miércoles, 29 de mayo de 2013

NIÑA DE CRISTAL - Iria López Teijeiro

Título: Niña de cristal
Autor: Iria López Teijeiro
Editorial: Literautas
Año: 2012
ISBN: 9781481193023
Nº de páginas: 262

SINOPSIS: Lee la sinopsis de este libro pinchando AQUÍ

A principios de este año Iria López Teijeiro se puso en contacto conmigo para presentarme su novela y consultar si estaría interesada en leerla y reseñarla en el blog. Su argumento captó inmediatamente mi atención al tratarse de una historia familiar con secretos del pasado que ya sabéis que son de mis favoritas, por lo que acepté sin dudar la propuesta. Hace unas semanas Bookworm la reseñó en su blog y me dejó aún con más ganas de leerla por lo que en cuanto pude le hice un hueco y en un par de tardes la he leído con un resultado muy positivo.

Niña de cristal tiene por protagonista a Xiana, una joven fotógrafa de Santiago de Compostela, donde trabaja en la empresa del que considera su novio, Brais, un dibujante vanidoso y egocéntrico con quien también comparte un pequeño apartamento. Xiana se ha pasado toda la vida dejándose llevar por los acontecimientos y sin tomar ninguna decisión por sí misma, por lo que ha llegado a un punto en el que no se siente a gusto ni es feliz con lo que tiene. En el fondo le gustaría romper con todo y salir huyendo en busca de una vida propia porque la que está viviendo siente que no le pertenece.
Es por eso que cuando recibe una llamada telefónica del que dice ser el médico de su abuela para contarle que ésta, muy enferma  y senil a causa de su avanzada edad, repite constantemente su nombre en los pocos periodos de lucidez que tiene, pidiéndola que acuda al pueblo para visitarla, a pesar de su desconcierto inicial, Xiana acaba tomando la decisión de acudir a su lado.
Es así como regresa al pueblo de su padre, donde no ha vuelto desde la muerte de éste en un accidente siendo niña, encontrándose con una anciana que vive atormentada por los recuerdos de unos hechos que ocurrieron hace muchos años en torno a un hombre llamado Nicolás y unas cartas.
Xiana no podrá evitar comenzar a investigar para descubrir qué es lo que le sucedió a su abuela en el pasado, por lo que poco a poco irá desentrañando el pasado de su familia mientras que va recuperando la seguridad en sí misma y el dominio de su vida y de su destino.

Como os decía, este tipo de historias con misterios familiares son de mis favoritas y el planteamiento que Iria hace en su novela consiguió captar mi interés desde las primeras páginas. Comienza con una parte introductoria en la que ella misma habla de su novela explicando cómo surgió, su estructura y lo que hay de cierto en la historia que relata para dar paso a continuación al desarrollo de la misma a través de diferentes capítulos que a su vez están agrupados en tres grandes partes que corresponderían a introducción (Raíces), nudo (En el camino) y desenlace (Postdata).
La mayoría de estos capítulos tienen una extensión corta lo que hace que la lectura sea rápida pues siempre invitan a leer un poco más y siguen una estructura muy original, ya quesegún nos explica la autora, la novela sigue la distribución del juego de la oca, conteniendo 62 capítulos que se corresponderían con las casillas del tablero y así algunos capítulos vienen introducidos por las conocidas casillas de la salida, de puente a puente, la posada o los dados, teniendo todo ellos su correspondencia con el discurrir de la historia y la búsqueda de la protagonista
A lo largo de los mismos se van combinando dos líneas argumentales de manera paralela, conociendo por un lado lo que está ocurriendo en el tiempo actual y por otro lado los hechos que sucedieron en el pasado. Los capítulos que se centran en el presente son más abundantes y los del pasado vienen diferenciados por estar maquetados en letra cursiva y por contener una serie de cartas escritas en el pasado por una misma persona y con diferentes destinatarios, estando por lo tanto en primera persona y teniendo un contenido más reflexivo y personal a través del que iremos descubriendo poco a poco qué fue lo que sucedió.

La autora escribe con una prosa clara y natural, sin complicaciones ni artificios y con abundantes diálogos por lo que es una novela que se lee con gran facilidad, manteniendo un ritmo constante y resultando una lectura muy agradable y entretenida. Sí se aprecia un cambio de registro entre los capítulos que siguen la historia del presente y los del pasado, en los que adquiere otro tono más intimista y reflexivo para dejar al descubierto los sentimientos y emociones experimentados por la persona que redacta las cartas. La historia engancha desde las primeras páginas y mantiene muy bien la tensión y el misterio en torno a los hechos que Xiana quiere descubrir, hechos de los que nosotros recibiremos pistas a través de esas cartas hábilmente intercaladas pero que no encontrarán sentido hasta alcanzar los capítulos finales y ver cómo encaja todo.

Me ha gustado mucho el desarrollo que Iria López ha hecho de los personajes de esta novela, resultando todos ellos muy cercanos y reales. Xiana es la protagonista y es una mujer con la que he conectado desde el principio, me ha gustado su carácter sereno, cálido, afectuoso y paciente y también la evolución que sigue su personalidad, pues no solo vemos cómo avanza en la búsqueda de sus raíces sino que a través de esta búsqueda ella va dejando atrás su pasado y los traumas que ha sufrido y han marcado su forma de ser para dejar paso a una mujer más libre y dueña de sí misma y de su futuro.

Al lado de Xiana, pienso que la otra gran figura protagonista es la persona que escribe las cartas, de quien no conocemos su identidad aunque eso no es obstáculo para que nos situemos en su lugar y compartamos lo que experimenta. Estas partes son las más intimistas y reflexivas, su prosa resulta en algunos sitios un tanto poética y pone de manifiesto sus sentimientos, la situación en la que se encuentra y su sufrimiento. Desde mi punto de vista leer una carta o un diario es como echar un vistazo al interior de una persona y en este caso sucede lo mismo, es fácil hacerse una idea de cómo era esta persona y compartir sus emociones.

También encontramos a diversos personajes que quedan en un segundo plano pero que no por ello han sido descuidados por la autora, pues todos ellos tienen un carácter que responde a unas pautas definidas, mostrándose en algunos casos más ambigüos para mantener el misterio que encierra la historia. Entre ellos me quedaría con el médico Luis, un hombre que deja intuir un carácter tierno, afectuoso, vulnerable y que a mí me ha dado la sensación de que vive rodeado por una cierta soledad o melancolía, como si necesitase un estimulante que le sacase de este estado.

Si bien la línea argumental principal en torno a la historia familiar es la que lleva todo el peso y resulta más interesante, la autora va desarrollando otras pequeñas tramas paralelas que aportan riqueza a la novela en su conjunto y que consiguen que algunos personajes que de otra manera quedarían en una posición muy poco relevante tengan también su protagonismo e importancia. Esto siempre es algo positivo, más cuando como en este caso está bien entrelazado y la historia fluye con naturalidad.

Con todas estas premisas, pienso que Niña de cristal es una novela recomendable para todo tipo de lectores pero con la que disfrutarán especialmente aquellos lectores que como yo, sean aficionados a los secretos y misterios familiares. Con una estructura muy original basada en el juego de la oca y gracias a su prosa sencilla y fluida, es una obra que se lee con facilidad y resulta muy entretenida. Me ha gustado mucho compartir este juego con Xiana e ir descubriendo poco a poco su pasado y los secretos que su familia ha mantenido ocultos, por lo que desde aquí os invito a darle una oportunidad y disfrutar de esta particular “partida del juego de la oca”.



FUENTES: imagen autora

Gracias a Iria López por facilitarme el ejemplar
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...