jueves, 11 de abril de 2013

MAÑANA LO DEJO - Gilles Legardinier

Título: Mañana lo dejo
Autor: Gilles Legardinier
Editorial: Alfaguara
Año: 2013
ISBN: 9788420413228
Nº de páginas: 336

SINOPSIS: Lee la sinopsis de este libro pinchando AQUÍ

Hace unas semanas llegó un mensajero a casa con este libro que la editorial Alfaguara me había enviado por sorpresa. No lo conocía pero tras leer su sinopsis pensé que seguramente me gustaría ya que me recordaba un poco a las novelas de chick lit con las que tanto disfruto. Una vez leída creo que sí encaja dentro de lo que llamamos chick lit, pues está protagonizada por una mujer que roza los treinta y es una historia llena de humor, aunque también podemos decir que es simplemente una comedia romántica, por lo que es recomendable para todo tipo de lectores independientemente de que seamos hombres o mujeres. A mí me ha gustado mucho, es un libro fresco y entretenido que se lee rápido y te arranca más de una sonrisa gracias a las ocurrencias de su protagonista y a la cercanía de su historia.

Mañana lo dejo narra la historia de Julie Tournelle, una joven de veintiocho años que acaba de romper con su última pareja tras dos años de relación. Julie siente que su actual vida no es para nada como la había imaginado, por culpa de esta relación se distanció de sus amigas y dejó sus estudios, aceptando un puesto de trabajo en un banco, el Crédito Comercial del Centro con el que ahora no se está nada satisfecha pues siente que está engañando a los clientes que compran algún producto bancario.
Desde que sus padres se jubilaron y se mudaron, Julie vive en el mismo barrio, situado bastante cerca de la casa en la que se crió. Es por eso que conoce de casi toda la vida a la mayoría de los vecinos del barrio, un barrio que tiene vida propia y en el que tienen cabida todo tipo de tiendas. Todos los vecinos se conocen y forman en conjunto una especie de pequeña familia con la que Julie se siente muy a gusto.
Un día como otro cualquiera Julie llega a su edificio y observa en uno de los buzones el nombre de un nuevo vecino, Ricardo Patatrás, un apellido absurdo que deja a Julie con una sonrisa en la cara pensando que puede tratarse del payaso de un circo que se ha instalado a la vuelta de la esquina. A partir de ese instante Julie ya no podrá dejar de pensar en su nuevo vecino, preguntándose qué aspecto tendrá la persona que se esconde detrás de tan singular nombre. Su mente comenzará a especular y acabará montando una operación de espionaje para descubrir cómo es su nuevo vecino, lo que la llevará a protagonizar situaciones un tanto forzadas y ridículas hasta que por fin consiga conocerlo. Pero no acabará aquí todo, ya que el señor Patatrás resultará ser un hombre de lo más atractivo y Julie se encaprichará de él, por lo que se propondrá averiguar todo lo que pueda sobre él.


Mañana lo dejo es una de esas novelas que lees casi sin darte cuenta, que siempre invita a leer un capítulo más y así vas avanzando poco a poco y cuando te das cuenta ya has llegado al final y casi cierras el libro con pena por tener que separarte de sus personajes. Está estructura en setenta y seis capítulos la mayoría bastante cortos, algunos incluso de un par de páginas y de ahí que sea una lectura ágil y dinámica. Todos ellos están narrados en primera persona por su protagonista, Julie y la prosa del autor contribuye a facilitar su lectura, pues emplea una narrativa sencilla, natural y desenfadada imprimiendo en algunos casos un tono coloquial, especialmente en los diálogos, que por otra parte son abundantes y tienen bastante relevancia.


No hay duda de que uno de los grandes aciertos del libro es precisamente su protagonista y narradora, Julie Tournelle quien se gana al lector desde las primeras páginas por su sencillez y simpatía. A mí me ha gustado mucho, es una joven a la que se le acaba cogiendo cariño, es un tanto alocada y tiene ocurrencias ingeniosas que nos arrancan más de una sonrisa pero por otro lado tiene un corazón tierno y generoso que hace que conectes con ella y necesites saber qué va a ser de su vida, si logrará por fin alcanzar la felicidad que se merece. Está muy bien caracterizada y al utilizar la narración en primera persona hace que se afiancen los vínculos con ella y nos permite acceder a lo que pasa por su mente en cada momento. Este es uno de los puntos donde vemos la parte más cómica de la historia pues Julie tiene ideas absurdas y que parecen una locura, pero como lo hace todo desde una perspectiva de inocencia resulta muy natural y coherente, despertando nuestra simpatía.


La verdad es que todos los personajes de este libro me han gustado mucho y de ahí que me haya dado pena que se terminase. Si bien Julie es la protagonista, relevancia tiene también el señor Patatrás que a pesar de que en un principio parece que detrás de ese apellido se esconde un hombre serio, descubriremos poco a poco su verdadera personalidad, aunque siempre rodeado de un cierto misterio que es el que permite a Julie plantearse hipótesis en torno a él.


Junto a ellos conocemos al resto de habitantes de este peculiar barrio, que es otro de los aciertos del libro. Es el típico barrio en el que creo que a todos nos gustaría vivir, todos se conocen y parecen dispuestos a ayudarse desinteresadamente, por lo que pasear por esa calle se convierte en algo así como un estimulante para levantar el ánimo. Desde la señora Bergerot, dueña de la panadería del barrio quien siempre tiene la misma energía, la misma sonrisa y presta la misma atención sincera a todos sus clientes hasta Mohamed, dueño de la tienda de verduras, pasando por el señor Ping, propietario del restaurante chino y por Xavier, amigo de Julie y dueño de un garaje, sin olvidar a los vecinos de Julie, especialmente la anciana señora Roudan que junto a la señora Bergerot ha sido de mis favoritas. Todos ellos son muy carismáticos y forman un conjunto pintoresco que como la propia Julie dice, tiene vida propia y es que ese ambiente tan familiar resulta muy real y casi nos podemos sentir parte del barrio, respirar el aroma a pan recién hecho y dejarnos invadir por esa sensación de bienestar y tranquilidad que parece que todos ellos comparten.
Aunque con estas premisas pueda parecer que nos encontramos ante una historia romántica y un tanto cómica, no es así, ya que detrás de su trama esconde un mensaje que nos hace reflexionar sobre nuestra vida y cuestionarnos si somos felices con la situación actual. Es un soplo de optimismo que invita a escapar de todo aquello que no nos gusta y luchar por encontrar una estabilidad que nos haga disfrutar de la vida, tanto a nivel sentimental como personal y laboral. Por otro lado, Mañana lo dejo también se centra en aspectos como la generosidad, el compañerismo o la ayuda desinteresada, resaltando la importancia de establecer relaciones con las personas que nos rodean, cuidando los vínculos y pequeños gestos que nos unen a nuestros amigos y familiares.
Dice en su sinopsis que es el libro anticrisis lo que quizás es un poco exagerado pero lo cierto es que como también dice en ella "nos hace sentir bien". Es una historia que resulta cercana y natural, con unos personajes cargados de realismo y calidez y todo ello aderezado con toques de humor que hacen que sea una lectura muy entretenida, fresca y divertida. Pienso que por todo ello merece la pena dedicar unas horas a su lectura, pues el mensaje positivo que transmite y las ocurrencias de Julie nos arrancarán más de una sonrisa lo que hoy en día ya es de agradecer.



Gracias a Alfaguara por facilitarme el ejemplar
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...