lunes, 15 de septiembre de 2014

Respirar por la herida - Víctor del Árbol

Portada libro Respirar por la herida
Título: Respirar por la herida
Autor: Víctor del Árbol
Editorial: Alrevés editorial
Año: 2013
ISBN: 978-84-15098-79-9
Nº de páginas: 528

Había leído reseñas muy positivas sobre las novelas de Víctor del Árbol por lo que era uno de esos autores cuyos libros estaban en mi lista de pendientes y cuando Laky anunció la lectura simultánea de "Respirar por la herida", decidí por fin estrenarme con el. Las expectativas que tenía eran altas pero he de señalar que se han cumplido e incluso me atrevería a decir que superado ya que la novela me ha parecido muy buena.

Respirar por la herida comienza situándonos en enero del año 2005 y nos presenta a Eduardo Quintana, un pintor atormentado tras un trágico accidente de tráfico a causa del cual estuvo al borde de la muerte, y en el que perdió a su mujer y a su hija. A pesar de que Eduardo se encuentra en tratamiento psicológico no consigue salir adelante, hospedándose en una habitación de alquiler y pintando algunos retratos por encargo de Olga, su marchante, para ganarse la vida. Y es a través de Olga como recibe la petición de Gloria A. Tagger, una de las violinistas más prestigiosas del mundo, casada con un famoso director de cine, para realizar un retrato del hombre al que ella considera el asesino de su hijo. Eduardo aceptará finalmente este trabajo y comenzará a realizar el retrato de Arthur, un empresario que acaba de abandonar la prisión en la que cumplía su condena, lo que hará renacer sentimientos y recuerdos que Eduardo creía olvidados, al mismo tiempo que el pasado vuelve a cobrar protagonismo al intentar encontrar respuestas a los múltiples interrogantes que quedaron abiertos años atrás.

Víctor del Árbol
Víctor del Árbol (Fuente)
Como os decía al principio, he disfrutado mucho con la lectura de Respirar por la herida y será sin duda uno de los libros que estará entre mis mejores lecturas de este año. Creo que Víctor del Árbol ha creado una novela redonda tanto por los personajes que la protagonizan como por un planteamiento que atrapa el interés del lector desde el principio y lo mantiene gracias a un magistral desarrollo cargado de sorpresas y giros argumentales.

El argumento se desarrolla a lo largo de veintiséis capítulos, en los que, empleando un curso lineal, vamos descubriendo lo que sucedió seis meses antes del prefacio con el que se abre la novela. No obstante esta linealidad, nos encontramos con flashbacks que nos trasladan a los sucesos acontecidos en el pasado y que son los que marcan lo que está sucediendo en el tiempo actual, siendo necesarios para que el lector comprenda lo que está ocurriendo y vaya encajando las diferentes piezas del puzzle que constituye la trama de Respirar por la herida.

Son muchos los puntos a destacar en esta obra, comenzando por la forma de narrar de Víctor del Árbol. Me ha gustado su estilo conciso, limpio y depurado, que en algunos momentos se torna incluso un tanto poético y que denota un dominio de la prosa y de las técnicas narrativas. A lo largo de todos los capítulos se emplea un narrador omnisciente, lo que permite dar un tono más intimista a la narración, compartiendo las emociones y sentimientos de los diferentes personajes, tan importantes en esta obra, con el lector. De esta manera, el ritmo que sigue no llega a ser vertiginoso pero se mantiene gracias a una trama envolvente y profunda que va ganando fuerza y que logra que el interés no decaiga en ningún momento, más bien al contrario, va in crescendo a medida que avanzamos.

Uno de los puntos más positivos que he encontrado en Respirar por la herida ha sido la construcción de sus personajes. Víctor presenta un elenco de figuras protagonistas que se van desarrollando y perfilando poco a poco tanto a través de sus comportamientos y reacciones ante determinados acontecimientos, como a través de los flashbacks al pasado. Todos los personajes están muy trabajados, resultan sólidos y presentan multitud de matices que les dan riqueza y profundidad psicológica, haciendo que el lector llegue a comprender sus personalidades y motivaciones, conectando en mayor o menor medida con ellos.

Son varias las figuras que ostentan un grado de protagonismo y podríamos incluso hablar de una novela coral pues cada uno tiene su propia línea argumental independientemente de que todas ellas estén entrelazadas dando lugar a una compleja red cuyas conexiones habrá que ir descubriendo a medida que vayamos colocando las piezas que Víctor va desvelando poco a poco. Todos los personajes de Respirar por la herida podrían dar lugar a un análisis pormenorizado, lo que sería extenderse de manera innecesaria, por lo que me limitaré a indicaros que, si bien cada uno responde a una personalidad muy concreta y definida, presentan ciertos rasgos comunes y así todos ellos se encuentran sumidos en una existencia desdichada, marcada por sucesos dramáticos que han sacudido sus vidas y les han dejado sumidos en la tristeza, la melancolía y el sufrimiento de tener que vivir con el peso de esos dolorosos recuerdos. En los primeros capítulos tenía la sensación de que algunos personajes como el señor Who, Graciela, su hija Sara o incluso el propio Eduardo, eran un tanto extraños, pero a medida que avanzas en la lectura y vas descubriendo sus pasados y miserias, es muy sencillo ponerse en su lugar y entender su forma de actuar.

La acción tiene lugar principalmente en Madrid, aunque en este caso no encontramos localizaciones concretas sino que los escenarios resultan abstractos y podríamos ubicarlos en cualquier otro lugar, lo que no es obstáculo para que nos encontremos con descripciones certeras que permiten visualizar las diferentes escenas sin problema. Puesto que estamos ante una novela de personajes, más que los escenarios en si mismos, tienen importancia las acciones, reacciones y sentimientos que provocan en ellos y estos son aspectos que quedan muy bien matizados.

Respirar por la herida es una novela cuya lectura resulta dura, no solo por los pasajes que describen las situaciones más dramáticas sino por los temas que Víctor del Árbol expone en ella. Estamos ante una obra que por una parte muestra la parte más oscura del ser humano y por otra expone el sufrimiento provocado por las heridas del alma, esas que al igual que ocurre en el caso de las físicas, dejan cicatrices en muchos casos imposibles de curar y superar, por lo que es necesario aprender a vivir con ese dolor y como dice el propio título, “respirar por la herida”.

Llegados a este punto, no puedo más que recomendaros esta magnífica novela en la que destacan una trama perfectamente urdida y ensamblada y unos personajes magistralmente retratados y analizados. Víctor del Árbol nos presenta una historia de heridas sin cicatrizar, de dolor y de venganza, en la que todos luchan con el peso que atormenta sus pasados y tiñe sus vidas de gris. Respirar por la herida es una de esas lecturas que no dejan indiferente, que nos remueve por dentro y nos hace sentir a través de lo que nos está contando, además de estar bien escrita y lograr que no podamos abandonar su lectura hasta llegar al final.

Si te ha gustado mi reseña, puedes comprar el libro a través de los siguientes enlaces:


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...