miércoles, 9 de octubre de 2013

UNA CASA RESPETABLE - Jaime Molina

Título: Una casa respetable
Autor: Jaime Molina
Editorial: Shepa
Año: 2013
ISBN: 9788415819165
Nº de páginas: 281

SINOPSIS: Lee la sinopsis de este libro pinchando AQUÍ

Cuando a principios de verano la editorial Sepha me envió información sobre sus novedades la que más llamó mi atención fue Una casa respetable de Jaime Molina pues se trataba de una saga familiar a lo que había que añadir que parte de ella transcurría en un escenario muy atractivo para mí, La Habana.

El argumento de Una casa respetable parte del interés y controversia suscitado por la noticia de la demolición de la casa que antaño perteneció a la familia Navoa. A raíz de la misma, muchos ciudadanos comienzan a enviar cartas a la redacción del periódico “Diario del siglo XXI” en las que exponen su opinión al respecto, generándose así un debate en torno a este suceso. Será el propio diario el que ante las peticiones recibidas y tras descubrir un documento inédito que recoge las memorias de don Celestino Navoa, hombre que ordenó la construcción de la casa, se decida a publicar en entregas sucesivas dicha narración, dando así a conocer todos los entresijos de la casa y de la familia que en ella habitó.
Descubriremos así la historia de la familia Navoa desde el momento en que Celestino Navoa desembarca en el puerto de La Habana, esperando encontrar una tierra prospera que le ayudase a escapar de la miseria en la que  vivía en España. Al llegar se da cuenta de que su viaje ha sido en vano y la situación no es muy diferente a la que ha dejado atrás pero por un golpe de fortuna, y gracias a su compromiso con la hija de un importante hacendado, acaba convirtiéndose en un hombre rico. Desde este momento seguiremos sus pasos tanto en La Habana como a su regreso a España, donde ordenará la construcción de la Casa de las Torres que se convertirá en testigo mudo de las vidas de los diferentes miembros de esta familia.

Una casa respetable es una novela que me ha sorprendido gratamente en varios aspectos, comenzando por la original forma en la que traslada la historia de esta familia al lector. Jaime Molina utiliza como vía para encauzar la trama las publicaciones que sucesivamente se van realizando en el “Diario del siglo XXI” por lo que sería como si nosotros tuviésemos en nuestras manos un recopilatorio que incluiría las columnas publicadas por el director, el contenido de las memorias de don Celestino y las cartas recibidas en la redacción y redactadas por diferentes ciudadanos que pueden aportar información en torno a la casa Navoa. De esta manera nos va llegando la historia de forma fragmentada y seremos nosotros los que iremos recomponiendo en nuestra mente los diferentes episodios que dan forma a la vida de los Navoa, encajando las diferentes piezas cuando así sea necesario.

La novela se encuentra dividida en dos grandes partes. La primera parte se centra en recoger lo que son las memorias de don Celestino Navoa para posteriormente en la segunda continuar el relato familiar con una recopilación de cartas recibidas en la redacción que incluyen anécdotas, noticias, comentarios u opiniones relacionadas directa o indirectamente con la casa de los Navoa. A su vez cada una de ellas está dividida en otras partes más pequeñas, de dos o tres páginas como mucho, que responderían a las publicaciones que van apareciendo por entregas en el “Diario del siglo XXI”. De esta manera en la primera parte se utiliza un narrador en tercera persona, pues las memorias no están redactadas por el propio Celestino, mientras que la segunda parte sería epistolar, empleando la narración en primera persona.

Otro punto a señalar en Una casa respetable es el estilo narrativo que emplea Jaime Molina. Me ha gustado mucho su forma de escribir en la que destaca la riqueza de vocabulario empleada y su prosa cuidada y elegante. Al estar estructurado en partes tan cortas se lee con agilidad ya que siempre invita a avanzar una parte más y así sucesivamente hasta que cuando te das cuenta has llegado al final.

Son muchos los personajes que se van sucediendo a lo largo de Una casa respetable y solamente en los miembros más destacados de la familia se profundiza un poco más. No obstante, no conocemos a ninguno directamente sino que quedan perfilados a través de lo que el resto de personas nos cuentan sobre ellos. Es así complicado conocerlos en profundidad, tanto por la rapidez con que se pasa de unas escenas a otras como por las diferentes versiones que en algunas ocasiones se nos ofrece sobre los mismos hechos. No es este un punto negativo, o al menos para mí no lo ha sido, pues tiene más importancia la relación que mantienen entre ellos y los actos que llevan a cabo en los que queda reflejado el poder, la venganza, los celos, el amor, la codicia o la muerte entre otros aspectos. No es un libro que siga una narración lineal sino que está compuesto por sucesos puntuales en la vida de esta familia, aunque una vez finalizada la lectura podemos tener una visión amplia de lo que fueron esos años y la  trayectoria que siguió cada uno.

Al mismo tiempo que seguimos la evolución de tres generaciones de la familia Navoa, en un segundo plano y como telón de fondo van quedando plasmados diferentes hechos históricos que marcaron esos años. No se centra el autor en darnos demasiados detalles sino que simplemente nos encontramos menciones o referencias indirectas, suficientes para tener una amplia idea del contexto en el que se mueven. Aspectos como la sociedad de la época, los prejuicios existentes, los matrimonios de conveniencia, la posición de la mujer o las ideas políticas quedan de manifiesto a través de las vivencias de cada uno de los personajes, encontrando también algunas referencias a hechos históricos como la firma del tratado de paz de Zanjón, la II República o la Guerra Civil e incluso personajes reales con los que la familia tiene contacto como Federico García Lorca.

Punto importante en Una casa respetable es, sin duda, la propia casa, llegando a convertirse en el punto central de la obra. Una mansión construida por orden de Celestino en Granada, como muestra de amor hacia su amante Maica, reproduciendo la imagen de la mansión colonial en la que ella vivía en La Habana. Minuciosas descripciones nos permiten conocer con detalle el aspecto exterior, la estructura interna e incluso la lujosa decoración de una casa que con el paso de los años fue poco a poco adquiriendo un gran peso, convirtiéndose no solo en la residencia de la familia sino en un centro efectivo de poder, pasando a representar así la memoria colectiva del pueblo.

Es sin duda un libro con un planteamiento interesante y a mí me ha gustado especialmente su segunda parte, en la que encontramos una ruptura con la línea que venía siguiendo en la primera mitad. Descubrir la historia a través del punto de vista de diferentes personas me ha parecido original y diferente a lo que suele ser habitual, más teniendo en cuenta que estas narraciones se complementan y hay algunas anécdotas que sufren un giro dependiendo de quien las cuente. Todas estas cartas van dando lugar a un engranaje que requiere de la pericia del lector para ir encajando las piezas, eliminando la información errónea y colocando en su lugar los datos correctos descubiertos a través de alguna carta más reveladora.

Resumiendo, con un planteamiento diferente y original, Una casa respetable traslada al lector la historia de los Navoa a través de tres generaciones de esta familia, cuyas vidas seguiremos a lo largo de un siglo en el que la casa familiar se convertirá en el principal testigo de sus actos, pasiones y desgracias. Una novela que recomiendo tanto a los aficionados a las sagas familiares como a todos aquellos que se sienta atraídos por las lecturas que se alejan de los planteamientos habituales.



FUENTES: imagen autor aquí

Gracias a Editorial Shepa por facilitarme el ejemplar
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...