viernes, 26 de julio de 2013

EL AIRE QUE RESPIRAS - Care Santos

Título: El aire que respiras
Autor: Care Santos
Editorial: Planeta
Año: 2013
ISBN: 9788408035534
Nº de páginas: 592

SINOPSIS: Lee la sinopsis de este libro pinchando AQUÍ

Aunque anteriormente solo había leído de Care Santos Habitaciones cerradas, me gustó tanto que en cuanto supe que publicaba una nueva novela quise leerla. Desde que salió a la venta el pasado mes de febrero había ido leyendo reseñas en los diferentes blogs que sigo que habían hecho que las expectativas que tenía puestas en el libro fuesen bajando y es por eso que no me he llevado una decepción, pues mis impresiones van en la misma línea que la mayoría de las que he visto.

El aire que respiras comienza situándonos en Barcelona en el tiempo actual donde Virginia acaba de heredar el negocio familiar de su padre, Antoni Rogés, presidente del gremio de libreros anticuarios de Barcelona y recientemente fallecido. Aunque Virginia es abogada, se hace cargo de la librería Palinuro, donde ya lleva trabajando un tiempo en compañía de su padre tras perder su puesto en el bufete en el que trabajaba, a pesar de no compartir con él el amor y pasión por los libros.
Virginia se siente incapaz de ordenar y clasificar los documentos y viejos papeles que su padre ha ido acumulando durante los últimos años, por lo que solicita la ayuda de una antigua compañera de la facultad convertida en escritora a la que hace casi veinte años que no ve para que se ocupe de ellos y rescate las historias que su padre aseguraba que los mismos contenían. Esta escritora será quien vaya dando forma a la historia contenida en estos documentos a través de información extraída de los mismos y de las investigaciones que llevará a cabo.
De esta manera asistiremos a una segunda línea argumental que nos traslada a la Barcelona del siglo XIX y que comienza con el asalto de las tropas napoleónicas a la hacienda de monsieur V. P. Guillot, de donde roban entre otras cosas trece libros muy estimados por su contenido, el cual también haría que su dueño temiese reclamarlos. Uno de estos libros será el eje en torno al cual se vaya desarrollando esta trama en la que se irán entrecruzando las vidas de diversos personajes vinculados con el mismo a lo largo de diversas décadas, asistiendo al mismo tiempo a la transformación de la ciudad durante estos años.

Teniendo en cuenta el desarrollo de la historia podemos definir El aire que respiras como una novela coral, pues son varias las figuras que adquieren relevancia y cuyos pasos vamos siguiendo a medida que avanzamos por las páginas. Esto en algunos puntos llega a convertirse en un pequeño problema pues al ser tantas las figuras que se van alternando es difícil retener en la mente nombres y relaciones y, en el caso de aquellos personajes con menor relevancia, puede resultar confuso. Por otra parte, la novela tiene una estructura que requiere leer con atención para no perderse en los múltiples cambios que se producen a lo largo de la misma, mezclando diversos elementos que en conjunto van estructurando y dando forma a la trama. Con esto no pretendo asustar a posibles lectores dando a entender que es una novela de lectura complicada ya que no es así, Care Santos se maneja con soltura en este tipo de historias y sabe cómo manejar la información para hacer que la novela sea amena.

Si en Habitaciones cerradas Care Santos me sorprendió con una original estructura en este caso vuelve a repetir y El aire que respiras es una obra en la que se dan cita múltiples elementos que la autora va combinando para contarnos la historia. Así la novela está dividida en principio en tres grandes partes que a su vez presentan su propia división interna. Dentro de estas se van combinando como indicaba anteriormente elementos que complementan a la narración como son las cartas que se intercambian entre algunos personajes, pequeñas biografías de figuras que aparecen en la historia extraídas del Diccionario de Excéntricos y Egocéntricos en la Barcelona de antaño, reproducciones de bandos publicados en la época o partes del diario de alguno de los personajes. Todos ellos tienen su importancia y van paso a paso dando forma a la historia que desde el tiempo presente va reconstruyendo la escritora, por lo que en algunos capítulos también regresaremos al tiempo actual para que ella misma nos cuente sus avances, utilizando por lo tanto la primera persona.

Cuando nos situamos en el tiempo pasado destacan los cambios de registro en función de la forma en que nos llega la historia y así, aunque en la mayor parte utiliza un narrador omnisciente en tercera persona esto cambia a la primera persona cuando reproduce correspondencia o los diarios, utilizando en este caso también una prosa y un estilo propios del periodo en el que se sitúa la acción. Todos estos cambios están bien diferenciados utilizando incluso diferente tipología en las fuentes utilizadas para que el lector no se sienta perdido sino que todo está entrelazado para avanzar por sus páginas con fluidez a pesar de que el ritmo que sigue es más bien pausado.

Como suele suceder en casi todas las novelas que combinan historias del pasado y presente, una suele destacar por encima y en este caso para mí es la del siglo XIX y con bastante diferencia. La trama actual nunca ha llegado a despertar mi interés, los personajes no me han entusiasmado y en general no ha pasado de ser un complemento más a lo que la autora estaba narrando en la otra línea argumental.

Como os decía anteriormente, la novela cuenta con un elevado número de personajes y la mayoría de ellos están dotados de bastante relevancia. Entre ellos encontramos tanto figuras reales como ficticias cuyas vidas se van entrecruzando con naturalidad de tal forma que es complicado diferenciar quienes son únicamente fruto de la imaginación de la autora y cuales existieron realmente, aunque para ello se encarga de introducir textos extraídos del Diccionario de Excéntricos y Egocéntricos en la Barcelona de antaño que nos dan referencias de estas figuras como el general Giuseppe Lechi, Josep Xifré, Antonio Miyar Otero o Madame La Ruga entre otros. Y junto a ellos seguimos el curso de las vidas de otras figuras como Víctor Philibert Guillot, quien se instala en Barcelona tras ejercer como bibliotecario real de Luis XVI, su hija Carlota Guillot, su amigo y servidor el capellán Serafín Girabancas, el soldado genovés Filippo Brancaleone, la lavandera Rita Neu, el secretario del general Lechi Nestor Pérez de León convertido posteriormente en un despiadado bibliófilo amante de los libros extraños y únicos o Ángel Brancaleone, nacido del matrimonio entre Filippo y Rita Neu. Estos son solo algunos de los muchos nombres que encontraremos a lo largo de las páginas de El aire que respiras, algunos con más protagonismo que otros, pero en general todos ellos bien dibujados, con personalidades sólidas y unos caracteres muy marcados que les dotan de vitalidad y entidad propia.

Queda magistralmente reflejada la ciudad de Barcelona en ese periodo, contando la novela con una maravillosa ambientación que nos permite asistir a la evolución que la misma sufrió durante esos años. Comenzando por la Guerra de la Independencia y la toma de Barcelona por las tropas de Napoleón en el año 1808 asistimos a los cambios que se van produciendo durante medio siglo. Es una época de importantes transformaciones tanto a nivel político como social, intelectual y urbanístico que Care Santos recoge en su novela, permitiendo que el lector se sienta transportado a la misma y observe lo que ocurre en la ciudad y el ambiente que se vive en la misma.
Las calles de Barcelona, los edificios más relevantes, la forma de vida, las costumbres o el modo de vestir y peinar de los ciudadanos son algunos de los aspectos a los que nos acerca esta lectura, destacando hechos importantes como el derribo de la muralla que la encerraba y la construcción de La rambla.

De todo ello se deduce el enorme trabajo de documentación que ha realizado Care Santos para dar forma a la obra, una novela sin duda muy trabajada y que supone una apuesta fuerte y arriesgada, pues el exceso de información hace que en algunos puntos el ritmo decaiga y la lectura sea más densa.

Otro punto a destacar en El aire que respiras es que la historia que contiene supone un homenaje a los libros. Es una novela en la que se aprecia y se transmite el amor por la literatura y se resalta el valor de los libros como objeto de culto y la pasión que de los mismos se desprende. Las librerías de antiguo que tantos tesoros esconden, las historias que se recogen tanto dentro de estos volúmenes como en torno a los mismos derivadas de su transmisión de mano en mano y la personalidad y a veces rarezas de estos libreros de antiguo se convierten en un eje en torno al que se van desarrollando el resto de las líneas argumentales.

En conclusión El aire que respiras es una obra que nos permitirá asistir a las transformaciones que sufrió la ciudad de Barcelona en esos convulsos años al mismo tiempo que seguimos la pista a un enigmático libro. Una novela ambiciosa, muy bien documentada y trabajada, con un desarrollo perfectamente estructurado y original, en el que se combinan múltiples elementos que van dando forma a una historia coral que gira en torno al amor por los libros.



Gracias a Planeta por facilitarme el ejemplar
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...