martes, 9 de septiembre de 2014

La leyenda del ladrón - Juan Gómez Jurado

Título: La leyenda del ladrón
Autor: Juan Gómez Jurado
Editorial: Planeta
Año: 2012
ISBN: 978-84-080-0499-8
Nº de páginas: 664

Juan Gómez Jurado era un autor que quería leer desde hace tiempo animada por las opiniones positivas que continuamente reciben sus obras. El año pasado me regalaron uno de sus libros, La leyenda del ladrón, que al igual que otros muchos, se fue quedando en la estantería, por lo que cuando hace unos meses Laky propuso su lectura simultánea me pareció la ocasión perfecta para animarme con él.

La leyenda del ladrón da comienzo en el año 1587 y nos traslada hasta la venta de Griján, situada en el camino entre Écija y Sevilla, donde el comisario de abastos del rey encuentra a un niño junto al cadáver de su madre, muerta a causa de la peste. A pesar del riesgo de contraer la enfermedad, se lleva al niño con él a Sevilla, dejándolo al cuidado de los frailes de la Hermandad del Santo Niño, orfanato en el que Sancho pasará unos meses asistiendo a clases y aprendiendo un oficio y disciplina. Sin embargo su carácter rebelde y una de serie de incidentes en los que se ve implicado, harán que cambie su futuro y en lugar de ser recomendado para trabajar en la casa de unos comerciantes italianos, será enviado a una taberna para ejercer como mozo. Este será el inicio de las aventuras de Sancho, pues las constantes palizas recibidas del tabernero harán que abandone el puesto y tenga que aprender a sobrevivir en las calles con la única ayuda de su talento, ingenio y audacia.

Juan Gómez Jurado (Fuente)
En este caso, las expectativas se han cumplido y he disfrutado mucho leyendo La leyenda del ladrón, una novela entretenida cuya historia engancha desde las primeras páginas. Tras el prólogo con el que da inicio, la novela se encuentra dividida en setenta capítulos que vienen agrupados en tres grandes partes correspondientes cada una a un periodo temporal, extendiéndose la historia desde octubre de 1588 hasta abril de 1591 y siendo la tercera la más extensa.

Con relación a la edición, algo que me ha resultado innovador, pues es la primera vez que lo encuentro en un libro, son los códigos QR que encontramos a lo largo de la novela. En las primeras páginas nos indican que se ha diseñado una aplicación de realidad aumentada que permite acceder a un contenido exclusivo, pero no os puedo indicar mucho más ya que, aunque descargué la APP e intenté leer los códigos, no me funcionó correctamente la primera vez y acabé descartando esta opción, lo cual no es obstáculo para que me haya parecido un atractivo a añadir al libro.

Respecto al estilo, Juan Gómez Jurado emplea una prosa sencilla, concisa y clara que resulta muy ágil y fácil de leer, por lo que avanzamos casi sin darnos cuenta y sus más de seiscientas páginas no suponen ningún problema. La historia sigue un desarrollo lineal a través de una narración en tercera persona, siendo el ritmo fluido y constante al mantener equilibrados narración y diálogo, además de combinar varias líneas argumentales que hacen que la trama resulte más amena e interesante.

A pesar de que La leyenda del ladrón es principalmente una novela de aventuras, el contexto histórico se ha cuidado al detalle y así nos trasladamos hasta Sevilla en el siglo XVI para conocer de cerca, gracias a las pinceladas que el autor nos va dando, el aspecto que presenta la ciudad y los rasgos más característicos de la sociedad de esa época. Al mismo tiempo que vamos siguiendo los pasos de los protagonistas somos testigos del ambiente en el que se mueven, de la estructura que presenta la ciudad, haciendo hincapié en algunas zonas muy concretas que adquieren especial relevancia, y sobre todo observamos los usos y costumbres típicas del periodo. Sevilla es una ciudad que en esos años se encuentra en pleno desarrollo, ostentando uno de los puertos principales de comercio, el puerto de Indias y con un alto número de habitantes, la mayoría de los cuales se encuentran en una situación de pobreza. Mendigos, pícaros, prostitutas o ladrones se dan cita en las calles de la ciudad, situación que contrasta con la riqueza y despilfarro de los grandes nobles y, como no podía ser de otro modo, da lugar a corrupción y abusos de poder.

En cuanto a los personajes, nos encontramos con unas figuras bien construidas y perfiladas, ajustadas a la realidad a través de virtudes y defectos que se manifiestan en función de las circunstancias y con una evolución coherente y acorde con sus vivencias. Como eje central de la obra tenemos a Sancho, un joven que se gana nuestro aprecio y simpatía desde los primeros capítulos haciendo que nos impliquemos en su historia y sigamos el curso de los acontecimientos con inquietud e interés. Sancho es una figura que va evolucionando y madurando en función de los obstáculos que van surgiendo en su camino, fortaleciéndose y forjándose su propia leyenda a través de los actos. Su personalidad viene definida por su valentía y vitalidad además de responder a un carácter rebelde, picaresco e indisciplinado, siendo uno de los aspectos que más destacan en él la defensa de la honestidad y la justicia.

A su lado y como protagonista de su propia línea argumental se sitúa Clara, hija de una de las esclavas del comerciante Francisco de Vargas, a quien tendrá que hacer frente además de luchar contra las limitaciones que la sociedad de la época impone a la mujer. Clara es una mujer fuerte, valiente y decidida aunque en muchos casos se verá desbordada por su situación, contando para salir adelante con la ayuda de diversos personajes, especialmente del médico Monardes.

En un plano inferior se sitúan diferentes figuras que quedan igualmente definidas y a las que llegamos a conocer bastante bien, despertando en muchos casos nuestra simpatía o antipatía. Así merece la pena mencionar al enano Bartolo, un personaje entrañable que se convierte en el maestro de Sancho en el oficio de ladrón; Josué, un esclavo con un gran corazón que se ganará el cariño y la amistad de Sancho; el médico Monardes o el comerciante Francisco de Vargas, un hombre sin escrúpulos, egoísta, codicioso, avaro y especulador que despertará el odio tanto de las figuras a las que se enfrenta como del lector. En este punto es necesario señalar la inclusión que Gómez Jurado hace de dos figuras reales, Shakespeare y Cervantes, desempeñando un papel secundario que queda bien integrado dentro del relato resultando congruente y creíble.

Puede que el planteamiento del que parte La leyenda del ladrón no sea muy novedoso pero Juan Gómez Jurado consigue crear una historia cargada de aventuras y acción a lo que hay que sumar una ambientación atractiva y trabajada y unos personajes perfilados y llenos de carisma, haciendo todo ello en conjunto que su lectura resulte aconsejable para todo tipo de lectores.

En definitiva, si estáis buscando una lectura entretenida, que capte vuestro interés desde las primeras páginas y que os haga vivir múltiples aventuras al lado de sus protagonistas, además de transportaros a una época pasada, La leyenda del ladrón es una opción de lo más recomendable. 

Si te ha gustado mi reseña, puedes adquirir el libro a través de los siguientes enlaces:


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...