lunes, 28 de octubre de 2013

La vida de los objetos - Susanna Moore

Título: La vida de los objetos
Autor: Susanna Moore
Editorial: Alevosía
Traducción (inglés): Alejandro Palomas
Año: 20113
ISBN: 978-84-15608-55-4
Nº de páginas: 216

SINOPSIS: Lee la sinopsis de este libro pinchando AQUÍ

La vida de los objetos es una de las novedades que la editorial Alevosía ha incluido este otoño en su catálogo a la que no he podido resistirme pues tanto su preciosa portada como el argumento vinculado al periodo de la Segunda Guerra Mundial me llamaron mucho la atención.

La vida de los objetos nos narra la historia de la joven irlandesa Beatrice Adelaide Palmer. Hija única de Elizabeth Givens y Morris Palmer, Beatrice ha pasado su niñez en Ballycarra, asistiendo a la pequeña escuela a cargo del señor Hugh Knox, quien ha sido su único compañero de infancia. Beatrice crece con la cabeza llena de las historias que lee en las novelas y cuentos de hadas que el señor Knox tiene en su biblioteca personal, lo que incrementa su carácter curioso y el anhelo de conocer mundo.
Tras sacarla su madre de la escuela a los quince años comienza a trabajar en la tienda de sus padres como encajera, donde poco a poco se irá ganando un cierto renombre en el barrio. Gracias a esto entrará en contacto con la condesa Hartenfels, quien le ofrecerá la posibilidad de acompañarla a Berlín y trabajar allí cosiendo encajes para la familia Metzenburg. Será así como a pesar del temor a una inminente guerra con Alemania, Beatrice se instale en la residencia de Felix y Dorothea Metzenburg, coleccionistas de arte y amigos de los hombres y mujeres más ingeniosos, famosos y fascinantes de Europa.
Ante la extensión de la agresiva campaña nazi por toda Europa, los Metzenburg deciden trasladarse junto a sus valiosos objetos a la residencia que tienen en el campo conocida como el Palacio Amarillo, donde intentarán preservar el estilo de vida que han llevado hasta ese momento, lo que cada vez será más difícil con el avance de una guerra que transformará irremediablemente su existencia.

Lo que nos encontramos en el interior de La vida de los objetos es una especie de memorias de Beatrice en las que nos cuenta lo sucedido en los años que transcurren entre 1938 y 1945. Es así una obra que se ambienta en la Segunda Guerra Mundial pero con un enfoque diferente al que suele ser más habitual, pues no está centrada en la guerra propiamente sino que esta queda como un telón de fondo, marcando el rumbo de la vida de los personajes.

La novela está dividida en ocho capítulos que se corresponden con cada uno de los años que transcurren en el periodo mencionado, siguiendo la historia un curso lineal. Es la propia Beatrice la que nos narra en primera persona sus experiencias, predominando claramente la narración sobre el diálogo. Susanna Moore tiene un estilo preciso, claro e intimista, empleando una prosa cuidada, elegante y detallada que hace que la lectura de su obra sea una delicia. Tanto la forma en la que está escrito como el ritmo que sigue la narración hacen que sea un libro para leer pausadamente, disfrutando de cada una de las palabras y de los diferentes matices.

En el punto central de esta historia tenemos a una joven con la que el lector conecta desde las primeras páginas. Beatrice es un personaje que destaca tanto por su carácter como por los hechos a los que hace frente a lo largo de los capítulos. En el primer capítulo ella misma nos hace una pequeña presentación en la que descubrimos su carácter inquieto y curioso, la calidez que desprende y su amor por la lectura y los libros, en cuyas historias encuentra inspiración y basa sus sueños de futuro. Algo que no pasa desapercibido en su personalidad es la faceta aventurera, valiente y decidida que le impulsa a alejarse de su familia buscando con avidez un mundo diferente al que ha conocido hasta ese momento. Sin embargo la realidad a la que tiene que hacer frente se aleja mucho de sus sueños y aunque seguirá manteniendo su inocencia, dulzura e ingenuidad, veremos una progresiva evolución en su personalidad, punto que está muy bien elaborado por parte de la autora.

Si bien Beatrice es el eje en torno al que se va construyendo la historia, el resto de personajes con los que comparte experiencias son igualmente importantes e interesantes. A todos ellos los conocemos a través de su percepción y del contacto que mantiene con ellos, por lo que es inevitable que sintamos la misma admiración que ella siente. Importantes por lo que suponen en su vida son el matrimonio Metzenburg, una pareja de ricos que en un principio intentan mantenerse ajenos al conflicto conservando sus posesiones y forma de vida anterior, lo que será cada vez más complicado a medida que avance la guerra. Felix Metzenburg es un personaje muy interesante al que hay que ir conociendo a medida que avanza la historia. Un hombre inteligente, reservado, aficionado al arte y al coleccionismo, lo que hará que desarrolle un excesivo amor por los objetos, manteniendo algunas de sus facetas ocultas hasta que finalmente gracias a sus actos descubramos el verdadero significado de las palabras que dan título a la obra.

Uno de los puntos a destacar es la diversidad que encontramos en la galería de personajes de La vida de los objetos, pertenecientes a diferentes clases sociales y razas. Esto le permite a la autora afrontar cómo afectó este conflicto a cada uno, aunque siempre tomando como referencia el día a día en la residencia de los Metzenburg. Los personajes históricos también tienen cabida en esta historia y así esta familia tiene contacto con figuras reales que aparecen integradas en la narración con naturalidad como por ejemplo Göring.

El desarrollo de la guerra va quedando reflejado en el funcionamiento de la casa, en las recepciones que dan, en las noticias que llegan y especialmente en la comida, con las restricciones propias de la época. De esta manera la autora va integrando los hechos históricos en el relato que Beatrice hace de su vida permitiendo que el lector tenga noticia de algunos de los sucesos que marcaron esos años. Así observamos los bombardeos que se llevan a cabo, el envío de judíos a los campos de concentración, la ignorancia respecto a lo que sucede en los mismos, el intento de asesinato de Hitler  o el avance del ejército rojo entre otros.

Os comentaba anteriormente que una de las aficiones de Beatrice es la lectura y por ese motivo a lo largo de las páginas nos encontramos con bastantes alusiones a libros, tanto los que ella va leyendo como los que le llegan por alguna referencia. En este punto tiene bastante importancia el personaje de herr Elias, con quien Beatrice intercambia impresiones sobre lecturas y de cuya biblioteca toma prestadas algunas novelas.

Sin duda La vida de los objetos es un libro cuya lectura resulta muy interesante por el punto de vista diferente que nos ofrece sobre este periodo, introduciéndonos en él a través de las experiencias de una joven irlandesa y de una familia de ricos alemanes. Queda muy bien reflejado tanto el ambiente de los primeros años en los que se mantiene un elevado nivel de vida como los horrores, la destrucción y la tragedia que posteriormente irán transformando la vida de los protagonistas. Como la mayoría de novelas que hacen frente a un periodo de guerra, su lectura no deja indiferente y a mí me ha gustado especialmente observar la evolución de cada uno de los personajes que vamos conociendo a lo largo de las páginas, pues todos ellos tienen algo que aportar al conjunto de esta historia.

En conclusión, La vida de los objetos es una novela dramática y conmovedora que creo que merece la pena leer por el punto de vista diferente que nos ofrece sobre este periodo. Una obra bien escrita, centrada en la evolución de sus personajes y en la que sobresale su protagonista, Beatrice, una joven heroína que destaca tanto por su valentía como por su capacidad de supervivencia.



FUENTES: imagen autora  (Denise Applewhite) aquí


Gracias a Alevosía por facilitarme el ejemplar
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...