viernes, 28 de marzo de 2014

Un dulce par de senos (Giuseppina Torregrossa)

Título: Un dulce par de senos
Autor: Giuseppina Torregrossa
Editorial: Maeva
Traducción: Teresa Clavel
Año: 2011
ISBN: 978-84-15120-06-3
Nº de páginas: 303

SINOPSIS: Lee la sinopsis de este libro pinchando AQUÍ

Tenía este libro en la estantería desde hace un par de años en que, animada por el hecho de que fuese una saga familiar y las reseñas que había leído sobre él, me había decidido a comprarlo. Sin embargo en su interior no he encontrado la historia que esperaba y he de reconocer que su lectura se me ha hecho un tanto pesada, llegando en algunos momentos a considerar la opción de abandonarla.

En las primeras páginas de Un dulce par de senos nos encontramos con la receta de los “Minne de santa Agata”, unos pastelillos con forma de pecho femenino que tendrán mucha importancia para la familia Badalamenti, quienes todos los años se reúnen para celebrar la onomástica de sus Agatas el día cinco de febrero con una comida por todo lo alto cuyo postre lo constituyen estos dulces.

Seguidamente conoceremos la evolución los Badalamenti a través del relato de Agatina, quien nos hará partícipes de la historia de las generaciones que componen su familia tanto paterna como materna. Descubriremos así por un lado el pasado de sus bisabuelos, Gaetano y Luisa, quienes vivieron en Belpasso a caballo entre los siglos XIX y XX; de la hija de éstos, su abuela Agata, quien terminó casándose con el abuelo Sebastiano y teniendo trece hijos, de los cuales diez murieron inmediatamente después de nacer y sobrevivieron únicamente tres, Bartolo, Benedetto y el mayor, Baldassare, quien se convertirá en el padre de Agatina, protagonista de los años en los que desemboca esta narración.

Esta misma evolución la seguiremos en el caso de las generaciones de la familia materna desde sus bisabuelos Assunta y Gaspare, quienes tuvieron ocho hijos, entre ellos el abuelo de Agatina, Alfonso, quien contraerá matrimonio con Margherita, del que nacerán dos niñas gemelas, además de la madre de Agatina.

A pesar de que, como todas las familias, la de los Badalamenti está compuesta por hombres y mujeres, son estas últimas las auténticas protagonistas de Un dulce par de senos, centrándose los diversos capítulos en los episodios que han vivido a lo largo de los años. Es por lo tanto una novela que gira en torno al mundo femenino, quedando reflejados a través de sus personajes aspectos como su relación con los hombres, las enfermedades a las que se enfrentan, sus miedos e inseguridades y los vínculos que se crean y transmiten de generación en generación.

Tras el prólogo que da inicio a la obra, esta se encuentra dividida en tres grandes partes: El relato, centrada en las generaciones de la familia paterna, El relato dentro del relato, igual a la anterior pero sobre la familia materna y Cómo acaba, protagonizada por Agatina, quien ha crecido convirtiéndose en Agata. Cada una de estas partes a su vez viene dividida en capítulos que en general tienen corta extensión, aunque en este caso esta estructura no consigue dar agilidad a la narración ya que esta sigue un desarrollo lento que, al menos en mi caso, se ha convertido en un obstáculo llegando a resultarme la lectura aburrida.

A pesar de que la novela recoge la historia de tres generaciones de mujeres, todos los capítulos se encuentran narrados en primera persona por Agatina empleando Giuseppina Torregrossa una prosa viva, clara y sensorial, al tener bastante importancia los olores y sabores de las comidas típicas italianas, además de encontrarnos ciertas dosis de ironía. A lo largo de las páginas nos encontramos con palabras y frases que se han mantenido en el idioma original y que aparecen explicados en notas a pie de página o en el glosario final que incluye el libro, lo que contribuye a acercar al lector a la zona en la que se desarrolla la historia. Como señalaba anteriormente, el ritmo que sigue la obra es pausado tanto por el tono que domina el relato como por la preeminencia de las partes narradas sobre los diálogos, siendo estos últimos cortos y poco abundantes.

Al tratarse de una saga familiar que refleja diferentes episodios en la vida de varios miembros de la familia, no nos encontramos con unos protagonistas claramente definidos. Sí que es cierto que el relato está centrado en las figuras femeninas y puesto que Agatina es la narradora, presente desde las primeras hasta las últimas páginas, es ella el personaje que podemos destacar como eje central. No obstante, desde mi punto de vista ninguna de estas mujeres llega a estar completamente desarrollada debido a que conocemos únicamente hechos puntuales de sus vidas, lo que no nos permite profundizar demasiado en sus caracteres ni llegar a familiarizarnos con ellas. En mi caso, me han resultando distantes, sin lograr esa empatía necesaria en la mayoría de los casos para disfrutar plenamente de una historia.

En un plano secundario quedan los personajes masculinos, que en la mayoría de los casos no salen muy bien parados pues Giuseppina Torregrossa selecciona perfiles de hombres mujeriegos, maltratadores, crueles, egoístas o infieles, influyendo estos caracteres en los vínculos y la relación que mantienen con sus esposas.

Al mismo tiempo que vamos observando el paso del tiempo en la vida de estas mujeres, como telón de fondo quedan expuestos los acontecimientos históricos que marcaron esos años. Así entre otros se cita el periodo de la dictadura de Mussolini, el desembarco de los aliados, el paso a la democracia, la constitución de la Carbonería o la guerra contra la mafia hasta llegar a una época actual en la que los viejos palacios de Palermo albergan fundaciones, bancos y sedes institucionales y las obras de restauración han hecho emerger nuevamente la belleza de la ciudad. La autora retrata con delicadeza esta ciudad, dibujando con acierto cada uno de sus rincones para que el lector tenga una visión clara tanto del aspecto de sus calles y edificios como de los cambios que se han ido operando a lo largo del tiempo.

Hay algunos temas que están muy presentes en Un dulce par de senos. Así por una parte la cocina tiene gran importancia desde las primeras páginas, convirtiéndose en el elemento que sirve de unión entre las mujeres de esta familia. Minne, brociolone, caponata, torroncini, ghiotta o panelle son algunos de los diferentes platos que aparecen mencionados a lo largo del libro, aunque no es un asunto en el que la autora se extienda demasiado quedándose en simples referencias.

Por otra parte también se aborda la enfermedad y especialmente el cáncer de pecho. Vemos cómo acepta este diagnóstico cada una de las mujeres, sus diferentes reacciones y cómo les afecta la pérdida de un pecho tanto en lo referido a su autoestima como a sus relaciones con los hombres. Aunque es un tema delicado la autora no lo dramatiza sino que lo trata con naturalidad, optimismo e incluso sentido del humor. Así llaman la atención las palabras que utiliza para referirse a la cicatriz que queda tras la amputación de un pecho, que por otra parte a mí no me han gustado demasiado.

Y junto a ellos un tema fundamental desde las primeras páginas es la familia, mostrándonos los diferentes vínculos que se van creando entre los miembros, las relaciones que mantienen o el apoyo que se ofrecen en cada momento, además de incluir algunos datos interesantes sobre la evolución que ha ido sufriendo el papel que a lo largo del tiempo ha ejercido la mujer dentro de la misma. Contrasta así la función desempeñada por las bisabuelas de Agatina, que debían quedarse en casa cuidando de los hijos, con la que le corresponde a ella misma en la actualidad o por ejemplo vemos también la importancia del matrimonio y de la dote facilitada por la mujer o el sistema de herencia seguido dentro de las familias.

Resumiendo, Un dulce par de senos recoge la historia de tres generaciones de mujeres sicilianas a lo largo del siglo XX, ofreciéndonos al mismo tiempo un retrato histórico y social de este periodo y combinando todo ello con sugestivas referencias a la cocina. En mi caso, la novela no ha cumplido las expectativas que tenía y no ha sido una lectura con la que haya disfrutado pero, como siempre, todo depende de los gustos e intereses de cada lector, por lo que si os ha resultado interesante lo que he expuesto en la reseña, os animo a darle una oportunidad. 


FUENTES: imagen autora aquí
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...