzamos, vamos descubriendo los hechos que marcaron su pasado, los obstáculos que tuvo que superar y cómo se desarrolla su vida hoy en día y así nos podemos hacer una idea muy clara de cómo es su carácter, está muy bien perfilada a nivel psicológico lo que permite conocerla en profundidad.

No puedo afirmar si es correcto o no, pero da la  sensación de que la autora se ha proyectado a sí misma en el personaje, quizás no en todas sus facetas pero sí en alguna. Así por ejemplo Emma es ejecutiva en una agencia de publicidad y Natalia García es licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas trabajando en diversas agencias en los últimos años. Es por eso que es capaz de dotar a su personaje de tanto realismo y reflejar con mucho acierto el ambiente que se vive en determinados ambientes como es su puesto de trabajo. Esta faceta laboral es la que más me ha gustado y con la que más identificada me he sentido ya que también he trabajado en publicidad y he disfrutado siguiendo los pasos de Emma y compartiendo sus problemas laborales con los clientes, las campañas y los tiempos de entrega. El mundo de la publicidad me encanta y todo lo que tenga que ver con él me interesa, por lo que en mi caso ha sido un acierto colocar a Emma en este puesto ya que me ha hecho la lectura más interesante.

En los diferentes ámbitos de la vida de Emma conocemos a diversos personajes a los que la autora también ha dotado de un alto grado de importancia, cuidando su caracterización y profundizando en su psicología y personalidades por lo que a pesar de que los conocemos a través de la visión que Emma nos da de ellos, podemos hacernos una idea bastante clara de cómo son. A estos personajes los utiliza para tratar diversos temas de actualidad que se convierten en los problemas a los que muchas personas se enfrentan hoy en día. Así encontramos en Flores de invernadero temas como el problema al que se enfrentan muchas parejas que no consiguen tener un hijo y tienen que recurrir a tratamiento, lo que en muchas ocasiones afecta a su relación, la temida crisis existencial al llegar a los cuarenta, los cambios que produce el paso del tiempo en nuestro cuerpo muchas veces tan difíciles de aceptar, el paro y la dificultad para encontrar un puesto de trabajo, la dificultad de encontrar una pareja estable, el Alzheimer, las dificultades laborales derivadas del exceso de trabajo o de la falta de reconocimiento del trabajo realizado entre otros muchos. Son por lo tanto temas que en mayor o menor medida a todos nos afectan y vemos como estos personajes se enfrentan a ellos y toman una postura determinada con la que en unas ocasiones estaremos de acuerdo y en otras no.

En conclusión, Flores de invernadero es una novela de personajes, que nos invita a reflexionar y a evolucionar junto a su protagonista y compartir sus inquietudes, poniendo de manifiesto muchos de los problemas que nos preocupan hoy en día y ofreciendo una posible vía para enfrentarse a los mismos. Una lectura realista, sencilla y amena que nos habla de amor, sentimientos y vínculos y en la que destaca su protagonista tanto por su carácter como por su evolución y determinación.




Gracias a Natalia García por facilitarme el ejemplar
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...