miércoles, 17 de junio de 2015

La flor del Surinam - Linda Belago

La flor del Surinam
Título: La flor del Surinam
Autor: Linda Belago
Editorial: Espasa
Traducción: Rosa Pilar Blanco Santos
Año: 2015
ISBN: 978-84-670-4394-5
Nº de páginas: 744

La flor del Surinam de Linda Belago es la continuación de una novela que leí hace un par de años y me gustó muchísimo, El reino del azahar, por lo que no podía dejar pasar la oportunidad de descubrir cómo continuaban las aventuras de sus protagonistas. Teniendo esto en cuenta, si no habéis leído la anterior y tenéis previsto hacerlo, os recomiendo no seguir leyendo ya que es inevitable hablaros de La flor del Surinam sin desvelar lo que sucede en El reino del azahar.

En "La flor del Surinam" volvemos a trasladarnos a la plantación de Rozenburg unos años más tarde del periodo en el que finaliza El reino del azahar, estando ahora a cargo de Juliette Vanderberg y de su esposo Jean. Aunque la plantación no atraviesa sus mejores momentos, el matrimonio es feliz y vive en armonía junto a su hijo Henry y al nieto del primer marido de Julie, Martin, quien fue acogido por ellos tras la muerte de su madre y la condena a exilio de su padre. Tras la abolición de la esclavitud, en la plantación siguen contando con la ayuda de Kitty, quien se ha convertido en ama de llaves y goza de la absoluta confianza de Julie, y también de numerosos trabajadores negros, aunque su número no es suficiente para atender las necesidades de la plantación y por eso se verán obligados a contratar mano de obra llegada de La India, entre quienes se encuentran el matrimonio compuesto por Sarini y Kadir junto a su hija Inika. Sin embargo esta placentera situación se verá trastocada cuando las sombras del pasado se ciernan sobre la familia, amenazando con desvelar los secretos que con tanto celo han mantenido ocultos a lo largo de los últimos años.

Al igual que me sucedió con el anterior volumen, he disfrutado mucho con la lectura de La flor del Surinam aunque he de reconocer que El reino del azahar tenía elementos que hacían que su lectura resultase más atractiva, como todo lo relacionado con el tema de la esclavitud y su abolición. En este caso el contexto histórico tiene mucha menos relevancia y eso hace que en conjunto no resulte una lectura tan llamativa, aunque eso no es obstáculo para que se disfrute igualmente. Por otra parte y aunque lo recomendable es leerlas en orden, creo que esta novela se puede leer con independencia de la anterior ya que a pesar de que hay referencias a los hechos del pasado, la autora se encarga de incluir pequeñas explicaciones que sirven de recordatorio, por lo que pienso que la trama se seguiría bastante bien.

Por lo que se refiere a la estructura es similar a la que encontrábamos en El reino del azahar, estando la obra dividida en cuatro grandes partes que a su vez vienen subdivididas en capítulos y completándose todo ello con un prólogo y un epílogo final. La narración da comienzo en el año 1876 y abarca hasta el 1881, siguiendo un curso lineal aunque como os decía anteriormente, encontramos algún flashback al pasado para explicar algunas referencias a sucesos acaecidos por entonces. Tampoco encontramos sorpresas en el estilo de Linda Belago, volviendo a hacer gala de una prosa sencilla, clara y cercana que resulta amena y fácil de leer, con abundantes diálogos y como suele suceder en este tipo de libros, haciendo especial hincapié en las descripciones de ambientes.

Señalaba un poco más arriba que el contexto histórico en el que se desarrolla La flor del Surinam no me ha parecido tan interesante como en el caso de El reino del azahar pues mientras que en el anterior Linda Belago nos acercaba a un interesante periodo por tener lugar la abolición de la esclavitud, en este caso observamos cómo los antiguos esclavos se han integrado en la sociedad y las diferencias que siguen existiendo al negarse muchas personas a reconocer su nueva condición. Así mismo y derivado de lo anterior, se requiere mano de obra para trabajar en las plantaciones, recurriendo a la población india, quienes llegan a Surinam esperando alcanzar una vida mejor, aunque en la mayoría de los casos las condiciones que se encuentran no responden a sus expectativas. Así conoceremos las dificultades a las que tiene que enfrentarse esta población no solo por unas condiciones climáticas a las que cuesta adaptarse sino también por el rechazo que sufren, su diferente forma de vida, costumbres, religión o creencias, haciendo todo ello que su día a día sea complicado.

Al igual que en "El reino del azahar", la ambientación es otro punto a destacar en este libro, volviendo a encontrarnos con descripciones minuciosas, coloridas y visuales que logran trasladarnos hasta estas tierras, disfrutando de sus bellos paisajes con las mansiones coloniales y las plantaciones, así como las condiciones climáticas, flora y fauna que rodean las mismas. La plantación de Rozenburg, que ya conocemos del anterior libro, vuelve a ser uno de los escenarios principales, aunque la acción también se traslada a otras ubicaciones como la ciudad de Paramaribo y una parte de la trama nos aleja de estas cálidas tierras para llevarnos hasta Holanda, concretamente a la ciudad de Ámsterdam, la cual queda igualmente bien retratada.

En cuanto a los personajes, "La flor del Suriman" es un libro en el que el protagonismo está bastante equilibrado entre diferentes figuras a pesar de que Julie vuelve a sobresalir pues en cierta manera todo gira en torno a ella. En la reseña de El reino del azahar os comentaba que había sido un personaje que me había gustado desde un principio y mantengo mi postura, tiene una forma de ser que hace que sea fácil encariñarse con ella e implicarse en sus problemas. Aquí nos encontramos con una Julie más madura, marcada por los sucesos vividos que la han endurecido y fortalecido, sin que por ello haya perdido su carácter bondadoso, dulce y tierno. Junto a ella encontramos a otras figuras ya conocidas de El reino del azahar como su esposo Jean, su gran amiga Erika o Kiri, mientras que los que por entonces eran niños ahora han crecido y ganado relevancia como es el caso de Henry, Martin y Karini, los cuales protagonizarán sus propias líneas argumentales. La galería de personajes queda completa con nuevas incorporaciones entre quienes destacan la familia india, especialmente su hija Inika que para mí es uno de los personajes más complejos de toda la novela. Comparando ambos libros, pienso que en este caso Linda Belago ha realizado un mejor trabajo en la construcción de sus personajes, dotándoles de personalidades con más matices, no están tan estereotipadas y eso hace que resulten más interesantes.

Algo que me gusta en los libros de Linda Belago y que ya resalté como punto positivo en la reseña de El reino del azahar, es que no se centra en desarrollar una única línea argumental sino que a lo largo de los capítulos se van entremezclando diferentes tramas, una principal y otras secundarias, pero todas ellas igualmente interesantes, lo que hace que la lectura sea muy dinámica además de entretenida. Es de esta manera como la mayoría de personajes adquieren protagonismo en un determinado momento pues tienen una trama paralela que se centra en ellos y eso hace que la obra en su conjunto no pierda el interés, pues aunque en algunos casos puede resultar un poco predecible el curso que va a seguir el desarrollo, en otros encontramos giros inesperados que mantienen el suspense hasta el final.

Como podéis comprobar, he vuelto a disfrutar mucho con este nuevo libro de Linda Belago y creo que si sois aficionados a este tipo de historias también lo haréis. La flor del Surinam es una novela en cuyo interior se combinan de una forma equilibrada y acertada diferentes elementos que hacen que su lectura resulte atractiva a la par que interesante, permitiéndonos disfrutar tanto de las aventuras de sus protagonistas como de la belleza de los paisajes en los que estas transcurren.

Si te ha gustado mi reseña, puedes comprar La flor del Surinam a través de los siguientes enlaces:

Gracias a la editorial por facilitarme el ejemplar para su reseña
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...