miércoles, 6 de abril de 2016

El ruiseñor - Kristin Hannah

Título: El ruiseñor
Autor: Kristin Hannah
Editorial: Suma de Letras
Año: 2016
ISBN: 978-84-8365-895-6
Nº de páginas: 576

Me atraen mucho los libros ambientados en el periodo de la Segunda Guerra Mundial por lo que una de las novedades que más llamó mi atención el pasado mes de febrero fue El ruiseñor de Kristin Hannah y cuando días después Adivina quien lee, Libros que hay que leer y El templo de la lectura convocaron una lectura conjunta con sorteo de ejemplares decidí probar suerte para ver si podía hacerme con uno, como así fue.

"El ruiseñor" comienza situándonos en la Costa de Oregon en el año 1995 en una casa bautizada como The Peaks y que su anciana propietaria se dispone a abandonar para mudarse con su hijo. Entre las cosas que quiere llevarse se encuentra un viejo baúl en cuyo interior atesora recuerdos de épocas pasadas, como un viejo carné de identidad de la Segunda Guerra Mundial que provocará que sus pensamientos retrocedan y comience a recordar lo sucedido años atrás. Será así como nos traslademos hasta Francia en el año 1939 para conocer a las hermanas Rossignol, Vianne e Isabelle, quienes tras la muerte de su madre siendo Isabelle tan solo una niña se fueron distanciando, emprendiendo vidas diferentes. Por su parte Vianne, casada con Antoine Mauriac y madre de una niña, reside junto a su esposo en el pueblo de Carriveau, mientras que Isabelle, de la que ni su hermana ni su padre se han querido hacer cargo, ha crecido de internado en internado al ser expulsada de la mayoría debido a su impetuoso carácter, consiguiendo finalmente que su padre acepte que viva con él en París. La invasión de Francia por los alemanes hará que la vida de ambas hermanas cambie drásticamente. Antoine será enviado a luchar en el frente y Vianne deberá hacerse cargo del cuidado de la casa y de su hija mientras ve como la llegada de los nazis altera la tranquilidad de Carriveau, instalándose incluso en su propio hogar; e Isabelle será obligada por su padre a trasladarse a casa de su hermana a pesar de sus deseos de quedarse en París para hacer frente y luchar contra los alemanes.

Kristin Hannah
Kristin Hannah
Lo que os he contado es tan solo el planteamiento inicial de "El ruiseñor" pues a lo largo de los capítulos iremos siguiendo el curso de la vida de ambas hermanas, quienes asumirán una posición determinada frente al conflicto y tendrán que enfrentarse a múltiples dificultades y peligros para salir adelante durante los años que dure la guerra. Tenemos así una novela que parte de una premisa que despierta nuestro interés desde las primeras páginas y que se lee con gran atención pues Kristin Hannan ha escrito una historia que, a pesar de transcurrir en un periodo en el que se ambientan multitud de libros, nos ofrece una perspectiva diferente al focalizar su historia desde un punto de vista femenino. Es por eso que he disfrutado muchísimo con esta lectura tanto por su trama como por lo que la autora ha conseguido transmitirme a través de sus personajes, con lo que tengo bastante claro que será otro de los títulos que estará en la lista de las mejores lecturas de este año.

Son un total de treinta y nueve los capítulos que componen El ruiseñor y la mayoría de ellos están ambientados durante el periodo de guerra, aunque también encontramos alguno intercalado en el que la autora retoma el hilo argumental del presente, y mantiene así nuestra intriga en torno a la identidad de la anciana. Salvo por estos capítulos, la historia sigue un desarrollo lineal que se extiende desde el año 1939 hasta el 1945, siendo un narrador omnisciente el encargado de relatar los hechos desde una doble visión ya que vamos siguiendo los pasos de Vianne y los de Isabelle de forma paralela. El estilo narrativo de Kristin Hannah es elegante, cuidado, descriptivo y envolvente, haciéndonos llegar la historia a través de una prosa sencilla, clara y fluida, con una equilibrada combinación entre narración y diálogo, lo que hace que la lectura sea ágil y dinámica, algo en lo que también influye un ritmo narrativo constante marcado por la continua sucesión de episodios en la vida de las protagonistas.

Como os comentaba, la novela de Kristin Hannah ofrece algo diferente a pesar de que su acción transcurre en un periodo al que se suele recurrir con tanta asiduidad. En este caso la autora deja de lado los escenarios más habituales situando su historia en un pequeño pueblo francés ficticio y, por otra parte, se centra en mostrarnos el papel que desempeñaron muchas mujeres durante la época de guerra y que, una vez finalizada esta, nadie reconoció a pesar de su importancia. De esta manera tenemos un libro que afronta el periodo bélico pero cuyo cometido no es hablarnos sobre los campos de concentración o los horrores del nazismo a pesar de que estos estén muy presentes, sino que estamos ante una historia que nos muestra los estragos de la guerra centrándose en la resistencia y la lucha por la supervivencia desde el punto de vista civil, además de tener importancia otras cuestiones como la familia, la amistad o el amor.

Desde mi punto de vista, uno de los mayores atractivos con los que cuenta "El ruiseñor" es la personalidad de sus dos protagonistas, Vianne e Isabelle. La autora ha construido dos figuras sumamente interesantes cuyo carácter va perfilando a medida que avanza la historia pues si bien en un primer momento queda bastante clara la forma de ser de cada una, a medida que los años van pasando las diferentes situaciones que tienen que afrontar hacen que sus caracteres vayan evolucionando, mostrando rasgos que quizás en un primer momento nos habían pasado desapercibidos. Son dos mujeres con personalidades muy distintas que se van a poner de manifiesto en la forma en la que cada una va a afrontar el estallido de la guerra y la ocupación de Francia por parte de los alemanes. Así mientras Vianne se caracteriza por ser racional y prudente, actuando con miedo y cautela ante la invasión alemana y buscando ante todo mantener a salvo a su familia, Isabelle es todo lo contrario, mostrándose rebelde, audaz y temeraria hasta el punto de arriesgar su propia vida para luchar contra la ocupación.

No obstante, ambos personajes son muy complejos y esto lo vamos a comprobar a medida que avance la lectura ya que si bien en un principio es Isabelle la que por su forma de ser y actuar resulta más llamativa, con el paso de los capítulos Vianne comenzará a ganar interés, llegando un punto en el que es difícil decidir cuál de las dos nos gusta más. En mi caso, los dos personajes me han cautivado, son de esas figuras que se ganan un espacio en nuestra memoria y a las que da pena abandonar al llegar al final del libro. De Isabelle me ha gustado su rebeldía, fuerza y valor, pero el personaje de Vianne es el que más me ha hecho pensar ya que a medida que leía me era imposible no preguntarme qué haría yo en su situación, me ha parecido que las decisiones que debía tomar desde su posición de madre eran dificilísimas y requerían tener mucha fuerza y entereza.

Vianne e Isabelle son dos figuras llamativas pero entre los personajes secundarios hay algunos que tampoco se quedan atrás y es que la autora ha perfilado a todos con sumo cuidado y detalle, progresivamente, de tal forma que a medida que avanza la historia vamos conociéndolos mejor y profundizando en su lado más humano. Así figuras que en un principio pueden causar nuestro rechazo como el padre de Isabell y Vianne o el coronel Beck, poco a poco irán dejando ver sentimientos y reacciones que nos mostrarán su auténtica naturaleza.

No se puede obviar el periodo en el que transcurre la novela y así también es necesario destacar la recreación histórica que Kristin Hannah realiza en El ruiseñor, incluyendo tanto los principales acontecimientos que tuvieron lugar en esos años como las vivencias y situaciones que los mismos llevaron aparejados. De esta manera seremos testigos de la invasión de Francia por parte de los alemanes tras la caída de la línea Maginot, la primera división que se realizó en dos zonas, una ocupada y otra libre, veremos el papel desempeñado por la Resistencia francesa y también, en el lado opuesto, el de aquellos franceses que no dudaron en colaborar con los nazis, conoceremos las dificultades ante el racionamiento de los alimentos, las crueldades cometidas por los nazis o asistiremos a la persecución y maltrato al que fueron sometidos los judíos sufriendo la pérdida de sus hogares y negocios, la separación de las familias, la obligación de llevar una estrella amarilla para identificarse o su deportación a los campos de concentración.

Al margen del contexto histórico, "El ruiseñor" es una novela en la que su autora también aborda relaciones y vínculos afectivos, especialmente entre ambas hermanas. La relación entre Vianne e Isabelle viene marcada por su pasado, un pasado que las ha distanciado y ha creado entre ellas una barrera que impide poner de manifiesto sus sentimientos, por lo que entre ellas existe una constante tensión que se incrementará cuando estalle la guerra y cada una defienda unas ideas. Me ha gustado mucho cómo la autora afronta y profundiza en el vínculo entre las hermanas y en las relaciones familiares, poniendo de manifiesto sentimientos y emociones que nos ayudan a comprender la postura de cada personaje y todo ello narrado con tal intensidad que es fácil ponerse en la piel de cada uno y hacer nuestros sus problemas, llegando a emocionarnos e incluso compartir las lágrimas que derraman en determinados momentos como respuesta al dolor y la impotencia ante tantas adversidades.

Llegados a este punto creo que es evidente que la novela me ha gustado muchísimo y os recomiendo sin ninguna duda leerla. "El ruiseñor" es un libro intenso y emotivo, que nos acerca al periodo de la Segunda Guerra Mundial en Francia y que recoge una preciosa historia de fortaleza, valentía, lucha y resistencia que se convierte en un homenaje a todas esas mujeres que, de forma anónima, desempeñaron un importante papel en la guerra.

Si te ha gustado mi reseña, puedes comprar El ruiseñor a través de los siguientes enlaces:



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...