miércoles, 9 de diciembre de 2015

Redención - Julio Castedo

Título: Redención
Autor: Julio Castedo
Editorial: Planeta
Año: 2015
ISBN: 978-84-081-4465-6
Nº de páginas: 320

Redención es el título de la cuarta novela publicada por Julio Castedo, un autor que yo descubrí hace un par de años gracias a su anterior trabajo, El fotógrafo de cadáveres, obra con cuya lectura disfruté mucho tanto por la temática abordada como por el estilo del autor y, especialmente, por su sorprendente final.

Hablar del argumento de "Redención" resulta complicado pues Julio Castedo ha construido su obra a través de un complejo puzzle en el que son varias las líneas argumentales que se van entrecruzando, aunque todas ellas estén relacionadas entre sí y tengan como elemento común al personaje de John Ellerman. Así, es Ellerman el objeto de la búsqueda que lleva a cabo Paul Lancaster, un abogado que trabaja para una compañía de seguros encargada de gestionar el seguro de vida de Ellen Carter, una joven desaparecida sin dejar rastro hace unos años, convirtiéndose actualmente John en el beneficiario de su seguro. A través de esta investigación Paul Lancaster profundizará en el pasado de John Ellerman, intentando encontrar datos que le puedan ofrecer pistas de su actual paradero.

Julio Castedo
Julio Castedo
Este pequeño resumen sería la base sobre la que se construye Redención, pues como señalaba un poco más arriba, son varias tramas las que se desarrollan de manera paralela, moviéndose el lector entre diferentes planos temporales. Teniendo en cuenta esto, la novela se divide en veinticuatro capítulos a lo largo de los cuales se van alternando tres líneas argumentales, completándose la historia con tres epílogos finales en los que se cierran los diferentes frentes abiertos. Para facilitar la lectura y evitar que algún lector pueda perderse en este desarrollo, cada uno de los capítulos se acompaña del título al que corresponde la línea argumental que se va a seguir en él, teniendo así “Memorias de John Ellerman”, “Sistema de ecuaciones” y “Las heridas del lobo”. El riesgo en este tipo de libros que combinan varios hilos es que uno de ellos resulte más llamativo que el resto, pero Julio Castedo salva este obstáculo con destreza, resultando los tres igualmente interesantes por lo que, a pesar de que no es una novela con un ritmo intenso, la lectura es fluida y siempre te apetece leer un capítulo más para descubrir cómo va avanzando todo.

Centrándonos en su estilo, Julio Castedo hace gala de una prosa cuidada, depurada y sencilla que resulta de fácil lectura y que va cambiando de tono en función del enfoque adoptado en el capítulo en cuestión. Así los hay que están narrados en primera persona y que por lo tanto están marcados por un carácter más íntimo, personal y reflexivo, mientas que en el resto utiliza un narrador omnisciente en tercera persona con la particularidad de estar relatados en tiempo presente. Merece la pena destacar la presencia de elaborados diálogos, los cuales ganan bastante peso en la novela al ser abundantes y asentarse una parte considerable del desarrollo de la historia en la información contenida en ellos.

Podemos calificar "Redención" como un thriller psicológico, pero encajar el libro de Julio Castedo en un único género sería un error pues su planteamiento ofrece otros elementos que permiten ampliar esta calificación. Y este es uno de sus puntos positivos, pues esta mezcla consigue que su lectura resulte adictiva e interesante, al sumarse al suspense que se plantea desde un primer momento en torno la desaparición de Ellen el aspecto psicológico y la dramática situación que vive la familia Ellerman. El argumento que Julio Castedo plantea en su novela le sirve como base para abordar diferentes temas como la ruptura con el pasado, la búsqueda de esa liberación que da título a este libro o los vinculados con la familia entre ellos las relaciones afectivas entre sus miembros, la ausencia de una de las figuras paternas, la convivencia, la falta de cariño, el autoritarismo o el maltrato; además de analizar cómo influye todo esto en la construcción y evolución de la personalidad de una persona con un entorno familiar tan opresivo.

Al igual que ya sucedía en El fotógrafo de cadáveres, los personajes son el principal eje sobre el que se va desarrollando la trama de este nuevo libro de Julio Castedo y en consecuencia están perfilados con sumo detalle, haciendo especial hincapié en su psicología. Entre todos ellos destaca John Ellerman pues se convierte en la pieza que da unidad a todo el argumento y es una figura a la que el autor ha dotado de una personalidad compleja cuyo análisis resulta sumamente interesante. El lector le irá descubriendo progresivamente ya que a medida que avanzamos por los diferentes capítulos vamos accediendo a diferentes momentos de su vida que nos van dando una idea del tipo de persona que es y de la evolución que ha seguido a lo largo del tiempo, manteniéndose en todo momento un halo de misterio en torno a ciertos episodios ocurridos en estos años. Puesto que varios capítulos del libro se centran en sus memorias, su propia narración en primera persona nos da acceso a bucear en su mente y compartir sus reacciones, emociones y sentimientos, lo que nos permite llegar a conocerle mucho mejor que al resto de figuras.

El resto de personajes que se mueven en torno al propio John Ellerman son igualmente atractivos e importantes en el desarrollo de la trama, lo que hace que no sea demasiado apropiado aplicarles el calificativo de secundarios. Así está Paul Lancaster, un antiguo policía ahora convertido en abogado de una compañía de seguros que es el encargado de la investigación y que es una figura que me ha gustado especialmente por alejarse del típico perfil de investigador que solemos encontrar normalmente. Sí que es cierto que arrastra traumas del pasado pero en su caso el rasgo que lo caracteriza es el trastorno obsesivo compulsivo que sufre, el cual hace que esté obsesionado con la higiene, obsesión que marca todos los aspectos de su vida incluidas las relaciones afectivas. Otras figuras destacables son Ellen Carter y los miembros de la familia de John, compuesta por rudo y autoritario padre, su hermano mayor Ted, los gemelos David y Sam, y su hermano William, el único con el que John mantiene una cercana relación.

Cuando leí El fotógrafo de cadáveres, uno de los puntos con los que más disfruté fue con su sorprendente final, por lo que no he podido evitar durante toda la lectura de Redención sentir una gran curiosidad por descubrir cómo iba a cerrar Julio Castedo esta novela. Esperaba encontrarme con un desenlace similar, coherente, bien construido y que en ningún momento me hubiese llegado a plantear, y en este sentido puedo afirmar que ha cumplido mis expectativas pues si bien hay algunas cosas que se intuyen, tiene unos giros finales impactantes que hacen que cierres el libro con la sensación de haber leído una historia que se ha construido y desarrollado con habilidad para conducir al lector hacia un final que está en consonancia y a la altura del resto de la obra.

Así que como veis, he disfrutado también con la lectura de este nuevo libro de Julio Castedo, por lo que es un autor que os recomiendo leer si aún no lo habéis hecho. Redención recoge en su interior una historia planteada y desarrollada con maestría, que destaca por la psicología y construcción de sus personajes, y con la que creo que disfrutarán tanto los aficionados a la novela negra como aquellos que prefieran las tramas centradas en el análisis del comportamiento humano. 

Si te ha gustado mi reseña, puedes comprar Redención a través de los siguientes enlaces:

Gracias al autor y a la editorial por facilitarme el ejemplar para su reseña
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...