miércoles, 15 de enero de 2014

Medea en los infiernos - Diego Vaya

Título: Medea en los infiernos
Autor: Diego Vaya
Editorial: Punto de Lectura
Año: 2013
ISBN: 978-84-663-2730-5
Nº de páginas: 160

SINOPSIS: Lee la sinopsis de este libro pinchando AQUÍ

No conocía esta novela publicada por Punto de Lectura y Ganadora del XVIII Premio de la Universidad de Sevilla hasta que hace unas semanas su autor, Diego Vaya, contactó conmigo y me ofreció la posibilidad de leerla. La sinopsis consiguió despertar mi curiosidad por descubrir la historia de esa mujer que aparece reflejada en su portada y aprovechando que era bastante corta, a los pocos días le hice un hueco entre mis lecturas pendientes. 

Medea en los infiernos nos presenta a una profesora de música que, aprovechando que sus hijos se encuentran de viaje con su exmarido, decide pasar unos días en el apartamento que la familia tiene en una urbanización costera. Al no ser periodo estival, las tiendas y locales de la urbanización se encuentran cerradas y no se ve ni un alma por sus calles, por lo que espera encontrar la tranquilidad necesaria para trabajar en un artículo sobre la novena sinfonía de varios compositores que le han encargado. En este ambiente solitario y opresivo hará un recorrido por lo que ha sido su vida desde la infancia hasta el momento actual, enfrentándose a sus recuerdos y al dolor que los mismos le producen.

Con estas premisas, se deduce fácilmente que estamos ante una novela con un marcado carácter intimista y reflexivo. La historia que nos presenta Medea en los infiernos se recoge en ciento sesenta páginas que transcurren sin ninguna división interna, presentando una narración continua en la que a través de los recuerdos de su protagonista ahondaremos en lo que ha sido su pasado. La novela está escrita con un lenguaje muy cuidado, preciso, envolvente y cargado de sensibilidad, dando lugar a una lectura profunda y reflexiva. A través de la narración Diego Vaya nos sumerge en la mente de esta mujer, compartiendo sus pensamientos y emociones y haciéndonos partícipes de su estado de ánimo actual. Es por tanto una novela que transcurre pausadamente y que requiere una lectura más atenta, disfrutando del estilo intimista del autor y de todo lo que transmite a través de las palabras.

“Ella tenía un rostro común”
es la frase con la que Diego Vaya inicia su obra y con la que nos pone en antecedentes del tipo de mujer con la que nos vamos a encontrar. La protagonista de Medea en los infiernos se nos presenta como una mujer corriente y sencilla, sin ningún rasgo destacable y que podría encajar en el perfil de millones de mujeres hoy en día. Profesora de música abandonada por su marido y con dos hijos que no aceptan la separación de sus padres, poco a poco iremos ahondando en su psicología, descubriendo los rasgos que definen su personalidad y los diferentes hechos que han marcado su pasado y han derivado hasta la situación actual. Es inevitable establecer una conexión con ella desde las primeras páginas e implicarte en la situación depresiva por la que atraviesa, compartiendo sus sentimientos y la soledad que la rodea.

Esta mujer de la que no llegamos a conocer el nombre en ningún momento es la autentica protagonista y el resto de figuras aparecen únicamente a través de sus recuerdos. Sus hijos, su exmarido o la mujer que se esconde detrás de los ojos de lechuza son algunas de las personas que vamos conociendo gracias a los momentos compartidos en el pasado. Quedan igualmente en el anonimato pues tampoco aparecen nombres que nos permitan identificarlos, pudiendo encajar de esta manera en el perfil de cualquier persona a nuestro alrededor pues las situaciones que han compartido nos resultan reales y cercanas.

De la misma manera tampoco se identifica la urbanización y la playa en la que transcurre la acción. No es necesario pues lo verdaderamente importante es observar la atmosfera que rodea a la protagonista, un ambiente abandonado y solitario que está en consonancia con su estado de ánimo y que es un reflejo de ella misma. Desde mi punto de vista este es uno de los aspectos más destacables de Medea en los infiernos pues Diego Vaya consigue crear un ambiente opresivo y asfixiante que se traslada al lector, sentimos y compartimos la angustia que se cierne sobre la protagonista y la soledad que la rodea, llegando en algunos momentos a mezclar la realidad con los sueños y viviendo situaciones en las que el temor se apodera de su estado de ánimo.

Puesto que la protagonista es profesora de música y esta ha estado siempre muy presente en su vida, la música juega un importante papel en Medea en los infiernos. Ella se encuentra trabajando en un artículo que será publicado en un monográfico dedicado a las sinfonías y sus vinculaciones con la Historia, y en relación con el mismo, investiga en profundidad a Shostakovich y su novena sinfonía, compuesta en 1945 tras el final de la Segunda Guerra Mundial y cuyo estreno causó un gran debate por su carácter satírico y burlón. Y a través de las reflexiones sobre este artículo nosotros también nos acercaremos a este compositor ruso y a su obra, que en mi caso no conocía y en algunos aspectos me ha resultado interesante.

A lo largo de toda la lectura me he preguntado cual sería su final o más bien qué pretendía Diego con el desarrollo de esta historia. Y llegado a las páginas finales he encontrado mi respuesta y me ha resultado sorprendente, un giro inesperado que ha dado sentido a todo lo leído hasta ese momento y que no me había llegado a plantear.

En definitiva, Medea en los infiernos es una novela intimista y reflexiva cuya lectura nos transmite multitud de sensaciones. Una obra que nos permite profundizar en la psicología de su protagonista y compartir su estado de ánimo, envolviéndonos en una atmosfera de soledad, abandono y desolación que llega a resultar opresiva y que desemboca en un inesperado y sorprendente final.

 

FUENTES: imagen autor aquí

Gracias al autor por facilitarme el ejemplar 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...