viernes, 19 de abril de 2013

TENGO TU NÚMERO - Sophie Kinsella

Título: Tengo tu número
Autor: Sophie Kinsella
Editorial: Plaza & Janes
Año: 2012
ISBN: 9788401353437
Nº de páginas: 400

SINOPSIS: Lee la sinopsis de este libro pinchando AQUÍ

Como ya os he comentado en alguna otra ocasión, Sophie Kinsella es mi autora favorita dentro del género chick lit y tenía pendiente de leer su última publicación, Tengo tu número, desde que salió a la venta en octubre del año pasado por lo que aprovechando el mes dedicado a este género organizado por Inés en su blog decidí ponerme con él. Los libros de esta autora para mí son una apuesta segura, sé lo que me voy a encontrar en ellos y nunca me decepciona, resultando lecturas divertidas y entretenidas que no duran más de un par de días entre mis manos.

Tengo tu número tiene por protagonista a Poppy Wyatt, una joven fisioterapeuta que está a punto de casarse con Magnus Tavish, profesor titular del King´s College de Londres e hijo de una acaudalada e importante familia de profesores que destacan por su inteligencia y títulos académicos. A pocos días de la boda todo se complica cuando Poppy pierde su anillo de compromiso, una joya que ha permanecido en el seno de la familia Tavish a lo largo de tres generaciones, durante un simulacro de incendio en el hotel donde está celebrando una merienda con algunas amigas. Por si esto fuera poco, mientras intenta encontrar una solución a esta embarazosa situación, alguien le roba el móvil en plena calle. Para Poppy su móvil es vital, en él están todos sus contactos, su familia, amigos, trabajo y lo que es más importante, es la forma de contactar con ella en caso de que el hotel encuentre su anillo.

Es entonces cuando en medio de este estado de nervios se encuentra en el vestíbulo del hotel un móvil tirado en una papelera, por lo que no duda en mirar a su alrededor y cuando comprueba que nadie parece buscarlo, se hace con él. Esta solución sería perfecta sino fuese porque el ejecutivo Sam Roxton, propietario del teléfono que Poppy ha encontrado, necesita recuperar el móvil que su secretaria ha dejado abandonado y no le hace ninguna gracia que Poppy tenga acceso a la información que el mismo contiene, además de necesitarlo para seguir con su vida empresarial.

Sin embargo Poppy no está dispuesta a ceder y renunciar a este teléfono, por lo que Sam acabará dejando que Poppy lo use a cambio de que le reenvíe todos los emails y mensajes de texto que reciba, comenzando así a implicarse cada uno en la vida del otro además de provocar situaciones divertidas y un tanto comprometidas, especialmente para Sam.

Al igual que me ha ocurrido con todos los libros de esta autora he disfrutado mucho con la lectura de Tengo tu número, una historia que me ha atrapado desde las primeras páginas y que aunque es bastante predecible, eso no ha sido un obstáculo para que no me haya separado del libro hasta llegar al final. Y es que Sophie Kinsella tiene una forma de desarrollar sus historias que hace que te enganches a la lectura y disfrutes de las situaciones que plantea, por lo que al menos en mi caso, no tiene mucha relevancia tener claro desde el principio como va a terminar la historia.

Como la mayoría de libros de la autora, (no recuerdo ahora mismo si todos), Tengo tu número está narrado en primera persona siendo Poppy la protagonista, encontrándonos de nuevo con el estilo que caracteriza a sus obras, ligero, divertido e ingenioso. Utiliza una prosa sencilla y coloquial, destacando especialmente los diálogos, abundantes y ocurrentes, que además dan agilidad a la lectura.

En esta novela Sophie Kinsella innova un poco más e introduce un recurso que a mí personalmente me ha gustado mucho, arrancándome más de una sonrisa: las notas a pie de página. A lo largo de las páginas nos iremos encontrando con anotaciones que tendremos que consultar al final del libro en las que amplia lo que nos está contando, aportando algún dato extra. Poppy hace su propio uso de las notas a pie de página siguiendo las premias que le ha indicado Magnus, quien las utiliza muy a menudo en sus publicaciones para introducir cosas que se alejan un poco del tema que está tratando pero que entrañan cierto interés, y así nos vamos encontrando con puntualizaciones y comentarios de Poppy al margen del propio argumento que están cargados de humor y que aportan un punto muy original al libro.

Como os decía Poppy es el personaje principal y al narrar en primera persona es alguien a quien llegamos a conocer muy bien. A mí me ha gustado mucho y he conectado con ella rápidamente. Casi todas las protagonistas de estos libros responden a un perfil concreto encajando Poppy también en él y así tenemos a una joven en torno a los treinta años, con un puesto de trabajo que le da una cierta independencia económica y que sueña con encontrar el amor perfecto o cree que ya lo ha encontrado. En este caso Poppy está a punto de casarse con el que ella cree que es el novio ideal, pero las cosas no saldrán como ella espera y se verá inmersa en la típica trama de romance en la que el amor surge en el momento menos inesperado.

Poppy tiene una personalidad un tanto alocada e irresponsable, o al menos esa sensación da en los primeros capítulos en los que se adueña de un móvil que no es suyo, pero a medida que vamos avanzando descubrimos su lado más tierno, ingenuo y bondadoso, por lo que es fácil encariñarse con ella. Es un personaje que resulta cercano y natural, quizás tiene algunas salidas un poco exageradas e irreales pero son necesarias para imprimir el toque de humor que caracteriza a este género. Sus ocurrencias y acciones resultan imprevistas y originales, y a pesar de todo, Poppy no pierde su credibilidad, es decir, que seguimos viéndola como alguien de nuestro entorno. No todo es positivo en ella, encontramos así mismo algún aspecto negativo como la tendencia a entrometerse en la vida de Sam, a leer sus mensajes personales y tomarse la libertad de responder alguno en su nombre, aunque sea con buena intención.

Al lado de Poppy encontramos diversas figuras pertenecientes tanto a su ámbito laboral como familiar, destacando entre todos ellos Sam. Es el personaje que más vemos evolucionar a lo largo de la trama gracias a la influencia que Poppy acaba ejerciendo en diversos ámbitos de su vida. Es un personaje que también me ha gustado mucho y pienso que está muy bien caracterizado en su papel de adicto al trabajo desbordado de tareas y completamente dependiente de su secretaria, al menos yo me he encontrado en mi vida laboral con algunas personas que responden al mismo perfil y las he visto reflejadas en Sam.

Algo que me gusta en los libros de la autora es que quizás la historia global puede ser predecible, pero lo que son las vías que utiliza para llegar al desenlace no, y es así como consigue mantener el interés de los lectores por el argumento que está desarrollando. En este caso además la historia que nos presenta es muy actual pues parte de la dependencia que hoy en día muchos tenemos con el móvil. No sé vosotros pero yo siempre tengo el móvil conmigo y por ejemplo si se me olvida en casa es como que me faltase algo y pienso: ¿y ahora que hago sin móvil? En él está la agenda de contactos, vas anotando cosas y ahora que también puedes consultar Internet, pues mayor dependencia, cada dos por tres comprobando si ha llegado algún correo nuevo. Por eso la trama que se desarrolla en Tengo tu número me ha resultado muy cercana y me he sentido en cierta forma identificada con Poppy, en este caso está llevado al extremo pero si perdiésemos nuestro móvil seguramente más de uno acabaría en la misma situación que ella.Es así un libro en el que no solo disfrutamos de su historia, sino que detrás de esta pequeña parodia podemos ver una cierta crítica a la sociedad actual y su dependencia cada vez mayor de la tecnología.

También me ha resultado diferente y actual la profesión que Sophie Kinsella ha seleccionado para Poppy, fisioterapeuta. Creo que ha sabido adaptarse un poco al mercado laboral actual y si bien hace unos años esta era una profesión que no tenía mucha relevancia, hoy en día vemos que cada vez tienen más importancia y por eso me ha gustado encontrarme con un puesto de trabajo que no suele ser tan habitual, al menos yo no he leído creo que ningún libro protagonizado por uno.

En conclusión, con un argumento muy actual y unos personajes cercanos a la realidad, Tengo tu número es una novela fresca, ágil y entretenida con la que creo que disfrutarán especialmente los aficionados al género chick-lit, aunque por la situación planteada y su desarrollo puede encajar también en otros gustos. Muy recomendable al igual que el resto de obras de esta autora.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...