lunes, 6 de mayo de 2013

EL CUMPLEAÑOS SECRETO - Kate Morton

Título: El cumpleaños secreto
Autor: Kate Morton
Editorial: Suma de letras
Año: 2013
ISBN: 9788483654804
Nº de páginas: 690

SINOPSIS: Lee la sinopsis de este libro pinchando AQUÍ

Tras haber leído todas sus novelas publicadas hasta ahora, Kate Morton se ha ido ganando una posición entre mis autores de referencia pues son historias que a mí personalmente me gustan mucho. Por ese motivo en cuanto supe que se iba a publicar El cumpleaños secreto lo apunté directamente en mi lista de lectura y gracias a Blair que organizó una lectura conjunta de esta novela con un sorteo que tuve la gran suerte de ganar, no he tardado demasiado en ponerme con él con un resultado, como siempre, muy positivo. Es cierto que la autora sigue una misma fórmula, estructurando sus obras en diversos hilos temporales y haciendo girar sus argumentos en torno a misterios familiares, pero a mí no me importa. Lo que para algunos lectores puede ser repetitivo para mí es una apuesta segura, sé lo que voy a encontrar en sus libros y cuando comienzo a leerlos es porque estoy  buscando ese tipo de historia y no necesito que me sorprenda con algo diferente.

La trama de El cumpleaños secreto se desarrolla a través de tres líneas argumentales relacionadas entre sí. Por un lado nos situamos en Suffolk en el año 1961 cuando Laurel Nicolson está escondida en una casa construida en un árbol en el jardín evitando asistir al picnic organizado para celebrar el cumpleaños de su hermano pequeño. Desde este escondite Laurel observa como un hombre se acerca por el camino de entrada y al situarse frente a su madre, que ha regresado a la casa a buscar un cuchillo para cortar la tarta, esta se asusta y acaba apuñalándole. Laurel se convertirá así en el único testigo de lo que ha sucedido realmente frente a la casa, ocultando el secreto de su madre durante toda su vida.

Por otro lado nos trasladamos al año 2011 donde Laurel, convertida ya en una famosa actriz, regresa a su casa para celebrar el cumpleaños de su madre, gravemente enferma e ingresada en un hospital. Mientras Laurel hace compañía a su madre contemplando las imágenes del álbum familiar, descubre una vieja fotografía que no recuerda haber visto anteriormente en la que su madre posa junto a otra mujer y que su hermana dice haber encontrado en un antiguo libro de Peter Pan dedicado por una tal Vivien. Es así como Laurel siente la necesidad de investigar el pasado que su madre ha mantenido celosamente oculto durante toda su vida y qué papel jugaron en él tanto la mujer de la fotografía como el hombre que su madre asesinó años atrás.

Esta historia es la que nos llevará hasta la época de la Segunda Guerra Mundial, concretamente a Londres en el año 1941, donde encontraremos a una joven Dorothy que aspira a hacer sus sueños realidad en esta ciudad asediada por constantes bombardeos, mientras mantiene un noviazgo con el fotógrafo Jimmy Metcalfe, con el que espera casarse en un futuro e intenta ganarse la confianza de Vivien, una mujer a la que admira y que está casada con el autor Henry Jenkins.

Como os comentaba, en esta novela volvemos a encontrarnos con la mayoría de elementos que caracterizan las obras de Kate Morton. Así tenemos una trama estructurada en varias líneas argumentales que se van entrelazando, protagonizada por las mujeres de una familia, que incluye secretos del pasado y que está ambientada en el periodo de la Segunda Guerra Mundial en Londres, encontrándonos también en este caso con la figura de un escritor que suele estar presente en todas sus obras. Ya os comentaba que no me molesta que la autora hasta ahora haya desarrollado el mismo tipo de novela pero sí me parece que le resta cierta originalidad el que se limite siempre a un mismo patrón en cuanto a periodo y figuras, quizás debería innovar con otras épocas o perfiles de sus personajes.

Por lo que se refiere al estilo, es similar al que encontramos en el resto de sus novelas. Kate Morton utiliza una prosa sencilla pero muy cuidada y elegante, en la que destacan tanto la descripción de ambientes como el análisis de los personajes. La novela sigue un ritmo pausado que se va incrementando progresivamente, moviendo al lector con soltura por las diferentes épocas y consiguiendo mantener su interés en todo momento.

La obra está dividida en cuatro grandes partes, dedicadas cada una de ellas a Laurel, Dolly, Vivien y Dorothy que son las figuras femeninas más relevantes en la obra. A su vez, cada una de ellas está dividida en diversos capítulos que se sitúan indistintamente en un periodo u otro, todo ello relatado a través de un narrador omnisciente. Es bastante sencillo identificar en que año nos encontramos en función de lo que Kate Morton está relatando pero para ayudar al lector en algunos capítulos aparece una anotación con la ciudad y el año en el que se va a situar la historia. Por lo tanto a pesar de los continuos saltos espaciales y temporales todo está entretejido a la perfección y es que Kate Morton tiene una gran habilidad para construir este tipo de historias, dosificando la información para que nos vaya llegando en el momento adecuado y entrelazándolo todo con maestría para que la lectura sea fluída y sencilla.

Me suelen gustar mucho los personajes femeninos que desarrolla Kate Morton, suelen resultar muy atractivos, ricos en matices y bien desarrollados, por lo que esta novela no ha sido una excepción. Las mujeres son las grandes protagonistas de esta novela, todo gira en torno a ellas aunque también encontramos una figura masculina que juega un papel con cierta relevancia en la historia. Todas ellas son mujeres de carácter fuerte e independiente, dotadas de valentía y ambición, lo que hace que luchen para salir adelante por ellas mismas y conseguir los objetivos que se han marcado.

En el tiempo presente es Laurel, una famosa actriz en torno a los sesenta años, la figura más importante, pero no es un personaje que destaque especialmente. Sirve de hilo conductor para desarrollar las historias del pasado, pues su investigación es la que da pie al desarrollo de otras tramas, quedando la actualidad en un segundo plano. En relación con este personaje lo que más me ha gustado es el desarrollo del vínculo que mantiene con su madre y observar cómo le ha afectado ocultar durante tantos años los sucesos de los que fue testigo, protegiendo a su madre y sin dejar que esto afecte a su relación.

Tanto los hechos ocurridos en el pasado como los personajes que los protagonizan resultan mucho más interesantes, destacando tres figuras: Vivien, Dolly y Jimmy. Los tres me han gustado mucho, poseen unos caracteres marcados y diferenciados que permiten conocerlos y llegar a comprender su forma de actuar en cada caso.
No obstante, es necesario llegar hasta el final del libro para tener la visión general de todo y comprender algunos puntos. Se produce así una notable evolución entre los personajes que creemos conocer en los primeros capítulos y la personalidad que descubrimos en los finales, cuando todo queda explicado. 

Vivien es una mujer de clase alta, bella y elegante que se caracteriza por su autocontrol y su posición de esposa perfecta, trabajando además como voluntaria. Fue un personaje que al principio no me gustó especialmente pues me parecía distante y fría, aunque esto fue cambiando progresivamente a medida que va avanzando la historia.

Por su parte Dolly es la figura que más me ha gustado y creo que está muy trabajada, tiene una personalidad muy compleja y es quien sufre la transformación más profunda. Conocemos por un lado a la madre en el tiempo actual, sobre todo a través de lo que Laurel y sus hermanas van desgranando de su pasado y por otro lado descubrimos cómo era en sus años jóvenes, una joven muy ambiciosa e imaginativa, que soñaba con ser exitosa y popular, necesitando ser admirada por todos los que la rodean. Dos caracteres muy diferentes que para mí han sido uno de los mayores misterios escondidos en el libro, pues necesitaba saber qué podía haber ocurrido para que Dolly sufriese una transformación tan grande y su carácter cambiase tanto.

Otro punto que es necesario destacar siempre en las novelas de Kate Morton es la fantástica ambientación con la que cuentan. En este caso nos situamos en la ciudad de Londres durante la Segunda Guerra Mundial, una ciudad que está siendo constantemente bombardeada y cuyos habitantes se las arreglan como pueden para salir adelante, pasando las noches amontonados en refugios y anhelando el fin de la devastación. Somos testigos del drama que se vive en la ciudad, de la mentalidad y forma de vida de sus habitantes o de la escasez de alimentos, todo ello a través de los propios personajes pues son testigos e incluso sufren ellos mismos todas estas situaciones. 

Si bien en algunas de sus novelas el final me ha resultado bastante previsible, en este caso el desenlace de la historia ha sido para mí completamente inesperado y eso ha hecho que me haya gustado todavía más. Durante toda la lectura no he dejado de dar  vueltas en mi mente a la historia, intentando encajar las piezas y encontrar una explicación coherente que uniese pasado y presente y aún así, en ninguna de mis hipótesis me había planteado algo así. Desde mi punto de vista el cierre de la historia ha sido perfecto, todo encaja de manera lógica y no queda ningún cabo suelto.
No hay duda de que Kate Morton es una autora que domina esta técnica a la hora de construir sus argumentos, sabe manejar el misterio y los secretos, desvelando la información gradualmente y logrando que el lector avance al ritmo que ella marca, un ritmo que va aumentando progresivamente y que hace que llegado un punto sea difícil dejar de leer.

No sabría decir exactamente con cual de sus novelas he disfrutado más pero lo cierto es que esta para mí ha sido la más emotiva. Es principalmente una novela de misterio y secretos familiares pero tiene un fuerte componente emocional que hace que la historia y los personajes te resulten más cercanos y te impliques más con ellos. Sobre todo los vínculos y las relaciones establecidas entre padres e hijos me han gustado mucho, pienso que ha logrado transmitir esos sentimientos al lector y es por eso que tiene escenas que resultan muy bonitas, aunque hay otras también muy tristes y emotivas.

Como os decía, Kate Morton se ha convertido en una de mis autoras favoritas y El cumpleaños secreto ha cumplido las expectativas que tenía puestas en él. He disfrutado mucho con la lectura de esta novela y se la recomiendo sin ninguna duda a los aficionados a este tipo de historias que  giran en torno a secretos familiares del pasado. A través de diferentes hilos temporales y con un estilo cuidado y elegante, Kate Morton desarrolla una historia fascinante en torno a errores y segundas oportunidades con unos personajes atractivos y bien desarrollados que harán que no podamos abandonar la lectura hasta alcanzar la última página.



FUENTES: imagen autora
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...