lunes, 24 de agosto de 2015

Apocalipsis, de Stephen King

Quizás sea deformación profesional o simple casualidad, no lo sé, pero el caso es que conozco a muchísimos traductores especializados en medicina y ciencias de la salud que están totalmente enganchados a la literatura de enfermedades catastróficas, médicos desalmados, contagios, virus… Afortunadamente para ellos hay muchísimos escritores que también prefieren esos temas para ilustrar sus obras. El primer nombre que nos viene a la cabeza es el de Robin Cook y sus “Contagio”, “Terminal”, “Coma”, “Toxina”…, pero hoy no vamos a hablar de este doctor de Best Sellers, sino de uno de los autores favoritos de los traductores médicos de Okomeds: Steve para sus amigos, Stephen King para los nuevos “lectores constantes”.

El libro que elegimos para hoy se tituló en su traducción al español como “Apocalipsis” y, en algunas versiones, como “La Danza de la Muerte” (“The Stand” en inglés). Fue escrito por King en 1978, pero la versión de 1.200 páginas que disfrutamos actualmente es una revisión que el mismo King hizo de su proyecto en 1990.

La trama:

El punto de partida de esta macro aventura post apocalíptica es bastante típica en este tipo de literatura: una terrible pandemia de gripe que acaba en pocos días con el 99% de los seres humanos y con casi el 100% de sus mejores amigos de cuatro patas, perros, gatos y caballos. La gran gripe es, en realidad, un experimento militar fallido, un terrible virus letal que se ha escapado de algún laboratorio secreto de algún gobierno (norteamericano).

A partir de ahí, King divide su gran obra en tres partes bien diferenciadas. La primera “El Capitán Trotamundos” sitúa al lector en los primeros momentos de la terrible “influenza”, se van desvelando los personajes principales y nos vamos haciendo una idea clara de los dos bandos, los buenos y los malos, que se enfrentarán a lo largo del libro. En la segunda parte – “En la Frontera”- el equipo de los buenos se une para formar una proto sociedad democrática llamada “Zona Libre” y basada en esos valores tan publicitados por los norteamericanos: el trabajo duro, el liderazgo, el diálogo (ejem)… Los malos tampoco pierden el tiempo y se van agrupando solitos para ir en busca de su líder maligno, el “Hombre Oscuro”, alias “Randall Flagg”. A todas estas, los buenos también tienen su líder imaginario o real: una linda ancianita negra, la “Madre Abigail”, que toca baladas con su guitarra y que aparece en sus sueños invitándoles a tomar el té. Muy Stephen King.

La última parte recibe el mismo nombre que la traducción al español del libro completo: Apocalipsis y hace honor a su antecedente bíblico: explosiones nucleares, luchas sangrientas, visiones divinas, batallas entre el blanco y el negro, el bien y el mal… y el desenlace final que, claro, no te vamos a contar para no fastidiarte la lectura.

Stephen King ha comentado en varias entrevistas que “The Stand” no es su obra favorita, algo con lo que no están de acuerdo los millones de lectores que han disfrutado de “Apocalipsis” tanto en su versión original, como en sus traducciones multilingües. Un magnífico despliegue de personajes similar al de “La Cúpula” o “La Tienda”, una trama que engancha a los fans de la literatura clásica de aventuras, muchos guiños a la monumental saga “La Torre Oscura”… hacen de “Apocalipsis” uno de los libros más completos de la ya larguísima producción del maestro del terror.

Y para terminar, una curiosidad sobre la traducción: como leías al principio, el título original en el idioma de Shakespeare era y es “The Stand”. Si sabes algo de inglés – o preguntas a nuestros traductores – sabrás que el significado más común que atribuimos a “stand” es el de “pabellón” o “puesto ferial”. ¿Por qué, entonces, los traductores literarios españoles se decidieron por el título “Apocalipsis”? ¿Qué nos hemos perdido los lectores españoles con esta traducción? ¿”Lost in Translation”? Tendrás que leer el libro para intentar entenderlo…

Artículo escrito por: Agencia de traducción
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...