viernes, 7 de agosto de 2015

Yo también fui Jack el Destripador - Fernando García Calderón

Yo también fui Jack el Destripador
Título: Yo también fui Jack el Destripador
Autor: Fernando García Calderón
Editorial: Ediciones del Viento
Año: 2015
ISBN: 978-84-15374-76-3
Nº de páginas: 384

Gracias al blog de Marisa, Books & Co., conocí la última novela de Fernando García Calderón, Yo también fui Jack el Destripador, y me pareció un planteamiento llamativo por lo que cuando días después el autor me ofreció la posibilidad de leerla acepté encantada.

"Yo también fui Jack el Destripador" recoge el relato de John Riordan, un anciano forense de Scotland Yard que, una vez retirado y tras finalizar la Segunda Guerra Mundial, recibe la visita de un sujeto que afirma tener información relevante y secreta sobre el club Diógenes, al que John perteneció en su juventud junto a hombres tan relevantes como Charles Lutwidge Dodgson, Thomas Parker o Abraham Stoker. Este hombre, apellidado Bloom, afirma tener documentos que, de revelarse, provocarían la deshonra de muchos miembros del club, entre ellos su amigo Charles Lutwidge, el admirado Lewis Carroll. Ante la incredulidad de Riordan y como prueba de ello, esa misma noche Bloom introduce un sobre por debajo de la puerta de su casa que contiene una filmina en la que se aprecia una hoja de papel que recoge la confesión de Lewis Carroll declarando ser Jack el Destripador. Jonh Riordan no podrá hacer otra cosa que iniciar una investigación por su cuenta para intentar esclarecer qué hay de cierto detrás de estas palabras, gracias a la cual rememorará lo vivido en los años pasados.

Fernando García Calderón
Fernando García Calderón
Quién más, quién menos, todos conocemos la historia de Jack el Destripador, el famoso asesino en serie que a finales del siglo XIX cometió una serie de crímenes en Londres y cuya identidad no pudo ser desvelada, siendo aún hoy una verdadera incógnita. Esto ha propiciado que a lo largo de los años se hayan ido construyendo teorías en torno a su figura y homicidios, siendo muchas las obras que se han escrito tomando como base estos hechos. Parece entonces complicado a estas alturas presentar una historia que basándose en esta figura, aporte una perspectiva diferente y eso es precisamente lo que Fernando García Calderón ha conseguido, pues su novela Yo también fui Jack el Destripador nos ofrece una original teoría con relación a la identidad del asesino de Whitechapel.

El libro de Fernando García Calderón se presenta dividido en seis partes principales, las cuales vienen introducidas por una cita célebre, y estas a su vez están estructuradas internamente en capítulos. A lo largo de los mismos la narración no discurre linealmente, sino que va alternando entre los avances que John Riordan va realizando en el tiempo actual y sus recuerdos de lo que sucedió en el pasado, estando todo ello diferenciado con claridad de tal forma que el lector identificará sin problema a qué tiempo corresponde cada secuencia. Todos los capítulos están relatados en primera persona por Riordan, lo que nos da acceso a descubrir las experiencias que vivió así como a acceder a sus pensamientos, emociones y conclusiones que va extrayendo, avanzando al mismo tiempo que él en su investigación.

Uno de los aspectos a resaltar en el libro es, entre otros, el estilo narrativo de Fernando García Calderón. Fernando emplea una prosa cuidada, elegante, rica, fluida y asequible, que resulta muy agradable de leer y a través de la que consigue sumergir al lector en la época en la que se sitúa la historia. Predomina la narración sobre el diálogo y no es un libro que cuente con un ritmo intenso a pesar de que contiene dosis de misterio e intriga, sino que transcurre más bien de forma pausada, por lo que conviene enfrentarse a su lectura sin prisas, dejándose llevar tanto por el relato de su protagonista como la forma en la que el autor nos presenta el mismo.

Siguiendo con los aspectos positivos, que en este libro son varios, es necesario mencionar la fantástica ambientación con la que Yo también fui Jack el Destripador cuenta, a través de la cual se refleja el trabajo de documentación que Fernando García Calderón ha tenido que realizar para lograr que el lector conozca con detalle cómo era la sociedad y el ambiente que se vivía por entonces. A través de descripciones y datos perfectamente integrados en la narración, el autor va reconstruyendo este Londres de finales del siglo XIX, caracterizado por el declive y la crisis social en la que se encuentra sumido. Nos movemos por sus calles observando tanto la imagen que presentaban como los aspectos que caracterizaban a la sociedad de la época, una sociedad dominada por las desigualdades entre las clases más adineradas y las que se hacinaban en los suburbios de la ciudad, proliferando la violencia, el alcoholismo y la prostitución y sin olvidar los cada vez más abundantes clubes privados de caballeros, cuya principal representación en esta obra viene dada por el club Diógenes.

Este trabajo documental también se aplica en la figura de Jack el Destripador, pues a través de la lectura y de la investigación que lleva a cabo Riordan vamos a conocer muchos datos e información relacionada con el asesino y con los crímenes que llevó a cabo, especialmente detalles de los de sus cinco víctimas canónicas: Mary Ann Nichols, Annie Chapman, Elizabeth Stride, Catherine Eddowes y Mary Jane Kelly. De esta manera, aquellos lectores que se sientan atraídos por todo lo relativo a este personaje disfrutarán sin duda con esta obra, cuya lectura resulta entretenida a la par que interesante, o al menos a mí me lo ha parecido ya que mis conocimientos en torno a estos sucesos no eran tan amplios.

Lewis Carroll
Lewis Carroll
Respecto a los personajes, en el punto central de la historia se sitúa John Riordan y siendo el narrador resulta el más destacable y al que el lector llega a conocer con mayor profundidad, pues su relato en primera persona nos da acceso a conocer diferentes matices tanto de su personalidad como de su forma de actuar. Es un hombre que se perfila a través de dos momentos temporales, por un lado vamos viendo cómo era en su juventud, en el momento en el que tuvieron lugar los hechos que actualmente está investigando, y por otro lado descubrimos al anciano en el que se ha convertido con el paso de los años y las experiencias acumuladas en los mismos.

Tanto su investigación como sus recuerdos harán que Riordan entre en contacto con diversas figuras que dan lugar a una amplia galería de secundarios, entre los que se entremezclan personajes reales y ficticios. Así nombres tan conocidos como Abraham Stoker, Arthur Conan Doyle, Walter Sickert o John Goodall entre otros, van apareciendo con mayor o menor implicación en esta historia aumentando su atractivo y sobresaliendo entre todos ellos, por la teoría que se construye en torno a él, Charles Lutwidge Dodgson, conocido como Lewis Carroll.

Todo ello hace que Yo también fui Jack el Destripador resulte una lectura muy recomendable tanto por la teoría que plantea en su interior como por su cuidado desarrollo y excelente ambientación. Fernando García Calderón nos invita a adentrarnos en el Londres victoriano de finales del siglo XIX para desvelar la identidad de uno de los asesinos más famosos de la historia, ofreciéndonos una perspectiva diferente en torno a esta cuestión con la que disfrutarán tanto los aficionados a la época como aquellas personas interesadas en este personaje.

Si te ha gustado mi reseña, puedes comprar Yo también fui Jack el Destripador a través del siguiente enlace:

Gracias al autor por facilitarme el ejemplar para su reseña
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...