martes, 11 de marzo de 2014

Bésame primero - Lottie Moggach

Título: Bésame primero
Autor: Lottie Moggach
Editorial: Suma de Letras
Traducción: Martin Simonson
Año: 2014
ISBN: 978-84-836-5534-4
Nº de páginas: 416

SINOPSIS: Lee la sinopsis de este libro pinchando AQUÍ

Bésame primero es la opera prima de la periodista Lottie Moggach, publicada por la editorial Suma de Letras el pasado mes de enero. Mi primera idea al ver tanto el título como la portada fue que se trataría de una novela erótica, aunque al leer su sinopsis me quedó claro que estaba equivocada ya que en este caso estamos ante un thriller psicológico que aborda temas muy actuales.

Bésame primero está protagonizada por Leira, una joven que desde niña ha tenido problemas de relación con los demás, aislándose en casa y ocupando sus horas libres dedicada a la lectura o delante del ordenador. Tras el fallecimiento de su madre, Leira comenzará a trabajar como probadora de software, dedicando el resto del tiempo a jugar a World of Warcraft, juego a través del cual entrará en contacto con Adrian Dervish y su página Red Pill, una web con foros de debate dedicados tanto a la filosofía pura como a otros temas más actuales. Tras unas semanas Leira comenzará a tomar partido activamente, dejando sus comentarios y alcanzando a los pocos meses la categoría de pensadora de élite.
Tras observar su evolución, Adrian invitará a Leira a participar en el Proyecto Tess, un trabajo mediante el cual tendrá que ayudar a una mujer a la que no conoce de nada a quitarse la vida sin que sus amigos y familiares se enteren, suplantando su identidad en Internet. Para ello Leira tendrá que prepararse a fondo, investigando sobre el pasado de Tess, preguntándole por todos los detalles de su vida y leyendo todos sus mails, convirtiéndose de esta manera en la persona que mejor la conoce, o al menos eso creerá hasta que se de cuenta de que hay cosas en la vida que solo se pueden aprender viviéndolas.

El primer aspecto que llama la atención en Bésame primero es sin duda su planteamiento, desde mi punto de vista original y tremendamente actual pues es una historia en la que están muy presentes tanto Internet como las redes sociales. Fijaos que la autora parte de la premisa de que una persona puede fingir ser otra valiéndose únicamente de mails y actualizaciones de estado y el planteamiento resulta convincente, aunque no voy a entrar en detalles puesto que es mejor que cada uno de vosotros lo descubra a través de la lectura.

Es la propia Leira la encargada de narrar su historia utilizando para ello la primera persona y a lo largo de las páginas se va alternando lo que sucede en el tiempo actual (año 2011) con flashbacks al pasado en los que va recordando cómo comenzó todo. A pesar de los continuos saltos temporales el lector no se sentirá perdido y la historia es fácil de seguir ya que la narradora se encarga de trasladarnos de un escenario a otro con soltura, anticipándonos en que momento se va a sumir en los recuerdos. Además cada capítulo comienza con la indicación de la fecha en la que se sitúa la acción, comprendiendo exactamente los nueve días que transcurren entre el diecisiete y el veinticinco de agosto del año 2011, más un capítulo final que tendría lugar pasados unos meses.

Lottie Moggach emplea una prosa clara, directa y efectiva, sin extenderse en detalles o descripciones innecesarias y con una clara preponderancia de la narración sobre el diálogo, siendo estos últimos muy escasos. Es una novela que en general mantiene un ritmo constante y pausado que se incrementa al llegar a los capítulos finales, aunque no llega a ser lenta ni aburrida pues la autora consigue mantener la tensión y el suspense en torno a lo sucedido en el pasado y la conexión que tiene con el momento presente. En mi caso, no ha sido una novela de esas que no pudiese parar de leer, aunque llega un punto en el que la autora da un giro argumental que hace que el cierre de la novela me haya gustado mucho por ser coherente y sobre todo, realista, o al menos a mí me lo ha parecido. Sin embargo, he de reconocer que en un primer momento me sentí desilusionada al no resolver una de las preguntas que me había planteado durante toda la lectura aunque posteriormente me he dado cuenta de que es el final más adecuado y que otro cierre quizás no habría sido tan convincente.

Prácticamente toda la novela gira en torno a Leira, siendo el personaje al que mejor llegamos a conocer y contribuyendo a ello que la narración sea en primera persona. Comparte con nosotros todos sus pensamientos, sentimientos y emociones, indicándonos el estado en el que se encuentra cada momento y cómo le afectan los hechos que está viviendo. Lottie Moggach ha construido una personalidad compleja, con multitud de matices y profundidad psicológica. Es introvertida, con problemas de autoestima y dificultades para expresar sus sentimientos, por lo que es incapaz de relacionarse con los demás, que la ven como una especie de “bicho raro”. Es por eso que se refugia en casa y se vuelca en el anonimato que le ofrece su ordenador e Internet, instrumentos que domina y con los que se siente cómoda, permitiendo que se pueda mostrar sin miedo a ser juzgada o rechazada.

Otra figura a la que llegamos a conocer bastante bien es a Tess, gracias a los avances que Leira hace para conocerla a fondo, y el resto de personajes quedan en un segundo plano con escasa relevancia, únicamente son instrumentos de los que se sirve la autora para el desarrollo de la trama. Sí que hay uno que destaca sobre los demás, Adrian Dervish y precisamente por los pocos datos que tenemos sobre él y la ambigüedad en la que se mueve, provocando que no tengamos una idea muy clara en torno a su personalidad o intenciones.

Son varias las cuestiones que Lottie Moggach plantea en su novela y que pueden dar lugar a un intenso debate en torno a las mismas. En primer lugar y como eje en torno al que se cimenta la trama tenemos el suicidio que se encuentra vinculado en este caso con la responsabilidad que asume una persona que ofrece ayuda a otra que quiere quitarse la vida. No entramos en este caso a valorar qué es lo correcto, Lottie Moggach se limita a contarnos unos hechos y será el lector el que podrá posicionarse, reflexionando sobre lo que haría en una situación similar.

Por otra parte Bésame primero es una novela que se construye en torno a Internet, reflejando cómo influye en nuestro día a día y los cambios que se han producido tanto en nuestras vidas como en la forma de relacionarnos. Es innegable que actualmente somos muchos los que pasamos buena parte del día frente al ordenador, seguimos las actualizaciones de estado de amigos y conocidos a través de redes sociales como Facebook o Twitter e incluso llegamos a entablar amistad con personas que no conocemos físicamente pero que comparten intereses con nosotros. Salir a la calle y establecer contacto físico ya no es un requisito indispensable para sentirnos en compañía o entablar una conversación, todo esto lo tenemos al alcance de un simple clic pero esto también tiene un lado negativo relacionado con la vulnerabilidad y la facilidad con la que podemos ser engañados, planteamientos que nos encontramos plasmados con acierto en Bésame primero y que nos llevarán a cuestionarnos hasta qué punto estamos influenciados por nuestra vida on-line.

En definitiva, nos encontramos ante un thriller psicológico en el que, con un planteamiento actual en torno a Internet y su influencia y un desarrollo pausado, Lottie Moggach nos invita a reflexionar sobre cuestiones tan interesantes como la eutanasia, el suicidio o la suplantación de identidad on-line. 



FUENTES: imagen autora aquí
 Gracias a la editorial por facilitarme el ejemplar 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...