lunes, 23 de diciembre de 2013

El puerto - Francesca Brill

Título: El puerto
Autor: Francesca Brill
Editorial: Alevosía
Traducción: Dora Sales
Año: 2013
ISBN: 978-84-15608-45-5
Nº de páginas: 344

SINOPSIS: Lee la sinopsis de este libro pinchando AQUÍ

Me llamó la atención este libro cuando lo vi entre las novedades de la editorial Alevosía ya que se situaba en un periodo que a mí me atrae bastante, y concretamente ambientado en esa ubicación no había leído nada anteriormente. Además en la sinopsis indicaba que estaba basado en hechos reales, lo que incrementaba el interés de la novela.

La trama de El puerto comienza en el año 1940 y nos sitúa en Hong Kong, donde reside Stevie Steiber, una joven reportera independiente que se ha trasladado hace tres años a China para conocer a la señora Kung, la mayor de las tres hermanas Soong, sobre las que está escribiendo un libro. Stevie trabaja junto a su novio chino Wu Jishang en la revista Direct Debate, de contenido político, por lo que será objeto de investigación por parte del comandante Harry Field, agente del servicio de inteligencia británico, encargado de observar e informar sobre actividades sospechosas en el seno de la colonia británica. Cuando la conozca, Harry se sentirá inmediatamente atraído por Stevie y poco a poco comenzarán una relación que provocará el rechazo de los miembros más conservadores de la sociedad de la colonia. Sin embargo esta relación se verá sacudida por la brutal invasión japonesa de la isla, obligando a Harry y a Stevie a luchar por salir adelante y protegerse mutuamente.

Como ya os he comentado en más de una ocasión, las novelas que se ambientan en el periodo de la Segunda Guerra Mundial se encuentran entre mis favoritas y ese fue uno de los motivos por los que me fijé en El puerto. Su lectura ha sido un acierto pues me ha permitido acercarme a unos hechos que anteriormente no había encontrado recogidos en ninguna de mis lecturas y esto ha hecho que me haya resultado muy interesante y al mismo tiempo instructiva. Es por lo tanto una obra en este sentido diferente, ambientada en un periodo sobre el que se han escrito multitud de novelas pero que nos presenta los hechos desde otra perspectiva, centrándose en reflejar cómo se vivió esta guerra en Hong Kong, tanto antes como después de la invasión japonesa.

De esta manera, la novela se encuentra dividida en tres partes correspondientes a tres periodos diferenciados. En la primera, partimos de junio del año 1940 y se centra en mostrarnos los inicios de la relación entre Harry y Stevie. En este punto la guerra azota a Europa pero en Hong Kong se vive como algo lejano, mostrándose la sociedad relajada y ajena al peligro. La segunda parte supone el afianzamiento de la relación y la sacudida de la guerra tras la ocupación japonesa, abarcando desde finales del verano de 1940 hasta abril de 1942 para en la tercera, dar un salto temporal trasladándonos hasta el año 1945 para plasmar el final de la guerra y lo que sucedió después, cerrando la historia de Stevie y Harry.

Cada una de estas partes está a su vez dividida en capítulos en los que la historia sigue un curso lineal, indicándonos al comienzo de algunos la fecha en la que nos situamos. A través de un narrador omnisciente Francesca Brill va desarrollando la relación entre los protagonistas, empleando como telón de fondo un contexto histórico que marca el curso de este romance y que nos permite conocer como se vivía antes y después de la invasión en la isla
El estilo de Francesca es ágil y de fácil lectura, empleando una narración clara, sencilla y precisa en la que destaca una técnica descriptiva muy visual y un ritmo pausado pero constante. A lo largo de las páginas nos encontramos con algunas anotaciones que aportan información que puede ser de interés para el lector y que aparecen recogidas al final de la novela, bien la explicación de algunos términos propios de esa cultura o referencias de la época como por ejemplo canciones.

Como os decía, El puerto está basado en hechos reales y así se inspira en parte en las vidas de Emily Hahn, periodista y escritora norteamericana y el agente de inteligencia británico Charles Boxer. Son por lo tanto Stevie y Harry las dos figuras principales y desde mi punto de vista es una novela de personajes, pues aunque está situada en un periodo muy concreto el desarrollo del argumento se asienta principalmente en las experiencias vividas, sentimientos y emociones de las personas.

A pesar de ser quien tiene más relevancia en la obra, Stevie es un personaje con el que me ha costado conectar y no he llegado a empatizar con ella hasta bastante avanzada la novela. Es una mujer que tiene muchos rasgos admirables y que tiene que hacer frente a duras situaciones pero en los primeros momentos no lograba ponerme en su lugar y compartir sus emociones por lo que he necesitado del avance de la historia para reconciliarme con ella.

Stevie es la heroína de esta novela pero no tiene una personalidad que conquiste al lector sino que es una mujer que hay que ir conociendo poco a poco. Su actitud distante, la determinación que muestra a la hora de lograr todo lo que quiere, su ironía, su independencia y en ciertos momentos su egoísmo hacen que tarde en despertarse nuestra simpatía, lo que logrará gracias a la evolución que se va produciendo a medida que transcurre el tiempo y se ve obligada a sacrificarse, luchar y renunciar a lo que quiere para proteger a sus seres queridos.

A su lado está Harry Field, el agente del servicio de inteligencia que a pesar de su carácter, se enamorará de Stevie inmediatamente. Harry es un hombre que me ha gustado mucho desde el primer momento por su carácter cálido, educado y amistoso junto a su simpatía, amabilidad y bondad; rasgos que en algunos casos se extienden a su perfil laboral en el que destaca por su inteligencia, capacidad de observación, discreción y profesionalidad.

No son las únicas vidas que conocemos ya que en su entorno existen otros personajes secundarios que dan lugar a líneas argumentales paralelas con menor importancia pero que nos permiten ver los efectos de la guerra en sus vidas. Tenemos así a Lily, la prima de Jishang que se convertirá en la mejor amiga de Stevie; su hermano Chen, un joven idealista que defiende los principios del comunismo; Jishang, un rebelde aristocrático y tozudo defensor de sus propias ideas al margen de la política, las fuerzas de ocupación japonesas y la facción extrema comunista; Declan, el encantador periodista y amigo de Stevie que ha sido uno de mis personajes favoritos o Takeda, amigo japonés de Harry que se convertirá en el representante del poder de la amistad por encima de cualquier circunstancia incluida la guerra.

Señalaba anteriormente que para mí El puerto era una obra de personajes pero eso no es impedimento para que el contexto histórico en el que se sitúa resulte sumamente interesante. La mayoría de libros que hasta ahora he leído ambientados en la época de la Segunda Guerra Mundial se situaban en Europa y es por eso que me ha resultado muy positivo que en este caso nos traslademos hasta el continente asiático para conocer como se vivió allí este conflicto. El comienzo del libro nos sitúa en el año 1940 cuando Hong Kong es una colonia británica en la que conviven chinos e ingleses ajenos al conflicto que se está viviendo en Europa. Sin embargo el peligro comienza a ser cada vez más patente y los japoneses acabarán invadiendo Hong Kong, sembrando el pánico y la destrucción, hechos que quedan reflejados en la novela permitiendo observar al lector las crueldades aplicadas por los japoneses a la población, la desesperación, las dificultades para obtener alimentos, los saqueos o el funcionamiento y forma de vida en los campos de prisioneros. A través de certeras y concretas descripciones la autora logra que estas escenas resulten visuales, impactando al lector y logrando que tengamos una visión clara del modo en el que se vivieron estos años. De esta manera contrasta una primera parte en la que destaca más la frivolidad, las fiestas y recepciones de la sociedad británica con la destrucción, sufrimiento, miedo y desolación que predominan en la segunda.

En definitiva, El puerto es una novela que refleja la lucha por la libertad y por la supervivencia. Una historia emotiva, llena de sensibilidad y agradable de leer, que nos acerca a la historia de Hong Kong durante la Segunda Guerra Mundial, permitiéndonos conocer la vida de la colonia antes y durante la ocupación japonesa al mismo tiempo que seguimos el romance de Stevie y Harry y las dificultades a las que tuvieron que hacer frente para sobrevivir.

 

FUENTES: imagen autora aquí
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...