lunes, 16 de septiembre de 2013

LA SAGA DE LOS MALDITOS - Chufo Lloréns

Título: La saga de los malditos
Autor: Chufo Lloréns
Editorial: Zeta Bolsillo
Año: 2010
ISBN: 9788498723465
Nº de páginas: 976

SINOPSIS: Lee la sinopsis de este libro pinchando AQUÍ

Tenía esta novela en mi estantería desde hacía varios años por lo que aprovechando unos días de vacaciones en la playa, donde suelo leer bastante, me animé a enfrentarme a sus casi mil páginas. Del mismo autor había leído anteriormente Te daré la tierra que me pareció muy entretenida por lo que me había quedado con ganas de repetir y teniendo en cuenta que estaba ambientada en dos épocas que me gustan mucho, estaba casi segura de que iba a disfrutar con esta lectura.

La saga de los malditos combina en su interior dos historias que se van desarrollando de forma paralela en dos épocas diferentes pero ambas con un punto en común que es la persecución al pueblo judío. Por un lado nos situamos en la época medieval, concretamente en el año 1383 en Toledo donde conviven judíos y cristianos. Una de las familias que habita en la ciudad es la del rabino Isaac Abranavel, cuya hija Esther se encuentra comprometida desde niña con el hijo de otra importante familia judía, Rubén Ben Amía, a pesar de que su corazón pertenece a Simón, hijo de un comerciante de quien está profundamente enamorada.
Los acontecimientos se precipitarán cuando el obispo de la ciudad, que planea ampliar la catedral necesitando para ello derruir las tiendas judías que se encuentran próximas a la misma, trace un plan que desatará el odio de los cristianos contra los judíos desembocando en la quema del barrio judío y el asesinato de muchos de ellos. El rabino Isaac será uno de los hombres que sufran las consecuencias de estos actos, muriendo a los pocos días tras dejar a su hija casada con Rubén y con la promesa de la pareja de huir de Toledo. Es así como iniciarán una nueva vida lejos de Toledo en la que tendrán que seguir haciendo frente al odio y persecución sufrido por su pueblo.

Por otro lado nos situamos en Alemania antes del estallido de la Segunda Guerra Mundial, donde conoceremos a la familia Pandenvolk, compuesta por el matrimonio, sus hijos Manfred y Sigfrid y su hija Hanna. Los Pandenvolk son una familia rica dedicada a la venta de diamantes y puesto que el padre es judío y la madre católica, cuando Hitler alcance el poder y temiendo lo que se avecina, el matrimonio decide trasladarse a Austria llevándose con ellos a su hija Hanna.  Manfred y Sigfrid se quedarán en Berlín y cada uno a su manera se enfrentarán a la situación que se vive en Berlín, uniéndose a ellos años más tarde Hanna, quien regresará a pesar de la oposición de sus padres.

Ya os he comentado en alguna otra ocasión que me gustan mucho las novelas que en su interior combinan dos o más tramas que transcurren en diferentes épocas pero en este caso ha sido una estructura que no me ha terminado de convencer. No es que la novela no me haya gustado sino que pienso que estas dos historias podrían haber dado lugar a dos novelas independientes ya que el único punto que tienen en común es que giran en torno a la persecución del pueblo judío. Es cierto que llegando al final el autor introduce un nexo de unión entre ambas pero no es una salida sorprendente, de hecho creo que es la que se intuía desde el principio y no es determinante para el desarrollo de ninguna de las dos historias. Por lo tanto para mí podrían haber sido dos novelas separadas y creo que las habría disfrutado más, ya que en este caso la trama que transcurre en la época de la Segunda Guerra Mundial me ha resultado más atractiva y estaba deseando que llegasen de nuevo los capítulos que se centran en ella, lo que ha perjudicado un poco a la otra parte.

En La saga de los malditos no nos encontramos con una división por capítulos sino que está compuesta de pequeñas partes que van alternando entre una trama y otra. Su extensión es variable y todas ellas vienen introducidas por un título que nos da una idea de a qué época pertenecen. Esta estructura tiene tanto ventajas como inconvenientes. Por una lado otorga agilidad a la lectura ya que tienes la necesidad de seguir leyendo si quieres saber qué ocurre en la escena que acabas de abandonar pero por otro lado es frustrante quedarse con la intriga de qué pasará y tener que esperar a que retome de nuevo esa historia. A mí personalmente no me ha disgustado y ha logrado que a pesar de su grosor la novela me haya resultado muy entretenida.

En cuanto al estilo narrativo, Chufo Lloréns tiene una prosa directa, clara, fluida y cuidada en la que destaca la técnica descriptiva, abundante y bien integrada, de tal forma que no llega a hacerse pesada en ningún momento. El ritmo  que siguen ambas tramas es muy ágil, es una obra repleta de aventuras y giros argumentales que mantiene al lector pegado  a las páginas, resultando muy amena y entretenida a pesar del elevado número de páginas. La novela cuenta con abundantes notas a pie de página a través de las cuales el autor amplía algunos de los datos que a nivel histórico aparecen en la narración relacionados tanto con hechos como con personajes reales.
Como punto negativo he de señalar que al menos mi edición, que es la primera de enero del 2010 en bolsillo, tiene bastantes erratas lo que supongo que a día de hoy ya estará solucionado.

No se puede negar que para escribir esta obra Chufo Lloréns ha realizado una excelente labor de documentación que se traduce en un cuidado contexto que incluye múltiples referencias a hechos históricos, la introducción de personajes reales y la perfecta ambientación en ambas tramas. Además como os decía anteriormente, no solo integra la información en la narración sino que la amplia en las notas a pie de página. Sin embargo, en ningún momento la lectura se hace pesada, todo está bien enlazado, con naturalidad y creo que no llegará a aburrir al lector aunque no sea aficionado a la novela histórica. En mi caso, es uno de mis géneros favoritos por lo que no me ha importado encontrar tantos datos, más bien es algo que agradezco ya que me resulta muy interesante e instructivo, una forma amena de aprender un poco más sobre estas dos épocas.

Respecto a los personajes, os podéis imaginar que tratándose de una especie de dos novelas en una, cuenta con un amplio número. No obstante, todos ellos están tan bien caracterizados que no llegas a perderte entre nombres, siempre tienes claro quién es quién. Me atrevería a señalar que es una especie de novela coral y seguimos los pasos de varios de ellos que comparten protagonismo, aunque un poco más de relevancia tienen Esther y Hanna cada una en su época. Ya os decía que la época de la Segunda Guerra Mundial me había gustado más y puede que haya sido debido a que sus personajes también me han resultado más carismáticos. De todos ellos me quedaría con Hanna, creo que es la figura que mejor perfilada y desarrollada está, con una interesante evolución en la que demuestra su fortaleza y valentía. En cambio Esther no me ha llegado a conquistar, en ningún momento he sentido cercanía hacia ella ni su carácter me ha gustado mucho, lo mismo que el joven con el que comparte aventuras, Simon. Pienso que en el periodo medieval el autor ha descuidado un tanto a sus personajes y eso hace que queden deslumbrados por los de la otra trama, con personalidades más atractivas, mejor caracterizados psicológicamente y por ello los llegamos a conocer con más profundidad, poniéndose de manifiesto sus sentimientos, emociones y sufrimiento.

Por lo que se refiere a la ambientación, como os decía anteriormente es excelente. La novela transcurre en escenarios como Toledo, Córdoba o Sevilla en el periodo medieval y Berlín, Viena o Roma en la época de la Segunda Guerra Mundial. En ambos casos Chufo Lloréns logra transportarnos a la época a través de las descripciones tanto del ambiente que se vivía en estas ciudades como de los edificios, ropas, mercados, transportes o comidas. Conocemos cómo era la ciudad de Toledo en esos años, la distribución de los diferentes barrios y la convivencia entre judíos y cristianos, al igual que posteriormente sucede en Sevilla. Así mismo vemos el ambiente que se vivía en la ciudad de Berlín, cómo fue el ascenso de Hitler al poder, las medidas que se tomaron y cómo repercutieron en la forma de vida de los ciudadanos entre otras cosas. Todo ello conforma un mosaico de lo más atractivo y puesto que el tema central en torno al que gira la obra es la persecución a la que fueron sometidos los judíos en ambos periodos, adquieren importancia las escenas en las que se describen los actos llevados a cabo contra ellos y las medidas que se vieron obligados a adoptar para intentar defenderse.

Pienso que es una novela que merece la pena leer y aunque su grosor puede ser un obstáculo a primera vista, no debe asustaros ya que se lee  con facilidad y resulta muy entretenida. A mí me ha gustado mucho, es cierto que una parte más que otra pero en conjunto la valoración final es positiva. Está repleta de aventuras y además entre sus páginas encontramos amor, venganza, drama, esperanza, valentía… además de hechos históricos, por lo que la lectura resulta de lo más interesante y absorbente.

Si sois aficionados a la novela histórica, os recomiendo su lectura sin ninguna duda
. La saga de los malditos es una obra muy bien documentada, escrita con un estilo cuidado y fácil de leer, en cuyo interior se combinan dos tramas que transcurren de manera paralela aunque son independientes, teniendo como único punto en común la persecución de los judíos. Casi mil páginas de novela que pueden asustar a primera vista pero que no deben verse como un obstáculo ya que se lee con fluidez y casi da pena llegar al final y separarse de algunos de sus protagonistas.


FUENTES: imagen autor aquí
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...