lunes, 7 de octubre de 2013

CORAZÓN BLANCO, CORAZÓN NEGRO - Jonathan Odell

Título: Corazón blanco, corazón negro
Autor: Jonathan Odell
Editorial: Grijalbo
Año: 2012
ISBN: 9788425347900
Nº de páginas: 400

SINOPSIS: Lee la sinopsis de este libro pinchando AQUÍ

Descubrí este libro hace algo más de un año en la mesa de novedades de una librería e inmediatamente me quedé con muchas ganas de leerlo. El tema de la esclavitud y las plantaciones de algodón siempre me han atraído y ya solo con ver la portada, se intuía que la historia se iba a centrar en él. Tuve la suerte de que días más tarde me lo regalasen y aunque ha tenido que esperar bastante tiempo en la estantería, hace unos días por fin le ha llegado el turno de lectura.

Corazón blanco, corazón negro nos traslada hasta los años de la Guerra de Secesión para contarnos la historia de Granada desde el año 1847 hasta que es anciana, en el año 1933. La novela está así dividida en dos hilos temporales centrados uno en la figura de Gran Gran, que es el nombre que recibe Granada, a cuyo cargo queda Violet, una niña huérfana y traumatizada por la muerte de su madre. En un intento de ayudar a Violet, Gran Gran comienza a narrarle su historia, que será la que dará lugar al otro hilo temporal en el que conoceremos como, siendo un bebe, Granada fue arrancada de los brazos de su madre para ser entregada a la señora de la plantación, cuya hija acababa de morir. Así creció bajo su protección, alojada en la mansión y vistiendo los bonitos vestidos de la niña muerta a pesar de su condición de esclava. Sin embargo esa vida cómoda termina el día en que llega a la plantación la vieja curandera Polly Shine, quien la escogerá como ayudante, sacándola de la mansión y enfrentándola a sus verdaderos orígenes. 


La novela está dividida en capítulos narrados a dos tiempos. Por un lado los que se sitúan en el año 1933 y por otro, los que recogen los recuerdos de Gran Gran que nos trasladan a los años previos a la Guerra de Secesión. En todos ellos se emplea un narrador en tercera persona del pasado y se diferencian fácilmente aunque solamente en los primeros nos indica al principio del capítulo el año en el que nos encontramos, pero una vez situados los personajes de cada época no hay lugar a confusión. A pesar de que las dos tramas transcurren paralelas, la que abarca el pasado tiene mucho más peso y ocupa un mayor número de páginas, resultando también de esta manera más interesante.

Me ha gustado la forma de escribir de Jonathan Odell. Utiliza una prosa rica y un estilo cuidado en el que hace gala de una gran sensibilidad narrativa que queda de manifiesto principalmente a la hora de transmitir las emociones y sentimientos de sus personajes. Es una novela en la que predominan los pensamientos, las emociones, las diferentes personalidades y la evolución que se produce en cada figura, siguiendo por lo tanto un ritmo más bien pausado.

Nos encontramos así con unas figuras bien construidas, con multitud de matices y profundidad psicológica que hace que su evolución resulte muy interesante. No hay en esta novela buenos o malos, todos tienen imperfecciones que los acercan a la realidad y los hacen más creíbles.
Los personajes de Corazón  blanco, corazón negro tienen mucha fuerza, todos ellos de una manera u otra se ganan una posición en la historia pero hay dos figuras claramente relevantes que son Granada y la curandera, Polly Shine. En el personaje de Granada es en quien se produce una mayor evolución y por eso contrasta la personalidad que observamos en la anciana, Gran Gran, y la que encontramos en ella misma siendo niña. Paulatinamente a través del curso de la historia de sus recuerdos observaremos la transformación que se ha producido y los hechos que han provocado estos cambios. El aspecto más interesante en ella es sin duda la pérdida de identidad que sufre al ser separada de su madre y crecer en el ambiente de la casa, donde hay una atmósfera de rechazo hacia los negros de los campos que se acaba transmitiendo a la niña, renegando así de sus orígenes.

Polly es, desde mi punto de vista, el personaje más llamativo. Una mujer envuelta en un halo de misterio, con una gran sabiduría que se refleja en sus diálogos y en su forma de actuar. A través de ella conocemos la figura de las sanadoras y parteras negras, mujeres con funciones espirituales y con un amplio conocimiento tanto de las hierbas como de las prácticas de la sanación. Es así como entra en juego en la historia un fuerte componente místico y espiritual, que queda bien integrado en el contexto pues está vinculado con sus creencias y prácticas.

Corazón blanco, corazón negro es un libro en el que quedan de manifiesto no solo los contrastes que había entre la vida de un blanco y un negro, sino que también observamos la diferencia que se daba entre los esclavos encargados del servicio de la casa y los esclavos de las plantaciones. Las condiciones de vida propias de la época, los castigos impuestos a los esclavos, su alimentación o las enfermedades que sufrían son algunos de los aspectos que encontramos reflejados en esta historia, acercándonos así a la forma de vida en las plantaciones en estos años. La condición de la mujer es quizás uno de los puntos que aparece más desarrollado pues son las mujeres las piezas principales en esta historia y el autor explora aspectos como la maternidad, el aborto, el legado que se transmite de generación en generación, el desarrollo de niña a mujer o los abusos y violaciones que sufrían las esclavas.

Un punto negativo que le encuentro a esta novela es que el final es demasiado rápido. Si bien el autor relata con detalle un periodo de la vida de Granada, los capítulos finales están muy condensados y todo sucede demasiado rápido. A mí personalmente me hubiera gustado que hubiese extendido un poco más los recuerdos de la niña y nos contase con más detalle cómo salió adelante. La vida del resto de personajes también queda un tanto en el aire pero en este caso, al tratarse de una historia construida a base de recuerdos no sería coherente que nos diese más información de la que aparece reflejada en este final.

Jonathan Odell ha escrito una de esas novelas que se convierte en algo más que una simple lectura y su historia transmite un mensaje al lector. Es un libro que nos habla sobre la lucha por la libertad pero también sobre el poder de la sanación y la curación a través de la creación de nuestra propia historia, de como el pasado queda vinculado con el futuro a través de la sabiduría y enseñanzas transmitidas de generación en generación.

Resumiendo, Corazón  blanco, corazón negro es una novela que cuenta con unos personajes dotados de fuerza y carisma, bien escrita y fácil de leer, que nos acerca a la época de la esclavitud y la lucha por la libertad, centrándose en el poder de la sanación tanto física como espiritual y dando lugar a una historia dramática y emotiva que pone de manifiesto el poder curativo de las palabras.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...