lunes, 14 de abril de 2014

¿Y tú qué clase de madre eres? (Paula Daly)

Título: ¿Y tú qué clase de madre eres?
Autor: Paula Daly
Editorial: Mondadori
Traducción: Victoria Alonso Blanco
Año: 2014
ISBN: 978-84-367-2819-1
Nº de páginas: 336

SINOPSIS: Lee la sinopsis de este libro pinchando AQUÍ

Había leído alguna reseña de este libro que me había dejado con ganas de descubrir la historia que se escondía tras ese título tan curioso por lo que, cuando la editorial me ofreció un ejemplar para leer y reseñar, no me lo pensé demasiado y acepté inmediatamente la propuesta.

¿Y tú qué clase de madre eres? se centra en la desaparición de la joven Lucinda Riverty, que tiene lugar unos días antes de las fiestas navideñas en Troutbeck, un pintoresco pueblo inglés perteneciente al distrito de Lagos. Puesto que es la segunda adolescente que desaparece en un par de semanas, todo apunta a que puede haber sido secuestrada por la misma persona y rápidamente se pone en marcha una investigación.

Lucinda es la hija mayor de los Riverty y su madre, Kate, es amiga íntima de Lisa Kallisto, la madre de su mejor amiga, a cuyo cargo estaba Lucinda en el momento de su desaparición. Lisa es madre de tres hijos además de ocuparse de la casa y trabajar en un centro de acogida y adopción de animales, por lo que se encuentra desbordada hasta el punto de olvidarse de muchas cosas importantes, entre ellas que una amiga de su hija iba a venir a casa. Es por eso que al enterarse de la desaparición sentirá que ella es la única responsable de lo que ha sucedido con Lucinda, decidiendo ayudar en la búsqueda y ofreciendo todo su apoyo a su amiga Kate, además de colaborar con la agente Joanne Aspinall, encargada de llevar a cabo la investigación.

Una vez leídas las primeras páginas de ¿Y tú qué clase de madre eres? es difícil abandonar su lectura pues gracias al planteamiento de la desaparición de Lucinda logra captar nuestro interés obligándonos a seguir avanzando si queremos descubrir qué es lo que ha ocurrido. Por otra parte, es un libro que en lugar de centrarse únicamente en la investigación, va combinando ésta con el análisis de lo que es el día a día en la vida de una familia, lo que se convierte en un elemento innovador en este tipo de novelas.

Una de las cosas que contribuye a que ¿Y tú qué clase de madre eres? sea un libro de lectura rápida es su estructura. La historia transcurre a lo largo de tan solo cuatro días que dan lugar a las correspondientes partes en las que está dividida la novela más una final que podríamos considerar como una especie de epílogo, y a su vez cada una de ellas viene subdividida en capítulos de corta extensión. Por otra parte, estos capítulos van alternando diferentes líneas argumentales y así tenemos aquellos que se centran en el personaje de Lisa Kallisto, que están narrados en primera persona por ella, otros en los que se sigue el curso de la investigación y están narrados en tercera persona desde el punto de vista de la agente Joanne Aspinall y finalmente se introducen aisladamente unas páginas maquetadas en letra cursiva en las que conocemos a la persona que lleva a cabo los secuestros, aunque siempre manteniendo su anonimato. Todo ello hace que sea una novela muy dinámica, que transcurre con agilidad y que mantiene la tensión narrativa a lo largo de todos sus capítulos.

En cuanto al estilo, Paula Daly utiliza una prosa sencilla, desenfadada y efectiva, con abundancia de diálogos y que cambia de tono en función de quien protagonice los capítulos. Así en aquellos que están narrados por Lisa el estilo es más cercano e introduce flashbacks al pasado a través de sus recuerdos y reflexiones, mientras que los que se centran en la investigación siguen principalmente un curso lineal y no tienen esa faceta tan íntima, a pesar de que también adquiere importancia el ámbito personal de la agente.

Lisa Kallisto se convierte en la protagonista de la novela y es un personaje con el que es fácil empatizar desde las primeras páginas pues la autora ha reflejado en ella aspectos que hacen que, en mayor o menor medida, podamos sentirnos identificados con la vida que lleva. Lisa es, al igual que muchas mujeres hoy en día, madre trabajadora y se encuentra desbordada por todas las tareas a las que tiene que hacer frente, ocupándose desde primera hora de la mañana de atender a su familia, de las tareas domésticas y de las responsabilidades que lleva aparejado su trabajo. Paula Daly logra transmitir al lector el estado en el que se encuentra Lisa, el cansancio acumulado cada día intentando cumplir con todo y el estrés que esto supone, además del sentimiento de culpabilidad que la embarga. Al utilizar la narración en primera persona es muy sencillo ponerse en su lugar y experimentar las mismas sensaciones, compartiendo pensamientos y sentimientos.

Al lado de Lisa vamos conociendo a otros personajes que forman parte de su día a día entre quienes destacan su esposo Joe, un hombre que la quiere, confía en ella y la apoya en cualquier situación; su amiga Kate, que representa el prototipo de madre perfecta y que tiene que enfrentarse a la desaparición de su hija, el esposo de esta, Guy Riverty o Alexa, la hermana de Kate.

Al margen del ámbito más próximo a Lisa, destaca Joanne Aspinall, agente de la Unidad de Investigación encargada del caso. La autora introduce también aspectos de la vida personal de la agente y así observamos como es una mujer centrada en su trabajo, que recientemente ha salido de una relación y que vive en compañía de su tía Jackie. En relación con la figura de Joanne, lo que más me ha llamado la atención es la importancia que la autora ha otorgado al tamaño de sus pechos, que se convierte en un problema para Joanne tanto físico como de autoestima. Desde mi punto de vista es algo que no aporta nada al tema central del libro ni al perfil del personaje, por lo que no entiendo la intención que perseguía la autora al introducir este matiz.

A pesar de que la ambientación no sea algo demasiado relevante para esta historia, Paula Daly crea una atmósfera que contribuye a aumentar las dificultades a las que tienen que hacer frente los personajes. Nos situamos en pleno diciembre y las condiciones climáticas que se dan en Troutbeck hacen que no sea sencillo transitar por unas carreteras cubiertas de hielo y nieve, condiciones que también complican la búsqueda de Lucinda. Sin entrar en excesivas descripciones, nos encontramos con los datos necesarios para dibujar el entorno de Trotubeck y del conjunto del Distrito de los Lagos, incluyendo sus viviendas, calles y carreteras que discurren por el valle.

Uno de los aciertos de ¿Y tú qué clase de madre eres? es que son varios los temas que se van sucediendo en distintas líneas argumentales aunque el eje central sea la desaparición. Así se aborda la dificultad de compaginar la vida familiar con la laboral pero también tienen cabida los problemas de pareja, la infidelidad, la amistad, el maltrato animal o los peligros que rodean a los adolescentes, temas que aparecen combinados de una forma equilibrada y dan como resultado una lectura que mantiene el suspense y la tensión en torno a lo que está sucediendo.

Todo ello hace que considere esta novela una opción muy recomendable, especialmente para aquellos lectores aficionados a los thrillers psicológicos. ¿Y tú qué clase de madre eres? resulta una lectura ágil y dinámica que engancha desde las primeras páginas y que además de mantener el suspense en torno a la desaparición de una adolescente nos invita a reflexionar sobre la vida familiar y laboral junto a las responsabilidades que ambas conllevan.



FUENTES: imagen autora aquí
Gracias a la editorial por facilitarme el ejemplar 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...