martes, 19 de febrero de 2013

LINDA, COMO EN EL ASESINATO DE LINDA - Leif GW Persson

Título: Linda, como en el asesinato de Linda
Autor: Leif GW Persson
Editorial: Grijalbo
Año: 2012
ISBN: 9788425347955
Nº de páginas: 560

SINOPSIS: Lee la sinopsis de este libro pinchando AQUÍ

A pesar de que no conocía a este autor ni tenía referencias de su obra, cuando la editorial contactó conmigo para ofrecerme un ejemplar para reseñar me animé a leerlo ya que era una novela negra y además de un autor sueco, por lo que seguramente me gustaría. Posteriormente investigando llegué a su página web donde lo primero que llamó mi atención es la indicación de que es el autor que leía Stieg Larsson y también descubrí que tiene una trilogía publicada, El declive del Estado del bienestar, donde ya aparece el protagonista de esta novela, el inspector Evert Bäckström y con Linda, como en el asesinato de Linda, inicia una nueva serie de novelas protagonizadas por este inspector.

Esta novela parte del asesinato de una joven aspirante a policía en Växjö, ciudad situada al sur de Suecia en la provincia de Småland. El jefe de la policía provincial se encuentra desbordado por este suceso y no duda en solicitar ayuda, recibiendo esta de la comisión de homicidios de la policía judicial central. Puesto que es pleno verano y la mayoría de efectivos se encuentran de vacaciones, el jefe de la Central de Estocolmo se ve obligado a asignar el caso al comisario Bäckström, quien se traslada a la localidad acompañado de un equipo de cinco colaboradores para resolverlo.

Linda, como en el asesinato de Linda es una novela que engancha desde las primeras páginas ya que se nos presenta a una joven brutamente asesinada y necesitaremos descubrir quién y por qué ha cometido dicho asesinato, siendo por lo tanto complicado separarse del libro hasta desvelar todos los interrogantes. Si bien cuando miré el número de páginas pensé que su lectura me iba a llevar más tiempo, han sido tres los días que he tardado en leerla, con lo que os podéis hacer una idea de la facilidad con la que se lee.

Como es habitual en este tipo de libros, la novela se encuentra dividida en capítulos de corta extensión y que tienen un ritmo muy ágil, de ahí que avancemos páginas casi sin darnos cuenta. La mayor parte de la acción transcurre en la localidad de Växjö aunque hay algunas ocasiones en las que se traslada a otros escenarios como Estocolmo y para facilitar que el lector no se pierda ni espacial ni temporalmente, al inicio de algunos capítulos se nos indica tanto el emplazamiento como la fecha en la que transcurre la trama.

Leif GW Persson escribe con una prosa directa y sin artificios, concisa, eficaz y con una narración detallada en todos los aspectos relacionados con la investigación en los que se pone de manifiesto que es un tema que conoce bien gracias a su trabajo como asesor para el Ministerio de Justicia así como su trabajo de catedrático en la Junta Nacional de Policía sueca. Utiliza un narrador omnisciente en tercera persona que le permite trasladar al lector todo lo que ocurre con los diferentes personajes en cada uno de los escenarios así como lo que piensan en cada momento, lo que tiene especial relevancia en el caso del comisario Bäckström.

Es así Evert Bäckström uno de los puntos fuertes de esta novela, ya que no encaja para nada en la figura que solemos encontrar normalmente y rompe con todos los esquemas. A mí personalmente no me ha gustado nada este hombre ya que con esa forma de ser es complicado que alguien acabe cogiéndole cariño, pero algunas de sus ocurrencias y forma de actuar te arrancan una sonrisa, aunque en este caso hay que aplicar el dicho que dice "reiremos por no llorar" ya que es todo un personaje, digno de análisis y que mejor no tener que depender de sus investigaciones. Ya su físico dice mucho de él siendo bajito, gordo y primitivo en el sentido de que es tosco, rudimentario y desaseado pero además tiene una forma de ser muy carismática, destacando por ser egoísta, perezoso, sexista, homófobo, manipulador y deshonesto entre otras muchas "cualidades", además de abusar de sus subordinados en los que delega todo su trabajo y engañar y estafar al sistema colando facturas de todo tipo. Por si todo esto fuera poco, él tiene un concepto muy elevado de sí mismo, considerándose un hombre sensato, atractivo e inteligente mientras que a la gente que está su alrededor les tiene en una estima muy baja, creyéndolos inútiles e ineptos para desarrollar cualquier trabajo sin él.

Como os podéis imaginar, con este perfil no parece la persona más adecuada para ocuparse de ningún tipo de investigación pero resulta un enfoque diferente al que en este tipo de novelas nos tienen acostumbrados y solo por eso merece la pena su lectura. Afortunadamente tiene un equipo amplio de colaboradores que serán quienes se encarguen de esclarecer el caso y que, aunque no son tan carismáticos como Bäckström, están también perfilados con detalle llegando a conocer tanto sus personalidades como diferentes aspectos de sus vidas que nos ayudarán a conocerlos en profundidad. Todos ellos adquieren importancia y son piezas fundamentales en el desarrollo de la trama por lo que no sería erróneo indicar que es una novela coral en la que el protagonismo se mantiene equilibrado a pesar de que por su forma de ser Bäckström destaque un poco más. En relación con estos personajes secundarios el mayor problema con el que me he encontrado es debido a sus nombres, difíciles de pronunciar y recordar, por lo que en muchas ocasiones me he tenido que parar a pensar quién era y qué cargo ocupaba, aunque esto se acaba superando a medida que avanzamos en la trama, pero al principio sí resulta confuso.

Otro aspecto llamativo es la época del año en la que se desarrolla la acción, en Suecia en medio de un asfixiante verano, el más caluroso que los habitantes recuerdan. Esta atmósfera sofocante está muy lograda, con múltiples referencias a las altas temperatura, el sudor, la necesidad de refrescarse y refugiarse en el aire acondicionado de las habitaciones. Es algo que resulta contradictorio ya que no encaja en la imagen que, al menos yo, tengo de este país, asociada al frío y a las bajas temperaturas, por lo que pensaba que sus veranos serían templados y me ha costado hacerme a la idea de temperaturas tropicales y dejarme envolver por esa sensación agobiante que transmite el ambiente en el que se colocan los personajes.

Junto a su carismático protagonista, uno de los pilares fundamentales en Linda, como en el asesinato de Linda es el desarrollo de la investigación de asesinato. Aquí se aprecia el conocimiento que el autor tiene de este mundo como he señalado más arriba, trasladando a su narración los métodos y pasos a seguir para ir esclareciendo poco a poco los hechos además de las relaciones entre los diferentes departamentos y personal. El caso no se resuelve de un día para otro ni las pistas aparecen de la nada, sino que todo está entrelazado y se observa la evolución y el trabajo desarrollado para encontrar a la persona que ha cometido el asesinato, atando todos los cabos y no quedando nada a la imaginación del lector.

Quizás es debido a esto que no es una novela donde tengas la necesidad de hacer conjeturas sobre quién es el asesino, al menos yo he seguido el curso de la investigación sin plantearme nunca una hipótesis sobre la identidad de este. Me he dejado llevar por el autor, recogiendo diferentes pistas que para mí  no han sido esclarecedoras y por lo tanto he tenido que esperar a que el nombre del asesino fuese desvelado, interesándome más los motivos por los que había asesinado a Linda que el nombre mismo.

Algo que me ha parecido destacable también son las últimas cien páginas, que he leído sin saber muy bien qué rumbo quería dar Leif GW Persson a su historia o que significado tenía la exposición de esos hechos. No os voy a desvelar demasiados datos del contenido de estas páginas para no estropearos la lectura pero solo os diré que ha conseguido mantenerme en tensión esperando un giro argumental, que por otra parte esperaba con temor ya que este tipo de sorpresas muchas veces estropean el desarrollo de una buena historia por no resultar satisfactorias para el lector. Por mi parte, solo os diré que no ha sido el caso, me ha gustado el cierre de la novela y la tensión e intriga de esas últimas páginas a pesar de lo desconcertante que me ha resultado.

En resumen, Linda como en el asesinato de Linda es una lectura recomendable con la que disfrutarán los aficionados al género. Con una trama consistente y bien desarrollada, destaca por el minucioso planteamiento de la investigación y sobre todo por su carismático protagonista, que se aleja de los estereotipos de este tipo de obras. Una novela que mantiene la tensión hasta el final, resultando entretenida y de fácil lectura. Estaré atenta a la publicación de la siguiente entrega de la serie ya que no me importaría repetir con este autor.



FUENTES: imagen autor

Gracias a Grijalbo por facilitarme el ejemplar
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...