lunes, 25 de noviembre de 2013

El príncipe de los piratas - Edmundo Díaz Conde

Título: El príncipe de los piratas
Autor: Edmundo Díaz Conde
Editorial: Algaida
Año: 2013
ISBN: 978-84-9877-959-2
Nº de páginas: 432

SINOPSIS: Lee la sinopsis de este libro pinchando AQUÍ

Ya sabéis que Laky y yo hemos organizado en colaboración con la editorial Algaida una lectura conjunta de El príncipe de los piratas cuyas reseñas están publicándose durante estos días. Como se deduce fácilmente por su título, es una novela de piratas y en mi caso creo que los únicos libros que había leído anteriormente de este tipo eran algunos títulos protagonizados por Sandokan siendo niña, serie que me gustaba mucho. Es por eso que me ha resultado agradable el reencuentro con esta temática a través de esta lectura y he disfrutado con las aventuras recogidas en las páginas de El príncipe de los piratas.

Nos encontramos en el año 1670 cuando Iñigo Santa Cruz, conocido como Lefthand, ha sido capturado y condenado a la horca por ejercer la piratería. En el último momento es liberado por un misterioso personaje para que participe en la que se convertirá en la mayor empresa de la piratería que hayan visto los siglos, consistente en el saqueo de Panamá bajo las órdenes de Henry Morgan, quien para ello ha convocado a los más selectos capitanes entre los que se encuentra el propio Lefthand. 
Éste en un principio rechazará la oferta, pues está decidido a abandonar la piratería, dejando atrás su pasado manchado de sangre a cambio de ver crecer a su hija de nueve años, de la que se separó hace tres y que está a punto de ser adoptada por el conde de Veraguas. Sin embargo se servirán de esta hija para chantajear a Lefthand, obligándole así a tomar partido y embarcarse nuevamente en su barco, El príncipe del mar, rumbo a la isla Tortuga donde le espera Henry Morgan, almirante de la Cofradía de los Hermanos de la Costa y corsario de Inglaterra, quien ansía descubrir el tesoro de la Dama del Mar, oculto en Panamá según el mapa que obra en su poder y motivo por el cual planea el asalto a esta ciudad.

El príncipe de los piratas es, como ya he indicado anteriormente, una novela repleta de aventuras y acción que ha conseguido despertar mi interés desde las primeras páginas. Combina además en su interior otros elementos como el romance, misterio o historia, que contribuyen a que la trama sea aún más atractiva. 


Tras un prólogo que nos pone en antecedentes, la novela se encuentra dividida en tres grandes partes que a su vez recogen diversos capítulos, más una especie de epílogo final. Estas tres partes responderían a la estructura típica de introducción que sería la primera parte en la que se expone la situación; nudo, que sería la segunda y que contiene el desarrollo y finalmente la tercera correspondiente al desenlace de la historia. Todas ellas siguen un ritmo muy ágil por lo que se avanza rápidamente por sus páginas, lo que también viene facilitado por el estilo del autor, sencillo, claro y de fácil comprensión para el lector, empleando un vocabulario rico y acorde con la época en la que transcurre la acción, especialmente en el tema de naves, navegación y armamento. Se emplea un narrador omnisciente para relatar la historia y esta sigue un curso lineal, combinando la trama principal con otras líneas argumentales que sin adquirir demasiada relevancia, ayudan a aumentar la tensión narrativa y mantener el interés del lector por el conjunto de la historia.

Os decía anteriormente que en El príncipe de los piratas encontrábamos también una parte histórica, algo que a mí me ha gustado mucho porque ya sabéis que el género histórico es uno de mis favoritos. En este caso el autor combina el aspecto histórico con la ficción y así quedan integrados en la novela hechos como el ataque a Panamá en 1671, recogiendo tanto los antecedentes como el transcurso de la travesía y posteriormente el desarrollo del asalto, incluyendo datos que pueden resultar curiosos para aquellos lectores que no tengamos muchas nociones de esta parte de la historia de Panamá, por ejemplo el uso de un arma secreta contra los atacantes. No es este el único punto al que nos acerca la obra pues también se habla por ejemplo del Tratado de Madrid y se incluyen figuras reales entre quienes se encuentra el propio Henry Morgan, Exquemelin o Juan Pérez de Guzmán, gobernador de Panamá. 
En mi caso, no conocía ninguno de los hechos recogidos en El príncipe de los piratas y este es un punto con el que he disfrutado mucho, me ha gustado acercarme a la historia de Panamá y conocer tanto la importancia que tenía en la época como la forma en que sufrieron el ataque y saqueo de los filibusteros, así como por otra parte profundizar en la figura de Henry Morgan, un hombre desconocido para mí hasta el punto de que durante toda la lectura pensé que era un personaje ficticio.

Catedral de Panamá
Son varios los escenarios por los que se van moviendo los personajes, comenzando su andadura en las ciudades españolas de Madrid, Toledo y Cádiz, ciudades que sin entrar en excesivos detalles, el autor consigue esbozar acertadamente para que tengamos una idea del ambiente que en ellas se vivía. Posteriormente son dos las ubicaciones que adquieren más relevancia: la Isla de Tortuga y Panamá, siendo también un punto relevante la desembocadura del río Chagres.  
Isla Tortuga se ha convertido en el mayor bastión de la piratería del Caribe y tanto su aspecto como la forma de vida en la misma quedan retratados a través de la narración, dándonos a conocer por ejemplo sus playas de arenas  blancas  y finas, los bosques de mangos o las ruinas del viejo fortín español. Por su parte, Panamá es por entonces la ciudad más rica y floreciente de America y conocemos los motivos por los que esto es así además de quedar reflejada la situación por la que se la considera inexpugnable junto a los emplazamientos más representativos de la ciudad como por ejemplo su catedral o la Casa del Cabildo.

Por lo que se refiere a los personajes, no encontramos un excesivo desarrollo en ellos pero esto no se convierte en un punto negativo pues en un libro de estas características no es algo determinante. La novela combina las figuras ficticias con las históricas, destacando entre todas ellas su protagonista, Iñigo Santa Cruz, también conocido como Lefthand, y el filibustero inglés Henry Morgan. 

Iñigo Santa Cruz es un hombre que vive marcado por el trauma sufrido en su niñez, unos hechos que su vida transcurra con un fuerte sentimiento de culpabilidad. Decidido a abandonar la piratería vamos descubriendo como intenta dejar atrás su pasado y convertirse en una persona mejor, digno del respeto y admiración de su hija.
Por su parte, Henry Morgan se ha convertido en uno de mis personajes favoritos ya que es una figura carismática que queda perfilada con bastante acierto. En este caso nos encontramos con un hombre que realmente existió y en la novela queda reflejada su personalidad, dándonos a conocer a este temido filibustero inglés que sufre una fuerte hipocondría.

No son los únicos nombres a destacar puesto que la galería de personajes es muy amplia, teniendo unos más relevancia que otros. Asimismo adquieren importancia en el desarrollo de la trama John el Duque, Guzmán Yáñez, el médico Exquemelin, Alonso de Valdivia o Elena, que será la figura femeninas más notable en esta historia. Tampoco hay que olvidar los hombres que conforman la tripulación de El príncipe del mar, compuesta por catalanes, gallegos, asturianos o valencianos, es decir, personas llegadas desde todos los puntos de España buscando emprender una nueva aventura. Una amplia galería de personajes que no impide que todos ellos tengan una personalidad concreta que los individualiza.

Y como sucede en la mayoría de historias de piratas encontramos una historia romántica en la que se ven envueltos dos de sus personajes. Queda en un segundo plano muy discreto y aporta el toque de romanticismo justo para una trama de este tipo, resultando equilibrado con el resto de la narración a pesar de que sigue un desarrollo bastante predecible y poco original.

Como veis, son varios los elementos que se dan cita en esta novela por lo que es complicado no dejarse llevar por la trama y disfrutar de su lectura. A mí me ha parecido entretenida y puesto que hacía tiempo que no leía una obra de este tipo he disfrutado con la historia que Edmundo Díaz Conde nos presenta. También es cierto que una de las localizaciones que más me atrae son los países caribeños, por lo que en mi caso ya partía con una cierta ventaja pues el emplazamiento de Panamá me resultaba muy interesante.

Resumiendo,  si os apetece disfrutar de una novela de aventuras repleta de acción, intriga y emoción El príncipe de los piratas es una opción que deberéis tener en cuenta. Una obra que integra hechos históricos con ficción de una manera natural y muy amena, permitiéndonos volver a una época en la que corsarios  británicos, bucaneros franceses y filibusteros holandeses eran los dueños del Caribe.  

   


FUENTES: imagen autor aquí

Gracias a Algaida por facilitarme el ejemplar

  
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...