viernes, 8 de marzo de 2013

BUENOS DÍAS - Alicia González

Título: Buenos días
Autor: Alicia González
Editorial: El desván de la memoria
Año: 2012
ISBN: 9788493880910
Nº de páginas: 128

SINOPSIS: Lee la sinopsis de este libro pinchando AQUÍ

Recibí este libro hace unos meses gracias a su autora, quien contactó conmigo para ver si estaría interesada en reseñarlo en el blog y como la sinopsis me resultó interesante, ya que si os fijáis hace referencia a una historia familiar, acepté su oferta.

Buenos días es una novela coral en la que a través de los diferentes capítulos, van exponiendo su historia varias personas relacionadas con la que podríamos establecer que es su protagonista, Miriam Pacheco, quien se encuentra luchando por su vida en la cama de un hospital. Miriam es una joven dominicana que ha vivido en España desde los seis años, edad a la que sus padres decidieron apartarla del lado de su abuela en la República Dominicana para traérsela con ellos. Desde entonces su vida ha estado marcada por las dificultades y por las mentiras, odios, secretos y humillaciones que han girado en torno a los miembros de su familia, cuya historia iremos descubriendo a lo largo de las páginas de Buenos días mediante el testimonio de cada uno de ellos.

Sus 120 páginas se encuentran divididas en ocho capítulos en los que cada una de las personas que han influido más directamente en la vida de Miriam nos cuentan su historia. Es ella la encargada de abrir y cerrar esta exposición, cediendo el protagonismo en el resto de capítulos a su madre Altagracia, a su hermana por parte de padre Paula, a la trabajadora social que le ha ayudado en diferentes momentos de su vida, a la madre de Paula, a un familiar de la República dominicana y a su padre Carlos. Cada uno de ellos nos relatará en primera persona un resumen de lo que ha sido su vida en los últimos años, haciendo especial hincapié en las dificultades que han tenido que superar, de tal forma que nosotros iremos completando la cronología de la vida de la familia Pacheco, desvelando los secretos que se han mantenido ocultos desde hace años y que han afectado al desarrollo de la vida y personalidad de algunas de estas personas.

Alicia González escribe con una prosa sencilla y ágil, muy fácil de leer y que incide especialmente en la psicología de los personajes. Al estar narrado en primera persona cada uno de los capítulos, se convierte en una especie de monólogo interior, predominando la narración y encontrándonos con escasez de diálogos. Relacionado con el estilo es necesario señalar que, aunque el ejemplar que he leído corresponde a la segunda edición, que ha sido revisada para corregir las faltas que contenía la primera, se encuentra todavía alguna, por lo que sería necesario una nueva corrección.

Todos los personajes que vamos conociendo a lo largo de los capítulos son piezas fundamentales en esta historia y por lo tanto se han cuidado con detalle, presentándolos con diversidad de matices. Forman en conjunto un mosaico que es necesario completar para conocerles en todos los ámbitos y perspectivas, pues la visión que cada uno nos da permite que descubramos facetas de sus personalidades que ellos mismos no nos habían mostrado.

Son figuras muy diferentes entre sí, cada una con sus problemas, preocupaciones, miedos e inseguridades que nos van relatando en cada capítulo. Es esto un punto positivo en el libro, pues vemos como se van complementando, apoyándose en algunos casos para superar las dificultades y salir adelante. Todos ellos comparten una historia dura y triste, marcada por las adversidades y las injusticias, que les han afectado de una forma u otra en función de su forma de vida.
Dentro de este grupo de personas hay algunas que se ganan rápidamente al lector por la situación tan delicada en la que se encuentran, es complicado no empatizar con ellas, ponerse en su lugar y compartir su sufrimiento. En este sentido la más destacable es Miriam, en torno a quien gira todo lo demás y cuya historia completaremos básicamente a través de lo que nos cuentan los demás. Al lado de ella están quienes le muestran su ayuda y apoyo, en algunos casos por ser familia y en otros como es el caso de la asistenta, una ayuda desinteresada que nace de la necesidad de apoyar a los más desfavorecidos.

En el extremo opuesto están personajes como Carlos, un hombre que se va ganando nuestro desprecio y que para mí está muy bien perfilado y es uno de los que más destaca. Conocemos muchas facetas de su personalidad a través de lo que las mujeres que han estado en contacto con él nos  van contando y poco a poco se va ganando nuestro rechazo, es difícil entender cómo puede haber una persona que actúe así. Sin embargo la autora se encarga en los capítulos finales de permitirle exponer su punto de vista y es ahí donde comprobamos que su forma de ser tiene un origen, que todos estamos marcados por nuestro pasado que es el que da forma a nuestra personalidad. No es una justificación a sus actos pero en cierta forma es una explicación que nos permitirá ver su evolución e intentar comprenderle.

Y es así como a través de diversas voces tenemos una historia dura, que refleja aspectos de una realidad que afecta a muchas personas hoy en día pues aborda temas como la inmigración, la prostitución, las drogas, el aborto, los abusos, la violencia, la familia o la pobreza, todo ello sin adornos, retratando las miserias y las injusticias que sufren personas como los protagonistas de esta historia, que viven anhelando un futuro mejor, lleno de sueños pero también difícil de alcanzar pues los obstáculos a superar son numerosos, más cuando la propia familia se convierte en uno de ellos.

Resumiendo, Buenos días es una novela coral que recoge una historia cercana y dura en su interior, con unos personajes que resultan muy humanos y que conseguirán que compartamos su dolor y sufrimiento, sin perder por ello la esperanza e ilusión. Un libro que nos enseña que la vida no siempre es fácil pero hay que seguir adelante e intentar superar los obstáculos para alcanzar nuestros sueños, por que en las manos de cada uno está construir el futuro desde la fortaleza que nos da nuestro pasado y el dolor sufrido en el mismo.



Gracias Alicia González y a El desván de la memoria por facilitarme el ejemplar
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...