lunes, 18 de agosto de 2014

Faltan palabras - Zhang Jie

Título: Faltan palabras
Autor: Zhang Jie
Editorial: Miscelánea
Traducción: Jorge Rizzo
Año: 2009
ISBN: 978-84-9372-283-8
Nº de páginas: 336

Como muchos ya sabéis, las sagas familiares son mi debilidad y es por eso que, cuando descubrí este título que encajaba en este género, me hice con él inmediatamente aunque, debido a compromisos lectores, se fue quedando apartado en la estantería hasta hace unos días en que por fin lo he rescatado. No puedo decir que en esta ocasión la elección haya sido un acierto y la lectura de Faltan palabras no me ha llegado a entusiasmar.

Faltan palabras narra la historia de Wu Wei, una célebre escritora que lleva toda su vida preparándose para escribir una novela que recoja su autobiografía y que, tras escribir la primera frase, pierde la razón. Desde este momento y a causa de su locura, sus recuerdos se irán desplazando por diferentes etapas de su vida, descubriéndonos su matrimonio con Hu Bingchen, un alto funcionario del Gobierno comunista de quien en una primera etapa fue amante, y cuya relación tendrá que hacer frente a los obstáculos que Bai Fan, ex esposa de Hu Bingchen, intentará poner entre ellos. Pero Wu Wei no solo nos presentará su propia historia sino que su mente también la llevará a recordar a su abuela Mohe, quien a pesar de ser hija de terratenientes, acabará en casa de los Ye, una familia de campesinos pobres que la explotarán; y a su madre Ye Lianzi, quien tendrá que sobrevivir y sacar sola adelante a su hija cuando su marido la abandone, dejándola en la miseria más profunda.

Faltan palabras es la obra contemporánea más premiada de la literatura China actual y se la compara con obras como Cien años de soledad o Doctor Zhivago. Su autora, Zhang Jie, eterna candidata al premio nobel de literatura, en su juventud militó en el comunismo y sufrió la represión de la Revolución Cultural, aspectos que comparte con la protagonista de su novela. En las primeras páginas en una nota se nos indica que la propia autora ha tenido la deferencia de modificar la versión original para hacerla más fluida y fácil de leer para el público europeo, lo que ya nos da una idea del tipo de lectura al que nos enfrentamos.

La novela se presenta dividida en siete capítulos que a su vez tienen sus propias divisiones internas y a los que acompaña un glosario final que explica algunos conceptos y personajes reales que aparecen en la obra. Una de las mayores dificultades que presenta Faltan palabras es que la narración no sigue un determinado curso, sino que es una sucesión de continuos saltos temporales entre diversos momentos, mezclando Wu Wei su propia historia con la de su abuela y la de su madre.

Por lo que se refiere a la escritura de Zhang Jie, nos encontramos ante un estilo cuidado y elegante, con un marcado carácter intimista y sentimental cuya lectura no resulta compleja, aunque al seguir un ritmo pausado y cambiar constantemente de escenario temporal y espacial requiere un mayor esfuerzo y atención por parte del lector, que deberá ir reconstruyendo la historia con las piezas que Wu Wei va facilitando.

Al igual que me ha ocurrido en otras novelas que siguen esta dinámica, el cambio continúo hace que no se profundice tanto en los personajes, que acaban resultan distantes y con los que es difícil establecer vínculos que hagan que el lector se implique en lo que está leyendo.
Wu Wei es el eje central de la trama, intentando explicar a través del relato los hechos que han desembocado en su locura, siendo necesario para ello remontarse años atrás e incluir acontecimientos pertenecientes a la historia de su madre y de su abuela. La vida de Wu Wei transcurre desde niña alejándose de ciertos cánones y siendo acusada en algunos casos incluso de conducta inmoral. Su relación con Hu Bingchen será el factor que más profundamente incida en su existencia, pasando de ser una simple amante que soporte las consecuencias sin derecho a quejarse, a convertirse en su esposa. A pesar del inmenso amor que siente por él, su relación estará marcada por los obstáculos y las dificultades en muchos casos impuestas por la ex mujer de Hu Bingchen. además de por el propio carácter de este.

Todas estas figuras que influyen de una forma u otra en la vida de Wu Wei dan lugar a un conjunto de personajes secundarios que tienen mucha relevancia en el desarrollo de la narración, robando el protagonismo a la propia Wu Wei en las partes que se centran en sus propias historias particulares. Entre ellos destacan el marido de Wu Wei, Hu Bingchen, un hombre calculador, dotado de un autocontrol exagerado y con un gran concepto de si mismo que se traduce en desprecio hacia los demás; Bai Fan, la ex esposa de Hu Bingchen y que convertirá a Wu Wei en el foco de su venganza; su madre Ye Lianzi, también conocida como Xiuchum, que tendrá que luchar y sacar a su hija sola adelante tras el abandono de su esposo, o su abuela Mohe, quien vivirá los años de hambruna bajo el dominio japonés de Manchuria.

Paralelamente al curso de la vida de estas figuras, asistimos a los hechos históricos más relevantes que han marcado la historia de China en los últimos cien años desde el abandono del sistema feudal hasta los años más recientes. Así acontecimientos como la revolución de 1911 que provocó la caída de la última dinastía imperial y que desembocó en la Primera Revolución China, la invasión japonesa de Manchuria en 1931, el incidente de Xián en 1936, el gobierno de Wang Jingwei o la reforma agraria son algunos de los sucesos que tienen lugar en ese amplio periodo, quedando plasmados a través de las vivencias de los personajes, pues de una forma u otra se ven afectados por los mismos.

Puesto que es una historia principalmente protagonizada por mujeres, la visión que se nos ofrece es desde su perspectiva, mostrándonos el papel de la mujer en China. De esta manera se reflejan su forma de actuar o de pensar, las costumbres y normas establecidas o el modo de vida, aspectos que resultan llamativos por el contraste con la cultura occidental.

A pesar de que a mí no me haya entusiasmado, creo que Faltan palabras es un libro interesante pues nos acerca a diferentes aspectos tanto de la cultura como de la historia de China y teniendo esto en cuenta, puede ser recomendable para quienes se sientan atraídos por estos puntos. Sin embargo desde mi punto de vista su principal problema es la estructura utilizada para presentarnos la historia, ya que al construir la narración a través de cambios constantes provoca que en algunos casos te acabes perdiendo, lo que termina influyendo en el resultado final de la lectura.

En definitiva, Faltan palabras es una novela que aúna la historia personal de sus protagonistas con la historia de China a lo largo del periodo comprendido entre el fin del sistema feudal y la época actual. Una obra compleja en su estructura al estar construida a través de saltos temporales que requieren que sea el lector el que vaya colocando las piezas y completando la historia familiar. 

Si te ha gustado mi reseña, puedes adquirir el libro a través del siguiente enlace:


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...