miércoles, 16 de enero de 2013

LÁGRIMAS SOBRE GIBRALTAR - Carlos Díaz Domínguez

Título: Lágrimas sobre Gibraltar
Autor: Carlos Díaz Domínguez
Editorial: Ediciones B
Año: 2012
ISBN: 978-84-9872-719-7
Nº de páginas: 432

SINOPSIS: Lee la sinopsis de este libro pinchando AQUÍ

Cuando Carlos Díaz Domínguez se puso en contacto conmigo hace unos meses para presentarme sus novelas y consultar si estaría interesada en leer y reseñar alguna, además de enviarme Los ascensores dormidos de La Habana que fue la que más llamó mi atención, me hizo llegar Lágrimas sobre Gibraltar, su última publicación que ha sido editada el pasado mes de octubre por Ediciones B.

La trama de Lágrimas sobre Gibraltar nos traslada a principios del año 1969 y toma como punto de partida la resolución aprobada en la sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas del día 18 de diciembre de 1968 por la que se declaraba que Reino Unido debía poner fin a la situación colonial de Gibraltar antes del 1 de octubre de 1969. Ante la previsión de un posible fracaso de las medidas diplomáticas y por lo tanto, de un incumplimiento de esta resolución, Franco ordena a su vicepresidente, Carrero Blanco, que tenga preparado un plan de invasión militar del Peñón de Gibraltar encaminado a recuperar su soberanía. El general de brigada José Caballero Crespo será la persona seleccionada por el vicepresidente para llevar a cabo esta operación.

Al margen de esto, Carrero Blanco encarga a Nicomedes Manrique, uno de los responsables del Servicio Central de Documentación (Seced) que introduzca a uno de sus miembros en Gibraltar para que les vaya suministrando información de lo que ocurre dentro del Peñón, especialmente a nivel militar. Nicomedes envía a Gibraltar a la pareja formada por Isabel Vioque y Michael Murray, quienes tendrán que hacerse pasar por un matrimonio como tapadera a su verdadera misión de espionaje.

Finalmente, Thomas Best, miembro del Secret Intelligence Service o SIS, más conocido como el MI6 comienza a observar extraños movimientos que le llevan a sospechar que España está preparando una acción militar contra el Peñón, por lo que tendrá que obtener pruebas con las que convencer a su jefe de lo que está sucediendo.

Estas serán las tres líneas de actuación que se irán desarrollando a través de las páginas de Lágrimas sobre Gibraltar, dando lugar a una lectura que combina los elementos propios de un thriller político con otros aspectos históricos que nos ayudarán a descubrir algunos hechos que tuvieron lugar en esos años.

Estas tramas se van desarrollando paralelamente a través de una estructura que logra que la lectura sea ágil y dinámica debido a las diferentes divisiones internas que presenta. Por una parte Lágrimas sobre Gibraltar está dividido en varias partes más amplias que se corresponden con los diferentes meses que transcurren desde enero a octubre de 1969. A su vez cada una de estas partes está dividida en otras más breves que vienen diferenciadas por un epígrafe que nos indica la fecha en la que nos situamos y el día de la semana al que corresponde, añadiendo incluso en algunos casos en los que es determinante la hora. Puesto que hay tres frentes principales de acción, dentro de cada día nos encontramos con algunos casos en los que es necesario desarrollar lo que está ocurriendo en cada escenario y para que el lector no se sienta perdido o descolocado cuando este cambia, aparece un espaciado mayor entre los párrafos que sirve de aviso. Es por eso que este cambio constante de personajes y escenarios hace que la lectura sea rápida y entretenida, siempre invita a leer un poco más para descubrir cómo continúa la historia en las diferentes líneas argumentales.

He de reconocer que al principio del libro esta estructura hizo que me sintiese un poco perdida, al presentar a tantos personajes en diferentes ubicaciones no conseguía quedarme con todos sus nombres y cargos, pero una vez que conseguí avanzar y asignar a cada uno su papel pude por fin meterme de lleno en la historia y disfrutar de la lectura.

Como ya comentaba en la reseña de Los ascensores dormidos de La Habana, el estilo de Carlos Díaz Domínguez es directo y preciso, otorgando importancia a los detalles, al vocabulario empleado y sobre todo a los escenarios en los que transcurre la acción. No es una novela en la que encontremos un ritmo trepidante que nos impulse a avanzar rápido las páginas pero el autor consigue mantener la tensión en torno al desenlace de la historia hasta llegar al final. Buena parte del desarrollo de la trama se sustenta en unos diálogos bien elaborados en los que utiliza distintas voces en función de la posición del personaje y su carácter, además de estar estos correctamente distribuidos para que se mantengan en equilibrio con la narración.

Son muchos los personajes que desfilan  por las páginas de Lágrimas sobre Gibraltar con mayor o menor grado de protagonismo y alternando personajes reales con otros ficticios. Entre los reales encontramos entre otros por ejemplo a Francisco Franco, al vicepresidente Carrero Blanco, al primer ministro británico Harold Wilson o a Robert Peliza, gobernador de Gibraltar. El autor ha dado forma a las personalidades de todos ellos y desde mi punto de vista están muy logrados, resultando coherentes de tal manera que no es difícil imaginar como reales las situaciones en las que intervienen. La relación de los personajes reales que intervienen en la trama se encuentra detallada en una nota final del autor en la que nos explica varios aspectos relacionados con su novela, señalando qué situaciones de las que figuran en la misma ocurrieron realmente y cuáles no.

Aunque es difícil establecer quiénes son los personajes protagonistas ya que hay varios que tienen mucha relevancia, yo destacaría por un lado a Isabel Vioque y por otro a Thomas Best. En el caso de Isabel Vioque es destacable su papel en dicho periodo, ya que se convierte en espía en una época en la que no había mujeres que ocupasen esta posición. Se perfila como una mujer inteligente, trabajadora, independiente, con unos objetivos muy claros a seguir en su vida, valiente y decidida a la hora de tomar decisiones, características todas ellas que a mí me gusta encontrar en las protagonistas de los libros que leo y es por eso que ha sido un personaje que me ha gustado bastante.

Thomas Best por el contrario es una figura más ambigua de acuerdo al papel que juega en la historia. Es un hombre al que no vamos a llegar a conocer completamente hasta las últimas páginas, ya que es necesario descubrir su forma de actuar y las decisiones que toma para conocerle en todos los aspectos de su personalidad. Es por eso que personalmente al principio no me gustaba demasiado,  me parecía bastante egoista y un mujeriego, pero a medida que avanzó la historia mis impresiones hacia él fueron mejorando al mismo tiempo que él iba evolucionando.

Os decía anteriormente que Carlos Díaz Domínguez le da mucha importancia a los escenarios en los que transcurren sus novelas. Con Los ascensoresdormidos de La Habana me permitió trasladarme sin problema a las calles de La Habana y en este caso hace lo mismo con Gibraltar. Plasma en las páginas de la novela cada uno de los escenarios en los que se mueven los personajes con diversos matices, permitiéndonos visualizar en nuestra mente cada uno sin problema además de recoger el ambiente que se vive en sus calles, el día a día de la ciudad y sus habitantes en aquella época. Además de Gibraltar también aparecen localizaciones como Madrid o diversas localidades en el sur de la península entre ellas Málaga, Algeciras, Cartagena, la Línea de la Concepción o Cádiz.

Es por ello que la novela cuenta con una excelente ambientación a la que contribuyen además de las descripciones de los escenarios, el reflejo de la sociedad de los últimos años de los sesenta así como de los aspectos políticos de ese periodo. En todo ello se aprecia que el autor ha realizado un excelente trabajo para trasladar a su novela de la forma más ajustada posible los hechos, incluyendo algunos que tuvieron lugar realmente en esos años y novelando el resto de acuerdo a los datos obtenidos y al eje central de su historia, que parte de una invasión ficticia a Gibraltar. De esta manera Lágrimas sobre Gibraltar se convierte en una obra interesante para profundizar en dicho periodo histórico, pues además de acercarnos a la política, sociedad y forma de vida de esos años nos permite descubrir determinados acontecimientos que tuvieron lugar en los mismos y aparecen integrados en la historia con naturalidad como la boda de John Lennon y Yoko Ono, la remodelación del gabinete ministerial que llevó a cabo Franco en 1969, el cierre de la verja que separaba España y Gibraltar o el partido de futbol que disputó la selección española.

En conclusión, partiendo de un hecho real Lágrimas sobre Gibraltar construye una trama ficticia que podría haber sucedido realmente. Es una obra bien documentada y ambientada que nos permitirá trasladarnos a los últimos años de los sesenta y observar cómo era la sociedad entonces, al mismo tiempo que disfrutamos de las intrigas políticas y de la red de espionaje que Carlos Díaz Domínguez desarrolla. Apta para todo tipo de lectores pero recomendada principalmente a los aficionados al género de la novela de espionaje.


FUENTES: imagen autor

Gracias a Carlos Díaz y a Ediciones B por facilitarme el ejemplar
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...